jueves, 14 de octubre de 2010

82% para los jubilados es Ley: justicia social, coyunturas e irresponsabilidades

Anoche, luego de diez horas de sesión, el Senado de la Nación convirtió en Ley el proyecto que establece el cumplimiento del 82% móvil en los haberes jubilatorios mínimos de toda la Argentina.

La votación en la Cámara Alta fue muy reñida, y tal como sucediera con la famosa Resolución 125 que imponía retenciones móviles a las exportaciones de soja, fue el Vicepresidente Julio César Cleto Cobos quien, con un nuevo voto "no positivo", votó a favor del proyecto que ya tenía media sanción en la Cámara de Diputados y desató (otra vez...) la ira de todo el kirchnerismo.

Desde hace tiempo, la Presidente Cristina Fernández y todos sus ministros, funcionarios, legisladores y simpatizantes vienen repitiendo que es imposible poder abonar el 82% a los jubilados, argumentando que no hay recursos suficientes para solventar ese gasto.

En un acto que encabezó en la Provincia de Buenos Aires, la Presidente bramó por la sanción de este polémico proyecto afirmando "Si este Gobierno, que desde 2003 otorgó más de 18 aumentos a los haberes jubilatorios congelados desde 1997, que recuperó de las manos de las AFJP la administración de los recursos de los trabajadores, que incorporó a más de 2,3 millones de hombres y mujeres dejados de lado sin jubilación ni obra social, que sancionó una movilidad obligatoria de los haberes dos veces al año que ha permitido en menos de un año y medio un incremento del 50 por ciento, ¿no les parece que si pudiera llevar elevar las jubilaciones al 82 por ciento mínimo, vital y móvil, no lo habría hecho?".

Una vez conocido el resultado de la votación en el Senado, todos los kirchneristas hicieron fila para salir a pegarle a Julio Cobos por el "nuevo desaire" a la Presidente de la Nación (¿?). El insoportablemente verborrágico Jefe de Gabinete Aníbal Fernández cargó contra el Vicepresidente de la Nación lanzando que el voto del mendocino fue "una muestra gratis de traición" y anticipó el veto presidencial declarando "No estamos dispuestos a permitir que el Estado y la Argentina se suiciden" (¡!).Por su parte, Miguel Ángel Pichetto, jefe del bloque oficialista en la Cámara Alta, demonizó a Cobos acusándolo de jugar "como el principal opositor en la Argentina".

Al mismo tiempo, desde la otra vereda, todos los referentes opositores coinciden en señalar que es viable aumentar el haber mínimo de las jubilaciones aunque han omitido explicar de dónde se sacaría el dinero necesario. De hecho, Cobos explicó su voto de anoche expresando "Hay quienes pensamos que estudiando las reasignaciones de partidas en el presupuesto, el 82% móvil es totalmente viable", lo cual da a entender que el Presidente del Senado también desconoce los medios para satisfacer las demandas que se motorizarán con la sanción de esta Ley.

A la hora de hablar de números, el Diario La Nación estima que llevar a la práctica esta nueva normativa significaría, en primer lugar, un aumento del 36,4% para quienes cobran el haber mínimo, que pasaría de 1046 a 1426,80 pesos. Teniendo en cuenta que aproximadamente un75% del total de los jubilados argentinos está cobrando la jubilación mínima, serían alrededor de 4,1 millones las personas alcanzadas por esa suba y el costo rondaría los $ 21.000 millones para el próximo año para las arcas estatales.Si a ello le sumanos las actualizaciones que habría que realizar en las prestaciones que la ANSeS brinda a los pasivos, estaríamos hablando de, al menos, unos $ 33.000 millones anuales.

La actitud de los legisladores opositores es claramente irresponsable y demagógica. Ni ellos saben a ciencia cierta cómo concretizar en los hechos a esta nueva ley. ¿Qué podemos esperar entonces? ante la probable escasez de recursos, se vendrá una nueva catarata de juicios contra el Estado de parte de jubilados que exijan el cumplimento del marco legal... a estos políticos imberbes no les importa que el Estado hipoteque sus recursos, total que otro pague los costos políticos: ellos se desentienden y que el drama lo arregle otro.

Debemos reconocer que, hoy en día, un jubilado no puede vivir dignamente con $ 1.426,80 mensuales; la situación se agrava en ciudades como Buenos Aires o cualquiera de las patagónicas en donde el costo de vida es sensiblemente más alto que en la mayoría de las provincias argentinas. Además, la inflación sigue haciendo estragos en el poder adquisitivo de todos los argentinos, lo cual implica que un aumento en los haberes pierde rápidamente sus efectos beneficiosos.

Pero, no podemos criticar únicamente a la oposición. Una vez más, debemos preguntarnos hasta qué punto la Presidente Cristina Fernández es responsable en la administración del dinero del Estado Nacional. Debido a la masa de dinero que está actualmente administrando la ANSeS, el Estado Nacional se permite subvencionar  numerosos planes sociales, obras de infraestructura, una empresa tremendamente deficitaria como Aerolíneas Argentinas y ¡¡hasta la televisación del fútbol argentino de primera división!!. Cabe preguntarse hasta dónde y, sobre todo, hasta cuándo es sostenible este nivel de gasto fiscal. 

Por ejemplo, el Gobierno de la Presidente Fernández ha implementado un sistema de subsidios para abonarle una extraña clase de jubilación a millones de argentinos que, por diversos motivos, no realizaron aportes al sistema previsional. Mientras haya dinero de la ANSeS, será factible seguir pagando todas esas "jubilaciones" pero ¿¿alguien se pregunta qué pasará el día en que ese organismo estatal no disponga del dinero suficiente para enfrentar esa erogación mensual comprometida??.

Es una bomba de tiempo que explotará, más tarde o más temprano. Ya nos pasó con la Ley de Convertibilidad que impulsó el menemismo ( que los Kirchner vitoreaban en aquellos años) que nos permitió vivir en una ficción de precios estables y un dólar barato que, al cabo de unos años, al quedarse sin fondos para sostener ese perversos sistema, terminó estallando una inusitada crisis en las manos del inoperante Gobierno que ¿lideró? Fernando De la Rúa.

Tiempo Argentino, medio kirchneri$ta, también vomitó su ira
Lamentablemente, los argentinos no tenemos conciencia del inmenso valor de la cosa pública. El peronismo se ha caracterizado históricamente por despilfarrar dinero estatal para ganarse irresponsablemente la simpatía de las masas, invocando una "justicia social" que nunca fue tal. Los Kirchner, como buenos hijos de Don Juan Domingo, mantienen esta "línea de conducta"... total, cualquiera es generoso con el dinero ajeno: tanto Perón como la actual titular del Ejecutivo Nacional pudieron incrementar sus patrimonios personales notablemente y los mantuvieron ajenos a cualquier tipo de "redistribución".

En este bendito país, al no tener una conciencia de nación, lo "público" es equivalente a "de nadie" y entonces nadie se hace cargo de velar por una justa distribución del ingreso. A cualquiera de nosotros, cuando nos hablan de aumento de haberes, nos endulza los oídos... pero tratándose de la cosa pública, de nuestro país, debemos mirar un poco más allá: en cualquier economía doméstica, si se quiere cuidar debidamente a un grupo familiar, no hay que despilfarrar dinero, no se puede gastar más de lo que ingresa. Debemos aprender a cuidar nuestro país, cuidando nuestros recursos como debemos hacerlo con el dinero que administra una familia ordenada y fraterna... a propósito, ¿los argentinos nos sentimos hermanos?

9 comentarios:

Hector dijo...

Se esperaba que la presidenta vetara esta ley, una pena para los jubilados que tenian alguna ilusion.

No entiendo mucho del tema, pero creo que no se puede aprobar una ley que aumenta los gastos del estado, y diciendo "despues veremos de donde sale el dinero".

Por otro lado, no se podria buscar un punto medio? quiza un 70, 75%
que tiene de especial el 82?

Don Gato dijo...

Parece mentira pero despues del veto presidencial, ya todo me resulta claro: no quieren (desde el oficialismo) que nadie se lleve "los laureles" y mucho menos, la plata.

Es asi, es un hecho. No se preocupan por la gente, sino por una cuestion mas personal, creo.

Y si alguien se preocupa, pues, lo demonizan, como a Cobos.

Una hermosura.

Ahora, nos daremos cuenta los argentinos en general que esto no puede seguir asi?

Buena pregunta, me parece.

Exitos.

Ciro dijo...

Algo que se le reprocha a Cobos, es que el siendo Gobernador de Mendoza veto una ley que establecia el 82% en esa provincia...algo paradojico.

Anónimo dijo...

El día que Cobos vetó el 82% móvil de los jubilados docentes mendocinos
NADIE RESISTE EL ARCHIVO

Las contradicciones de Julio Cobos son interminables y hasta podría decirse que predecibles. Así ha sido, tanto en sus días de gobernador en la provincia de Mendoza, como en los últimos años en su cargo de Vicepresidente de la Nación. Por caso, lo que sostiene hoy, puede ser refutado mañana por él mismo con una facilidad que espanta.

Poco le importa eso a Cobos, él avanza inexorable en pos de cumplir su sueño de ocupar la primera magistratura argentina en 2011; en un camino sinuoso pero firme.

Nada le quita el sueño a Cleto, ni siquiera los ataques oficiales que lo tildan de “traidor” o de “okupa”. Él sabe que, a la hora de incomodar al oficialismo, es el mejor de todos. Cobos conoce como pocos dónde debe hundir el sable para lastimar las zonas más sensibles del oficialismo.

En ese contexto, el veto al 82% móvil a los haberes jubilatorios, no sólo lo llevó casi a la misma gloria que el voto no positivo de julio de 2008, sino que dañó severamente al kirchnerismo, en el lugar donde más le duele: el discurso progresista.

Sin embargo, pocos saben que en enero de 2006, Cobos hizo lo mismo que hoy critica con furia: vetó una ley que intentaba aplicar el 82% móvil a los jubilados docentes mendocinos.

El día que lo hizo, el hoy vicepresidente aseguró algo que hoy puede sonar contradictorio: que los legisladores “no pueden imponerle la pauta de gastos al Ejecutivo”. Con esas palabras, Cobos criticó ferozmente el reconocimiento de 10,8 millones para jubilados docentes que había sido propuesto a modo de “subsidio” por única vez por la legislatura. “Corregimos una irregularidad porque la Provincia no puede legislar en materia previsional”, fundamentó el entonces Gobernador.

Según consignó en esos días diario Los Andes, “como aliciente para demostrar su predisposición con el reclamo de los jubilados, (Cobos) anunció que a partir del lunes todos los jubilados que fueron transferidos a la Nación cobrarán el 10% del presentismo. Esto equivale a una suma mensual que varía entre 50 y 300 pesos en base al nivel de ingreso. Este monto podría duplicarse si la Nación firma un convenio donde reconozca esta deuda, según planteó el propio Gobernador”.

Dicen que nadie resiste el archivo y, en el caso de Cobos, esa frase se hace más carne que nunca.

Christian Sanz
Especial para MDZ On Line

Anónimo dijo...

El inmoral veto de Cristina al 82% móvil
SRA PRESIDENTA, ¿EL ESTADO ES USTED?

Un breve análisis del veto presidencial a la ley 26.649 de Jubilados, demuestra el poco o nada de respeto que se le tiene a los Derechos del Pueblo y a la Constitución misma. Sus palabras para justificar el veto suenan como un insulto a la inteligencia de los Argentinos “cuando uno habla de la Constitución y de la Seguridad jurídica tiene que hacerlo desde un lugar de autoridad moral de cómo estamos ejerciendo los roles de la Constitución. Que nadie se ponga nervioso: no queremos que se vaya nadie simplemente que cumplan con los roles de la Constitución”….

Después de analizar jurídicamente los hechos preguntaré: ¿de qué seguridad jurídica habla y que autoridad moral tiene ella para dirigirse al Pueblo como lo hace y vetar la Ley?

Ahora bien, la Constitución Nacional a través de su Art. 14 bis garantiza en los haberes de Jubilados y Pensionados la Movilidad en los mismos, a su vez los Pactos Internacionales sobre Derechos Humanos que tienen jerarquía constitucional, garantizan los Derechos Humanos de las personas mayores; todas estas garantías y derechos, desde hace muchos años han sido y siguen siendo violados en perjuicio de los ciudadanos adultos mayores a tal punto que cientos de miles de Jubilados, están obligados a remitirse a la Justicia como último recurso para buscar amparo en sus derechos constitucionales.

El Supremo Tribunal de Justicia de la Nación ante la enorme cantidad de reclamos que han llegado a colapsar el fuero previsional, dictó en su momento un fallo salomónico, quizás un poco irregular buscando una solución política a esta violación a la Constitución enviando al Congreso de la Nación el expediente Badaro Adolfo c/ANSeS con el fallo, sugiriendo al Congreso cumplir con su obligación constitucional de reordenar las leyes de orden público que garanticen el ejercicio y goce pleno del derecho observado en el Art. 14 bis de nuestra C.N. , garantía irrenunciable de la Seguridad Social buscando de esta manera dar cumplimiento al Art. 28 de la C.N. que dice: “Los principios, garantías y derechos reconocidos en los anteriores artículos, no podrán ser alterados por las leyes que reglamenten su ejercicio”

Dicha sugerencia no obtuvo el resultado esperado, ya que al tener en ese entonces mayoría absoluta en el Parlamento, el oficialismo “cajoneó” la sugerencia por más de un año, obligando a la Corte Suprema de Justicia a sacar el fallo conocido como Badaro II. Mientras tanto, miles de Jubilados morían sin que sus Derechos Humanos y Constitucionales fuesen respetados.

Anónimo dijo...

El fallo Badaro II reconoció el derecho al Jubilado y le otorgó la razón al reclamo, definiendo la movilidad —garantía constitucional— “como la proporcionalidad razonable que debe existir entre el haber del Jubilado y el salario del trabajador”

Ante esta situación y en una clara maniobra de bastardeo jurídico, el Poder Ejecutivo envió un proyecto mal llamado de Movilidad que prontamente fue aprobado por la mayoría de “alcahuetes” bien pagos al servicio de la Reina; esto al salir originó otras cataratas de juicios de Jubilados haciendo colapsar una vez más a la Justicia.

Con las últimas elecciones, cambió la composición de las Cámaras, quedando en minoría la Reina y sus secuaces; la mayoría opositora asumiendo su obligación constitucional Art. 75 inc.23 de la Carta Magna (atribuciones del Congreso) que dice: “ Legislar y promover medidas de acción positiva que garanticen la igualdad real de oportunidades y de trato y el pleno goce y ejercicio de los derechos reconocidos por esta Constitución y por los Tratados Internacionales vigentes sobre Derechos Humanos, en particular respecto a los niños, las mujeres, los ancianos y las personas con discapacidad”, deciden poner las cosas en orden y a través de un proyecto aprueban la Ley 26.649 que garantiza el 82% Móvil para las Jubilaciones y Pensiones mínimas, y regularizan en las otras superiores aplicando el porcentaje de movilidad fijado por la Corte Suprema de Justicia en los casos Sánchez y Badaro.

En este punto del análisis cabe observar que dos poderes del estado en cumplimiento de sus obligaciones constitucionales reconocen el Derecho constitucional de los ciudadanos adultos mayores a percibir la movilidad en sus Haberes de Jubilados y es entonces que el Poder Supremo de Cristina I de Argentina veta con un Decreto la ley que trata de normalizar la irregular situación de los Jubilados terminando de esta forma con la violación que se les hace a sus Derechos.

Esto tiene un claro sentido de avasallamiento a dos Poderes del Estado quedando el Poder Ejecutivo como poder soberano anulando los derechos constitucionales de todos los ciudadanos sometiendo a sus caprichos la voluntad soberana del Pueblo expresada a través de sus representantes (diputados, senadores,..) quienes a través de una ley intentan terminar con las violaciones constitucionales en perjuicio de los Jubilados. A su vez anula la garantía de justicia observada en la C.N. y en los Pactos Internacionales antes mencionados con la misma jerarquía.

Anónimo dijo...

Y allí surgen las preguntas, ¿con quÉ autoridad basa su veto esta “Señora”? cuando el Presidente y el Vice asumen el mandato por Art. 93 de la C.N. están obligados a jurar y juran observar y hacer observar la Constitución Nacional. El Vicepresidente por lo menos no faltó a su juramento intentando con su voto desempatar para que una ley surgida en el Congreso hiciese observar la Constitución en cuanto a los derechos garantidos de los ciudadanos argentinos.

Usted “Señora” no sólo actúa como perjura sino que se garantiza con su veto seguir gobernando en la ilegalidad anulando la Constitución para erigirse Ud. en la única ley suprema de la Nación, su actitud de desprecio hacia su Vicepresidente (el “okupa”), hacia los representantes de Pueblo (los ignorantes) y a la Corte Suprema de Justicia ( los “turros”) ¿qué queda para nuestro pobre Pueblo ante tanta desfachatez de poder que Ud. demuestra?

Luis XIV en quién con seguridad usted se habrá inspirado solía decir “ EL ESTADO SOY YO”….por lo menos a él el poder le bajaba de Dios en cambio a usted “Señora” el poder le deviene de la cobardía de millones de argentinos, de la ignorancia por parte del Pueblo con respecto a sus derechos Constitucionales, de la camarilla de atorrantes y alcahuetes organizados en mafias que se han enriquecido a nuestra costa y las sostienen, y por supuesto también a su total falta de decoro y ética y desfachatez manifiesta.

Sólo me cabe agregar que a la Argentina que usted quiere salvar de la quiebra a costa del hambre y la miseria de los Jubilados, usted ya la ha quebrado hace ya mucho tiempo, moral, espiritual y económicamente sumiendo a nuestro Pueblo en la desgracia.

Rubén Gioannini
DNI 8.706.223
Movimiento Patriótico Nacional Previsional
tiemponacional1050@yahoo.com.ar
mopanaprevi@iplanmail.com.ar

mario dijo...

Hola Héctor:

Nadie duda que nuestros jubilados, los que aportaron a la caja previsional durante largos años, merecen una recomposición en sus haberes. Lo que planteo con este post es que alguien que esté en el algún poder del Estado debe cuidar lo que es de todos.

Saludos.


Don Gato:

Es así, estos políticos (y no solamente los Kirchner) pienan mucho más en mantener su poder y la gente que haga lo que pueda... Espero que algún día tengamos un gobierno que piense en la Argentina.

Saludos.


Ciro:

Cobos tiene muchas contradicciones en su historial... si es por eso, los Kirchner son los más caraduras: hoy fingen ser de izquierda, pero son oligarcas... hoy dicen que fueron perseguidos por la dictadura, pero sabemos que en aquellos años estaban desentendidos del drama de los desaparecidos... hoy hablan pestes del neoliberalismo de los 90 pero en aquellos años eran obsecuentes con Menem.

En fin.

Saludos.

Pablo de Córdoba dijo...

Interesante artículo de LaColla

http://www.enriquelacolla.com/sitio/nota.php?id=196

Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina