viernes, 1 de octubre de 2010

Contagolpe institucional en Ecuador

Correa se dio tiempo para salir prolijamente vestido, luego de ser "liberado"
En Ecuador, se vivieron horas de máxima tensión institucional debido a los muy confusos episodios que tuvieron a Rafael Correa, Presidente de aquel país, como principal protagonista.

Todo comenzó cuando el primer mandatario ecuatoriano decidió vetar parcialmente la Ley de Servicio Cívico que había aprobado en Congreso Nacional, que establecía la eliminación de bonificaciones y condecoraciones a la policía nacional y a las fuerzas armadas. Esta medida generó un gran malestar en las fuerzas públicas en todo el país, las que decidieron protestar contra el Presidente Correa generando motines en la mayoría de los cuarteles del país. Aunque, la cantidad de efectivos rebeldes no fue tan significativa: un poco más de mil sobre un total de 42.000...

Las Fuerzas Armadas de Ecuador permanecieron leales en todo momento al Presidente Correa. Solo un grupo de la Fuerza Aérea bloqueó ayer la pista del aeropuerto Mariscal Sucre, en Quito, en apoyo de los policías.

Ante la rebelión de las fuerzas policiales, muchos comercios y bancos decidieron cerrar sus puertas al sentirse desprotegidos y por temor a sufrir actos vandálicos. Ante el caos generalizado, Correa declaró Estado de Sitio y se dirigió personalmente al cuartel principal ubicado en la Ciudad de Quito en donde quiso dar una muestra de autoridad tratando de convencer a los policías para que retomen sus labores. Allí, Correa desafió a los policías gritándoles "Señores, si quieren matar al presidente, aquí está, mátenlo si les da la gana", al tiempo que abrió su camisa y dejó expuesto su pecho para que le disparen; los ánimos de los manifestantes ya estaban alterados y se terminaron de desbordar ante los gritos "presidenciales"; lanzaron gas lacrimógeno cerca de donde estaba el Presidente Correa, quien pidió ser rápidamente trasladado al Hospital Policial, ubicado en el mismo complejo. Una vez en el nosocomio, Correa se autoproclamó "secuestrado" y ser víctima de un "golpe de Estado"...

Lo extraño fue no solo que no se identificó ningún cabecilla de los policías rebeldes sino que, a pesar de estar "secuestrado", el Presidente Correa pudo hablar por cadena nacional desde su habitación en donde "había sido tomado como rehén", acusando a la oposición y al imperialismo de una supuesta movida antidemocrática. Parece que los captores de Correa fueron bastante contemplativos porque además de no ensuciarle la ropa ni siquiera despeinarlo, le alcanzaron un teléfono para hablar abiertamente al país y no se molestaron de que los critique duramente cuando indicó "Es un intento de golpe de Estado de la oposición y son ciertos grupos enquistados en Fuerzas Armadas y la Policía que siempre estuvieron, básicamente grupos de la Sociedad Patriótica (el partido de Lucio Gutiérrez, uno de sus principales opositores). Es clarísimo de dónde viene este intento desestabilizador"... y lanzó "De aquí salgo como presidente o salgo como cadáver. Me siento secuestrado, no me dejan salir".

En consecuencia, se movilizaron miles de personas para expresar su apoyo al Presidente y a la democracia. Mientras en algunos lugares del país, aparecieron los energúmenos de siempre que aprovecharon el tremendo grado de confusión para saquear y robar en distintos comercios.

A medida que la situación se hacía cada vez más insostenible en Ecuador, en los países vecinos se encendió la alarma ante "un Golpe de Estado". Cristina Elisabet Fernández convocó a los Presidentes de la UNASUR a una reunión de carácter "urgente" a celebrarse en Buenos Aires a fin de analizar los pasos a seguir, a la que asistieron los primeros mandatarios Evo Morales (Bolivia), Sebastián Piñera (Chile), José Manuel Santos (Colombia), Hugo Chávez Frías (Venezuela), Alan García (Perú) y José Mujica  (Uruguay); allí, el "bolivariano" Chávez no dudó en culpar de todo a los Estados Unidos cuando sentenció "Debemos exigirle al gobierno de los Estados Unidos que no siga metiendo sus viejas manos imperiales en este continente. EE. UU. está financiando con millones y millones de dólares a movimientos de la extrema derecha, muchos de los cuales andan conspirando para desestabilizar a los gobiernos de los países de la alianza bolivariana".

Como suele suceder muchas veces, los pícaros hicieron la del "teléfono descompuesto". El concepto "Golpe de Estado en Ecuador" corrió como reguero de pólvora y, tal como sucedió con el caso reciente de Honduras, muchos se rasgaron las vestiduras hablando de "Nunca Más" sin antes haberse molestado en informarse debidamente y elaborar un criterio crítico de los sucesos acontecidos en ese país hermano. En Buenos Aires, se congregaron manifestantes kirchneristas para protestar enfrente de la Embajada de Ecuador para "defender" la democracia; los imbéciles de la Agrupación Quebracho se dirigieron cobardemente encapuchados como acostumbran y dieron la nota quemando un bandera de Estados Unidos enfrente de la embajada de ese país norteamericano... qué cosa extraña observar a esos grupos repudiar atentados a la democracia cuando son ellos los que siempre se movilizan al margen de la ley, despreciando los derechos de los ciudadanos y todas las instituciones...

Ante las apocalípticas afirmaciones de Correa, horas más tarde, unos 40 miembros del Grupo de Operaciones Especiales (GOE) de la policía ingresaron completamente equipados con el fin de "rescatar" al presidente. Allí se desató un tiroteo entre los "leales" al titular del Ejecutivo Nacional y los policías a los que el motín se les había ido de las manos; el saldo de este innecesario enfrentamiento fue cinco muertos y 193 heridos de distinta consideración.

El final fue el previsible: Rafael Correa fue "liberado" tras casi doce horas de "secuestro" y salió impecable a la calle con su traje prolijamente acomodado y su sonrisa blanca para disparar enfervorizado ante sus partidarios Acá no habrá ni olvido ni perdón. ¿Cómo pueden llamarse policías? Se ha derramado sangre ecuatoriana inútilmente. Avergüenzan a la institución policial. Tendrán que salir de las filas de la institución”. Posteriormente, el comandante general de la Policía de Ecuador Freddy Martínez presentó la renuncia a su cargo.

Al haberse "salvaguardado" la democracia en un país sudamericano, UNASUR reclamó sus derechos de autor y celebraron el desenlace. Antes de partir de Buenos Aires, Evo Morales reflexionó "Ya no necesitamos que alguien resuelva desde arriba y afuera de Latinoamérica. Los presidentes de la región somos capaces de frenar estos intentos" (¡!). El apoyo internacional a Correa fue unánime: la Organización de las Naciones Unidas, la Organización de Estados Americanos, la Unión Europea y los Estados Unidos se sumaron para "defender" la democracia ecuatoriana.

En las últimas décadas de su historia, Ecuador ha tenido un clima político bastante tumultuoso. De hecho, en los últimos 13 años tuvo ocho presidentes: Abdalá Bucaram, Rosalía Arteaga, Fabián Alarcón, Jamil Mahuad, Lucio Gutiérrez, Gustavo Noboa, Alfredo Palacio y Correa.

Actualmente, ya transitando su segundo mandato consecutivo, Correa goza de un nivel de popularidad que roza el 60% y ha construido una estructura extremadamente personalista. No solo está alineado con Hugo Chávez, sino que imita los modos del "bolivariano" para ejercer el poder.

Este caos podría haberse evitado si, de antemano, el primer mandatario hubiera convocado a Freddy Martínez para que tome el control de la sublevación o, a lo sumo, enviar al ministro de su cartera para hablar con los rebeldes que, en todo momento, fueron minoría y no tuvieron apoyo alguno en la población, ni en el periodismo ni en el empresariado, ni en ningún otro sector.

Al fin de cuentas, hubo mucha confusión, mucho desorden, mucha falta de respeto al Estado de Ecuador... pero no importa, ya pasó. Seguramente, todos estos sucesos pueden ser una ocasión más que propicia para que Correa fortalezca su gobierno.

3 comentarios:

diosesargentino JULIANO dijo...

con ustedes el payaso Correita!!!
Qué mamarracho por favor. un saludo
desde bs as, un hijo de una sanjuanina de causete.

Anónimo dijo...

Ecuador prorroga el estado de excepción y manda el Ejército al Parlamento

Canciller ecuatoriano desvincula a Obama de cualquier participación en la intentona golpista

El Gobierno de Ecuador prolongó por tres días el estado de excepción decretado durante una insurrección que amenazó con derribarlo la semana pasada y envió un fuerte destacamento militar a la Asamblea Nacional, apoyado por un tanque y dos tanquetas.

La escolta legislativa ayudó a policías sublevados a tomar el control de la cámara la semana pasada, según denunció el presidente de la Asamblea, Fernando Cordero, y la acción del Gobierno parece dirigida a relevarla.

Para mantener a las Fuerzas Armadas en el Parlamento unicameral del país, el Ejecutivo necesitaba ampliar el estado de excepción, que faculta a los militares para ocuparse de la seguridad interna.

Este martes ninguno de los miembros de la escolta estaba presente en la Asamblea, donde se desplegaron unos 80 soldados y policías militares, tanto dentro como fuera de sus instalaciones.

El Ejecutivo había indicado inicialmente que dejaría vencer el estado de excepción este martes a medianoche, pero el presidente Rafael Correa decidió ampliarlo hasta el próximo viernes "para que la Asamblea Nacional pueda ejercer a plenitud sus atribuciones y facultades constituyentes y legales", según dijo en un decreto.

Previamente, la vicepresidenta de la Asamblea, Irina Cabezas, había suspendido la sesión del pleno este martes "por falta de garantías" de seguridad.

Cordero afirmó que se ocupará con urgencia de "reorganizar la seguridad de la Asamblea, la seguridad institucional, que es fundamental para cumplir con nuestras funciones".

En cambio, la oposición criticó la decisión. "No era procedente militarizar la Asamblea", dijo Jimmy Pinoargote, un asambleísta independiente, quien afirmó que el reemplazo de la escolta legislativa podía haberse hecho de forma gradual, sin sacar a los soldados a las calles.

Pero la situación sigue siendo delicada en el país, como reconoció este martes el propio canciller ecuatoriano, Ricardo Patiño, en un encuentro con la prensa extranjera.

"Los que dispararon al auto del presidente, los que me rompieron la cabeza, los que le dispararon al pueblo en las calles y al ministro de Gobierno están libres, por tanto no está superada la crisis", afirmó.

Anónimo dijo...

Revelan grabaciones en las presuntos policías hablan de atentar contra Correa

Una grabación de la Radio Patrulla de la Policía Nacional, difundida este martes por la agencia pública Andes, revela que hubo agentes que instaron a asesinar a Correa, que estuvo retenido casi todo el jueves por los sublevados.

"Maten rápido a ese hijo de ***** de Correa", "que maten a Correa para que se acabe esto, maten a Correa y se acaba la protesta", son frases que se escuchan durante los seis minutos de grabación, que, según Andes, corresponde a los momentos previos a que se efectuara el rescate del mandatario.

El Gobierno recopila ahora esas cintas, junto con vídeos y fotografías para identificar a los participantes en la insurrección, y quiere que la investigación llegue hasta sus rivales políticos, a los que considera los responsables principales de los hechos.

"Los autores intelectuales están por ahí, trabajan cerca de aquí, en un lugar que se llama Palacio Legislativo", señaló Patiño.

El canciller dijo que se encausarán a miembros del Partido Sociedad Patriótica, del ex presidente Lucio Gutiérrez, a quien su Gobierno ha apuntado como instigador de la revuelta, algo que él ha negado.

El Ejecutivo considera que la sublevación fue fruto de un complot amplio y que la insatisfacción de Policía y militares sobre un proyecto de ley sobre sus bonificaciones era tan solo una excusa.

Patiño también acusó este martes a "grupos de poder" de Estados Unidos de jugar un papel en el alzamiento.

"Yo creo firmemente que el señor (Barack) Obama no ha tenido nada que ver con eso, pero confío en que sus principales autoridades tampoco. No puedo decir lo mismo de los grupos de poder que hay en Estados Unidos", dijo.

El canciller no quiso identificar a esos grupos ni explicar los indicios con los que cuenta su Gobierno.

Fuente: Ntn24.com

Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina