sábado, 21 de agosto de 2010

La Familia Moyano y su avaricia sin fin

En esta bendita Argentina en donde algunos se arrogan el derecho de cortar rutas y "escrachar" a quienes se les antoje, Hugo Moyano y sus hijos, sindicalistas ellos, tienen la increíble impunidad para apretar a quienes quieran.

Por estos días, el Grupo Techint está en la mira de la adorable Familia Moyano. Según denunció a la prensa, Pablo Moyano acusa a Ternium Siderar de que, con tal de reducir costos de fletes, tiene transportistas que trabajan sin ninguna cobertura social y  la falta de cumplimiento del Convenio Colectivo de Trabajo 40/89 y de la ley de Contrato de Trabajo. Por  este motivo, el vástago del titular de la Confederación General del Trabajo lidera personalmente a su pandilla del Sindicato de Choferes de Camiones en los bloqueos a las plantas que Ternium Siderar tiene en las localidades de San Nicolás, Florencio Varela, Ensenada, Morón (Haedo) y Ezeiza (Canning).

Según se lee en su sitio web oficial, Ternium Siderar es la mayor empresa siderúrgica de Argentina. Fabrica aceros laminados en caliente y en frío, galvanizados, electrocincados, prepintados, hojalata, tubos estructurales y perfiles. Cuenta con nueve centros productivos distribuidos en el país donde trabajan más de 5000 empleados; asimismo, es líder en el mercado latinoamericano con procesos integrados para la fabricación de acero y derivados y posee plantas productivas localizados en México, Estados Unidos y Guatemala. Cerca del 80% de su producción es comercializada en el mercado interno de nuestro país, la cual constituye un importante insume en la industria automotriz, de autopartes, línea blanca, maquinaria agrícola, construcción y envases.
 
Siderar deslindó responsabilidades afirmando que el servicio de transporte que dispone está terciarizado, por lo que correspondería que esos "representantes de los trabajadores" presenten su reclamo a las empresas que corresponde en este caso; se comunicó que esta empresa "contrata servicios de logística y transporte por camión, por ferrocarril y por barco con empresas especializadas en cada segmento, teniendo a su cargo las empresas contratadas el cumplimiento de las normas legales propias de la actividad de transporte".  Al respecto de las consecuencias de este bloqueo, un vocero de Techint declaró al Diario La Nación que "Hasta hoy [por anteayer], la totalidad de los procesos productivos de Siderar en las plantas continúa ejecutándose dentro de los programas establecidos. De mantenerse el bloqueo dispuesto por el sindicato de choferes, la actividad se verá gradualmente afectada como consecuencia de la falta de insumos".

Las excusas esgrimidas de parte de esa empresa no fueron aceptadas por la patota camionera que encabeza el joven Moyano, quien declaró que Ternium Siderar es "responsable solidaria de las empresas contratadas" y amenazaron con acampar en las oficinas que Siderar tiene en la Ciudad de Buenos Aires. A su vez, Omar Pérez, Secretario de Política de Transporte de Camioneros dijo que "Ellos contratan a estas empresas porque se le abaratan los costos. Esa es la solidaridad de Siderar. Lo que exigimos es que todos los camiones contratados por la empresa, sea de forma directa o indirecta, cumplan con el convenio".

Ante la gravedad del caso, intervino el Ministro de Trabajo de la Nación Carlos Tomada para actuar como mediador entre ambas partes pero no logró acercar posiciones, por lo que la patota de Moyano seguirá con su protesta.

Esta nueva escalada de violencia de Moyano tiene un claro fin político que es poner en jaque a una poderosa empresa como Ternium Siderar, la cual se mantiene fuera de su influencia.

A su vez, Camioneros quiere atropellar los intereses de la Unión Obrera Metalúrgica que aglutina a los choferes de las movilidades que prestan servicios en Siderar; con esta ofensiva, Camioneros pretende presionar a esos transportistas para que abandonen la U.O.M. para pasarse al gremio de Moyano. Precisamente la U.O.M. rechaza la asunción de Hugo Moyano como Presidente del Partido Justicialista en la Provincia de Buenos Aires.

Todo se trata de una guerra de poder entre gremialistas ricos que aseguran (pero nadie les cree..) defender a los trabajadores, en su mayoría de un nivel socio-económico muy inferior a la que viven los jerarcas sindicalistas. En el medio, quedan rehenes trabajadores y empresarios...

¿y la Justicia?, ¿y el Gobierno de la Provincia de Buenos Aires? ¿y el Gobierno Nacional? todos miran para otro lado, mientras Don Moyano y sus niños siguen haciendo de las suyas.

4 comentarios:

CGL dijo...

Miran todos para otro lado, porque saben que con Moyano no se jode. Tiene mucho poder.

Poder que ellos mismos le entregaron. Entre el cabezón este y algunos piqueteros como Delía; les pueden poner pata para arriba todo.

Y ya sabemos que si hay algo que no caracteriza a la clase política argentina, son las agallas para tomar las riendas.

mario dijo...

CGL

Trsitemente cierto lo que decís: nadie se mete con Moyano porque eso es peligroso. Eso habla de la debilidad extrema de nuestro sistema democrático que nada puede hacer ante un mafioso como ese tipo.

Saludos.

Carou Aguafiestas dijo...

no se quienes son ustedes ni lo que buscan pero de algo estoy seguro , yo estube 10 años sin poder conseguir trabajo , solo tengo primario y el compañero moyano , asi lo llaman todos y cuando digo todos me refiero a todos llamese delia , duhalde, menem , kishner, caamaño ,y asi podria seguir nombrando , asi que muy malo no debe ser ya que todos quieren estar con el , porque piensa usted que hiso esta nota? mi SEÑOR jesus dijo muy claramente "el que este libre de pecado , que arroje la primer piedra " grasias y DIOS te bendiga .

Pepita Pérez dijo...

muy buen blog. lo invito a leer lasalacensurada.blogspot.com

Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina