domingo, 19 de septiembre de 2010

La justicia argentina corre por izquierda

Sergio Galvarino Aplabaza Guerra, un idealista
La relación bilateral entre Argentina y Chile tiene actualmente un conflicto diplomático debido al pedido de extradición que los trasandinos realizaron de Sergio Galvarino Aplabaza Guerra, a quien la justicia del vecino país señala como autor intelectual del asesinato del Senador Jaime Guzmán Errázuriz y del secuestro del periodista Christian Edwards.

Durante las sucesivas presidencias de Néstor Kirchner y de Cristina Fernández se mantuvo la reticencia a la extradición; en febrero de 2006, el Procurador General Esteban Righi (quien a pesar de estar "vivito y coleando", figura como "desaparecido" para la CONADEP), fundamentó la postura oficial de nuestro país al decir que "no se trató de un crimen político".

Sebastian Piñera, actual Presidente de Chile, no dudó en demostrar su preocupación por como se estaba dilatando la extradición de Aplabaza Guerra; luego de una entrevista con Cristina Fernández en Santiago de Chile, el primer mandatario trasandino opinó que “Una persona que cometió un crimen tan grave, que le costó la vida a un senador y lo cometió en Chile, debería ser juzgado por los tribunales chilenos”. Patrico Walker, senador democristiano, fue más allá con sus declaraciones cuando aseveró  "Sería inaceptable que la Argentina no diera lugar a la extradición de Apablaza". Por su parte, el Canciller Alfredo Moreno fue duro al expresar "Ya lo hemos explicado. Aquí se han producido dos delitos muy serios e importantes [asesinato de Guzmán y secuestro del directivo de El Mercurio , Cristián Edwards] y Chile va a hacer un esfuerzo muy serio para que quienes tengan participación en estos hechos vengan y respondan en Chile".

Durante visita en Chile, la Presidente Cristina Fernández procuró minimizar el conflicto sin dar ninguna definición asegurando que "No hay que dramatizar, esas son cuestiones legales". Finalmente, ante la indiferencia de la dirigencia política argentina, la solicitud de Chile llegó hasta la Corte Suprema de la Nación Argentina que, finalmente, accedió a la petición.

A poco que se conociera la decisión de la Corte Suprema de Justicia, Hebe Pastor de Bonafini, reconocida militante de "derechos humanos" manifestó su pesar diciendo "La última palabra corresponde al Poder Ejecutivo. Un país que está condenando a los asesinos no puede negarle la libertad a quien luchó por su país". Militantes de izquierda, tal como es su costumbre, distorsionan la realidad de los hechos y, en lugar de llamar "asesino" a Aplabaza Guerra, le dicen que es un "perseguido político", que "luchó por su país" y demás fantasías que solo caben en sus mentes perversas.

Enhorabuena si en Chile se puede hacer justicia esclareciendo ese brutal asesinato. Para juzgar la criminalidad de una persona, no debe anteponerse su ideología: en Latinoamérica y en cualquier parte del mundo, quien asesina a opositores políticos es asesino, llámese capitalista o comunista, de "derecha", de "izquierda", de arriba o de abajo.

Espero que la Presidente Cristina Fernández respete el derecho de los chilenos de hacer justicia y que se permita la extradición de un criminal peligroso como Aplabaza Guerra... ¿será justicia?

Jaime Guzmán, asesinado por jóvenes idealistas

Jaime Guzmán Errázuriz nació en Junio de 1946 en la Ciudad de Santiago, en la República de Chile. Abogado de profesión, fue un dirigente político reconocido en el país trasandino y fue fundador del Movimiento Unión Demócrata Independiente, que presidió entre 1983 y 1987, vicepresidente de RN (1987-1988), y luego presidente de la UDI, hasta agosto de 1989.

Durante toda su trayectora política, fue un apasionado enemigo del marxismo y llegó a ser un influyente asesor del Presidente (de facto) Augusto Pinochet. Seguramente, al haber estado tan cercano al dictador chileno, Guzmán puede haber estado involucrado en diversos crímenes contra los opositores al régimen militar; de todas maneras, por más "prontuario" que puede haber tenido este senador, nada justifica la violencia de los guerrilleros.

Senador Jaime Guzmán
El día 01 de abril de 1991, Guzmán fue asesinado a tiros por militantes del Frente Patriótico Manuel Rodríguez (FPMR), en las afueras del Campus Oriente de la Universidad Católica de Chile. El FPMR se adjudicó rápidamente la autoría del crimen y, un año después, Galvarino Apablaza, líder de ese movimiento que usaba el seudónimo "Comandante Salvador", reivindica el asesinato en términos “totales y absolutos” y acusaron a Guzmán de ser “responsable moral, político e intelectual del gobierno militar” que lideró el Gral. Pinochet.

Los autores materiales del asesinato de Guzmán fueron posteriormente detenidos, juzgados y condenados. Galvarino Apablaza fue procesado como autor intelectual del homicidio de Guzmán y del secuestro de Agustín Edwards, pero nunca fue detenido. Varios años más tarde, en 2004, el líder del FPMR fue descubierto en Argentina, más precisamente en la localidad bonaerense de Moreno en donde convive con Paula Chahín Ananía, también de nacionalidad chilena y empleada de Presidencia de la Nación Argentina. En consecuencia, el Gobierno de Chile solicitó a su par argentino la inmediata extradición pero, la Juzticia Argentina, a través del magistrado Claudio Bonadío negó la petición argumentando, entre otras cosas, que el ex frentista no había contado con el debido derecho a defensa en Chile.

(fuente: http://www.emol.com/especiales/jaime_guzman/)
Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina