jueves, 24 de febrero de 2011

Cayó Pedraza, tiembla la impune casta sindical argentina

José Pedraza sale esposado y custodiado... Increíble
La investigación de la muerte de Mariano Ferreyra tuvo un nuevo capítulo con la detención de José Ángel Pedraza, titular de la Unión Ferroviaria, y acusado de ser el principal instigador de ese crimen.

Según informó el Diario Perfil, la jueza a cargo de la investigación, Susana Wilma López, hizo lugar a un pedido del fiscal Fernando Fiszer (en reemplazo, por licencia, de la fiscal Cristina Caamaño) que había reiterado un pedido de indagatoria para Pedraza, su segundo en el gremio Juan Carlos "Gallego" Fernández y Gustavo Alcorcel, delegado de los talleres de Remedios de Escalada. La Justicia ya cuenta con pruebas de que Pedraza a través de su teléfono celular, dirigía los matones que atacaron a los trabajadores terciarizados del ex Ferrocarril Roca que, en compañía de militantes del Partido Obrero, se manifestaban exigiendo su inclusión en el convenio ferroviario.

Vilma Ripoll, Diputada por la Nueva Izquierda explicó el entuerto entre la Unión Ferroviaria y las empresas terciarizadoras de servicios cuando, pocos días de la muerte de Ferreyra, declaró “Unión Ferroviaria es dueña de la cooperativa Unión Mercosur, que es una de las 14 empresas tercerizadas, y además socio en otras y la propia esposa de Pedraza es la presidente del Belgrano Cargas que es otra de las líneas (que pertenece a la Unión): es una propiedad familiar. Se sienten cuestionados como empresarios no como dirigentes sindicales”. Ripoll explocó además "Metrovías es el subte y el Urquiza, TBA es Cirigliano que es la línea Plaza de colectivos y la otra línea de ferrocarril, la que llega a Once. Ellos todos son los que reciben los millones de subsidios todos los años. Entonces, reciben subsidios, se enriquecen, precarizan de manera terrible a los trabajadores separando las tareas menos específicas como pueden ser vías y obras, limpieza, mantenimiento y desmalezamiento, vigilancia y así dibujan, organizan formas de recibir los subsidios".

La empresa en cuestión es U.G.O.F.E., denominación que recibe la Unidad de Gestión Operativa Ferroviaria de Emergencia creada por el Decreto 789/2004 del Poder Ejecutivo Nacional, y la Resolución 408/2004 de la Secretaría de Transporte con el objetivo de operar a cuenta y orden del Estado, a partir de enero de 2005, los servicios ferroviarios urbanos de la Línea San Martín. A la empresa que, según se informa en su sitio web, se encuentra conformada por Ferrovías, Metrovías y Trenes de Buenos Aires, el Poder Ejecutivo le ha confiado el manejo, desde julio de 2007, de las Líneas General Roca y Belgrano Sur (Decretos 591/2007 y 592/2007).

Pedraza, mandamás de la Unión Ferroviaria, no solo que no apoyaba el reclamo de esos trabajadores sino que dispuso el envío de una patota para disuadir a los manifestantes y, de esa manera, demostrarles quien es el que manda (¿?). ¿Por qué este sindicalista no apoyaba un reclamo de esos trabajadores? Es que, en este caso puntual, la Unión Ferroviaria oficia de patrón porque es quien administra precisamente la empresa que "terciariza" servicios en el Ferrocarril. A tal efecto, Pedraza contrató a una banda de "barras-bravas" liderados por el patotero kirchnerista  Cristian Favale (cercano al Ministro de Economía Amado Boudou) a fin de que dispersara a los trabajadores a cualquier precio, de cualquier manera. Impunidad a prueba de balas. Esos delincuentes fueron por los empleados de U.G.O.F.E., les tiraron piedras, llegaron a golpearlos y, no contentos con ello, les dispararon también con armas de fuego.

Ni la Presidente ni el hoy "Mártir de la Patria" Néstor Kirchner querían quedar "pegados" a un cadáver (otro más en la historia del nefasto sindicalismo que Perón nos legó). Poco antes de ocurrido estos desmanes que costaron la vida del joven Ferreyra, Cristina Fernández y su marido se mostraban muy sonrientes junto al impresentable Hugo Moyano en un acto celebrado en el Estadio de River Plate, en donde la primera mandataria agradeció "la lealtad" de Moyano. La estrategia del kirchnerismo fue culpar inmediatamente a Eduardo Duhalde, su ex jefe político y uno de sus principales enemigos; en consecuencia, funcionarios, legisladores y periodistas afines, salieron a acusar a Duhalde de haber agitado los ánimos para generar "un clima desestabilizador".

un stencil recuerda a Mariano Ferreyra en los muros de Buenos Aires
Según se supo, Pedraza fue detenido en su domicilio particular situado ¡¡en Puerto Madero!!, el barrio exclusivo de la Ciudad de Buenos Aires. Los investigadores hicieron allanamientos en la sede de la Unión Ferroviaria, como así también en la Cooperativa de Trabajadores Unión del Mercosur, empresa terciarizadora que es administrada por allegados a Pedraza.

Las repercusiones a este gran golpe contra la impunidad fueron distintas; desde la oposición, se celebró la detención de este sindicalista, mientras que desde el Gobierno Nacional nadie salió aún a pronunciarse oficialmente.

Por lo pronto, se supo que la Presidente Cristina Fernández acusó el impacto de la noticia y suspendió la inauguración de Tren Talgo IV que une las Ciudades de Buenos Aires y Mar del Plata. En el entorno de la primera mandataria, todo es hermetismo y, seguramente, se deben estar analizando cuidadosamente los pasos a seguir para evitar quedar ligados a la caída de Pedraza cuando todos sabemos de la estrecha relación entre el dirigente ferroviario y la Presidente.

No son pocos los que recuerdan cuando el 12 de noviembre de 2009, Cristina Fernández participó de un acto en donde se inauguraba un Hostipal de la U.F. en el conurbano bonaerense y aprovechó la ocasión para dispensar abundantes elogios a Hugo Moyano y a José Pedraza diciendo "Hay dos gremios que no están para destruir, que no están para obstruir, sino para construir. Entonces, mostrémosle a los argentinos que lo que buscan no es imponer un modelo sindical sino mejoras a sus trabajadores", dejando en claro que ella es una "gran admiradora de la organización sindical". Asimismo, pocas horas antes del asesinato de Ferreyra, Pedraza presidió un acto junto al Secretario de Transporte de la Nación Juan Pablo Schiavi.

Una vez conocida la noticia de la detención del líder ferroviario, otros dirigentes U.F. dispusieron un paro de actividades en todo el país y movilizaron a sus patotas hasta las puertas de Tribunales para pedir la inmediata liberación de Pedraza.

José Pedraza es parte de esa casta privilegiada que en este bendito país tiene la suerte de amasar una fortuna considerable a costa de los trabajadores que se supone que representa. 

La Presidente Cristina Fernández,
rodeada por Pedraza y Moyano, sus admirados sindicalistas
Nacido en el año 1944 en Dean Funes (Prov. de Córdoba) en el seno de una familia humilde, Pedraza inició sus actividades sindicalistas cuando ingresó como obrero en la Estación Saldías en el Ferrocarril Belgrano, a mediados de las década de los 60. Luego de haber mantenido un bajo perfil durante los años de dictadura militar, Pedraza es nombrado como Secretario General de la Unión Ferroviaria en el año 1983, cargo que no abandonó hasta el día de hoy. Gracias a su habilidad política, Pedraza logró atornillarse al poder y permaneció al mando de ese poderoso gremio a través de distintas presidencias y de los giros ideológicos del Partido Justicialista. Durante la Década de los 90 y pese a su ideología comunista, Pedraza aplaudió las privatizaciones que impulsaba el entonces Presidente Carlos Menem y no puso traba alguna en la decenas de despidos de los trabajadores ferroviarios cuando el Estado dejó de administrar los trenes. Como muchos sindicalistas, se hizo kirchnerista; al respecto se justificó diciendo "Apoyé a Menem como lo hizo todo el peronismo, del mismo modo que ahora apoyo a Kirchner". Honestidad brutal. Caradurez brutal.

Otro de los contactos políticos de Pedraza es, nada menos, el Procurador General de la Nación Esteban Justo Righi. Righi, quien a pesar de estar vivito y coleando figura como desaparecido - víctima del Terrorismo de Estado para la CONADEP, ofició de abogado del líder de la U.F. y, actualmente, su estudio jurídico tiene a su cargo la defensa del polémico sindicalista.

Es una buena noticia que en la Justicia Argentina aún quedan jueces y fiscales que, con un mínimo de decencia, son capaces de actuar honrando a su investidura. Susana López, magistrada que entiende en este caso, tiene una titánica tarea por delaten ya que tiene que escarbar en el tenebroso mundillo del sindicalismo, por lejos, lo peor de la clase política argentina. Ojalá pueda trabajar con valentía y abnegación.

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina