jueves, 2 de junio de 2011

15 años de impunidad en el Caso María Rosa

María Rosa Pacheco
Hoy 02 de Junio, se cumplen 15 años de la desaparición de María Rosa Pacheco, cuyos restos aparecieron después sin que al día de hoy se sepa qué pasó ni haya nadie procesado.

María Rosa fue vista con vida por última vez el 02 de junio de 1996 cuando en horas de la noche salía del Sanatorio "Almirante Brown" adonde había concurrido para visitar a su madre, que se encontraba allí internada. Esa misma noche, Juan José Balmaceda, su esposo, denunció su desaparición ante las autoridades policiales; tres días después, apareció quemado el automóvil de María Rosa cerca del Dique de Ullum, aunque no habían rastros de ella.

María Rosa Pacheco tenía por entonces 34 años de edad, estaba casada y era madre de dos niños, era psicóloga y trabajaba en el P.R.I.S.E. (Programa de Reformas e Inversiones del Sector Educativo), organismo que dependía del Ministerio de Educación de la Provincia y en el Centro Caminos, institución que asistía a personas adictas a drogas.

En Julio de 1996, a través de una denuncia anónima, se encontraron algunos de los restos óseos de María Rosa. Luego de practicársele exámenes forenses, se determinó no solo la identidad de esos restos, sino que María Rosa fue golpeada brutalmente en su cabeza, luego descuartizada y quemada... demasiado odio y saña para con esta pobre mujer.

A lo largo de todos estos años,  se sostuvo la teoría oficial de que Juan José habría descubierto que su esposa le era infiel y que, movilizado por la ira, le habría pedido a su hermano que la asesine; el día 06 de junio el esposo de la psicóloga recibe una carta supuestamente escrita por María Rosa en la que ella le confiesa que lo abandona porque había quedado embarazada, fruto de una relación con otro hombre; posteriormente, peritos afirman que la misiva estaba escrita de puño y letra por Jorge Luis Balmaceda, cuñado de la víctima...

Agustín Lanciani, magistrado que entendió en la causa en un primer momento, se centró siempre en la hipótesis del crimen pasional pero no indagó alguna otra pista para echar luz sobre ese crimen, como podría haber sido algo relacionado al narcotráfico en San Juan y sus vinculaciones con hombres del poder, tanto a nivel nacional como a nivel provincial. Así, aparecieron en el medio testigos que abonaban esta suposición quienes, a pesar de sus contradicciones y datos confusos que aportaron, ocuparon el centro de la escena en la investigación. En consecuencia, en agosto de ese mismo año, Juan José Balmaceda fue detenido por la Policía de San Juan.

En junio de 1999, empezó el juicio en el que desfilaron testigos que enredaron más aún la investigación con sus confusas declaraciones. La Policía de San Juan también entorpeció la investigación con muchas pistas falsas. En todos estos años, la prensa local hizo bastante también para que ésto no se esclarezca, siendo servil y cómplice con el poder.

Curiosamente, este caso (como el Caso Tellechea) nunca le interesó realmente a los poderes políticos de turno que fueron pasando y pasan por la Provincia de San Juan. Cuando desapareció María Rosa, gobernaba Jorge Alberto Escobar que lideraba por entonces el "Frente para la Esperanza" (¿?), el que tenía como referentes ineludibles a José Luis Gioja (hoy, poderoso Gobernador de San Juan) y a Guillermo De Sanctis (hoy, Fiscal de Estado).

Fue espantoso e indignante como la oposición de aquel entonces usó a este crimen en beneficio propio. Dirigentes como Alfredo Avelín Nollens, Nancy Avelín y Delia Pappano, que después formaron parte de la Alianza que (des)gobernó la Provincia de San Juan entre 1999 y 2002, formaron parte de las marchas de silencio que se organizaban en la Ciudad Capital prometiendo que, una vez en el Gobierno, trabajarían arduamente para el esclarecimiento de este crimen... Como pasa en este país, una vez que asumió la Gobernación en diciembre de 1999, la Alianza optó por desentenderse de María Rosa y su familia.

La Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (APDH) y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) tomaron intervención en este caso denunciando irregularidades en el proceso de investigación y planteando sus dudas acerca de la culpabilidad de los hermanos Balmaceda. En el año 1999, Elina Aguiar, Coordinadora de Salud Mental de la APDH, se preguntaba "¿De qué asuntos tramados impunemente se habrá enterado María Rosa, que necesitaron hacerla desaparecer? las víctimas (los hermanos Balmaceda) son transformadas desde los estamentos del poder corrupto en victimarios".

Dos compañeros menemistas. José Luis Gioja y Jorge Alberto Escobar
En el año pasado, Mónica Pacheco, hermana de María Rosa, habló de su dolor "El tiempo por ahí ayuda, pero es una herida que sigue abierta porque en su momento se investigó solamente lo que quisieron y se tapó todo para que no se supiera la verdad"; como toda su familia, no duda de la inocencia de Juan José Balmaceda y ahí apuntó contra el poder expresando "seguimos con las mismas hipótesis de siempre y eso nos lleva al poder político, al poder judicial que está casado con la política. Y bueno, algunos intereses grandes que vendrán de Buenos Aires y de acá".

Han pasado ya muchos años y nada se sabe de lo que realmente puede haber pasado con María Rosa. La causa está actualmente empantanada y se encamina a quedar definitivamente impune. Quienes la mataron hoy sonríen en las sombras.

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina