miércoles, 15 de septiembre de 2010

Se viene la murga kirchnerista

La vida es un carnaval
Tras un fin de semana con serias complicaciones en la salud de Néstor Carlos Kirchner, el kirchnerismo salió con todo a minimizar ese contratiempo, juntar a su tropa para aunar fuerzas y disparar contra la oposición tan endeble que le está allanando el terreno de cara al 2011.

Con bombos y platillos y por cadena nacional como tanto gusta, la Presidente Cristina Fernández anunció la presentación de un proyecto de ley de "ordenamiento" de los feriados nacionales, con el fin de "favorecer el turismo" para lo cual e declara inamovible el tradicional feriado del 20 de junio en honor a Manuel Belgrano (a quien la Presidente llamó "el Segundo Padre de la Patria" ¿¿??) y, por otro lado, se agrega como feriados los días de carnaval y la celebración del "Día de la Soberanía" en cada 20 de noviembre para conmemorar la Vuelta de Obligado. Suena paradójico que se hable de soberanía cuando, con el kirchnerismo en el poder, se siguen regalando tierras en la Patagonia a inversores extranjeros y se entregan recursos no renovables a empresas transnacionales.

Respecto a los carnavales, la primera mandataria arengó a complaciente tribuna afirmando "En el 2001, el primer año del tercer centenario, vuelven los carnavales a la República Argentina. Vuelve la alegría." (¿?)

Fernández dijo que "se fija en 15 feriados nacionales en nuestro país y adoptando un  sistema europeo", y se anticipó a las críticas ironizando "Doy el antecedente porque seguramente si no lo digo nos van a criticar, pero cuando diga que lo hacen en Europa algunos les va a parecer fantástico, yo sé lo que les digo."


De todas maneras, volvió a escudarse en el "modelo europeo" para comentar otra de las modificaciones al sistema vigente cuando aseveró "Cuando alguno de los feriados que son inamovibles cae un martes o un jueves el Poder Ejecutivo determina que el día, comúnmente denominado sandwich, sea viernes o lunes, también sea feriado". Para fundamentar esto del feriado "puente" (¿?), la titular del Ejecutivo Nacional exhibió datos confeccionados por el INDEC (que a esta altura del partido, se pueden considerar de dudosa procedencia...) en donde se habla de un espectacular crecimiento del turismo en toda la Argentina... sería mejor parecernos en otras cosas a los países más desarrollados, como en la seguridad jurídica y los niveles de educación popular.

Asimismo, la primera mandataria propone cambiar la denominación del feriado del 12 de octubre, que conocemos como el "Día de la Raza" para que pase a llamarse "Día de Respeto a la Diversidad Cultural", pronosticando que, de esta manera, "No se va a llamar más con ese nombre racista"... ¿desde cuando hablar de razas humanas implica discriminar?, ¿habría que ser entonces de una sola raza?, ¿cuál?.

De esta manera, de aprobarse esta iniciativa en el Congreso de la Nación, los dos días para carnaval y el Día de la Soberanía se suman a los 12 feriados ya existentes en nuestro país: 1 de enero, el 24 de marzo, Viernes Santo, el 2 de abril, el 1 y el 25 de mayo, el 20 de junio, el 9 de julio, el 17 de agosto, el 12 de octubre, y el 8 y el 25 de diciembre.

Con eso de correr los feriados para tener más fines de semanas largos (Menem lo hizo), los argentinos hemos ido perdiendo el verdadero sentido de las fechas que, se supone, conmemoramos.

A decir verdad, el turismo no se fomenta aumentando la cantidad de feriados. Es cierto que hay un importante movimiento turístico en la Argentina, pero también es necesario que más argentinos puedan gozar de la oportunidad de pasear por nuestro hermoso país para lo cual es preciso que se implementen medidas para que los salarios no sigan perdiendo su capacidad de compra.

La Presidente se toma su tiempo para hacer este tipo de actos con propuestas poco trascendentes para este país, a la vez que relega cuestiones mucho más importantes porque le generan incomodidad como el 82% móvil para jubilados, la pobreza, la inflación, la inseguridad, la educación, la contaminación ambiental...


Otro discurso (y van...) solo para los que la vitorean
 
Con la mente ya puesta en el 2011, ayer Martes 14, la "Juventud Peronista" organizó un acto en el Estadio Luna Park en la Ciudad de Buenos Aires en donde los protagonistas fueron, precisamente, la Presidente de la Nación y su marido. También estuvo presente la "Juventud Sindical" (¡!) que lidera Facundo Moyano, el hijo menor del líder de la Confederación General del Trabajo, además de "La Cámpora" que capitanea Máximo Kirchner, JP Descamisados (¿?), JP Evita y los "Putos Peronistas".

Un convaleciente Néstor Kirchner ocupó un lugar privilegiado en el escenario y fue el centro de las miradas. Fue llamativo que el actual Presidente del Partido Justicialista haya elegido nuevamente una clínica privada para hacerse atender, en lugar de un hospital público... ¿o es que acaso no confía en la salud pública?

A la hora de dirigir la palabra a la enfervorizada platea, la primera mandataria apostó a lo peor de la dialéctica kirchnerista: sectarismo e intolerancia ideológica en abundancia en un discurso de barricada. A poco de comenzar con su discurso, Fernández dijo "No vine a hablar acá, les digo, como PresidentA de la República, olvídense, acá soy una más, olvídense, el que está mirando por televisión y quiere escuchar a la Presidenta, que apague el televisor, solamente va a escuchar a una militante peronista, es lo que siempre voy a ser"... De todas maneras, usó su investidura para que ese acto partidario sea emitido por la Televisión Pública.

Como una forma de tirarse loas a su gestión como Presidente, Cristina Fernández dijo envidiar a su joven audiencia porque "Cuando yo fui joven como ustedes, cuando junto a miles y millones de argentinos apostábamos a un país diferente, no tuvimos la suerte que tienen ustedes hoy de vivir en un país con todas las libertades". Estas palabras suenan muy soeces en tiempo que cualquiera que opine en contra de la Presidente es descalificado violentamente por las "mentes-abiertas" de este pseudo-progresismo y, peor aún, cuando el Ejecutivo Nacional pretende "regular" la distribución de papel para los diarios y revistas del país.

Tal como acostumbra, la Presidente redundó en elogios a si misma y hasta volvió a mentir con su pasado "militante" cuando dijo a sus adeptos "Yo formé parte de la juventud maravillosa, de esa juventud que no tuvo la oportunidad que hoy tenemos aquí, de esa juventud que fue masacrada durante la dictadura más terrible de la que se tenga memoria, y si se me permite, la dictadura que vino a terminar, realmente, con el modelo industrial y de generación de trabajo." Como es sabido y hasta reconocido por muchos, los Kirchner por aquellos años se mantenían indiferentes al horror de aquellos años y alimentaban su fortuna personal a fuerza de usuras varias; a la Familia Kirchner, la Dictadura no los masacró ni los "terminó", más teniendo en cuenta que el bueno de Néstor Carlos fue parte de las "fuerzas vivas"  de la Ciudad de Río Gallegos que colaboró con los jerarcas militares.

Se dio tiempo para justificar la apropiación de los fondos que administraban las Administradoras de Fondos para Jubilaciones y Pensiones (AFJP) para ser usados para la Asignación ¿Universal? por Hijo cuando sentenció "Esa asignación que sería imposible de llevar a cabo si no hubiéramos recuperado la administración de los recursos de los trabajadores. No digamos más de las AFJP, las AFJP se habían apropiado de los recursos de los trabajadores, es exactamente al revés". Ciertamente, a los trabajadores no se les consultó previamente si aprobaban la intervención estatal en el sistema privado de capitalización, ni mucho menos para ser destinado al clientelismo que se le denomina elegantemente "planes sociales".

No pudo contenerse y apeló al racismo para atacar a la clase media de nuestro país a la que gritó "A esta clase media tan volátil, a esta clase media como yo, universitaria, a la clase media que muchas veces no entiende y cree que separándose de los laburantes, de los morochos, le va a ir mejor". Fernández aprovecha para bastardear a la clase media argentina (está clarísimo que ella no forma parte, dado su frondoso patrimonio familiar) simplemente porque le es esquiva en términos electorales; nuestra primera mandataria debería saber que, a causa de que la inflación (la misma que ella niega) sigue haciendo perder el poder adquisitivo de los salarios, la pobreza golpea cada vez a más argentinos, sin distinguir color de piel ni credos religiosos.

A la oposición le dedicó varias frases, todas cargadas de odio y soberbia como cuando dijo "No nos critican por las equivocaciones, nos critican por los aciertos, por las buenas políticas, por la equidad, por la igualdad, porque no hay más impunidad en la República Argentina, por eso nos critican compañeros, y si es por eso que sigan criticando, que sigan criticando".

Y, claro está, reservó dardos venenosos contra la prensa que tanto la critica. Se victimizó afirmando que ella no recibe el mismo trato que los referentes opositores analizando "Cuando veo y escucho a algunos dirigentes políticos de la oposición, los mismos que escuché y vi durante los años 1999, 2000, 2001, hablar como hablan, siento que solamente se puede hablar así cuando hay una inmensa impunidad mediática donde nadie les repregunta nada ni nadie los pone en evidencia, es la única manera de que puedan hablar. A nosotros cuando alguien nos pregunta algo nos interrogan, a ellos los escuchan, pero no importa, esto nos hace muy bien porque nos hace ejercitarnos como cuadros en la dialéctica y en la decisión". Es llamativa la caradurez de la Presidente cuando todos sabemos que ni ella ni su marido conceden entrevistas y sus conferencias de prensa constituyen toda una rareza. Realmente ya perdí la capacidad de asombro cuando escucho a un peronista como se desentiende de toda responsabilidad que le cabe por los problemas del país porque, además de la innegable ineptitud de la Alianza para gobernaren aquellos años, hay que decir que a Fernando De la Rúa le explotó en sus manos una bomba que activó tantos años de gobierno menemista (de los que los Kirchner apoyaron en el Congreso de la Nación)

En definitiva, este acto partidario fue un adoctrinamiento de la tropa, buscando enardecer los ánimos al enardecer divisiones y resentimientos entre los mismos argentinos. Y sí, es la forma que entienden la política tanto Cristina Fernández como Néstor Kirchner.

Una de las tantas barbaridades que dijo la Presidente Fernández la pintan tal cual es con forma de ejercer el poder que el pueblo le delegó en el 2007: "¡Dios mío, cómo hemos crecido, cómo ha crecido esta democracia que ha (en la página de Presidencia de la Nación ese "ha" está escrito sin la letra h, un espantoso error ortográfico) pasado de repartir zapatillas a computadoras a los chicos en los colegios! ¡Dios mío si no hemos crecido!".Tal como hicieran sus venerados Juan Perón y Eva Duarte, los Kirchner entienden que los problemas estructurales de nuestro país como son la pobreza y la educación se arreglan repartiendo irresponsablemente dinero (que no es de ellos, obvio) a diestra y siniestra... como si el progreso de un país no se forja sino que se compra... y sí, más que nunca "alpargatas sí, libros no".

3 comentarios:

Anónimo dijo...

por favor, que entrada mas pobre...

aguante cristina!!!

No KK dijo...

Anónimo: al menos hubieras dicho qué es lo que hace a la pobreza de este post....

John dijo...

cheap oakley sunglasses
oakley sunglasses on sale
rangers jerseys
longchamp bag
pandora charms
polo ralph lauren outlet
mulberry outlet uk
cheap ray ban sunglasses
coach outlet canada
pandora jewelry
20170622yuanyuan

Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina