viernes, 24 de septiembre de 2010

¿Narcopolicías en Giojalandia?

un narcotraficante asegura tener "contactos" con la Policía de San Juan.


En agosto pasado, en la Ciudad de San Juan, la Policía Federal Argentina detuvo a Roberto Agüero, (alias "Manteca"), narcotraficante al que se le incautaron 29,960 kilos de marihuana y 2,830 de cocaína, además de dos pistolas 9mm y 82 cartuchos.

La sorpresa fue que el delincuente ha confesado recientemente ante juez federal Leopoldo Rago Gallo que él podía operar gracias a la "protección" que le brindaba nada menos que el Segundo Jefe del Departamento Drogas Ilegales de la Policía de San Juan, Néstor Agüero y de Ariel Luna, empleado judicial que habría entorpecido ciertas investigaciones sobre narcotráfico en San Juan.

El narcotraficante sabe que, al menos en teoría, si aporta datos ciertos para que la justicia avance, su condena será más liviana mientras que todo lo contrario sucedería con él si aportase datos falsos. Ante la consistencia de la información dada, la Policía Federal procedió a detener a Néstor Agüero y, posteriormente, fue trasladado al Servicio Penitenciario ubicado en el Departamento Chimbas.

El escándalo estalló en la Provincia y las miradas apuntaron al Ministro de Gobierno Emilio Fernández, el Secretario de Seguridad Dante Marinero y al Jefe de Policía Miguel González... y, obviamente, al principal responsable político: el Gobernador José Luis Gioja. Como era de esperarse, la prensa sanjuanina salió rápidamente a proteger la imagen pública de Gioja, mostrándolo "preocupado" y que ha mandado "a investigar a fondo" todo este bochorno institucional.

En este caso, llama la atención que es la Policía Federal la que termina actuando con celeridad ante la inoperancia de la policía sanjuanina.

No es la primera vez que la Policía Federal tiene que actuar ante la, cuanto menos, pasividad de las fuezas de seguridad de la Provincia. Está aún fresco el caso de la gran estafa que cometió el "Movimiento Agropecuario Provincial" con la venta de casas que, según aseguraron a los damnificados, construiría el Instituto Provincial de la Vivienda. El principal responsable de ese ilícito es Carlos Albornoz quien estaba prófugo y a quien la Policía de San Juan "no encontraba en ningún lugar"... hasta que intervinieron las fuerzas federales que fueron al primer lugar en que Albornoz debería haber sido buscado: en su domicilio particular, ubicado en el Departamento Pocito; "increíblemente" los efectivos de la Federal hallaron a Albornoz en su casa, en compañía de su pareja y de sus dos pequeños hijos y no ofreció resistencia alguna al momento de ser detenido.... Cuando fue entrevistado por el Canal Telesol, Albornoz dijo irónicamente que, a pesar de haber permanecido todo el tiempo en su hogar, pudo estar lejos del alcance de la Justicia porque él es "como Roberto Carlos, tengo 1 millón de amigos" (...). Al día de hoy, poco se sabe de la suerte que corrió esta investigación y, según parece, los reclamos han sido acallados.

Se dice que la prostitución y el tráfico de drogas son actividades ilícitas, pero todos sabemos que ambos negocios, a pesar de cobrarse impúnemente vidas humanas, gozan de gran prosperidad sin importar que estén fuera de la Ley. En el imaginario popular, se alimenta la idea de que esos delincuentes pueden "trabajar" gracias a sus conexiones con algunos efectivos policiales y empleados judiciales quienes, desde sus lugares, favorecen el accionar de esos malvivientes.

La Policía de San Juan es una institución que, lamentablemente, es objeto de desconfianza porque ya son varios los casos en que no procede con eficacia. Claro que dentro de las fuerzas provinciales de seguridad hay hombres y mujeres que toman su trabajo con honestidad y arrojo para prevenir el crimen... pero hay algo que está contaminado dentro de su estructura.

San Juan necesita que se sepa la verdad y que este caso, como tantísimos otros, no quede en la nada. Se debe investigar valientemente y que los responsables sean debidamente procesados.

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina