miércoles, 9 de febrero de 2011

La Selección Argentina, más preguntas que respuestas

Messi escapa a Ronaldo
en el promocionado duelo de las dos superestrellas del fútbol mundial
Las selecciones de fútbol de Argentina y Portugal se enfrentaron en un partido de carácter amistoso en la Ciudad de Ginebra, dejando como resultado la victoria 2-1 para los albicelestes.

En la previa, este partido fue muy promocionado porque se iban a enfrentar dos de los mejores futbolistas del mundo, Lionel Messi y Cristiano Ronaldo. Ambos tienen un común ser las principales estrellas de los dos equipos más importantes del Planeta, Barcelona Fútbol Club y el Real Madrid y también coinciden en que aún no han podido rendir en sus respectivas selecciones con todo su potencial, aunque podemos decir a favor de esas dos superestrellas que tanto Argentina como Portugal son actualmente dos selecciones mediocres.

El partido fue, en términos generales, discreto. Empezó con un buen ritmo, con los lusitanos prevaleciendo en el desarrollo del juego, liderados con un inspirado Cristiano Rolando que encontró en Nani como un buen interlocutor para generar juego. Sin embargo fue la Argentina la que se puso en ventaja a través de una buena intervención de Messi que asistió a Ángel Di María pero, a los pocos minutos, con algo de fortuna, Ronaldo igualó el marcador.

La balanza se inclinó para el lado de los sudamericanos casi al epílogo del encuentro cuando "El Burrito" Martínez (muy interesante su aporte en pocos minutos en la cancha) forzó un penal que, a posteriori, Lionel Messi transformó en gol magistralmente. Hay que reconocer que fue clave que Cristinao Ronaldo y Nanni fueran reemplazados a poco de que empezara el segundo tiempo El 2-1 es finalmente anecdótico y nos permite sacar conclusiones.

Sergio Batista asumió la conducción técnica de la Selección Mayor con el discurso de que el equipo nacional jugará imitando la disposición táctica del Barça para potenciar el nivel de Lionel Messi, sin dudas, nuestro mejor jugador. Lo cierto es que aquella declaración de principios de Batista suena más a quimera, ya que la selección nacional no se parece ni por asomo al poderoso equipo blaugrana debido a que a nuestros jugadores les falta mucha jerarquía. Personalmente, considero que es un error esperar que la Selección Argentina funcione como el Barça porque, simplemente, nuestros jugadores no están ni cerca de las individualidades con la que cuenta aquel super equipo. Batista debería tener la creatividad para buscar los mejores jugadores argentinos y diseñar un esquema que potencie las capacidades de cada uno, especialmente la de Lionel Messi.

Actualmente, Messi está jugando casi como un centrodelantero en el Barcelona. No es el típico 9 que pivotea y va a buscar los centros y los rebotes dentro del área rival, sino que retrocede unos metros y se asocia con sus compañeros en la gestación del juego.  Así, Lionel no solo que es el goleador del mejor equipo del mundo sino que también es un exquisito asistidor. Teniendo en cuenta ese modelo exitoso que implemente Pep Guardiola en el equipo catalán, Batista para a La Pulga como centrodelantero... pero ante la escasez de socios para generar juego, el rosarino se vé obligado a retroceder muchos metros para tomar contacto con el balón y siendo bien rodeado en zona, muchas veces termina siendo presa fácil de la telaraña que, a medida, le diseñan los directores técnicos de selecciones rivales.

Sergio Romero es un arquero que no ofrece seguridad al equipo, no impone presencia en el área y se muestra inseguro en sus salidas. En el medio local hay buenos arqueros como Hilario Navarro, Adrián Gabbarini o Sebastián Peratta que merecen una oportunidad en este tipo de partidos y no en amistosos contra Jamaica, Haití o Panamá.

Otro punto a tener en cuenta es que la Selección Argentina adolece de laterales con proyección, que sean alternativas por los costados cada vez que nuestro equipo pase al ataque. La prensa bonaerense se empeña en criticar a Javier Zanetti aunque, más allá de sus 37 años de edad, no asoma en el horizonte un marcador lateral derecho que sea más eficaz que él; quizás Paulo Ferrari pueda llegar a ser una alternativa válida en ese puesto. Marcos Rojo es toda una incógnita; el zaguero de Estudiantes mostró condiciones, pero no por eso debemos dejar de tener en cuenta que es marcador central y que necesita más rodaje internacional.

El que ríe último, ríe mejor
Tal vez el único acierto de Batista sea darse cuenta de que no se puede jugar con un solo volante central, y aprendió del error grave que cometió Diego Maradona a la hora de parar el equipo contra Alemania en la dolorosa eliminación del último mundial. Javier Mascherano es un gran batallador del mediocampo y necesita el complemento de otro volante central que ponga sea otra opción para la salida en ataque; para este partido, el Checho probó con Ever Banegas y luego con Fernando Gago, aunque ninguno de los dos se terminó de acomodar en esa función. Esteban Cambiasso, Mario Bolatti y Javier Pastore, pueden ser otras opciones a tener en cuenta para el mediocampo.

Por cuestiones de marketing y de negocios, Batista insistirá con eso de la Selección "A", conformada en su inmensa mayoría por jugadores que se desempeñan en Europa y una Selección "B", integrada por aquellos que juegan en el campeonato local. Considero que debemos mechar ambos combinados y que la Selección sea una sola en cualquier parte del mundo, de manera tal que aquellos que van surgiendo en el fútbol doméstico vayan fogueándose. Además, sería bueno que los argentinos podamos ver a nuestros mejores jugadores jugando en nuestro territorio (y no solo esporádicamente en Buenos Aires).

En realidad, mucho no podemos esperar mientras Julio Grondona siga conduciendo caprichosamente la Asociación del Fútbol Argentino. En mi opinión, es el principal responsable de lo pacato y toda la corrupción del fútbol doméstico. Grondona ahora presionó para excluir a Carlitos Tévez de esta última convocatoria porque ha interpretado porque interpretó que el delantero del Manchester City no está "comprometido" con el nuevo ciclo que, en teoría, lidera Segio Batista. Es una lástima que primen los berrinches del mandamás de la A.F.A. por encima del bien de nuestro fútbol.


La Argentina está muy lejos de ser un gran equipo. La Copa América está cada vez más próxima y el equipo nacional no se da muchas señales como para esperanzarse. No ha mejorado el nivel de juego que se exhibe desde las pasadas eliminatorias ni el que mostró en Sudáfrica 2010 (aunque los maradonianos rescante el quinto puesto final, todo fue disimulado por la suerte en el fixture de tener que enfrentar a selecciones de medio pelo). Hay mucho camino por andar.

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina