lunes, 27 de septiembre de 2010

(in)división de poderes en Santa Cruz

La Presidente con el Gobernador Peralta
La Provincia de Santa Cruz está viviendo horas difíciles debido a un conflicto de poderes que se ha suscitado debido a un fallo de la Corte Suprema de Justicia de la Nación que ordenó la restitución de Eduardo Sosa, Procurador General de esa Provincia, que fuera removido en el año 1995 por el entonces Gobernador Néstor Kirchner.

La movida kirchnerista fue un tanto compleja pero, hasta hace poco, efectiva. La Cámara de Diputados de la Provincia, dominada por el oficialismo, sancionó la la Ley Provincial 2404 con la que se suprimió el cargo de Procurador General y desdobló la competencia en dos cargos: Agente Fiscal y Defensor General y, llamativamente, Sosa, fue dejado cesante ya que no fue designado en ninguno de los dos cargos nuevos. Pese al resarcimiento de $ 1.500.000 (sí, un millon y medio de pesos) que le ofreció Kirchner, Sosa decidió recurrir a la Corte Suprema para hacer valer sus derechos. Fueron cinco fallos judiciales favorables al ex Procurador que, sistemáticamente, fueron rechazados por las autoridades de esa provincia patagónica. En el año 2005 fue la última presentación realizada por Peralta y, recién en este mes, se conoció un nuevo pronunciamiento de la Corte Suprema con el que accedió a lo peticionado por el ex funcionario y se ordenó al Gobierno de la Provincia de Santa Cruz para que Eduardo Sosa sea reincorporado.

Ya con Néstor Kirchner y Cristina Fernández como principales actores de la política nacional, el actual Gobernador de la Provincia de Santa Cruz Daniel Peralta siguió lo que antes dispuso Kirchner, su jefe político, y decidió no acatar lo dispuesto por la Corte Suprema.

El Congreso de la Nación fue notificado por el máximo tribunal de justicia de la rebeldía del primer mandatario santacruceño y, desde los sectores anti-kirchneristas, se empezó a barajar la posibilidad de impulsar una intervención federal a Santa Cruz por el evidente conflicto que se ha producido.

La posible intervención del feudo kirchnerista encendió una alarma en la Casa Rosada y fue el insoportablemente verborrágico Jefe de Gabinete Aníbal Fernández quien salió con los tapones de punta cuestionando el fallo judicial afirmando "Esto es un Golpe de Estado" (¿?). Por su parte, durante un acto que encabezó, la Presidente Cristina Fernández también brindó su apoyo al Peralta, diciendo "Gobernador Peralta: ¡me lo quieren intervenir!. No importa, le damos asilo político en la Casa Rosada. Dios mío, después hablan de federalismo. Lo peor de todo es que se hagan en nombre de la Constitución, del federalismo. Las intervenciones son inconstitucionales y contra el verdadero federalismo".

Carmen Argibay, la polémica jueza de la Corte Suprema, salió a responder a las acusaciones recibidas desde el kirchnerismo sosteniendo que "no es un golpe de Estado"  y que “La Corte dice que hay que cumplir la orden de la Justicia y la forma de hacerlo es darle intervención al Congreso de la Nación y que tome las medidas que corresponden. Y, por otro lado, pedir que se haga la investigación para el incumplimiento del gobernador y eso lo tiene una jueza federal en Comodoro Rivadavia”.

Al sentirse acosados, Santa Cruz decidió ahora recurrir a tribunales extranjeros. Según informó el ultrakirchnerista Página/12, el agente fiscal de Santa Cruz, Claudio Espinosa, presentó una denuncia contra la Corte Suprema de Justicia y el Congreso Nacional ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos para evitar ser desplazado.

Lo cierto es que, desde que los Kirchner asumieron el poder allá en el sur de nuestro país e hicieron de Santa Cruz su propio feudo, no hubo ningún juez ni fiscal que se animara a investigar a fondo tantos años de poder kirchnerista. Claro que durante la Década de los 90, Néstor Kirchner contaba con el inestimable apoyo del entonces Presidente Carlos Menem, a quien el actual Diputado Nacional definía como "el mejor Presidente de la historia" (¡¡!!) y que le sirvió para que la Corte Suprema "menemista" mirara para otro lado...

Tanto empecinamiento por no reincorporar a Sosa en su cargo, motivan varios interrogantes:

- teniendo en cuenta que la Corte Suprema es quien tiene la autoridad para interpretar la Constitución Nacional Argentina, ¿por qué se llega al extremo de desobedecer al máximo tribunal?

- ¿qué entienden los Kirchner por división de poderes?

- ¿los Kirchner temen a Sosa?

1 comentario:

Anónimo dijo...

I had a good time here but will return to google now.

Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina