domingo, 31 de octubre de 2010

Murió Polito Bravo: ¿se reinventará el Partido Bloquista?

Leopoldo Alfredo Bravo, Embajador Argentino en la Federación Rusa, falleció ayer sábado a los 50 años de edad luego de luchar más de dos caños contra el cáncer.

Hijo mayor del histórico caudillo bloquista, su partida física ha conmovido al ambiente político provincial porque "Polito" ha sido una persona muy querida y respetada por referentes de distintas fuerzas y periodistas. Accedió al mundo de la política de la mano de su padre y, si bien nunca llegó gozar de popularidad en la ciudadanía sanjuanina, la mera portación de apellido fue una llave que le abrió muchas puertas para acceder a cargos partidarios y otros en la Legislatura Provincial y en el Congreso de la Nación.

A su velatorio asistieron, además de los principales dirigentes y simpatizantes del partido de la estrella, el Gobernador José Luis Gioja y el Canciller Héctor Timermann, quien dijo que Bravo fue "uno de los mejores o el mejor embajador que tuvimos ante la Federación Rusa", aunque los resultados de sus gestiones diplomáticas nunca fueron tangibles para el país ni para San Juan.

La muerte de este líder se da en momentos en que el tradicional partido provincial se está debatiendo entre seguir o no adhiriendo al Frente para la Victoria. Gracias a las gestiones de "Polito" Bravo, el Partido Bloquista esquivó su rol opositor y se cobijó en el poder giojista, a cambio de unos cargos: él accedió a la Embajada, Graciela Caselles llegó a ser diputada nacional y Edgardo Sancassani alcanzó una banca en el Legislatura Provincial.

Leopoldo Bravo (h) siempre fue un gran defensor de la pertenencia al Frente para la Victoria y, por más que declamaba lo contrario, desoyó varios reclamos en el seno de su partido. En una nota concedida a Tribuna de Cuyo en Junio de este año declaró que "El hecho de que el partido que ha ganado y el principal partido opositor estén trabajando juntos, ha posibilitado que la provincia reciba una gran cantidad de fondos", aunque hacía la vista gorda cuando se le planteaba el evidente ninguneo de Gioja a todo el Partido Bloquista. A pesar de ello, en más de una oportunidad, Bravo manifestó sus deseos de ser Gobernador de San Juan a partir del próximo año, algo impensado dentro de la estructura del Frente para la Victoria porque los mismos justicialistas no iban a aceptar alinearse tras un dirigente de otra fuerza política.

Lo cierto es que esa cercanía al oficialismo local, produjo un notable descontento en una parte importante del bloquismo que no veía con buenos ojos el sometimiento de un partido histórico al PJ. Algunos dirigentes se abrieron del partido, entendiendo que ese acuerdo solo benefició a pocas personas y no a toda la fuerza política. Miguel Arancibia, uno de los dirigentes díscolos, luego de la muerte de "Polo", graficó el sentir de muchos bloquistas afirmando “No vamos a volver para ser una unidad Básica del PJ”.

Se fue "Polito". El Partido Bloquista perdió no solo a uno de sus principales militantes, sino que partió quien más defendió la alianza (o sumisión, mejor dicho) con Gioja. Cabe la pregunta si el bloquismo resurgirá políticamente o si se sigue condenando a si mismo al ostracismo.

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina