miércoles, 20 de octubre de 2010

Tirarse con cadáveres, otro lenguaje de los hijos de Don Juan Domingo

La joven vida de Mariano ya se apagó para siempre
Horas de gran tensión se están viviendo en Buenos Aires por los confusos hechos de violencia suscitados que dejaron como saldo un joven asesinado varios heridos, algunos de consideración.

Según informó Página/12 en su edición digital, los incidentes se iniciaron cuando un grupo de trabajadores cesanteados, acompañados por militantes de la Federación Universitaria de Buenos Aires (FUBA), del Partido Obrero (PO), del Movimiento Teresa Rodríguez y del Movimiento Socialista de los Trabajadores (MST) fueron agredidos por empleados del ferrocarril Roca, nucleados en la Unión Ferroviaria (UF) que dirige José Pedraza, quienes quisieron impedir el corte de las vías, y allí comenzó una refriega a palazos y piedrazos, que se trasladó hacia la Capital Federal.

En medio de las acusaciones cruzadas y distintas versiones de los hechos, hay una vida que se apagó: Mariano Ferreyra, militante del Partido Obrero y de la Federación Universitaria de Buenos Aires, quien recibió un certero balazo en el tórax y falleció después en el Hospital Argerich.

Desde hacen varios años, la Ciudad de Buenos Aires es tierra de nadie. Cualquiera que sea ideológicamente simpático con el kirchnerismo puede protagonizar desmanes de distinto calibre en la vía pública. Cuando en numerosas oportunidades hubieron situaciones que se desbordaron, la Presidente Cristina Fernández se desentendió repitiendo una y otra vez que su Gobierno "no iba a reprimir". La constante del kirchnerismo fue culpar insistentemente a Mauricio Macri quien, dada su torpeza política, es un blanco más que fácil con el que se divierten diferentes funcionarios de la Casa Rosada.

Hasta hace poco, la FUBA era funcional al kirchnerismo apoyando la tomas de escuelas públicas en la Ciudad de Buenos Aires. Pero ahora, el monstruo amenaza con devorar a su mentor: en conferencia de prensa, Alejandro Lipcovich, presidente de la FUBA, declaró "Quiero denunciar a la Presidenta de la Nación, que hace poquitos días se ponía la remera de la Juventud Sindical Peronista, que entregaba a los compañeros en los '70. Hoy esta corporación en esta burocracia podrida acaba de asesinar a un compañero".

Distintas "organizaciones sociales" ya han empezado a comparar este asesinato de Ferreyra con las muertes de Darío Santillán y Maximiliano Kosteki, ambas ocurridas en Junio de 2002 en otro confuso episodio en la que estuvo involucrada la Policía de la Provincia de Buenos Aires la que, según Eduardo Duhalde era "la mejor del mundo" (¿¿??). Militantes del "Frente Darío Santillán" emitieron un comunicado en el que afirman: "Así como la policía bonaerense asesinó a nuestros compañeros Darío Santillán y Maximiliano Kosteki en el 2002, hoy la burocracia sindical de la CGT, amparada por el gobierno nacional, asesina a los militantes que luchan y se organizan para reclamar mejores condiciones de trabajo. Este acto criminal nos indigna, genera bronca y nos exige mayor compromiso de lucha. Así como ayer lo hacía la Bonaerense de Duhalde hoy se dan las agresiones de patotas sindicales cuando los trabajadores luchan contra la precarización laboral y por la democracia sindical. Este hecho criminal se suma a las agresiones que se sucedieron en el último tiempo realizadas por la burocracia sindical contra trabajadores del subte, choferes de larga distancia, entre otras, en donde sindicatos antiburocráticos luchan por su reconocimiento".

Mientras el oficialismo y la oposición se van armando de cara a las elecciones del 2011, en el movimiento sindical argentino se está dando una interna que va subiendo sus decibeles. Desde que transaron con Menem en la década de los 90 hasta esta parte, la tradicional Confederación General del Trabajo, histórica fuerza fuerza de choque del peronismo, ha perdido toda credibilidad; un número importante de dirigentes sindicales supieron leer ésto y se apartaron de ese organismo; algunos dieron forma a la Confederación de Trabajdores Argentinos, la que lleva una gran disputa legal para ser formalmente reconocida por el Gobierno Nacional.

la fotografía que fue tomada como una provocación
El ¿camionero? Hugo Moyano, actual titular de la C.G.T., no logra someter a toda la estructura sindical y de allí es que somos testigos de su guerra contra los díscolos. Su reciente acto en el Estadio de River Plate pretendió ser una muestra de fuerza y un claro mensaje a todo el mundillo político vernáculo: Moyano se mostró junto a la Presidente Cristina Fernández y al Diputado Nacional Néstor Kirchner. En ese acto, la primera mandataria mostró su simpatía con la "Juventud Sindical" que lidera uno de los hijos del titular de la C.G.T, dejándose fotografiar con una remera y una gorrita de ese "semillero" de patoteros; como si se tratara de una proeza, Fernández comentó desde Twitter: “Me puse camiseta de la Juventud Sindical. Quien te ha visto y quién te ve” (¿?). Ahora, el mostrarse "tan unidos" a un mafioso como Moyano, está siendo un peligroso boomerang para los Kirchner...

De haber ocurrido ésto en un gobierno no-peronista, seguramente punteros del Partido Justicialista ya estaría azuzando a miles de marginados para que salgan a la calle para provocar un caos social y así destituír al Gobierno.

Pero no. De ahora en más, los operadores kirchneristas (políticos y periodistas) harán todo lo posible por despegar a la Presidente de esta muerte absurda. De hecho, la agencia estatal de noticias TELAM ya deslizó que Duhalde podría estar atrás de estos disturbios al relacionarlo con una reunión que el jefe político de Néstor Kirchner mantuvo con algunos dirigentes sindicales en Septiembre de 2009. Por su parte, el kirchnerista Franciso Nenna, legislador del Encuentro Popular para la Victoria, apuntó "Duhalde se reunió hace un tiempo con Pedraza y hoy un grupo de matones cargó contra los trabajadores. No sorprende que se pudra la vida donde Duhalde merodea. Ya no tiene aceptación social y apela a este tipo de episodios para asediar a los trabajadores y generar división en los sectores populares".

Se espera que el Jefe de Gabinete Aníbal Fernández responsabilice a cualquier "anti-K" en sus acostumbradas e insoportables declaraciones; tal vez, para el ex Intendente de Quilmes haya sido Héctor Magnetto, Mauricio Macri, Eduardo Duhalde, Francisco De Narváez o Elisa Carrió quienes mandaron a matar a Ferreyra...

Como sucedió con las desgraciadas muertes de Diciembre de 2001 durante el solapado Golpe de Estado contra Fernando De la Rúa, nuestros dirigentes políticos estarán empecinados únicamente en salvaguardar sus imágenes públicas. Dudo seriamente que algún dirigente político y/o sindical termine tras las rejas. Las muertes de esas personas no les importa; menos suerte tienen las decenas de muertes en episodios de inseguridad y por crímenes mafiosos por las que nadie marcha, por las que ya nadie se involucra.


Balazos van, balazos vienen... los muchachos (peronistas) se entretienen
(informe publicado en Diario La Nación)

17 de octubre de 2006: Graves incidentes entre grupos del sindicato de los camioneros y de la Uocra durante los traslados de los restos de Juan Domingo Perón en la Quinta de San Vicente.

Una gresca a balazos y piedrazos entre dos grupos sindicales dejó al menos 35 heridos antes de la llegada del cadáver de Juan Domingo Perón, y dio paso a una tarde dramática, en la que las peleas siguieron hasta el instante mismo en que el cuerpo fue depositado en el mausoleo levantado para ese fin en la quinta de San Vicente

24 de noviembre de 2006: Asesinan a puñaladas a un delegado durante una asamblea de la Unión Obrera de la Construcción de la República Argentina (Uocra).

Pablo Donato Molina (45), delegado de la Unión Obrera de la Construcción de la República Argentina (Uocra), muere apuñalado en el pecho en medio de una gresca protagonizada ayer por facciones opuestas del sindicato, a metros de la filial que el gremio posee en Quilmes.

El enfrentamiento se produce durante una reunión de 30 delegados en la sede gremial, encabezada por el secretario general del gremio, Juan Olmedo.

14 de mayo de 2008: Incidentes entre gremialistas de la Construcción y sindicalistas camioneros provocan 14 heridos durante un acto de del Partido Justicialista en el Club Almagro.

Al menos 14 personas heridas, dos de gravedad, y serios incidentes durante el acto en el Club Almagro, en Tres de Febrero. Militantes de los Sindicatos de Camioneros, que conduce Hugo Moyano y de la Unión Obrera de la Construcción (Uocra), liderada por Gerardo Martínez se enfrentan con golpes, piedras, palos y botellas durante el discurso de la presidenta Cristina Kirchner.

... y Moyano quiere "un trabajador" en la Casa Rosada
15 de octubre de 2008: Cuatro heridos de bala por un enfrentamiento entre sectores internos del gremio de la construcción Uocra.

Una pelea gremial y política entre sectores antagónicos del gremio de la construcción se dirime a tiros en Lomas de Zamora. La gresca entre un sector alineado con el duhaldismo y otro identificado con el kirchnerismo concluye con cuatro personas heridas de bala y dos seccionales sindicales, las de Quilmes y Lomas de Zamora, intervenidas por la central obrera.

20 de noviembre de 2008: Un tiroteo entre gremialistas petroleros y de la UOCRA provoca la muerte del delegado sindical Ariel Quiroga, de 36 años, en Puente Dique, La Pampa.

Quiroga tenía 36 años, tres hijos de 5, 6 y 7 años y el cargo de delegado de la Uocra (gremio de la construcción) de Malargüe, Mendoza. La muerte lo sorprende en un tiroteo entre dos bandos de sindicalistas que se pelean por las afiliaciones de trabajadores del petróleo.

3 de diciembre de 2008: Un enfrentamiento a tiros en Rosario provocó la muerte de otro sindicalista del gremio de la industria láctea.

16 de setiembre de 2009: Un enfrentamiento entre petroleros de diferentes sectores del Sindicato del Petróleo y Gas Privado de Santa Cruz dejó un herido de bala grave y tres mujeres con lesiones leves en medio de una fuerte trifulca. Ocurrió mientras se intentaba desocupar la sede principal del gremio en Caleta Olivia, tomada por un grupo de delegados disidentes a la conducción del cuestionado secretario general Héctor Segovia.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

denunció a CN23

Un funcionario de Duhalde lideró la patota que asesinó a Mariano
21-10-2010 /

El ex directivo de Ferrobaires Alfonso Severo Enrique aseguró que Alberto Trezza, presidente ferroviario durante la gobernación de Eduardo Duhalde, encabezó ayer en el barrio de Barracas la patota de la Unión Ferroviaria.

Desconocidos balearon esta madrugada el frente de la casa de un ex directivo ferroviario ubicada en la localidad bonaerense de Gerli, partido de Avellaneda, sin que se registraran heridos.

Alfonso Severo Enrique, de 48 años y ex directivo de Ferrobaires, denunció en una entrevista por CN23 que esta madrugada balearon su vivienda y denunció que en el hecho estaría involucrado el ex funcionario de los Ferrocarriles Argentinos, Alberto Trezza.

"Alberto Trezza encabezaba con Eduardo Duhalde la Unión Ferroviaria", relacionó el dirigente y consideró: "Él con la chapa de que yo soy de Duhalde hace y deshace en los ferrocarriles desde hace años, sin embargo no digo con esto que Duhalde sea responsable de eso".

Al fonso Severo Enrique aseguró que sabe quiénes fueron los agresores, pero prefirió no difundir esos datos. "Estos muchachos se equivocaron porque pensaron que íbamos a dar sus nombres. Nosotros vamos a ir a dar los nombres si nos cita la presidenta - Cristina Fernández- o al gobernador, Daniel Scioli”, aclaró.

El ataque fue cometido alrededor de las 3.15 contra el frente de la vivienda de la calle Anatole France 1043, de Gerli.

(http://www.elargentino.com/nota-111211-Un-funcionario-de-Duhalde-lidero-la-patota-que-asesino-a-Mariano.html)

Anónimo dijo...

Analisis
Mariano Ferreyra: una víctima de la patria patotera
(¿O DE LA PATRIA K?)

Quienes tenemos alrededor de medio siglo de vida, y vivimos en la Argentina, tuvimos el raro privilegio de vivir algunos fenómenos.

Desde la muerte del guerrillero y hoy cuasi prócer reivindicado por los Kirchner, el Che Guevara, pasando por diversos golpes de estado, el cordobazo, el retorno de Perón y su posterior muerte, la subversión, la década de los 70, el “proceso de reorganización nacional”, y hasta la guerra de Malvinas. Después, con el advenimiento de la democracia, incluso, vivimos algunos hechos también un tanto particulares, como la hiper inflación, la reforma de la Constitución Nacional para que Carlos Menem pueda ser reelecto, la renuncia de un presiente y su huida en helicóptero y hasta el vértigo de cambiar cinco presidente en cuestión de días. Incluso, en esos días, los argentinos tuvimos hasta el raro privilegio de escuchar a alguien decir: “no vamos a pagar la deuda externa”, con aplauso incluido.

Pero así como ciertas cosas que en nuestro país se van poniendo de moda, también, según las circunstancias, en algún momento oímos hablar de la patria sindical, la patria financiera, la patria peronista… y ahora la patria patotera.

Hay patotas para todos los gustos y de toda pelambre. Y en todos los ámbitos.

Patota futbolera, patota periodística, con la patota de 6, 7, 8 como abanderados, patotas estudiantiles, patotas piqueteras, patota docente, patota bailantera, patota de Madres de Plaza de Mayo, patota de DDHH, patota cyber K, patota montonera y la más importante, la patota del INDEC, comandada por el patotero número uno, Guillermo Moreno.

En definitiva, podríamos aunar a todas estas patotas y llamar a todo este enjambre como la patota K, sin dudas.

Respecto al periodismo, ¿hay alguna duda de que los periodistas “simpatizantes” del gobierno actúan con sus pares que no los son como perfectos patoteros? No hay más que mirar el programa televisivo 6, 7, 8, punto de encuentro del periodismo K.

No es necesario, tampoco, hacer un análisis exhaustivo de lo que son las patotas estudiantiles, ni tampoco hay que ahondar mucho para describir a la patota de las Madres de Plaza de Mayo, con Hebe de Bonafini a la cabeza insultando y agrediendo a todo aquel que se le cruce por su camino.

Sin embargo, la más poderosa, la más influyente, la patota por excelencia, es la patota sindical.

Anónimo dijo...

¿Alguien tiene alguna duda de que lo que hacen tanto Hugo Moyano, como sus hijos, y casi todos los sindicatos son actos extorsivos dignos de patotas?

En los últimos días, Moyano dijo, en una entrevista concedida al oficialista diario Tiempo Argentino consultado sobre el hipotético caso de que en las próximas elecciones resultara electo Julio Cobos, textualmente:

"No me voy a ir a mi casa como algunos tontos piensan. Cuando empiecen las injusticias voy a ser el primero que va a salir a la calle. Esto ponele la firma, te lo firmo yo. Saldrá Pablo, saldrán los pibes, porque no vamos a retroceder en lo que hemos avanzado. De ninguna manera. Estos me quieren correr con la parada, que nos van a correr con la parada. Si me tengo que ir voy a ir a mi gremio, seguramente van a venir todos los que avalaron la política de los 90. Pero yo voy a estar en la Plaza, en las movilizaciones con mi gremio. Yo voy a hacer todo lo que tenga que hacer".

Ahora bien, ¿qué interpretación se le puede dar a estas declaraciones? Se lo traduzco al criollo: “Vamos a hacer todo lo posible para voltear a cobos”.

Los hechos acontecidos en el día de ayer, donde perdiera la vida Mariano Ferreyra más dos heridos de bala, no es más que una muestra de lo que reina en este momento en la Argentina: patotas, patotas y más patotas.

Un detalle tragicómico es que siempre, indefectiblemente siempre, cuando la presión de las patotas termina como la que terminó ayer, los perjudicados o, en tal caso, los eventuales damnificados, reclaman, sistemáticamente: “Fue una zona liberada, no había policía”.

Y es lógico, nunca está la policía, ya que vaya uno a saber porque extraña razón esta es una metodología, un sistema, un clásico, podríamos decir, del gobierno kirchnerista, permitir que cualquiera, donde quiera y cuando quiera, y de la manera que quiera, haga lo que quiera, sin “reprimir”.

Según el diccionario de sinónimos y antónimos Espasa-Calpe, reprimir significa, entre otras cosas: contener, refrenar, frenar, cohibir, domar, dominar, someter, moderar, apaciguar, aplacar. En definitiva, reprimir significa “poner orden”. Pero claro, para los pseudos progresistas, evidentemente, esto significa una mala palabra, ya que para ellos, al mejor estilo trotskista, el mejor método es el de imponer el criterio por la fuerza, el del conflicto permanente.

Ya pasamos, como dijimos al principio, por la patria peronista, la patria financiera y la patria sindical. Hoy, parecería que por algún artilugio todas esas mismas patrias se conjugan en una sola, que lamentablemente la sufrimos todos, la patria patotera.


Pablo Dócimo

las bucaneras me llegan al cuello dijo...

País de patoteros acomodados.
Somos escuela en la materia...

Anónimo dijo...

Sindicalismo, patotas y política: los nombres que provocan temor oficial

(Y EL VIDEO DEL DÍA QUE CRISTINA ELOGIÓ A PEDRAZA)

"Hay un vínculo entre las patotas sindicales y el gobierno nacional a través del jefe de la CGT, Hugo Moyano", aseguró oportunamente Oscar Aguad, diputado nacional por la UCR.

Esa frase sintetiza una realidad que muchos conocen y pocos mencionan, y que ha quedado al desnudo luego de los incidentes que dejaron como saldo la muerte de Mariano Ferreyra la semana pasada.

Es una verdad incómoda, que tiene que ver con la perversa relación existente entre ciertos gremios sindicales de peso y el Gobierno nacional. Mientras los primeros ofrecen “mano de obra” para labores de diversa índole, los segundos los premian, no sólo con jugosos subsidios, sino también con relevantes cargos en lugares clave de la administración pública.


Elogios, mentiras y video

Aunque hoy el kirchnerismo intente despegarse por completo de los referidos incidentes y niegue tener relación con el titular de la Unión Ferroviaria, José Pedraza, un video que aparece en el sitio de Internet de Presidencia de la Nación, refuta la versión oficial.

Allí puede verse cómo, el 12 de noviembre de 2009, Cristina Kirchner, en el marco de la inauguración de una nueva sede, elogió “la obra” realizada en ese sindicato. “Mostrémosle a todos cuál es este modelo de organización sindical que cree que lo más importante no es destruir sino conseguir mejoras para sus trabajadores”, dijo la mandataria, justo antes de enaltecer la figura de Pedraza.


El hombre señalado

A medida que pasan las horas, se va comprobando la participación de Pablo Díaz en la trama de la muerte del joven Ferreyra, un nombre que fue anticipado por este diario el mismo día que pereció el militante del Partido Obrero. Díaz no sólo es la mano derecha de Pedraza, sino también —según varios testigos— el “reclutador oficial” de la Unión Ferroviaria.

Al mismo tiempo, es el principal interlocutor entre un importante Ministro de la Nación y ese sindicato. Cuando esto se sepa, ¿seguirá sosteniendo el oficialismo que no tiene relación con los incidentes de la semana pasada?

Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina