miércoles, 22 de junio de 2011

(más) Aplausos para la Reina

la efectiva ecuación de la Reina: LCD PARA TODOS + Fútbol PARA TODOS + Carne PARA TODOS = VOTOS PARA MÍ
(...faltaría birra para todos y la fiesta sería completa)

El anuncio tuvo lugar en la Casa Rosada y fue transmitido por cadena nacional, en donde la primera mandataria estuvo rodeada por sus funcionarios, gobernadores, intendentes y simpatizantes que la vivaron a todo momento al son de “borombombón, borombombón, para Cristina la reelección” y el otro hit fue o "Che gorila: no te lo decimos más; si la tocan a Cristina qué quilombo se va a armar"... toda una ternurita de la muchachada K, siempre tan tolerante y democrática.

Llamó la atención que, entre la concurrencia a ese acto, estuvieron ausentes nada menos que Hugo Moyano y Hebe Pastor de Bonafini, dos habitués de la Casa Rosada. Daniel Filmus, candidato kirchnerista para la Jefatura del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, fue colocado en primera fila para que quede bien visible para todos (y todas)... aunque María Rachid, su candidata a legisladora porteña, no fue invitada porque, para el kirchnerismo, está censurado todo lo referido a los escándalos bochornosos de Madres de Plaza de Mayo y el INADI.

Ante la audiencia, Fernández dijo frases con tono épico como “Quiero decirles algo a todos; yo siempre supe lo que tenía que hacer y lo que debía hacer. Lo supe inclusive el 28 de octubre, en este mismo lugar. No lo supe de inteligente, ni de ambiciosa: lo supe cuando miles y miles, que pasaron por aquí a despedirlo por última vez, me gritaban ‘fuerza Cristina’. Porque siempre he tenido un alto sentido de responsabilidad política, histórica y personal respecto de lo que debía hacer”.. es decir, mientras se velaba a su amado esposo, ella ya estaba pergeñando su reelección.

Como suele hacer, aprovechó para lanzar críticas a la oposición, especialmente a la Unión Cívica Radical y al Vicepresidente Julio César Cleto Cobos. Reivindicó la "Ley de Medios" y tiró algunos dardos contra el periodismo que la critica.

La Presidente Fernández sabe que la mayoría de las encuestas le auguran, al menos por ahora, un holgado triunfo en las próximas elecciones debido, básicamente, a tres factores:

1- La ineptitud y vanidad de la oposición
2- La hábil capitalización del luto por la muerte del prócer Néstor Carlos
3- Fundamentalmente, el perverso y maquivélico manejo de la caja para cooptar voluntades.

Con semejante panorama por delante, la posibilidad de renunciar al poder no está en el ADN de un peronista. Más aún, si a eso le sumamos que, de no candidatearse, Cristina Fernández perdería el liderazgo político que hoy ostenta.

El acto tuvo como pretexto el lanzamiento del Plan "LCD para Todos", con el que Gobierno Nacional planea que se vendan de este tipo de televisores en forma masiva, a un bajo costo, con el objeto de que muchos argentinos puedan ver los canales de televisión abierta en versión digital. La Presidente anunció que se abrirán unas nuevas señales de televisión abierta.
Toda la Familia Kirchner tiene su homenaje en este nuevo sistema de televisación que se impulsa en nuestro país; en efecto, según consigna el Diario El Cronista, el ingeniero Mario Mastriani, coordinador de la carrera de Ingeniería en Computación de la Universidad Nacional de Tres de Febrero (UNTREF), acaba de sorprender al mundo tecnológico internacional con la invención del "National Encoder for Storage and Transmission on Optical Routers": N.E.S.T.O.R. por sus siglas en inglés, que en castellano quiere decir Codificador Nacional para el Almacenamiento y Transmisión sobre Ruteadores Ópticos; el primer códec de su tipo en el mundo para llevar video en tiempo real y otros datos comprimidos a través de redes ópticas, que podría convertirse en el motor de compresión de Argentina Conectada. Pero las nomenclaturas no terminan allí. También está K.R.I.S., siglas en inglés del códec de audio "Keeping Rate Inside Sound"; y MaxFlo ("Maximun Flow", que se ajusta a los nombres de los vástagos de la pareja real, Máximo y Florencia), el software (en realidad, datastream/middleware), que proveerá la interactividad a la TV digital de ultra-alta resolución. "Es un homenaje a quienes comenzaron a crear el ámbito para que tuvieran lugar todos los avances tecnológicos que está protagonizando el país y que nos ubica entre los productores de tecnología del mundo", explicó Mastriani.

Como sabemos los argentinos, en estos últimos dos años, eso del "Para Todos" es casi una marca registrada del Gobierno Nacional: Fútbol para Todos, Deportes Para Todos, Carne Para Todos, Merluza Para Todos, Milanesa Para Todos, Garrafas Para Todos. El Gobierno que lidera Cristina Fernández habla de inclusión, de igualdad y de no sé qué más, asumiendo un rol paternalista como si el Estado Nacional debiera ser una especie de Papá Noel que "mágicamente" (dinero tomado de la ANSeS, préstamos en la banca internacional y quien sabe de dónde más) viene a solucionar las desaveniencias sociales de nuestro pueblo y sin que ello implique esfuerzo para todos y cada uno de los argentinos. Los números de todos esos "programas" son desconocidos para la gente y parece que a nadie le importa demasiado: con tal de pasarla bien hoy, parece que al Gobierno mucho no le interesa saber si está hipotecando el capital público a futuro.

Hay otro detalle que fue pasado por alto por la mayoría de la prensa y la oposición: Tanto la Casa Rosada como la Cadena Nacional fueron nuevamente usados por el kirchnerismo para un fin netamente sectario, que fue el de anunciar la candidatura de la Presidente por el Frente para la Victoria. No importa, ellos van por más, al precio que sea. Saben bien que "corren con el caballo del comisario". Nunca menos...

6 comentarios:

Anónimo dijo...

A sus órdenes, señora
Beatriz Sarlo

Todo está puesto para la campaña de Cristina Kirchner. No sólo la intención de voto que le asignan las encuestas; también el Frente para la Victoria y sus aliados, como Martín Sabbatella, para lo que guste mandar. Y el Estado argentino está a sus órdenes electorales.

Hay algo sin principios en el manejo de la propaganda oficial, algo que lastima la sensibilidad de quienes no son kirchneristas y, seguramente, de algunos partidarios del Gobierno. Hay algo turbio en la maquinaria de publicidad oficial. Afiches de la noche a la mañana, primero con los tres candidatos a jefe de gobierno de Buenos Aires; ahora, con la fórmula beneficiada por la voluntad presidencial, y únicamente por ella. Afiches anónimos que imitan aquellos que tomaban el logo de TN y lo traducían en "todo negativo" hoy lo traducen como "todo Macri". Incontables minutos de propaganda en Fútbol para Todos. He criticado muchas veces a Pro por usar el color amarillo, que lo identifica, en los afiches donde se difunde información de gobierno transmutada en propaganda por el candidato. Pero la campaña kirchnerista utiliza recursos más desprolijos.

El Estado se ha puesto al servicio de una agitación electoral que hasta ahora ha pasado por el cuerpo de la Presidenta; por su duelo, por sus invocaciones al Gran Ausente; por el uso irrestricto y agrandado de la primera persona; por la mezquindad, el desprecio y el sarcasmo con que alude a quienes no forman parte de su bando.

El gobernador de Santa Fe, Hermes Binner, se ha convertido en su enemigo porque se atrevió a ser candidato. Apareció como una efigie de estampilla en el acto del 20 de junio en Rosario. Cristina Kirchner no quiso que el gobernador hablara. Si lo hubiera querido, habría enviado instrucciones a los muchachos de La Cámpora para que se callaran mientras Binner decía su discurso. ¿En qué podía perjudicarla que el gobernador hablara? En nada. Fue un acto de caprichosa ocupación total del Monumento a la Bandera y de manejo concentrado del micrófono. Ni medio segundo de cadena nacional para un gobernador; toda la cadena nacional que se le dé la gana para ella misma.

A Cristina Kirchner le gusta el suspenso porque le permite tener a todo el mundo pendiente de su albedrío y no abandonar jamás las decisiones en un campo que no le responda por completo. No tolera la indeterminación, que es una dimensión del presente. Esconde sus decisiones para que sean los otros los que vivan en la indeterminación: el poder manejado desde el secreto. Durante ocho meses introdujo el suspenso de sus emociones en los actos en que participó. Nadie desconfía de la verdad ni de la intensidad de su dolor. Sin embargo, se comprueba que manejó perfectamente los beneficios secundarios de su duelo verdadero. ¿Llora o no llora? ¿Se quiebra en un sollozo o sigue con la voz firme? Con estas preguntas, que no son trascendentales, alimentó su figura de viuda agobiada pero fuerte. Como decía Néstor: "Con todo respeto, señora, se lo digo con todo respeto".

Anónimo dijo...

Con esta puesta en la escena pública de sus emociones, la Presidenta se mostró conocedora de las estéticas televisivas, que hacen brillar el pliegue de lo personal incluso en el acto donde se anuncia "milanesas para todos". Esa simbiosis de lo privado y lo público es una marca a fuego de la cultura actual y Cristina Kirchner descolló en la dosificación exterior de sus sentimientos. Decir esto no implica pasar por alto su duelo, pero, como sucede en las familias más respetables y en las mejores repúblicas, también hay malicia y manipulación. Los candidatos aceptan que las listas de diputados y legisladores les vengan hechas con la firma de la Presidenta; Filmus acepta de buen grado no hablar en el acto donde se presenta como candidato a jefe de gobierno. Todos se abrazan y se necesitan. Y, por ahora, hay una sola jefa.

En este clima de obediencia, de entusiasmo verdadero y de "no hay otra", algunos detalles desprolijos parecen triviales. Filmus, lo más tranquilo, puede decir que no va a debatir en TN después de haber ocupado constantemente las pantallas de los programas periodísticos de ese canal. Quien sólo mire TN ha visto a Filmus muchas veces. Sin ir más lejos, en uno de los programas de la noche ocupó casi media hora, hace quince días; allí recibió uno de los tratamientos más joviales, considerados y tolerantes a los que puede aspirar un candidato. Pero ahora Filmus, que en 2007 no tuvo inconveniente en debatir en TN (y ya estaba el juicio sobre los hijos adoptivos de Ernestina Herrera de Noble y ya el Grupo Clarín era tan grande como lo es hoy, en parte gracias a Kirchner), alega que no está dispuesto a reforzar ese monopolio con otro monopolio circunstancial del debate, en el caso de que la señal original pueda ser retransmitida por otros canales. Su apoderado no firmó el acta de acuerdo que se había discutido durante varias reuniones. ¿Para qué fueron a las reuniones si sabían que estaban discutiendo con TN y no con un abanico de medios manejados por Mariottto?

En un debate, Filmus no tiene nada que perder frente a Macri. No está allí su problema. Filmus cree que algo (o mucho) puede perder frente a Pino Solanas. El problema es Solanas, no TN ni Macri. ¿Estaría Filmus dispuesto a debatir en la sede de la Universidad de Buenos Aires, que le ofreció el rector Hallú? Por supuesto. Ese es un territorio cuya ocupación por sus partidarios juveniles es imposible de evitar. La UBA nunca detiene el ingreso de militantes. El recinto del Consejo Superior fue ocupado decenas de veces; se impidieron sesiones. La cultura de la UBA es, en este sentido, hiperdemocrática o anárquica, como se quiera. Es difícil imaginar que la UBA establezca medidas restrictivas para el acceso de público. Si se compromete a hacerlo, es difícil que pueda hacerlas cumplir en presencia de grupos dispuestos a entrar, ya que una de las decisiones que no concuerdan con su valiosa tradición de independencia es llamar a la policía. Esto le preocupa poco a Solanas. Viene corriendo desde atrás, sabe argumentar y tiene seguidores activos con una cultura política no ajena al encontronazo.

Incluso en los medios más hostiles se puede ganar un debate. Esto no se aplica a Macri, que no puede encontrar ventaja en un traslado al territorio universitario. Sin duda, TN o cualquier otro canal de televisión le vienen mejor que ese medio tumultuoso donde no está preparado para moverse. Es deseable que Filmus supere el cálculo mezquino. Su dilema es evidente: la Presidenta no perdonaría un debate en el que saliera mal parado, o quizás (puestos a fantasear) es posible que la Presidenta le haya ordenado no asistir al debate al que había acordado en principio.

Anónimo dijo...

Pero ¿qué va a pasar con el gran debate presidencial? En todos estos años la Presidenta no ha dialogado en público, sino que ha practicado el monólogo frente a plateas cariñosas. George Bush debatió con Clinton; Zapatero debatió con Aznar. Ambos en ese momento eran presidentes (de Estados Unidos o del gobierno de España). O sea que los presidentes debaten. Los candidatos, ni hablar: Bachelet y Frei con Piñera, todos los brasileños en las últimas elecciones, para no ir muy lejos. La Presidenta podría mostrarse inaugurando una nueva época. El gran golpe de sorpresa sería que debatiera. Nadie objetaría que usara la cadena nacional en ese caso. Ni siquiera se objetaría que fuera en su salón preferido de la Casa de Gobierno, en tanto no disponga una concurrencia dispuesta a aplaudirla y abuchear al resto.

Y otra cosa: para anunciar que se presentaría como candidato a un segundo período presidencial, Lula eligió, de modo bien cargado de simbolismo, el periódico del lugar donde comenzó su carrera de sindicalista. Evitó Brasilia y fue a sus orígenes en el ABC de San Pablo. No se trata de convertir a Lula en un tribuno perfecto de la más geométrica de las repúblicas, pero es un hombre con modales más considerados, acostumbrado a perder tanto como a ganar. Y, sobre todo, con sentimientos que lo unen a una larga marcha sindical y política.

© La Nacion

La autora es ensayista, crítica literaria y profesora universitaria

Anónimo dijo...

Yo todavía estoy esperando la "heladera para todos"..., para poder guardar la "carne para todos", pero sinceramente no pagar el IVA del pan que compro para mis 2 hijos. Carne y LCD = Pan y Circo...así les fue...

Pablo de Córdoba dijo...

Interesante hallazgo el de El Cronista con las siglas para estos códecs..je, se ve que es kirchernista el ingeniero

mario dijo...

Anónimo: Tené un poco más de paciencia, quizás ya se vienen las "HELADERAS PARA TODOS".



Pablo: Ser kirchnerista no tiene nada de malo, cada cual puede tener su ideología y/o simpatía... lo malo de ese ingeniero es, a mi modo de ver, ser obsecuente.

Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina