domingo, 8 de mayo de 2011

Macri, también en retirada

La gente tironea a Macri, como pidiéndole que se baje nomás...
El Jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires Mauricio Macri decidió, finalmente, abandonar la "carrera" presidencial y anunció que buscará ser reelecto en su cargo en las próximas elecciones generales que se realizarán en este año.

En un acto realizado en un pequeño club de la Ciudad, Macri dijo a sus seguidores que "Siento, estoy convencido de que el lugar desde el que puedo hacer el mejor aporte es la Ciudad de Buenos Aires. Les pido que me acompañen en este desafío que es la reelección".

Al igual que gusta hacer la Presidente Fernández, Macri evitó someterse a una conferencia de prensa en la que hubieran preguntas incómodas y eligió un discurso liviano para comunicar su decisión. En las instalaciones en donde se realizó el acto macrista, abundaron globos de colores, papelitos, banderas y cánticos. La frase que estaba pintada y que apunta a ser como un eslogan de campaña fue Vení a encontrarte con Mauricio, vos sos bienvenido”. La gente de Macri pretendió dar una imagen distendida y festiva que estuvo muy lejos de ser creíble. El Jefe del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires quiso ponerle onda y cerró su discurso bailando "No me arrepiento de este amor", cumbia que inmortalizó Gilda... pero la frustración del líder del PRO se percibía en el aire. No se podía disimular.


Como era de esperarse, dirigentes opositores salieron raudamente a pegarle Macri a través de declaraciones a la prensa. El Senador Nacional Daniel Filmus, aún con la sangre en el ojo por la derrota contra el PRO en el 2007, sentenció “Cristina ya les ganó por abandono a Macri y a Solanas. Los dos terminaron por aceptar la magnitud del apoyo a Cristina”, mientras que el Ministro de Trabajo de la Nación y precandidato a jefe porteño Carlos Tomada se mofó diciendo “Bienvenido Mauricio Macri, la gestión te espera desde hace cuatro años”. Patricia Bullrich, inepta Diputada Nacional y referente de la Coalición Cívica, aseveró “Todos los votos que podría tener Macri en la elección nacional, los vamos a tener nosotros”.

Lejana parece aquella oportunidad en que, en agosto del año pasado, Mauricio Macri sacó pecho y dijo, pleno de confianza, "Esta vez nos toca. Este tren está en la estación de la Argentina para que nos subamos. Nos vamos a subir, aunque tengamos que tirar por la ventana a Kirchner". En febrero de de este año quería mostrarse confiado cuando pronosticaba "Le puedo ganar a Cristina Kirchner" y, hace poco más de dos meses, avisaba que "No hay posibilidad de que compita en la ciudad de Buenos Aires".

En estos últimos tiempos, para nuestros políticos les es más importante lo que le digan las encuestas que sentarse a laborar un proyecto de gobierno. Así, el mandamás del PRO decidió abdicar a su ambición de llegar a ser el próximo Presidente de la Nación al resignarse al mensaje que le dieron algunas encuestas: en caso de haber sido candidato a suceder a Cristina Elisabet Fernández, Macri no habría triunfado ni en la misma Ciudad de Buenos Aires.

De todas maneras, como está dada la situación, el PRO necesita consolidarse como una alternativa más y para ello es necesario que Mauricio Macri apueste a una reelección en la jefatura del gobierno porteño, algo más factible de lograr que una Presidencia de la Nación. Si a eso le sumamos las disputas internas por suceder a Macri entre Gabriela Michetti y Horacio Rodríguez Larreta, el panorama asomaba complicado para el partido que actualmente gobierna la Ciudad de Buenos Aires.

Muy certero fue el análisis del ex Presidente Eduardo Duhalde quien opinó sobre la decisión de Macri "Pensaba que, si perdía, se acababa su partido político y su carrera política". Por segunda vez en su trayectoria política, el titular del gobierno porteño declina a presentarse para una elección presidencial.

El kirchnerismo tuvo su momento crítico entre mediados de 2008 y las elecciones legislativas que ce celebraron a mediados de 2009, en las que las derrotas políticas contra la Mesa de Enlace en el Senado de la Nación y contra el peronismo "disidente" calaron hondo en la escena política argentina. De aquel tiempo, se multiplicaron los potenciales candidatos presidenciales que se le animaban a un kirchnerismo casi languideciente. Con más o menos llegada a la gente, con más o menos popularidad, Julio César Cleto Cobos, Carlos Alberto Reutemann, Felipe Solá, Francisco De Narváez, Hermes Binner, Mario Das Neves, Fernando "Pino" Solanas, Ernesto Sanz y ¡¡hasta José Luis Gioja!! intentaron vanamente instalarse como posibles candidatos a Presidente de la Nación. Con el correr de los meses, ante la falta de consistencia en sus propuestas, fueron bajándose uno a uno.

Resta saber que pasará en las próximas semanas con Adolfo Rodríguez Saá y Elisa Carrió quienes, al igual que todos los nombrados en el párrafo anterior, no logran adhesiones significativas a lo largo y a lo ancho del país.

Ricardo Alfonsín parece ser el único candidato opositor que tiene su candidatura segura ya que Eduardo Duhalde accederá a competir si percibe que tiene chances de ganar. El hijo del ex Presidente de la Nación tiene la posibilidad de cooptar a dirigentes provenientes del Peronismo Federal y otras fuerzas minúsculas como la Coalición Cívica, el G.E.N., el PRO y el socialismo. De cara a las próximas elecciones, la estrategia del radicalismo sería la polarización.

El kirchnerismo espera ansioso que la Presidente Cristina Fernández oficialice su candidatura y vaya por la reelección. Los ciudadanos sabemos bien de qué se trata. Ahora bien, ¿qué de opciones alternativas? La experiencia de años pasados nos indica que sería un grave error suponer que una oposición potable se construye con una mera sumatoria de partidos políticos. Repasando los años más cercanos, sabemos del desastre que resultó ser la Alianza que encabezaron Fernando De la Rúa y el tribunero Carlos "Chacho" Álvarez.

Por el bien de la democracia, espero que en los meses que restan para las elecciones, nuestros políticos se esmeren en presentar y discutir ideas concretas para una mejor Argentina. Para chicanas y bajezas, ya tenemos demasiado...

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina