lunes, 31 de mayo de 2010

Abrazando al Señor Feudal

De cara a las elecciones presidenciales del año próximo, el Gobernador de San Juan José Luis Gioja ya no sabe qué inventar para llamar la atención a nivel de nacional.

Su último capricho fue impulsar el "Abrazo del Tricentenario", acto multitudinario para el que se convocaron para hoy a las 11 hs. a todas las escuelas públicas y privadas y a empleados públicos provinciales y municipales. La idea fue que la gente rodeara los casi 17 kilómetros del anillo de la Avenida Circunvalación representando un abrazo simbólico "a San Juan".

Este acto fue anunciado hace poco más de una semana por el propio Gobernador y contó rápidamente con el masivo (y necesario) apoyo de los medios de prensa siempre adictos a la pauta publicitaria. La gran mayoría de las radios y todos los canales de televisión locales hicieron una gran arenga al pueblo sanjuanino para que todos tomáramos como propio la causa del Gobernador de San Juan que aspira a llegar a ser Presidente de la Nación. Se había anunciado con bombos y platillos que los canales Crónica, C5N y América Noticias transmitirían en directo este inusual evento... pero, para pesar de primer mandatario provincial, la prensa porteña lo ignoró...

Se dispuso un importante dispositivo logístico para asegurar, al menos en apariencias, el éxito de la convocatoria de un gobernador que quiso hacer una demostración de popularidad para todo el país.

Pero debemos reconocer que toda esta movida tuvo muy poco de espontánea.

Como estaba previsto que el acto diera comienzo a las 11, todos los empleados públicos tanto de la Provincia como de los municipios tuvieron asueto a partir de las 10 para que tengan tiempo de llegar a la Avenida Circunvalación. Por su parte, todos los alumnos y docentes de las escuelas fueron obligados por sus autoridades a participar de este acto (proselitista) ya que, si se rehusaran a ir, se les computaba como una inasistencia. Para agregar más presión a educadores y educandos, el Ministerio de Educación de la Provincia de San Juan calificó previamente como "tarea escolar" al hecho de concurrir y aplaudir al Gobernador. Para que esta iniciativa tuviera acompañamiento, el Gobernador Gioja prefirió hacerla en un día laborable ya que, de esta manera, podía contar a empleados públicos, docentes y alumnos, lo cual se hubiera dificultado en caso de haberse hecho esta manifestación un día sábado o domingo.

Un inestimable apoyo dio la Asociación de Transporte Automotor de Pasajeros que dispuso que hubiera transporte gratuito en los colectivos para todos aquellos que quisieron participar del "Abrazo del Tricentenario". A su vez, la Confederación General del Trabajo Seccional San Juan dio también su apoyo a esta movida giojista; inclusive Graciela López, titular de la Unión Docentes Agremiados Provinciales (gremio que siempre aparenta ser opositor) no solo elogió esta idea de Gioja sino que hasta alentó a los alumnos "Esto es historia y los chicos que hoy participen dirán dentro de 20 años..."yo tambien en el bicentenario abracé a la Patria...".

El Gobernador Gioja aseguró sentir gran emoción ante la convocatoria "espontánea". Apenas llegó, dijo a los presentes "Tengo un nudo en la garganta, la verdad tengo muchas ganas de llorar". En su discurso a la multitud, Gioja cerró su prédica manifestando "Es verdad hoy comienza el camino hacia el tricentenario, hoy empezamos de nuevo por eso pongamos nuestros ojos en el 25 de mayo del 2110, se nos vienen encima, no hay tiempo que perder, hay tanto que trabajar; allá vamos argentinos; allá vamos sanjuaninos. Gracias y que Dios nos ayude". Posteriormente, el Jefe de la Policía de San Juan dictó un (eufórico y exagerado) titular a la prensa local: el "Abrazo del Tricentenario" habría convocado a "unos cien mil sanjuaninos".

En principio, Gioja había afirmado que era probable que la Presidente Cristina Fernández también se sumara al abrazo simbólico. Pocos días después, ante la negativa de la titular del Ejecutivo Nacional, Diario de Curro informó que el Diputado Nacional Néstor Kirchner habría comprometido su participación. Al día siguiente, hubo que desmentir la visita del legislador santacruceño quien se habría excusado aduciendo "compromisos relacionados con su cargo en la UNASUR". En medio de la desesperación giojista por la indiferencia de la Casa Rosada, se dijo que finalmente vendría el Ministro Florencio Randazzo... cosa que tampoco sucedió. Tremendo desaire del kirchnerismo seguramente ha hecho mella en las ambiciones personales de Gioja aunque, para no amargar más al Sr. Feudal, el periodismo local silenció la inasistencia de los popes del Frente para la Victoria.

Organizó la Fiesta Nacional del Sol con el único motivo de que el país hable de lo bien que gobierna San Juan y de sus "chances presidenciales" para lo que invitó nada menos que a Mirtha Legrand y Susana Giménez sin luego hacer ninguna rendición de cuentas. En San Juan se tomó como toda una victoria política que la Presidente Fernández aceptara el pedido de Gioja de que los actos del pasado 25 de mayo se iniciaran en el espléndido Valle de la Luna... pero a pesar del gran despliegue del gobierno provincial, el evento pasó casi inadvertido en todo el país. Ahora se viene la Cumbre de los Presidentes del MercoSur que, gracias a la gestión del gobernador sanjuanino, serán en esta Provincia para principios de julio próximo: sin dudas, será una nueva oportunidad para que Gioja pueda aparecer sonriente ante las cámaras del periodismo bonaerense.

Por más que no faltae una corte de aduladores que festeje hasta lo ridículo cada acción de Gioja, nuestro gobernador equivoca el camino cuando busca ocasiones para que todos le tengamos que rendir pleitesía. De todas maneras, tener obnubiladas a la mayoría de las voluntades provinciales no le alcanza para posicionarse a nivel nacional, especialmente en Buenos Aires en donde su figura genera un gran rechazo.

Gioja ha dado muestras de su calaña cuando operó en las sombras para destituir al Gobernador Alfredo Avelín en el año 2002, cuando fue parte de ese bloque de inescrupulosos senadores justicialistas que vendieron su voto a favor de la Ley de Reforma Laboral en el año 2000 y, especialmente, cuando entregó los recursos mineros de la Argentina a capitales transnacionales por unas pocas monedas tanto durante su dilatada labor como legislador nacional como ahora en sus dos periodos consecutivos como Gobernador de San Juan.


publicidad oficial para el "Abrazo del Tricentenario"

domingo, 30 de mayo de 2010

Mafia mapuche y descuartización de la Argentina

Desde hacen unos pocos años, en la Argentina está en boga hablar de "pueblos originarios" para referirse a los descendientes de las naciones aborígenes que habitaron en estas tierras.

En consecuencia, según el pensamiento que se ha extendido entre las nuevas generaciones, habría que dejar de conmemorar el día 12 de Octubre como "el Día de la Raza" ya que entienden que con la llegada de Cristóbal Colón se desató un tremendo genocidio. Pero allí no terminaría todo: aparentemente, quienes descendemos del encuentro de españoles y aborígenes estamos en deuda con los descendientes de aquellos "pueblos originarios" y lo mínimo que correspondería es restituírles terrenos a aquellos que aseguran pertenecer a esos pueblos que habrían sido aniquilados por los españoles.

La Reforma Constitucional del año 1994 se pronunció acerca de los "pueblos originarios" cuando se refiere a las Atribuciones del Congreso de la Nación. Leemos en el Artículo 75 Inciso 17 de nuestra Constitución Nacional: "Reconocer la preexistencia étnica y cultural de los pueblos indígenas argentinos. Garantizar el respeto a su identidad y el derecho a una educación bilingüe e intercultural; reconocer la personería jurídica de sus comunidades, y la posesión y propiedad comunitarias de las tierras que tradicionalmente ocupan; y regular la entrega de otras aptas y suficientes para el desarrollo humano; ninguna de ellas será enajenable, transmisible ni susceptible de gravámenes o embargos. Asegurar su participación en la gestión referida a sus recursos naturales y a los demás intereses que los afecten. Las provincias pueden ejercer concurrentemente estas atribuciones."

La comunidad más combativa en esto de la "reivindicación" de los pueblos originarios es la mapuche.
Los mapuches son, en realidad, originarios de lo que hoy es Chile y, luego de que los españoles fundaron la Capitanía General en ese vecino país, fueron emigrando hacia el Este. Cruzaron la Cordillera de los Andes y sometieron brutalmente a los tehuelches, puelches, huiliches, pehuenches y los pampas, verdaderos pueblos "originarios" de las tierras que hoy forman parte de las Provincias de Neuquén, La Pampa y Río Negro. Aunque nunca fueron precisamente un pueblo pacífico ya que los antecedentes belicosos de los mapuches se remontan hacia el año 1250 cuando, del otro lado de la Cordillera, se dirigieron hacia el norte y destruyeron el Imperio Tihuanaco.

En la República de Chile, los mapuches están también reclamando tierras y hasta algunos de ellos han reconocido su intención de constituír un nuevo país independiente. No debería entonces extrañarnos a los argentinos que ese nuevo país que ambicionan estas comunidades originarias no solo se conforme con parte del territorio chileno sino también con una notable porción de la Argentina.

Este movimiento "reivindicatorio" no es para nada improvisado ya que se han tejido conexiones políticas con agrupaciones de España, Inglaterra y Holanda; de hecho, tienen una relación "cercana" con Batasuna, el brazo armado de la ETA, agrupación terrorista vasca.

Algo curioso es que todo este movimiento de reivindicación de los derechos de los mapuches está apoyado, desde Mayo de 1996, por "Enlace Mapuche Internacional"(EMI) una ONG con sede en ¡Bristol, Inglaterra! que reemplazó al Comité Exterior Mapuche (CEM), organización que venía operando internacionalmente desde 1978. El directorio de "Enlace Mapuche Internacional" está encabezado por Reynaldo Mariqueo, de ascendencia auracana e integrado por otras personas de origen anglosajón que sostienen que están "preocupados de la situación de las naciones y pueblos indígenas de la Americas" (¿¿??). Es llamativo que su sitio web oficial no puede leerse en el idioma de los mapuches, pero está disponible en los idiomas español, francés, inglés y alemán...

Otro referente de los mapuches en Europa es Rafael Railaf, quien dirige la Fundación Folil con sede en Holanda.
Tanto Mariqueo como Railaf salieron exiliados de Chile en la década del setenta, lucharon contra Pinochet durante los ochenta y se reconvirtieron en defensores de la causa indígena tras la instalación de la democracia. Mariqueo fue entrevistado por la influyente BBC de Londres en donde sostuvo toda una declaración de principios: "Queremos algún grado de autonomía o autodeterminación, como el que plantea la declaración de derechos de los pueblos indígenas de la ONU, o como el que tienen las comunidades autónomas de España y los países de Escocia, Gales e Irlanda".

En el año 2008, el Diario La Nación informó que agrupaciones nacionalistas europeas mantienen estrechas relaciones políticas con las organizaciones de indígenas chilenos. Los parlamentos de Galicia y de Cataluña ya aprobaron mociones de "apoyo al pueblo mapuche". Y la Alianza Libre Europea (ALE), una agrupación de partidos independentistas del Viejo Continente, quiere que el Parlamento Europeo les dé su reconocimiento oficial. La ALE presentó su solicitud a petición de dos de sus socios: la Unión Democrática Bretona (UDB) y el Bloque Nacionalista Gallego (BNG), con los cuales los mapuches firmaron recientemente acuerdos de colaboración que terminaron en la fundación de un nuevo partido político, el Wallmapuwen ("Tierra Mapuche"), inscrito en el Servicio Electoral.

Actualmente y tal como sucedió en el Siglo XIX, en nuestro país, la comunidad mapuche está avanzando a pasos agigantados. Aferrándose al mencionado Inciso 17 del Artículo 75 de la Constitución Nacional, los mapuches iniciaron acciones legales y mediáticas para apropiarse de terrenos fiscales y privados aduciendo que fueron "arrebatados" a sus ancestros.

En el caso particular de la Provincia de Neuquén, se activó una perversa industria de juicios contra un Estado (otra más y van...) y se determinó que terrenos fiscales pasaran a manos de los "pobres" mapuches. No satisfechos con esos triunfos, fueron por más: en nombre de sus antepasados, usurparon escuelas, un hotel de lujo y hasta crearon un centro de ski. Su intolerancia y prepotencia quedaron en evidencia cuando los descendientes de aborígenes tomaron impúnemente el internado Mamá Margarita, ubicado en Junín de los Andes y que fue administrado durante décadas por religiosas católicas, lo cual fue justificado por Jorge Nahuel, dirigente mapuche, dijo que "Era una intromisión del catolicismo sobre las nuestras creencias" (...)

Parece que la prédica de los "derechos ancestrales" deja sus réditos: en Neuquén, segúnel Intendente
Silvio del Castillo (dirigente del Movimiento Popular Neuquino) "En Villa Pehuenia los mapuches ya tienen 10.000 hectáreas en su poder. No voy a entregarles un metro más". El portal La Angostura Digital informó que un estudio de la Sociedad Rural de Neuquén indica que hay no menos de 57 campos usurpados por los mapuches. En los juzgados de Zapala, San Martín de los Andes, Cutral-Có y Villa la Angostura, se sustancian alrededor de 36 causas penales y civiles por usurpación, según revela Juan Manuel Salgado, director del recientemente creado Observatorio de Derechos Humanos de Pueblos Indígenas, con sede en Neuquén capital, y que avala una denuncia presentada ante el Relator Especial de las Naciones Unidas sobre la situación de los derechos humanos y de las libertades fundamentales de los pueblos indígenas.

En la Provincia de Neuquén, cualquier empresa que desee hacer obras de infraestructura en beneficio de la población debe pagar de antemano "algún peaje" a las comunidades mapuches que están asentadas. Los pedidos más recurrentes que hacen las familias "orginarias" a los empresarios son camionetas 4x4 que "necesitan" para transitar por inhóspitos rincones cordilleranos.

Recientemente, el Banco Mundial ha prestado unos seis millones de dólares a la Confederación Mapuche los cuales fueron destinados, supuestamente, a mejorar las condiciones de vida y solventar emprendimientos productivos. Ante las dudas sobre el manejo de ese dinero, el dirigente Jorge Nahuel exhibe orgulloso una fotocopia donde consta del sobreseimiento dictado por el juez federal Sergio Gabriel Torres.

En las vísperas de la celebración del Bicentenario de la Patria, se llevó a cabo una marcha de los "pueblos Orginarios" por las calles de la Ciudad de Buenos Aires. Los manifestantes tuvieron la suerte de ser recibidos por la Presidente Cristina Fernández a la que Josefina Vargas, representante de los mapuches, le dijo "Todavía estamos vivos, no nos han terminado de matar" y agregó, cargada de resentimientos, "Son doscientos años, pero yo no puedo decir que estoy festejando". En un acto celebrado en el Salón de las Mujeres del Bicentenario, la primera mandataria recogió tantos elogios como reclamos de las comunidades indígenas y, para algarabía de los presentes, anunció creación de la Comisión de Análisis e Instrumentación de la Propiedad Comunitaria Indígena, ente descentralizado de Desarrollo Social que deberá encargarse de garantizar el derecho constitucional a que las tierras en las que viven los pueblos originarios sean reconocidas como propiedad comunitaria.

A muchos les cae simpático todo ésto de hablar de pueblos originarios como si se estuviera creando una nueva y superior categoría de ciudadanos. ¿Acaso quienes hemos nacido en esta tierra no somos también "originarios"? ¿por qué los mapuches no hablan de resarcir a las comunidades aborígenes que exterminaron? Lo cierto es que estas comunidades aborígenes exigen altaneramente al Estado Nacional y a los Estados Provinciales, despreciando toda institución democrática y, peor aún, a la Nación Argentina.

Lo que es más indignante es que sus motivaciones de esta comunidad no son culturales ni afectivas: se están haciendo de tierras muy valiosas, haciendo jugosos negocios sin ni siquiera pagar impuestos poniendo en jaque la soberanía argentina en su propio suelo... ¿alguien saldrá a desenmascarar esta mentira? ¿alguno de nuestros gobernantes defenderá a la Argentina?

sábado, 29 de mayo de 2010

Marcha a favor de la Familia en San Juan... a pesar de los intolerantes

En en el día de hoy, en la Provincia de San Juan, se desarrolló una marcha pacífica para defender a la familia como institución fundamental de la sociedad y para protestar por el avance del proyecto de ley con el que se pretende legalizar el "matrimonio" entre personas del mismo sexo.

Esta iniciativa partió de diez familias que se unieron para promover un espacio para canalizar el pensamiento de muchos argentinos acerca de este tema tan controversial en estos tiempos. El sitio web de esta agrupación se llama "Salvemos a la Familia" y desde allí difunden noticias, comunicados y material que sustenta su visión.

La cita fue a las 16 hs. en la Ciudad de San Juan uniendo en su recorrido el Centro Cívico con la Iglesia Catedral para realizar una manifestación pública que, según los mismos organizadores, no tuvo fines políticos ni religiosos y se congregaron poco menos de cinco mil personas que llegaron en familia bajo el lema "Queremos papá y mamá".

Pero no todo fue pacífico como hubiera correspondido. Vivimos en un país en donde no sabemos convivir civilizadamente.

Paralelamente, un grupo de jóvenes se juntó en Plaza España, justo enfrente del Centro Cívico, para pronunciarse a favor de la ley que impulsa el kichnerismo y varias agrupaciones afines. Con bombos y pancartas en donde se quejaban de la"homofobia", esos jóvenes empezaron a provocar verbalmente a las familias que se disponían a dar inicio a su marcha. No satisfechos con ello, los jóvenes que apoyan el "matrimonio gay" fueron interponiéndose en el camino de los otros manifestantes en clara actitud desafiante, intentando caldear los ánimos de quienes no apoyan esa medida. En contados momentos tuvo que intervenir la Policía para separar a algunos manifestantes de bandos opuestos.

Afortunadamente, no se dio el enfrentamiento en los términos violentos tal como pretendía ese pequeño grupo. Este episodio es una pequeña muestra de cómo está actualmente esta Argentina en la que nos enfrentamos ideológicamente hasta volvernos irreconciliables, en donde algunos quieren una sociedad con un único pensamiento, en donde se ataca y menosprecia a quienes defendemos a la familia.

Si esos chicos deseaban manifestarse a favor del ¿matrimonio? gay, podrían haberlo hecho tranquilamente sin necesidad alguna de procurar entorpecer un acto público de gente que no piensa como ellos. Por estos días, está avanzando un proyecto que atenta seriamente contra la familia como institución y, lo que es más grave, no se promovió nunca un debate abierto y respetuoso para toda la sociedad sino que se pretende imponer una normativa solo para satisfacer el capricho de unos pocos que, paradójicamente, se quejan de una presunta "homofobia".

Esta ley nos involucra a todos y está mucho más allá de ideologías políticas y religiosas.
Hoy en día se ha entronizado al hedonismo. Parece que todo lo que da placer debe estar permitido, sin importar daños a terceros... pero no, desde el primer momento, el ser humano ha sido creado para vivir en comunidad y, aunque guste o no reconocerlo, somos productos de la sociedad en la que vivimos y es inadmisible la prédica de que cada cual puede hacer lo que se le antoje ignorando las consecuencias que la gran mayoría de los actos de cada uno tiene en los demás.

Hoy en día, los medios masivos de comunicación no solo nos imponen reiterativamente que la homosexualidad ha dejado de ser una patología, sino que ser homosexual es "lo más". Vemos en distintos medios que los homosexuales que se nos presentan son todos exitosos, simpáticos, inocentes y puros, mientras que los heterosexuales somos la encarnación de todas las perversiones y maldades. De hecho, en estos últimos años, es políticamente correcto hablar únicamente bondades de la homosexualidad.

En distintos puntos de nuestro país, se llevan a cabo distintas manifestaciones a favor de la familia y en contra del "matrimonio" para personas del mismo sexo pero (y no es un dato menor) no tiene, ni por asomo, la misma repercusión que los dichos y actos para impulsar esta polémica ley.

Ahora la Cámara de Senadores de la Nación tiene la palabra en este tema. Esperemos que proceda democráticamente y no se deje presionar por los poderosos lobbies que pugnan por una ley de la que a nadie le han consultado previamente.

miércoles, 26 de mayo de 2010

"La fiebre del oro"

Artículo publicado por Diario El País

Es el último mito. El último dios profano. Escaso y eterno, no sirve para nada, pero la humanidad lleva siglos matando y muriendo por él. Valor refugio en momentos de crisis, su precio está disparado. Un viaje en su busca desde las minas perdidas de los Andes hasta el Primer Mundo.


De las entrañas de la Tierra. Un lingote de 'metal doré', mezcla de oro y plata, según se funde en la mina Veladero.

El lingote es más grueso y estrecho que un ladrillo. Del tamaño de un bizcocho. Pesa 30 kilos. Salió hace horas al rojo del horno. Muestra una superficie irregular, rugosa y mate. Sembrada de costras cristalinas. Tiene un tono plomizo. Cuesta levantarlo. Está helado. Como si guardara en su alma la memoria de haber permanecido millones de años atrapado en las entrañas de la tierra en un territorio donde se alcanzan los 40 grados bajo cero. Vale 400.000 euros. Contantes y sonantes. Más adoquines de oro duermen sobre el suelo de la fundición. Los mineros los manejan con indiferencia. Casi con desprecio. Son tipos duros y silenciosos. Muy cautos. En el negocio del oro la discreción es la ley.

Jóvenes ya viejos. Anónimos en su clónico atuendo de faena. Con la cara tiznada, barba de días y manos nudosas como cepas. Consumen su existencia en la mina Veladero, a 5.000 metros de altura. Donde hasta hace una década sólo habitaban los guanacos, unos mamíferos emparentados con las llamas. Donde el aire es seco como la lija y nunca llena del todo los pulmones. A los operarios no les preocupa el producto de su trabajo. Si un pedazo de este lingote parirá un día un Rolex de 20.000 euros. Ellos trabajan por 800. Se alimentan con un pesado rancho cuartelero. Hoy, lentejas y empanada. Sobreviven. Y sueñan con sus 14 días de descanso tras 14 de trabajo; escapar, bajar, respirar. Antes de abandonar el campamento rumbo a San Juan, Tudcum o Rodeo, a nueve horas de aquí, serán registrados a conciencia. En especial sus botas. Las suelas son sometidas a un riguroso control de metales. También las de los dos periodistas. "Es un procedimiento habitual. Siempre desaparece algo; se pierde entre la ropa interior... descontamos una merma de 200 gramos al mes", aclara el encargado de seguridad de la mina.

Para producir este lingote de 30 kilos los mineros han tenido que arrancar, mover, pulverizar y someter a procesos químicos 20.000 toneladas de roca. Primero las explosiones a base de nitrato de amonio y fuel (puntuales tras el almuerzo) que retumban en todo el valle del Cura. Luego pegarle un bocado a la cordillera (como llaman aquí a los Andes) con excavadoras que degluten 20 toneladas de montaña en cada paletada. Y trasladar los escombros en monstruosos camiones Caterpillar. Triturarlos a conciencia y regarlos con una solución de agua alcalina y cianuro hasta conseguir un barro grisáceo con pinta de comida para gatos. El último paso para conseguir los lingotes de metal doré (mezcla de oro y plata) es hornear esa pasta en la retorta. ¡Ale hop! Surge el oro por arte de magia.

El oro se está agotando. Hay más en las grandes ciudades y en los bancos que bajo tierra.

Esta mina perdida en los Andes argentinos, a 5 kilómetros de Chile y 170 de la civilización, va a proporcionar 200 toneladas de oro a lo largo de sus 17 años de vida a la canadiense Barrick. Después caerá agotada. Y pasará al olvido. Como aquellos poblados americanos del Gold Rush. Usar y tirar. Y buscar nuevos filones. Lo denominan minería golondrina. La producción durante esos 17 años está calculada al gramo. Inventariada como reservas. Barrick basa su valor en Bolsa en la promesa de extraer y colocar en el mercado esos kilos de oro. Y en los de otras 27 minas de su propiedad en los cinco continentes. En Veladero, cada tonelada de roca proporciona 1,4 gramos de metal precioso. Para conseguir un discreto anillo de oro hay que volar 20 toneladas de montaña. A ciegas. El oro no se ve. Se adivina. Química y geológicamente. Las pepitas son una anécdota del pasado. Ya no existe el tesoro de Sierra Madre. Está disperso en cantidades microscópicas. Como si alguien lo hubiera espolvoreado sobre kilómetros de terreno desierto. Hay que ir más lejos, a lugares más inaccesibles, cavar más hondo y gastarse más dinero para arrancar menos. Y, desde los ochenta, trabajar a cielo abierto. Como en Veladero. Este tipo de explotación dobla la producción de la minería tradicional de galerías. El daño ambiental puede ser irreparable.

El oro se está agotando. Se ha producido más del que queda. Hay más oro en las grandes ciudades, en los bancos centrales, en los fondos de inversión, que bajo tierra. Más cosechado que por cosechar. Los expertos dicen que los yacimientos auríferos tocarán fin en 20 años. Las minas de Sudáfrica, la ubre mundial durante un siglo, están extenuadas. China ha tomado el relevo como primer productor. Devora. Y primer consumidor. Compra todo lo que puede. Inmersos en una sociedad rural y poco bancarizada, los chinos prefieren ahorrar en oro que en papel moneda. Para responder a su demanda, las multinacionales se han lanzado a explorar frenéticamente. Se intenta incluso reabrir minas que se daban por agotadas. Se ha triplicado la inversión en exploración. Al precio actual del gramo (cuatro veces más que en 2000) vale la pena arriesgarse. El premio es seguro.

Observadas con lupa por sus desmanes, arrastrando siempre el complejo de arramplar más de lo que aportan, las mineras se ven hoy obligadas a proyectar una imagen de responsabilidad social y laboral y de compromiso con el medio ambiente. Engrasar lobbies. Ganarse a los políticos y las comunidades vecinales. Elaborar sinceros informes de impacto ambiental. Ofrecer mejores condiciones laborales. Especialmente en los países desarrollados. Algo que no pasa en China, donde 2.000 mineros mueren cada año. O en Ucrania y Rusia, que le va a la zaga. Ya no es estético (ni ético) dejar a la vista las heridas que provoca la minería. Hay que taparlas. Y monitorizar los vertidos. Y torear a los ecologistas. Y ganarse a los medios. E invertir en el desarrollo de la región. Las mineras tienen que gastar más para ganar mucho. Y el mercado está alerta. Barrick se juega cada jornada su cotización. Sus ejecutivos tienen un ojo puesto en los yacimientos y otro en Wall Street. Su director de comunicación, Miguel Martín, lo explica: "No es que hagamos filantropía; es que practicar una minería responsable, moderna, sostenible y respetuosa es un buen negocio. Lo exigen nuestros inversores. Sobrevives en este negocio si consigues proyectos; si tienes una buena imagen global y ganas licitaciones. Los inversores ponen su dinero en tus acciones si haces bien las cosas. No quieren problemas. No quieren escándalos". No se equivoca nuestro compañero de viaje, las multinacionales mineras ya no quieren ser tachadas de peligrosas, sucias, depredadoras, golpistas y egoístas. Nada de diamantes de sangre. A la larga supone perder dinero. Un buen ejemplo es la caída en picado de las acciones de British Petroleum tras su vertido de crudo en el golfo de México. Un ave agonizando entre petróleo no es la mejor tarjeta de presentación en Bolsa.

La cicatriz del progreso. El valle de Conconta, visto desde el paso del mismo nombre, a 5.000 metros de altura. Desde el glaciar se divisa el ascenso del camino que comunica Tudcum con los yacimientos de Veladero.

Crear una mina es un proceso lento. Desde que se descubrieron los yacimientos de Veladero hasta que se fundió el primer lingote de oro pasaron 10 años. La región llevaba 20 siendo explorada. Con mula y tienda de campaña. En 1997, su adjudicataria, una compañía argentina, encontró oro. Mantuvo en secreto el descubrimiento. Estrategia empresarial. El precio del metal precioso se había desplomado en esos días. No era momento de rascarse el bolsillo. Barrick puso sus ojos en Argentina. Un país virgen. Sin tradición minera. Consiguió hacerse con la propiedad del yacimiento tras varias operaciones financieras. En 2003, con la totalidad de las acciones de Veladero en su poder, comenzó la construcción de este complejo de 130 kilómetros cuadrados. Para empezar, un camino minero de 160 kilómetros que cruza montañas y corta glaciares a 5.000 metros de altura. Por fin, en octubre de 2005, durante una gran fiesta en San Juan, fue presentado en sociedad el primer lingote del yacimiento.

El oro es una apuesta a largo plazo. Una vez que una mina arranca, cada minuto cuenta. Hay que hacer caja. Y repartir dividendos. Para que cuadren los balances y se cumplan sus previsiones hasta el cierre del yacimiento, la minera deberá llevar a cabo miles de explosiones y mover cientos de miles de millones de toneladas de terreno. Ya ha desviado ríos. Trazado y construido caminos y carreteras; campamentos y un gigantesco centro logístico; instalado generadores solares y eólicos; centros de comunicaciones, puestos de control policial y refugios contra la nieve. Sus 1.500 empleados trabajan día y noche en tres turnos. Cada uno de los 34 camiones Caterpillar 793 cuesta dos millones de euros. Barrick, la primera empresa del sector, ha enterrado en este yacimiento 630 millones de euros. No hay tiempo que perder. El mundo padece una insaciable sed de oro.

Lo primero que hizo Barrick en los Andes fue construir un camino de 160 kilómetros.

La cotización del metal amarillo se alimenta de la incertidumbre. Y hoy abunda. Sea por la ansiedad de Wall Street, la crisis del sistema bancario, la amenaza de Irán, el creciente papel de China, la quiebra de Grecia o la debilidad del euro. O por la suma de todos ellos. El oro es el valor refugio. El lingote bajo la cama. La inversión de los cobardes. Una "reliquia bárbara", como la definió el economista John Maynard Keynes. "El oro cristaliza el miedo", explica Juan Ignacio Crespo, matemático, experto financiero y director europeo de la compañía Thomson Reuters. "El oro es miedo; miedo palpable. Ante la incertidumbre reacciona al alza. La gente lo compra para refugiarse. Y su precio ha sobrerreaccionado ante la intranquilidad de los mercados, las pérdidas empresariales y algunas sorpresas como la estafa de Madoff. Todo eso ha provocado una fiebre por este activo, que se mueve generalmente al margen de los intermediarios (como el odiado Bernie Madoff). El oro se ha disparado. Sube porque sube. No hay otra explicación. El dólar está fuerte, y la inflación, controlada. Y el oro se consideró siempre un salvavidas cuando el dólar decaía y la inflación arreciaba. No hay explicación. Subirá hasta que los inversores se den cuenta de que esta rosa tiene sus espinas".

La cotización del oro se alimenta del miedo. Y hoy abunda, desde Grecia y el Euro hasta Wall Street.

Algo que no se prevé a corto plazo. Su precio supera los 30.000 euros el kilo. El triple que hace cinco años. Cuatro veces más que en 2000. El mayor de su historia. Las acciones de las mineras se han disparado. Especialmente en el último mes. "Cuando el oro sube uno, las mineras suben dos; y cuando baja uno, las mineras bajan dos. Hay que aprovechar la coyuntura cuando hay dinero fresco", dicen desde la industria.En torno al oro todo son preguntas sin respuesta. La única certeza es que si sube, mal asunto. Hay que echarse a temblar. No es lo mismo que con otras materias primas estratégicas. El paladio y el platino, metales preciosos y componentes clave de la industria automovilística, pueden cotizar al alza si se prevé un despegue de las ventas de coches. El petróleo puede escalar si China y la India anuncian crecimiento y se prevé una mayor demanda energética. El oro sólo sube cuando algo va mal. Es gafe. Un chivato que avisa de un futuro negro. Lo reconocía durante unas jornadas sobre el oro en el Instituto de Estudios Bursátiles el economista y estratega de Citigroup José Luis Martínez Campuzano: "Comprar oro es jugar al riesgo. Tirar la moneda al aire esperando que ocurra algo horrible. La inquietud le viene bien. Su precio se basa en expectativas. Vive del miedo. Es poco racional. Y aunque se nos diga que la recuperación económica mundial es un hecho, el creciente papel del oro como refugio nos está indicando que no se pueden lanzar las campanas al vuelo".

El oro es el último mito. El último dios pagano. Vale porque queremos que valga. Es una alucinación colectiva. No sirve para nada, pero se mata y muere por él. Tiene valor porque creemos que lo tiene. Podríamos vivir sin él. No es indispensable. Es un activo financiero más que una materia prima. No mueve el mundo como el petróleo, el uranio o el gas. No tiene la utilidad del cobre, el níquel, el carbón o el hierro. No alimenta como la soja; no se convierte en combustible como el maíz. Tiene un papel marginal en la medicina y la industria electrónica. Su uso principal es la joyería (la India consume un 80%), la inversión y la especulación. Y como estática reserva de los Estados; como elemento de su soberanía y prestigio y ante situaciones de emergencia: desde una guerra hasta una suspensión de pagos (otra ración de miedo).

Un viaje completo.Uno de los frentes de la mina Veladero.

Y con todo, es la materia más codiciada. La más escasa. Resistente, inalterable, maleable, divisible. La mayoría del oro que se ha producido a lo largo de la historia (160.000 toneladas que cabrían en dos piscinas olímpicas) permanece en circulación. Una y mil veces fundido nunca pierde su brillo ni su poder. Contemplar cómo se derrite entre llamaradas azules en el fondo de un crisol es un espectáculo mágico. Vale por su leyenda. El oro del anillo de cualquier lector (lectora) de este reportaje tal vez recubrió el sarcófago de un faraón o fue arrebatado a los dacios por los romanos; llegó a Europa a bordo de un galeón; o fue un lingote de la Alemania nazi con la esvástica grabada. Es el mismo oro. Es eterno.

Es leyenda. En ocasiones negra. Desde los yacimientos esquilmados por los conquistadores españoles y portugueses en Potosí, Ouro Preto, Sucre, Guanajuato, Huanchaca y Zacatecas para financiar el capitalismo europeo, hasta el oro africano manchado de sangre, la industria arrastra un triste legado. Y también un presente inhumano con la denominada minería artesana; la minería irregular, la de la miseria, que supone una cuarta parte de la producción mundial de oro. Según la Organización de las Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial (UNIDO en sus siglas inglesas), al menos 1,5 millones de personas, un tercio mujeres y niños, se dejan la vida en Sudán, Tanzania, Laos, Mongolia, Perú o Brasil extrayendo oro en condiciones intolerables. En algunas minas de los Andes peruanos, los operarios son contratados bajo el feudal régimen del cachorreo: el minero trabaja un mes sin cobrar y el día 31 puede quedarse con todo el material que sea capaz de extraer. Si encuentra una veta, puede ganar una pequeña fortuna; si no, debe empezar de nuevo. Esta minería de los pobres alentada por la febril demanda de oro está desforestando regiones de la Amazonia, lanzando toneladas de mercurio a la atmósfera y los ríos y pudriendo los pulmones de los mineros. Mientras aumente la cotización del oro, seguirá creciendo.

En Suiza, los lingotes en bruto son refinados y convertidos en oro con una pureza de 999,99

Al igual que la industria del reciclaje, la llamada minería urbana. La creciente demanda de oro y el estancamiento de la producción minera han hecho que los países en desarrollo, principalmente en Oriente Medio, India y el sureste Asiático, se hayan lanzado a recuperar minerales preciosos (oro, plata, platino, rodio, paladio) de los teléfonos móviles, los ordenadores y los catalizadores de los coches con procedimientos fuera de control. De una tonelada de chatarra informática se pueden extraer 15 gramos de oro. Diez veces más que de una tonelada de roca de Veladero. El reciclaje es el segundo mayor proveedor de oro. El problema es el impacto ambiental. Y las condiciones de trabajo de esos otros mineros.
Posiblemente a causa de esa realidad trágica que arrastra, el negocio del oro sea tan opaco. Sus explotaciones están localizadas en lugares remotos. El negocio rara vez abre sus puertas. Ni muestra sus lingotes. Ni proporciona más información que la justa. Empezando por los bancos centrales, que almacenan con sigilo una cuarta parte de las reservas mundiales, y continuando por las refinerías, principalmente suizas, que se mantienen enfermizamente fuera de los focos. Tampoco son transparentes los compradores y vendedores profesionales. Apenas hay que entrar en algunos comercios de los barrios más populares de Madrid y Barcelona, para sumergirse en un universo inquietante donde la violencia se palpa cuando uno se presenta como periodista. "Aquí nada de fotos", es la respuesta. A.V., un treintañero empresario holandés que dirige Oro-Express, una de las franquicias de compraventa nacidas al rebufo de esta última fiebre del oro, pide que no figure su nombre en este reportaje por motivos de seguridad. "Pueden amenazar a mi mujer, secuestrar a mis hijos... El negocio del oro en España no es profesional. En Oro-Express le queremos dar la vuelta. Esto no tiene nada que ver con Suiza, Alemania o Austria, donde todo es serio; un vehículo de inversión respetable con mucha demanda. Aquí la gente no se fía. Todo es cutre. Da miedo. El oro en España siempre ha tenido mala imagen. A nuestras tiendas vienen a vender cosas robadas o a comprar oro con dinero negro y sin factura, y no puede ser. Nos negamos. Hay que convertir este negocio en algo respetable. Donde tu madre pueda venir a vender sus joyitas. Sacarlo de las sombras".

El último eslabón de la cadena de esa opacidad del sector son los inversores rusos y canadienses que han vuelto sus ojos hacia los históricos yacimientos auríferos de Asturias que pretenden resucitar. Se han negado a ofrecer ninguna información para este reportaje sobre sus proyectos a cielo abierto en El Valle-Boinás, Carles y Salave. Tras los primeros contactos, la callada por respuesta. Los ecologistas aguardan.

Quizá debido a esa espesa opacidad del sector fue una sorpresa que Barrick, la compañía líder del sector con una producción de 250 toneladas de oro al año, autorizara nuestra visita a Veladero, una de las minas más aisladas del planeta, en tiempo récord. Su intención era clara: dar ejemplo de transparencia en un negocio siempre en tela de juicio. Esta compañía canadiense nacida en 1983 comenzó a explorar fuera de Norteamérica en 1993. Hoy está presente en una decena de países, desde Australia hasta Tanzania. Argentina es su último El Dorado. Un territorio virgen e inexplorado. Espalda con espalda con Chile, donde cerca de un 10% del PIB se debe a la minería. A sólo cinco kilómetros de Veladero se construye el complejo Pascua-Lama, que reúne a los dos países en un proyecto binacional en el que Barrick invertirá cerca de 3.000 millones y donde espera extraer 10 veces más cantidad de oro que en Veladero. Entrará en funcionamiento en 2013. Un tercer proyecto aurífero al sur de Argentina, en la localidad de Esquel, fue rechazado por el 81% de su población en un referéndum celebrado en 2003. Su futuro es incierto. Su nueva propietaria, la minera canadiense Yamana Gold, no ha tirado la toalla. El debate está abierto. "La pregunta que nos hacemos en Argentina es si esto vale la pena. Conforme, puede traer riqueza, pero también sabemos que esta gente no ha venido a hacer beneficencia", reflexiona un cirujano de San Juan que solicita permanecer en el anonimato. "A la larga, ¿qué vamos a sacar de todo esto? Estamos entregando el oro como hacían los indios en el siglo XVI a cambio de muy poco; de un 3% de regalías por lo producido. Esta minería es multinacional, intensiva, entreguista y exportadora. Todo lo contrario a como debería ser. ¿Y después de esos 17 años, qué? ¿Qué nos queda? ¿La contaminación y la pobreza? Pero los ecologistas lo han hecho mal. Han mentido. Han dado datos falsos. Y con la mina está entrando mucho dinero en San Juan. El 30% de los ingresos de la provincia vienen de Veladero. Hablan de 45.000 empleos inducidos. Esta provincia era lo último de Argentina. Y las minas han frenado el éxodo. ¿A qué carta nos quedamos?".

La minería irregular proporciona un cuarto de la producción y acaba con muchas vidas

Según nuestro acuerdo con Barrick, la visita a la mina Veladero duraría, por cuestiones de seguridad, un día. Doce horas de avión desde Madrid hasta Buenos Aires. Tres hasta Mendoza. Dos de coche hasta San Juan. Un exhaustivo reconocimiento médico. Una sesión de propaganda corporativa. Y la firma de un documento eximiendo a la minera de cualquier responsabilidad sobre nuestra integridad física. A las tres de la madrugada comenzaba el viaje hasta Veladero: tres horas de carreteras secundarias y seis de camino minero bajo la protección de la Gendarmería Nacional y escoltados por una ambulancia. El camino de tierra está tapizado de sal para evitar su congelación. Cada pocas horas un enfermero mide a los visitantes la saturación de oxígeno en la sangre.

Los gigantes de la minería. El taller de mantenimiento de la mina. Un grupo de mineros posa junto a un camión Caterpillar793, capaz de transportar 236 toneladas de roca.

Un recorrido bellísimo, agotador e interminable. Con paradas inesperadas por los vientos de 100 kilómetros. Por un territorio agreste, sin vegetación ni vida animal. Paredes verticales de miles de metros. Nieves perpetuas. Volcanes. Ríos congelados y una luz que abrasa. En el paso de Conconta, a 5.000 metros de altura y 9 grados bajo cero de temperatura (el invierno comienza en Los Andes en mayo), con los cristales del vehículo cubiertos de hielo que se elimina con chorros de alcohol, surge entre los viajeros el mal de altura, el maldito soroche, que llevamos intuyendo desde que hemos superado la cota de los 3.500 metros. A partir de esa altura llega menos oxígeno a los tejidos. Se traduce en mareos, nauseas y dificultad para respirar. Conversaciones, las justas. Caminar con parsimonia. Subir escaleras es correr un maratón. El conductor se enchufa la mascarilla de oxígeno, se llama Daniel Gris y es de Rodeo. Nos pone éxitos de los ochenta. No divisamos un vehículo durante horas.

El único que se cruza en nuestro camino como un torpedo amarillo surgido de la nada es un furgón blindado de Prosegur. Procede de la mina. Va a toda velocidad. "Semanalmente transportamos desde Pascua-Lama hasta el aeropuerto de Mendoza 1.500 kilos de metal doré", confirma la compañía de seguridad. "El equipo que realiza este duro trabajo cuenta con una gran preparación física y es sometido a revisiones médicas para velar por su salud y su seguridad. Las unidades blindadas disponen de calefacciones suplementarias, depósitos especiales de combustible, dispositivos de seguimiento AVL y GPS con comunicación satelital y un equipamiento especial de supervivencia con tanques de oxigeno". Una vez que los guardias de seguridad depositen esos lingotes en Mendoza serán embarcados en vuelos privados de Barrick con dirección a Zúrich (Suiza). Y desde allí, enviados a las refinerías del sur del país. En ellas serán separados la plata y el oro, y este, convertido en lingotes oficiales de 12,5 kilos con una pureza de 999,99. De ahí, al mercado. Desde una de estas empresas refineras, Argor-Heraeus, confirman que la demanda de joyería ha bajado (sobre todo en Europa) y la de lingotes para inversión se ha disparado. "No damos abasto".

No siempre fue así. El oro no siempre ha estado de moda. En la historia ha protagonizado distintos papeles: mito religioso, tesoro imperial, material para acuñar, respaldo del papel moneda. A comienzos de los setenta perdió su función de convertibilidad con el dólar. Y comenzó su travesía del desierto. Tenía que redefinir su papel. En los noventa pasó al olvido. Alcanzó mínimos. No podía competir con la burbuja tecnológica. Y los nuevos productos de alto riesgo y gran rentabilidad. Las mineras dejaron de explorar y vendieron sus producciones a precios bajos, pero seguros. Los bancos centrales se desprendieron de cientos de toneladas de sus anacrónicas reservas (caras de almacenar y custodiar), en busca de activos que les proporcionaran mayores beneficios. El Banco de España puso en el mercado 240 toneladas entre 2005 y 2007. Se precipitó. Ingresó menos de lo que podía haber ingresado. Los analistas afirman que nadie pensaba que el oro fuera a subir de los 400 dólares la onza. Sólo unos meses después su cotización iniciaba un ascenso vertiginoso provocado por la crisis hipotecaria estadounidense. El oro se convertía en un refugio seguro. Y doblaba su cotización. No ha dejado de subir desde entonces.

La primera visión de los yacimientos de Veladero es imponente. Una montaña rebanada. Un anfiteatro de un kilómetro de profundidad donde cada peldaño tiene 17 metros de altura. Un escenario irreal de Mad Max donde se pierde la dimensión del tamaño de las cosas. La visita es agotadora. Al mal de altura se suma la interminable contrainformación y propaganda de los directivos de Barrick. Tienen una respuesta para cada pregunta; un procedimiento de seguridad para denegar cada petición; una cifra, un dato, un estudio que rebate cualquier crítica a su gestión medioambiental. No hay por dónde cogerles. Es imposible. Si pides uno, te dan tres. El cianuro es inofensivo; gastan menos agua de la autorizada; gracias a ellos sobreviven los glaciares, la flora y la fauna. Suma y sigue. Es un partido de tenis en la red en la que responden a cada raquetazo con un golpe ganador. Están bien entrenados.

Hemos visto y no hemos visto. Cada día 60 kilos de oro salen de estas minas. De ahí, rumbo al planeta para saciar la sed de metal amarillo. El futuro de esta tierra perdida habrá que verlo en 17 años. Cuando se cierre la mina. De vuelta a San Juan, al anochecer, con el cielo teñido de un extraño tono añil y la temperatura cayendo en picado, distinguimos una manada, aquí la llaman tropilla, de guanacos inmóviles en una charca. Son como esfinges. No se inmutan.

martes, 25 de mayo de 2010

Dos siglos en búsqueda de una identidad

En el día de hoy, los argentinos estamos celebrando el Bicentenario de la Patria al cumplirse nada menos que 200 años de la Revolución de Mayo en la que, un puñado de porteños azuzados por la Corona Británica decidió destituir al Virrey y crear en su lugar una Junta de Gobierno.

Si bien en aquel entonces no había conciencia de una nueva nación, fue tomado como acto fundacional de lo que hoy conocemos como la República Argentina. En consecuencia, se han preparado una serie de actos en todo el país para conmemorar un nuevo "cumpleaños de la Patria".

Durante décadas, los argentinos recibimos una versión deformada y edulcorada de aquellos sucesos tan importantes: que llovía torrencialmente mientras la gente se congregaba espontáneamente, que dos hombres de apellido French y Berutti repartían cintas celestes y blancas entre los patriotas, que todos decían "el pueblo quiere saber de qué se trata" y que, finalmente, salió milagrosamente el sol cuando la flamante junta patriota salió por el balcón del Cabildo para saludar a los ciudadanos que celebraban jubilosos... pero, a la luz de los hechos, hubieron varias diferencias entre lo que pasó y lo que aprendimos en la escuela primaria.


En realidad, los espejitos en colores venían desde Inglaterra

Desde que España llegó al "Nuevo Mundo" y empezó a saquear las riquezas de las tierras "descubiertas", Portugal, Inglaterra, Francia y los Países Bajos quisieron tomar partido y sacar sus tajadas. En aquellos tiempos, por la fuerza y/o por la diplomacia, los británicos se aprovecharon de la torpeza española y fueron avanzando sobre América hasta terminar por someterla políticamente sin que los pueblos lo notaran.

Para 1809, eran muchas las presiones de los criollos sobre el Virrey Baltasar Hidalgo de Cisneros para que se "libere" el comercio del Puerto de Buenos Aires con los ingleses. Ese concepto de "liberar" fue en realidad entregarse atados de pies y manos al mercantilismo inglés que encandilaba a las mentes "progresistas" de esta parte del mundo. Al fin y al cabo, lo que los ingleses no lograron con sus invasiones fallidas en los años 1806 y 1807, lo terminarían logrando mediante la colaboración de "patriotas" criollos que aborrecían a España pero que simpatizaban con Londres.

Ya en 1810, la autoridad de Cisneros estaba cada vez más desgastada en Buenos Aires aunque no así en el resto de las Provincias del Virreinato del Río de la Plata. En medio de la confusión política, a mediados de mayo, fragatas inglesas llegaron a los puertos de Buenos Aires y de Montevideo con periódicos europeos que daban cuenta de la caída del Rey Fernando VII en manos de Napoleón Bonaparte. Semejante noticia causó un gran revuelo entre los principales comerciantes porteños que vieron una estupenda oportunidad para deshacerse del yugo español y por eso terminaron exigiendo la renuncia al Virrey Cisneros.

Así, un minúsculo grupo se hace del poder del Virreinato del Río de la Plata; muchos libros de historia no nos dicen que esta movida política fue rechazada por varias provincias e intendencias. Es que los porteños tenían la sartén por el mango al tener el monopolio del Puerto y, al abrir el comercio a todos los productos fabricados en masa en manufacturas británicas que terminaron por marchitar las florecientes industrias del interior del Virreinato. En consecuencia, los "liberales" de Buenos Aires terminaron ahorcando las economías regionales... historia que se repitió durante las décadas subsiguientes.

Fragatas inglesas apostadas en el Río de la Plata saludaron con una salva de cañones al triunfo criollo de Mayo de 1810 porque, a la larga, sería su victoria. Santiago de Liniers y Bremond, héroe durante las Invasiones Inglesas y ex Virrey, organizó una contrarrevolución en Córdoba que terminó fracasando y, por orden de la Primera Junta, fue fusilado junto a otros militares que rechazaban al gobierno porteño. Luego de la derrota política, Cisneros y sus colaboradores intentaron huir pero fueron arrestados y deportados a España en una fragata... ¿adivinamos la bandera del navío en cuestión? sí, inglesa.

A pesar de que los gobernantes que tuvimos desde ahí en más fueron todos nacidos en estas tierras, nuestra historia se escribió con mucha sangre e injusticias. Miles de vidas fueron apagándose violentamente con el correr de los años en nombre de la Patria, producto de los muchos antagonismos que se produjeron entre los mismos hijos de esta tierra.


La Argentina es un crisol de razas. Miles de argentinos dieron su vida por la grandeza de este país y muchos murieron en el olvido, mientras muchos traidores a la Patria han quedado perpetuados en el bronce.

Este 2010 nos encuentra embuidos en divisiones ideológicas por formas casi opuestas de ver la realidad. Como pasó en los albores de nuestra historia como nación argentina, el peor enemigo de nuestro país no está afuera de los límites territoriales sino que muchas veces está entre nosotros.

Este Gobierno está desperdiciando una magnífica oportunidad para encontrar concensos entre los argentinos y redefinir nuestro país. El kirchnerismo se ha dedicado a reavivar fantasmas del pasado como nunca había pasado en estos más de 25 años continuados de democracias.

Necesitamos redescubrir nuestra historia y, entre todos, poner cada cosa en su lugar para poder levantarnos y caminar.

¡Feliz Bicentenario!... a pesar de todo.

sábado, 22 de mayo de 2010

Fabi, mejor una que sepamos todos...

Anoche, Fabiana Cantilo se presentó en el Teatro Sarmiento ubicado en la Ciudad de San Juan en donde presentó su nuevo disco "Por la vereda del sol", que contiene versiones acústicas de clásicos del rock argentino y con el cual vuelve a recurrir a la fórmula que tanto éxito le dio en otros momentos de su extensa trayectoria.

A los 51 años de edad, la Cantilo sigue desplegando su carisma arrollador sobre el escenario y le basta para entretener a su público.

Con 45 minutos de retraso y ante una platea colmada, Fabiana dio comienzo con "Una Tregua", primer sencillo de Hija del Rigor, su penúltimo disco. De ahí en más, hizo un repaso por la mayoría de los temas que integran las placas "Inconsciente colectivo" y el mencionado "Por la vereda del sol" los cuales, en su mayoría fueron coreados por el público.

Tal como le sucedió a lo largo de su trayectoria, no fue la misma repercusión la que obtuvo cada vez que tocó canciones de su autoría, los cuales eran escuchados respetuosamente por la gente aunque no eran ni coreados. Los momentos más intensos del recital fueron "Pupilas lejanas" y "Nada es para siempre", en donde la Cantilo se unió en el canto junto a la gente en varios versos de esas canciones.

Fabiana Cantilo es, sin dudas, una de las mujeres más importantes en la historia del rock en nuestro país. Tuvo el privilegio de cantar junto a Charly García, Fito Páez y Los Twists. Su carrera solista se inició de la mano de Charly, quien le produjo Detectives, su disco debut que salió a la luz en 1985 y que contenía canciones que le escribieron Spinetta, Páez y el propio Charly y tuvo en su banda nada menos que a Richard Coleman, Oscar Mediavilla y Gustavo Bazterrica (guitarras), Rinaldo Rafanelli (bajo), Daniel Melingo (saxo) y Fernando Samalea, Oscar Moro y Polo Corbella (baterías). A pesar de haber contado con tremendos músicos, la repercusión no fue con la masividad esperada.

Su carrera como solista continuó con altibajos. Sus mejores momentos fueron cuando se dedicó a ser más intérprete que cantautora como sucedió con el exitoso disco "Algo Mejor" del año 1991, que contó con la producción de Fito Páez y del que salieron grandes hits como "Mi enfermedad" (de Andrés Calamaro) y "Mary Poppins y el Deshollinador" que compuso junto a Páez.

Luego de haber editado Información Celeste en el año 2002, ya en el 2005, su discográfica le propone grabar un disco con grandes éxitos (ajenos) del rock nacional y se busca una fórmula comercial infalible: el tremendo carisma de Fabiana, grandes canciones de otras épocas y algunos éxitos recientes, todos amalgamados en un sonido unplugged. El trabajo se tituló Inconciente Colectivo y, tal como se preveía, tuvo una gran aceptación en el público.

Luego de haber vuelto a su faz de compositora con el disco Hija del rigor, se repitió el camino iniciado en Inconciente... con un nuevo disco que se llama En la vereda del sol, que fue editado el año pasado. A mi entender, la selección de grandes canciones de ambos discos se termina empañando con "Murguita del sur", "Fuego" y "Arrancacorazones", éxitos de Bersuit Vergarabat, Intoxicados y Attaque 77 que están muy lejos del nivel artístico que tienen sublimes composiciones que nos regalaron Luis Alberto Spinetta, Charly García, Andrés Calamaro y Soda Stereo, Virus y Suéter.

Fabiana Cantilo le aseguró a Diario El Zonda estar "harta de los covers" y es por eso que volverá a la carga con un nuevo trabajo discográfico con canciones de su autoría con lo que intentará romper con la inercia que trae de otros discos basados en sus propias composiciones.

video
"Fue amor"

viernes, 21 de mayo de 2010

Norberto Oyarbide, alfil del poder de turno

Que el Juez Norberto Oyarbide es funcional al poder de turno, no es ninguna novedad. Lo vemos como obra protegiendo los intereses de quienes son hoy sus patrones políticos: procesa rápidamente a Mauricio Macri incómodo (e inepto) líder opositor y niega la prisión domiciliaria a José Martínez de Hoz, pero demora las causas que puedan comprometer al kirchnerismo.

En el caso de
Macri, con el proceso judicial que se le inició por las escuchas ilegales, se ha logrado embarrar las aspiraciones políticas a futuro del líder del PRO.

En el caso de
Martínez de Hoz, polémico Ministro de Economía durante los gobiernos militares, Oyarbide reabrió una causa por la que el economista por la que ya había sido juzgado hacen más de 22 años. Más allá de que tiene la edad que le permitiría quedar preso en su propio domicilio, Oyarbide complace el odio y la sed de revancha de "activistas de derechos humanos" y, como hizo con el dictador Jorge Rafael Videla, manda a Martínez de Hoz a "una cárcel común".

Este impresentable magistrado se ha prendido en esta sed de venganza contra los militares cuando él no tiene "limpio" su historial:
Oyarbide llegó a la Justicia a mediados de 1976 gracias a las buenas gestiones del ex juez Roberto Calandra, quién fuera años más tarde defensor del general Roberto Viola, en el juicio a las genocidas juntas militares de nuestro país. Fue secretario, luego fiscal, y en 1994 fue nombrado juez federal en la Ciudad de Buenos Aires. Pero este juez no es solo afín al kirchnerista ya que, en su momento, también fue funcional al poder menemista cuando intervino para entorpecer la investigación del atentado a la AMIA...

Claro que
la justicia que imparte Oyarbide no es ciega sino que, antes de proceder, tiene en cuenta el color político del sujeto en cuestión. Desactivó la causa que investigaba el sospechoso incremento patrimonial de la familia Kirchner (cuantiosa fortuna que, por supuesto, no entra en la "redistribución de la riqueza"). Desestimó investigar a Lázaro Báez, zar de empresas dedicadas al juego y señalado como testaferro de Kirchner. Preservó al poder político de la causa sobre lavado de dinero y comercialización de medicamentos. También está ocupado en empantanar el proceso judicial que pesa sobre Roberto Jaime, el corrupto ex Secretario de Transporte de la Nación, de hecho, a pesar de ser muy celoso de los movimientos de Videla y de Martínez de Hoz, Oyarbide despreció la opinión del Fiscal Carlos Rívolo y autorizó a Jaime para que este fin de semana "largo" lo aproveche "para descansar" en Brasil...

Tanta sumisión al poder de turno tiene su explicación. El portal Urgente 24 informa que
la Comisión de Disciplina y Acusación del Consejo de la Magistratura dispuso la postergación del tratamiento de un pedido de juicio político contra el juez federal Norberto Oyarbide. Lo hizo a partir de un pedido formulado por el senador kirchnerista santacruceño Nicolás Fernández, quien pidió “más tiempo” para analizar un dictamen elevado por su par radical Ernesto Sanz, que opinaba favorablemente para imponer una sanción para el magistrado.

Sin Justicia ecuánime, no podemos hablar de democracia. Personajes como
Oyarbide no honran su investidura y no son más que perversos títeres del poder político de turno... ¿alguien podrá de una buena vez motorizar su tan postergado juicio político?

jueves, 20 de mayo de 2010

Malón Siglo XXI

Casi en las vísperas de la fiesta del Bicentenario, se llevó a cabo la Marcha Nacional de los Pueblos Originarios que culminó en la emblemática Plaza de Mayo, en donde se congregaron unas quince mil personas en representación de treinta comunidades aborígenes, bajo el lema “Caminando por la verdad, hacia un estado plurinacional” por la reivindicación de sus "derechos ancestrales".

Estas agrupaciones reclaman se les restituyan tierras de las que habrían sido despojados por los colonizadores que llegaron a estas tierras a lo largo del Siglo XVI para lo que se necesita se reglamente el "Programa de Relevamiento Territorial – Ley 26.160 y 26.554". Asimismo, exigen que se elimine el feriado del día 12 de Octubre porque entienden que todos sus pesares comenzaron a partir de la llegada de Cristóbal Colón, como así también se reconozcan idiomas indígenas como oficiales en la Argentina y que se cuiden los glaciares y montes derogando el código de minería y frenando los desmontes en el norte.

Ya en Buenos Aires, los manifestantes recibieron el apoyo de Abuelas de Plaza de Mayo lideradas por la polémica Hebe Pastor de Bonafini, como así también participó Claudio Morgado como titular del Instituto Nacional Contra La Discriminación la Xenofobia y El Racismo (INADI).

La líder visible de toda esta marcha fue Milagros Sala, dirigente "social" que encabeza el Movimiento Barrial "Tupac Amaru" y es afín al kirchnerismo, que fue posteriormente recibida por la Presidente Cristina Fernández. Sala junto a otros representantes de los manifestantes reunidos en Plaza de Mayo entregó a nuestra primera mandataria un documento titulado "Pacto del Estado con los Pueblos Originarios para la creación de un Estado Plurinacional" que suscribieron todas las comunidades originarias del país. Al igual que varias organizaciones adictas al kirchnerismo, Sala no solo que maneja suculentas sumas de dinero que recibe desde el Estado Nacional, sino que ha declarado más de una vez sentirse "más americana" que argentina... (¿¿?? )

Según los organizadores de este evento, hubieron grupos que se movilizaron desde las Provincias de Jujuy, Salta, Tucumán, Santiago del Estero, Misiones, Chaco, Córdoba, Mendoza y Neuquén hasta la Ciudad de Buenos Aires. Hubo todo un dispositivo logístico que hizo posible semejante traslado de gente, aunque nadie dio explicaciones de dónde salieron los fondos que financiaron esta movilización.

A más de doscientos años de la llegada de los europeos a estas tierras, se cometieron numerosos excesos. Después de aquel 12 de octubre de 1492 fueron llegando paulatinamente conquistadores europeos que estaban cegados por la ambición de hacerse con el oro y demás riquezas del "Nuevo Mundo", a los que no les importó atropellar a los habitantes de estas tierras. Las nuevas corrientes de pensamiento que están de moda actualmente han instalado que Cristóbal Colón es un genocida, como así también se culpa a la Corona Española de la matanza de entre quinientos mil y un millón de aborígenes.

Pero, a decir verdad, no fueron solo algunos españoles los que asesinaron a los pobladores autóctonos. Además de los que fueron asesinados en combates y trabajos forzados y de los que murieron por las pestes que trajeron los europeos, fueron los mismos criollos los que, obnubilados por la cultura anglosajona, bastardearon la cultura aborigen. Mucho de ellos tienen sus nombres en calles, plazas y ciudades de nuestro querido país. Un claro ejemplo lo da el sanjuanino (Domingo) Faustino Sarmiento, al que muchos veneran como el "Maestro de América", que dijo alguna vez "Por los salvajes de América siento una invencible repugnancia sin poderlo remediar. Esa calaña no son más que unos indios asquerosos a quienes mandarí­a colgar ahora si reapareciesen. Lautaro y Caupolicán son unos indios piojosos, porque así­ son todos. Incapaces de progreso. Su exterminio es providencial y útil, sublime y grande. Se los debe exterminar sin ni siquiera perdonar al pequeño, que tiene ya el odio instintivo al hombre civilizado".

Otra visión, otro testimonio de la época lo hallamos en la genial obra de José Hernández "El Martín Fierro", en la cual se relata la lucha de los gauchos contra los indios y describe la crueldad de los malones en los versos 80 y 81: "Allí sí se ven desgracias/ y lágrimas y afliciones;/ naides le pida perdones/ al indio, pues donde dentra/ roba y mata cuanto encuentra./ No salvan de su juror/ ni los pobres angelitos:/ viejos, mozos y chiquitos/ los mata del mesmo modo/ que el indio lo arregla todo/ con la lanza y con los gritos". Si tomamos como referencia a la visión de Hernández, ¿tendrá sentido hoy enjuiciar por crímenes de "lesa humanidad" a esos indígenas que provocaban esos desmanes?

En en actual territorio argentino, habitaron los tobas, mocovíes, abipones, matacos, onas, yámanas, mapuches, guaraníes, huarpes, comechingones, atacamas, diaguitas, calchaquíes, entre tantos otros.

Ahora bien, en el discurso de los "pueblos originarios" que hoy enarbolan su dedo acusador se omiten o se esconden verdades que no les favorecen: habían vastas extensiones despobladas y no había un sentido de "nación" ni hermandad entre ellos (muchos menos, no había conciencia de americanismo) ya que existieron guerras en donde habían pueblos que terminaban sometiendo a otros. Podemos citar el caso de la comunidad mapuche, una de las más vehementes en sus exigencias de reparación histórica cuando, en realidad, se trató de una nación que fue avanzando hacia el territorio argentino desde lo que hoy es Chile arrasando con violencia sobre otros pueblos, especialmente los tehuelches... a propósito, los descendientes de los mapuches, ¿repararán los daños ocasionados a la comunidad tehuelche?. De hecho, el Imperio Incaico, que tenía su sede en lo que hoy es Perú, fue extendiendo sus fronteras aprovechándose de su poderío militar por encima de otras naciones indígenas, llegando inclusive hasta lo que hoy es el noroeste argentino. Hubieron más de treinta etnias distintas que desaparecieron, ya sea por mestizaje con otras comunidades o por haber sido exterminados por otros pueblos "originarios"... ¿quién va a resarcir entonces a esas comunidades extinguidas?

Ahora reclaman tierras ciertas comunidades que aseguran ser descendientes de comunidades que eran nómades como los matacos, los guaraníes, los patagones y los onas... si a sus antepasados no les interesó afincarse en un lugar, ¿por qué a sus descendientes les obsesiona tener una porción de tierra?

Nos vamos acercando al Bicentenario y desde el Gobierno Nacional se trata de enardecer el nacionalismo con esta fecha tan cara para nuestro país. Lo cierto es que, según numerosos historiadores, estamos por cumplir 200 años como país y nos estamos empantanando en disputas y antagonismos inútiles que nada aportan a la grandeza de la Argentina.

Los más de 40 millones de argentinos somos testigos de la estúpida lucha política entre el Gobierno Nacional y el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires que pugnan por apropiarse de una fiesta patria que debería ser para todos. Es lamentable que a nuestros políticos no les interesa guiarnos hacia un encuentro fraterno entre nosotros, sino seguir agitando divisiones para sacar su ganancia personal en medio del revuelo de odios y revanchismos.

Personalmente, no tomo con algarabía cada 12 de octubre pero no me parece mal conmemorar esa fecha porque fue todo un hito en la historia de la humanidad y nos marca nuestra identidad: los americanos somos un crisol de razas. La llegada de los españoles no dejaron solamente cosas malas, nos legaron un idioma que nos termina uniendo a millones de personas y nos abrieron las puertas a otros pueblos.

Los argentinos, los americanos, necesitamos redescubrir nuestra historia reconciliándonos y valorando lo mucho que nos hermana, en lugar de agitar heridas y promoviendo venganzas. Estos 200 años nos encuentra en una penosa situación de enfrentamientos internos signados por la intolerancia ideológica en donde los que no piensan como los poderosos de turno parecen no tener lugar.

miércoles, 19 de mayo de 2010

Mendoza: La planta de Maipú aprovecha 60% de los residuos

publicado por Diario Los Andes

Al celebrarse ayer el Día Mundial del Reciclaje, el municipio de Maipú aprovechó la fecha para que alumnos de una escuela primaria y de un terciario especializado en gestión ambiental, visitaran su Planta de Tratamiento y Reciclado de Residuos Sólidos Urbanos, ubicada en el distrito de Barrancas, que opera una firma privada y sigue siendo la única existente en la provincia y una de las primeras del país.

El experimento de tratamiento de la basura, a cargo de la empresa Clear SA, ya cumplió una década de vigencia y en este momento transcurre el segundo año de una opción de un lustro más de contrato, tras lo cual caducará la concesión. Se verá entonces si la Municipalidad renueva el convenio o se hace cargo de la operación, aunque la primera posibilidad es la que tiene hoy más adhesión.

Los estudiantes y algunos periodistas fueron asesorados durante la recorrida por el gerente de la planta, Guillermo Rivas (analista industrial), quien explicó que el ingreso de residuos a las instalaciones se mantienen en 110 toneladas/día, solución para toda la basura de Maipú, de Luján de Cuyo (municipio que paga el servicio con ayuda de la provincia) y de diversas empresas privadas que recurren a esta opción para solucionar sus desperdicios.

Hay que recordar que en el lugar se comenzó a procesar únicamente los desechos departamentales y entonces los valores eran de 50 toneladas diarias, mientras que en la actualidad la marca arribó a 110 tn, por la incorporación de los aportes del departamento vecino y de las firmas particulares.

El proceso ha permitido a Maipú no tener ya basurales a cielo abierto, algo que dista mucho de lograrse en otras partes del Gran Mendoza. Antes, unas 20 familias se dedicaban a la explotación de los residuos en terrenos al aire libre y ahora 60 personas en blanco son las que trabajan en el proceso. La Municipalidad paga por este tratamiento a la firma prestadora del servicio: $ 133 por tonelada.

La operación general permite a los operadores aprovechar 60% del volumen de desechos que ingresa a la base de Barrancas. Una porción se transforma en residuos que van a relleno sanitario; el resto se convierte en material transformado por el reciclado (vidrio, plástico y metales) y en 'compostaje', proceso este último que implica modificar la materia orgánica en abono para el suelo, con un interesante valor de reventa.

En este último proceso de industrialización intervino personal de la Facultad de Ciencias Agrarias de la UNCuyo, que dio el asesoramiento para la obtención de un producto que no estaba en el mercado y que es muy requerido por empresas agropecuarias, ya que no posee aditivos ni elementos químicos. El material que no tiene utilidad va a un vertedero.

Con 10 años de experiencia, la compañía también ha logrado desarrollar áreas verdes, utilizando el agua del proceso y de limpieza, a lo que se añade que no hay ingreso de materiales contaminantes. De esa forma fueron consolidadas plantaciones de olivos en el perímetro industrial, cuya producción se comercializa.

Además de los chicos de la escuela primaria Provincia de La Pampa, visitaron la planta alumnos de la carrera de Gestión Ambiental del Instituto de Educación Superior. Bruno Ragusa (21), de primer año, sostuvo: "No queda otra cosa que insistir en concientizar a la gente para que cambie su conducta y vigile su comportamiento ambiental, hasta el más sencillo como tirar un papel o un envase de plástico a la calle o a una acequia".

Su compañero, Eduardo Aguirre (36), comentó: "La sociedad debe advertir que ya no resiste un comportamiento irresponsable y producir en su seno los mecanismos para detener la contaminación y el manejo irracional de muchos elementos".
Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina