miércoles, 30 de marzo de 2011

Flores para el déspota, espinas a la democracia

Argentina, país generoso... ¿no es así, Hugo?
La Facultad de Periodismo y Comunicación Social de la Universidad Nacional de La Plata entregó el Premio "Rodolfo Walsh" en la en la categoría "Presidente Latinoamericano por la Comunicación Popular" a Hugo Chávez Frías, Presidente de Venezuela.

Florencia Saintout, Decana de dicha Facultad, justificó la decisión explicando que "Se premia su preocupación y compromiso con el derecho a la comunicación de aquellos que no lo han tenido históricamente, de quienes han sido postergados en el goce del derecho a la palabra" y relativizó las críticas recibidas desde varios sectores por premiar a Chávez diciendo "Cuando se discute libertad de expresión, o se dice que se discute, por lo general se están enmascarando otras cuestiones relacionadas con la libertad de empresa. El proceso que encabeza Chávez desnaturalizó la idea de que sólo unos pocos, los dueños de las empresas de comunicación, deben tener la posibilidad de expresarse. Esto trae aparejados muchos debates, ponerlo en discusión no significa cuestionar la libertad de expresión".

En el acto académico, se hicieron presentes entre las autoridades el Secretario de Medios y Comunicación de la Nación Juan Manuel Abal Medina y el Gobernador de Buenos Aires Daniel Scioli, como así también Estela Barnes de Carlotto y Hebe Pastor de Bonafini, presidentes de Abuelas de Plaza de Mayo y de Madres, respectivamente, además de dirigentes "sociales" como Emilio Pérsico, Milagro Sala y Fernando Esteche. Entre el público que asistió, se distinguían las barras de militantes de agrupaciones ultrakirchneristas como La Cámpora, Tupac Amarú, Quebracho, Barrios de Pie y el Movimiento Evita, entre tantos otros.

Antes de entregar el galardón, Saintout hizo una reivindicación de la figura de Rodolfo Walsh, un periodista tan brillante como polémico, que está desaparecido desde 1977. La Decana de la Facultad de Periodismo habló también de los militantes que pertenecían a ese ambiente unirversitario y que desaparecieron durante los oscuros años de dictadura militar... llama la atención como es tomado actualmente ese drama, como si tener desaparecidos se debe contar como trofeos de guerra.

A la hora de hablar ante la concurrencia, Chávez apeló a su verborragia y al mismo discurso de siempre: resaltar a Simón Bolívar, José de San Martín, Ernesto "Che" Guevara, Fidel Castro, Juan Domingo Perón y Néstor Kichner como así también conceptos vertidos sobre socialismo, oligarquías, dictaduras mediáticas, imperialismo, liberación de Latinoamérica y se dio tiempo para despotricar conta los Estados Unidos (aunque todos sabemos que es el principal socio comercial de Venezuela).

Los presentes aplaudían y vivaban al "bolivariano" cada vez que él canataba loas a si mismo, aunque resultó paradójico ver cómo la multitud se enfervorizaba cuando Chávez gritaba consignas tales como "¡Abajo el pensamiento único!". ¿Bonafini y Carlotto no quieren pensamiento único? ¿Sala es tolerante? ¿Quebracho es un movimiento democrático?

Si de libertad de prensa se hablaba, fue contradictorio que la Facultad premiara a alguien que ha cerrado más de trescientas estaciones de radio en su país. Pero, parece que Chávez hace escuela porque la Facultad que lo premió autorizó únicamente a Telesur, canal estatal venezolano, para poder transmiritr en directo todo el acto.

Como ciudadano, me pregunto qué tipo de comunicadores sociales se están formando actualmente en la Universidad Nacional de La Plata: ¿se enseña a que comunicar debe ser sinónimo de militar o es un derecho de los ciudadanos?, ¿puede un periodista tener un pensamiento distinto al marxismo?, ¿esos estudiantes platenses son todos pichones de Horacio Verbitsky? (¡Dios me libre!), ¿se impone el servilismo a una causa política determinada o se fomenta el espíritu crítico? ¿se enseña a investigar aunque se termine cuestionando al poder de turno?.

Con el pretexto de enarbolar progresismo, nos encaminamos como sociedad a la criminalización del pensamiento crítico y del disenso ideológico, profundizaremos divisiones y odios inútiles en el pueblo (¿ser de izquierda es ser de los buenos y ser de derecha es ser de los malos?)... El periodismo no debe ser oficialista ni opositor, sino que debe ser simplemente crítico.

Estos nuevos "libertadores" de América nos enseñan a odiar oligarquías, mientras ellos mismos tienen un nivel de vida propio de cualquier casta monárquica europea. Si se premia un modo de ser como el de Chávez, como el de Página/12, como el 6-7-8 (en definitiva, es lo mismo que esos medios que sirven a los grandes grupos económicos y no a la verdad de los hechos), no vamos por buen camino: sincérense, señores, ustedes quieren un totalitarismo y no una democracia.

2 comentarios:

Hector dijo...

Yo pensaba, esto no sera como una respuesta de ciertos sectores, a la venida de Vargas Llosa (claro opositor al actual "socialismo sudamericano") a la Feria del libro?

Saludos

mario dijo...

Hola Héctor

En un país exitista como el nuestro, creo que el solo hecho de ser Premio Nóbel de Literatura es razón más que suficiente como para invitar a Vargas Llosa.

Saludos.

Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina