sábado, 22 de enero de 2011

Lo más delgado del hilo

El martes pasado, en la localidad bonaerense de Tolosa, Fabián Enrique Esquivel salía de su domicio particular en compañía de su hijo, de once años. Repentinamente, Esquivel, de 41 años de edad, fue sorprendidos por tres delincuentes armados que lo abordaron para asaltarlo. En medio de la tensión de la situación, el hijo de Esquivel pudo esconderse en un placard de su casa y de ahí pidió auxilio a la Policía Bonaerense a través del 911. Los malvivientes robaron electrodomésticos y asesinaron a Fabián Esquivel; cuando huían con el botín, fueron interceptados por los efectivos policiales quienes, tras librarse un tiroteo, solo pudieron detener a uno de ellos.

El detenido es un menor de tan solo 15 años de edad, que vivía a dos cuadras de sus víctimas y era buscado por un robo y tiene antecedentes penales. Posteriormente, la Justicia de Responsabilidad Penal Juvenil de La Plata determinó que el menor de 15 años acusado de matar a un hombre frente a su hijo es “no punible”.

Los medios masivos de comunicación estuvieron prestos para encender el morbo, una vez más. Así, el mínimo edad de imputabilidad de los menores ha sido otra vez puesta sobre el tapete.

En declaraciones radiales, el Jefe del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires Mauricio Macri habló de que "Acá hay mucha hipocresía, no se quieren debatir las cosas en serio, se compran propuestas ideológicas que suenan bien y al final del día no han servido para cuidar a nuestra gente porque no es lo mismo hoy un chico de 18, de 16, de 14 años que lo que era un chico de esas edades hace 20 años. Tienen otro grado de libertad, de información; otra capacidad de desenvolverse en la sociedad".

Daniel Scioli ya lanzó silenciosamente su campaña para ser reelecto como Gobernador de Buenos Aires aunque, en su fuero íntimo, sigue soñando con ser consagrado como "el candidato de la unidad del Partido Justicialista" desbancando nada menos que a Cristina Elisabet Fernández. En este tema, a ligual que todos sus colegas, Scioli también procede según las encuentas y toma distancia de la Casa Rosada cuando comunicó que "La posición de nuestro gobierno es muy clara, pero no desde ahora sino de más de dos años que venimos planteando que el Congreso Nacional avance en el debate y posterior sanción a la ley de Responsabilidad Penal Juvenil que incluye la baja en la edad de la imputabilidad para delitos graves, delitos dolosos. Esto tiene media sanción en el Senado de la Nación". A su vez, el precandidato presidencial Eduardo Duhalde opinó que el menor que comete un homicidio “no puede estar un solo día en la calle”.

En medio del tumulto mediático, aprovechó la ocasión el Diputado Nacional Francisco De Narváez
 para hacerse notar. A través de la prensa, De Narváez pidió a la Presidente Cristina Fernández que convoque a "sesiones extraordinarias" para tratar el proyecto de Ley de Responsabilidad Penal Juvenil... suena un poco extraño, teniendo en cuenta que este "peronista disidente" es de los legisladores de participación casi nula en las sesiones que se celebran en la Cámara Baja. De Narváez no solo es un inepto, es también un oportunista.


En el Congreso de la Nación, la Cámara de Senadores ya aprobó el proyecto de Ley de Responsabilidad Penal Juvenil, el cual ya fue girado a los Diputados. Según informa el portal Urgente 24, la propuesta establece que la responsabilidad penal alcanzará a los jóvenes de 14 ó 15 años de edad que cometan un delito con pena mínima de 3 años de prisión o reclusión; y a los jóvenes de 16 ó 17 años de edad que participe en la comisión de un delito con pena mínima de 2 años o más de prisión o reclusión. Determina que ninguna persona menor de 18 años a la que se le atribuya la comisión de un delito podrá ser juzgado por el sistema penal general ni podrá atribuírsele las consecuencias previstas para las personas mayores. La iniciativa señala que estarán exentas de responsabilidad penal las personas que al momento de cometer el delito no alcancen la edad de 14 años y tampoco recibirán sanciones quienes tengan 14 o 15 años y hayan cometido delitos de acción privada sancionados con multa, inhabilitación o con pena mínima privativa de libertad inferior a tres años, mientras que los que tengan 16 ó 17 años podrán ser penados con multa, inhabilitación o con pena mínima privativa de la libertad menor a dos años. Quedan fuera de la responsabilidad penal quienes tengan 16 o 17 años y sean sancionados con multa, inhabilitación o con pena mínima privativa de la libertad inferior a dos años. Se establece que toda persona menor de 18 años tiene derecho a que se respete su vida privada y la de su grupo familiar.

La inseguridad que padecemos diariamente en todo el país no es una enfermedad sino que es tan solo un síntoma de lo que somos como sociedad. Esa forma de ser se trasluce en la forma en que nustros políticos analizan y debaten acerca de este tema; en efecto, son tres los factores que priman a la hora de analizar este problema que nos aqueja a todos:

1- La influencia de los medios masivos de comunicación: desde hacen años, cuando en el apogeo menemista grupos empresarios entraron a los medios de comunicación, la información vertida pasó a ser un negocio (perverso). A la inmensa mayoría de los periodistas les obsesiona obtener impacto de una noticia y así concitar más la atención del público, en lugar de honrar a la verdad. El morbo resulta más rentable, de ahí que noticias de ese tipo ocupan generosos espacios... la televisión ocupa aún un sitio privilegiado en las preferencias populares y sus noticieros, especialmente los que se emiten desde Buenos Aires, se convierten en una cloaca de nuestra realidad...

2- Año electoral: los políticos argentinos están jugándose sus porciones en el poder, en uno y otro lado; sus ojos puestos en las encuestas de popularidad y sus oídos puestos en sus asesores de imagen de manera tal que puedan llegar mejor posicionados para las próximas elecciones; necesitamos de políticos que tengan una visión mucho más amplia, que abarque a futuras generaciones y, claro está, el bien común de nuestra Patria.

3- El individualismo insoportable de los argentinos: lo más simplista que en este país tenemos los argentinos a mano es culpar a nuestros políticos e instituciones de todo nuestros males, no nos gusta asumir nuestras responsabilidades de ciudadanos ni, mucho menos, comprometernos para mejorar este país. En la Argentina, prima el "sálvese quien pueda"...


Según informó Página/12, el Juez platense Luis Arias, del fuero Contencioso Administrativo,  sostuvo que “no hay vacío legal, hay incumplimiento de las leyes de protección y promoción del derecho del niño”; respecto a organización de una marcha para reclamar justicia, el magistrado expresó “Me gustaría saber más si los vecinos cercanos a Tolosa, que están hablando de realizar una marcha, si esa marcha es para manifestarse en contra de los que les suministran armas, drogas; este menor, que participó en este hecho lamentable, tenía una pistola 9 milímetros que corresponde a las fuerzas de seguridad, cómo llegó ese arma al menor, nadie se pregunta esto”.

Sin embargo, la cuota de sensatez no vino de algún alto dirigente sino de la mismísima madre de la víctima de esa tragedia que, seguramente, debe haber desconcertado a más de un periodista morboso y a algún político oportunista cuando declaró “Yo no quiero que se pudra en la cárcel, sino que sea rehabilitado porque es un ser humano, porque mañana puede hacerle lo mismo a otra persona” y, en vez de culpar al Estado Nacional o a no sé a quien, se dirigió a los padres de ese muchacho quienes les pidió “se pongan en el lugar de las madres que estamos sufriendo y colaboren en la rehabilitación de sus hijos”... imagino la cara de ciertos periodistas porque se quedaron sin un título rimbomante ya no que no pudieron retratar resentimientos ni búsquedas de venganza.


En realidad, esos chicos que delinquen son víctimas. Pero no son víctimas de la clase política ni del imperialismo ni de no sé qué más: están fallando las familias como espacio primordial para el desarrollo del ser humano.

Como ciudadano lamento que, cada vez que acontece una desgracia de este tipo, toda esa sarta de oportunistas salen a pedir micrófonos y cámaras para lanzar frases pensando únicamente en las próximas elecciones y sin analizar la cuestión a fondo. No solo que a ellos nos les importa el desamparo den el que se forja la delincuencia juvenil sino que tampoco les importa la vida de Fabián Esquivel y de tantísimas otras víctimas de la inseguridad, para ellos no hay derechos humanos... ni tampoco hay derechos humanos para las familias rotas que lloran las muertes de esos infortunados.

Cabe preguntar a todos los que piden más mano dura¿por qué la droga está cada vez más difundida en la Argentina?, ¿quién se beneficia con la expansión de esa mafia?,  ¿qué hay del sistema penitenciario en nuestro país?, ¿por qué las penas impuestas a delincuentes se terminan reduciendo al ridículo?, ¿se recuperan a los que cometieron crímenes o son lugares de hacinamiento y perfeccionamiento de delincuentes?, ¿cumplen su cometido los hogares de menores? ¿qué se hace para luchar contra el narcráfico?...

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina