viernes, 6 de mayo de 2011

La salud no es un producto de mercado

El kirchnerismo logró que, con 190 votos positivos, 29 abstenciones y ningún voto negativo, la Cámara de Diputados de la Nación aprobara la ley de regulación de Sistema Privado de Seguros de Salud, conocido vulgarmente como "medicina prepaga". Esta iniciativa contó con el apoyo de un amplio sector de la escena política, solo el PRO y la Coalición Cívica evitaron sumarse.

Se estima que, actualmente, un 35% de la población argentina no posee cobertura médica alguna y es por eso que se vé obligada a recurrir a hospitales públicos, en donde no paga un peso por los servicios recibidos. La cuota promedio mensual en obras sociales es de $ 32, mientras que en el mercado de prepagos, la cuota promedio mensual es de $ 76.

La normativa apunta a brindar mayores beneficios a los usuarios de estas prestaciones, tales como no poner límites en la admisión de personas con enfermedades preexistentes ni por cuestiones de edad, no se permitirá la existencia de "periodos de carencias" y se impondrían mecanismos legales para que el Estado Nacional intervenga en la fijación del precio de los servicios.

El Diputado Agustín Rossi, jefe del bloque del Frente para la Victoria, festejó la sanción expresando Esta ley se construyó en base a las denuncias permanentes de los usuarios y consumidores que pertenecen al sistema de medicina prepaga. Es una normativa que tutela al eslabón más débil de la cadena, a los mayores de 65 años que sufren un aumento de cuota desproporcionado, o a aquella familia que tiene un hijo recién nacido con un problema congénito y no es admitido por la prepaga. Esos son los eslabones más débiles que a partir de hoy quedarán protegidos”. El PRO no acompañó esta iniciativa; la mediática Gabriela Michetti criticó el proyecto que se terminó imponiendo en la votación y vaticinó Esta iniciativa bajará la calidad de atención de los usuarios y de todo el sistema de salud (¿?). Por eso dentro de un mes presentaremos un proyecto integral de salud. Quizás en esta integralidad que proponemos, las prepagas puedan brindar un mejor servicio”.

Desde el sector empresario, las quejas no tardaron el llegar y se anunciaron medidas para que sus intereses no se vean cercenados. Claudio Belocopitt, Presidente de Swiss Medical, afirmó “En estas condiciones, no tenemos ninguna posibilidad de funcionar. Si la reglamentación no subsana varios puntos, no podremos subsistir” y, sobre el debate legislativo, se quejó diciendo que "se pintaba al sector como si fuese un sector perverso, inescrupuloso, de aprovechadores, un sector donde por fin está llegando el Estado a poner las cosas en orden". En sintonía, Federico Díaz Mathe, director ejecutivo de Cimara pronosticó que “La gente se va a borrar de las prepagas y se va a afiliar sólo cuando tenga una enfermedad y después se volverá a borrar”.

En este caso, como entro tantos, se da una colisión de intereses. Por un lado, las empresas de "medicina prepaga" son, básicamente, empresas con fines de lucro, de las que no podemos pretender que hagan obras de beneficencia con su trabajo. En la Provincia de Entre Ríos, se conoce el caso de los padres de una niña de tres años que es celíaca a la que O.S.D.E, empresa de medicina prepaga" a la que esa familia está afiliada, se negaba a pagarle los alimentos; la familia de la niña concurrió a la Justicia y, no en un tiempo ágil, obtuvo un fallo favorable. Sabemos bien que esas empresas actúan como cualquier otra empresa de otro rubro: si sus utilidades son seriamente amenazadas y/o extinguidas, cierra porque importan más el dinero que la gente misma; entonces, cabe preguntarse ¿el Estado Nacional podrá con su sistema de salud suplir ese vacío que dejarían las "prepagas"?

Del otro lado, es necesario que el Estado intervenga positivamente en todo lo concerniente a la salud de todo el pueblo. Considero igualmente necesario que, con la misma severidad que quiere celar el accionar en el Sistema Privado de Servicios Salud, active mecanismos legales para exigir y garantizar transparencia en el funcionamiento de las obras sociales. Sin ir más lejos, ¿cuándo será el día en que el PAMI deje de ser el descalabro social y financiero que es desde hacen largos años?, ¿alguna vez se efectivizará la total libertad sindical entre los trabajadores argentinos?

Gráfico explicativo publicado por Diario Clarín
La salud no puede ser un producto de mercado. Asimismo, se hace preciso que se jerarquice el sistema público de salud en el sentido de lograr una mayor eficiencia en las prestaciones en hospitales y centros de salud, de manera tal que su nivel se equipare a instituciones privadas que brindan mejores servicios. Tratándose de algo tan esencial como es la salud de nuestra gente, el Estado debe nivelar para arriba.... a propósito, la Presidente de la Nación y los legisladores que ahora defendieron la salud pública, ¿en dónde reciben atención médica?, ¿podemos imaginar a la Presidente levantándose a las 4 de la mañana para ir a hacer cola a un hospital público para que a media mañana un médico la revise?

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina