viernes, 23 de julio de 2010

Macri, más victimario que víctima

En una jugada cargada de torpeza política, el Jefe del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires Mauricio Macri desafió a la Legislatura Porteña proponiendo un juicio político contra si mismo.

Atosigado por la causa judicial por las escuchas ilegales que pesa en su contra, Macri no sabe para donde ir. Sin lugar a duda, el titular del Ejectuivo porteño especula con que contará con el apoyo de sus legisladores que lo terminarán sobreseiendo de toda culpa y cargo cuando afirmó (e imploró clemencia) “Los legisladores del PRO tienen un compromiso con la verdad”.
Según analiza el portal La Política On Line, el primer paso en el hipotético juicio político debe darlo una Sala Acusadora, en donde el PRO cuenta con 19 macristas sobre un total de 45 legisladores, lo suficiente para evitar que la oposición reuna los dos tercios necesarios para impulsar el juicio final y su suspensión en el cargo, como le sucedió a Aníbal Ibarra cuando fue destituido por su ineludible responsabilidad política en la Tragedia de Cromañón.

Pero no es tan simple. Su falta de reflejos ha mellado seriamente en el liderazgo que se supone ejerce sobre sus partidarios, al punto que no es tan seguro de que toda la bancada oficialista lo acompañará hasta las últimas consecuencias en esta cruzada tan peligrosa. De hecho, en medio de una semana trascendental para el destino político de Macri, el Presidente del Bloque PRO Cristian Ritondo se fue de vacaciones con toda su familia a la Ciudad de Miami.

Es llamativo que varios opositores que pedían a gritos el enjuiciamiento de Macri en el día de hoy no dieron quorum para tratar el pedido que ayer hizo el Jefe del Gobierno de la Ciudad. También es llamativa la actitud de Macri, ya que en la misma semana que pidió que lo enjuicien políticamente, sus legisladores habían impedido que la oposición avance con la creación de una comisión investigadora; sin ir más lejos, Macri había  buscado micrófonos de periodistas afines para intentar minimizar la causa judicial que lo tiene como el principal acusado aseverando "a la gente, las escuchas no le importan un carajo" (¿?) y, de paso, cargar contra el Diputado Nacional Néstor Kirchner cuando analizó "Las últimas encuestas dicen que la mejor imagen nacional en este momento es la mía. En la intención de voto estamos empatados Kirchner, Cobos y yo. Eso es lo que le preocupa". Finalmente, la oposición se unió y logró postergar el debate para el próximo 12 de agosto.

Está claro que Macri es víctima tanto de su propia ineptitud como de la Casa Rosada que, desde las sombras y a través de sus alfiles ubicados tanto en el Poder Legislativo de la Ciudad como en el Congreso de la Nación, ha ido asfixiando el poderío que en algún momento ostentó el líder del PRO.

Además del apoyo de algunos referentes del PRO, la única persona extrapartidaria que se solidarizó con Mauricio Macri fue el Presidente de la Sociedad Rural Argentina Hugo Biolcati quien opinó que el juicio político "Es una actitud sensata que busca la transparencia y la claridad".

Pero no solo el kirchnerismo está interesado en que la imagen de Macri se desdibuje en el electorado nacional, la Diputada Nacional Elisa María Avelina Carrió también ha embestido sistemáticamente contra el ex Presidente del Club Atlético Boca Juniors con la clara intención de derribar muñecos y quedar ella como la única alternativa a Néstor Kirchner. Una vez conocido el anuncio de Macri, Carrió se despegó rápidamente declarando que  "La decision de Mauricio Macri es un salto de irracionalidad que pone en zozobra a la Ciudad de Buenos Aires innecesariamente".

Macri ve desesperado como se desvanecen sus sueños dorados para el 2011. Luego de la victoria sobre el kirchnerismo en las elecciones legislativas en Junio de 2009, ningún dirigente de ese improvisado armado electoralista que conocimos como Unión-PRO pudo erigirse como una alternativa opositora potable.

Cuando estaba cómodo en la oposición, allá por el año 2005 mientras observaba como se derrumbaba el Gobierno de Aníbal Ibarra, Macri sentenció sin medir nunca ls consecuencia de sus dichos “Si siendo jefe de Gobierno me procesaran, me iría”... hoy, del otro lado del mostrador, la contradicción alcanza en él niveles intolerables.

Poco a poco, el kirchnerismo vé como se revierte el escenario que se dio en las elecciones del año pasado. Macri está hundiéndose solo y perdiendo terreno, Francisco De Narváez se debate en medio de su nula actividad legislativa y su incierta propuesta de gobierno, Cobos es atacado diariamente mientras Elisa Carrió no puede convencer ni a los suyos.

En definitiva, por virtudes propias pero, sobre todo, por defectos ajenos, se está allanando el camino para Kirchner 2011... y no es poco.

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina