sábado, 17 de julio de 2010

Jaque al Rey (minero)

Hacen escasos días, José Luis Gioja viajó rumbo a Canadá junto a la Presidente Cristina Fernández y directivos de la Barrick Gold. Allá, en aquel país norteamericano, los empresarios mineros no cesaron de felicitar a la primera mandataria argentina no solo mantener el regimen impositivo que tanto los favorece sino que valoran que no se haya publicado el acuerdo por el cual Barrick ha sido beneficiada impositivamente en Pascua Lama, megaemprendimiento minero próximo a inaugurarse. Todo era felicidad para la patria minera.

Pero, por estos días, todo cambió. Los hermanitos Gioja (y todos sus acólitos) están bastante contrariados porque la Cámara de Diputados de la Nación aprobó una Ley Nacional de Glaciares con 129 votos a favor y 86 en contra, poniendo en jaque la actividad minera tal como la está impulsando el Gobierno de la Provincia de San Juan.

Desde hace un tiempo a esta parte, el Diputado Nacional Miguel Ángel Bonasso viene denunciando sistemáticamente intereses espúreos en torno a la explotación minera en la Cordillera de los Andes, y no duda a señalar a los hermanos Gioja como los principales involucrados en negociados con empresas mineras. Tras el escandaloso veto presidencial a una ley consensuada para proteger a los glaciares argentinos, Bonasso volvió a la carga con un proyecto bastante similar a aquel que movilizó al mismísimo Gioja a negociar en nombre de Barrick Gold con la Presidente Cristina Fernández.

Por otro lado, Daniel Filmus confeccionó otro proyecto que estaba más cercano a los intereses de los empresarios mineros y, obviamente, a las pretensiones giojistas. En este sentido, Alfredo Avelín Nollens, ex Intendente de la Municipalidad de la Ciudad de San Juan y dirigente de la Cruzada Renovadora, analizó el proyecto que impulsa el Senador Filmus parece estar redactado por el Gobernador Gioja y está hecho a la medida de las mineras en detrimento de nuestro país, comprometiendo el futuro de nuestros hijos y violando la Constitución”. Lo que más desvelaba a los empresarios mineros era la definición técnica de "ambiente periglaciar", ya que allí se prohibirían todo tipo de actividad industrial. El frustrado candidato a Jefe de de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires recibió elogios de las huestes giojistas porque suponían que su propuesta podría truncar las intenciones de Bonasso.

Pero, para pesares de algunos sanjuaninos, Bonasso y Filmus acordaron unificar sus proyectos y ponerlo a consideración en la Cámara Baja del Congreso de la Nación.

La polémica está suscitada por el Artículo 2° de dicho proyecto de Ley, el cual define: "A los efectos de la presente ley, se entiende por glaciar toda masa de hielo perenne estable o que fluye lentamente, con o sin agua intersticial, formado por la recristalización de nieve, ubicado en diferentes ecosistemas, cualquiera sea su forma, dimensión y estado de conservación. Son parte constituyente de cada glaciar el material detrítico rocoso y los cursos internos y superficiales de agua. Asimismo, se entiende por ambiente periglacial en la alta montaña, al área con suelos congelados que actúa como regulador del recurso hídrico. En la media y baja montaña al área que funciona como regulador de recursos hídricos con suelos saturados en hielo."

Agustín Rossi, Presidente del Bloque del Frente para la Victoria en la Cámara Baja, analizó la votación y garantizó que la Presidente Fernández no vetará la nueva ley sobre glaciares afirmando “Sea cual sea el resultado de esta ley, que tenemos que recordar, no está votada en particular ya que la sesión al final quedo sin quórum, y aun falta la decisión del Senado, no habrá veto. Me lo aseguró la Presidenta”.

El Gobernador Gioja lamentó no poder manejar a control remoto al Congreso de la Nación tal como hace con la Legislatura Provincial y apuntó contra Miguel Bonasso declarando “So­bre personas que creo no tienen racionalidad para hablar, los que insultan y ofenden, son insolventes. Bonasso tiene el vedettismo de aparecer en todos los medios”.

Todos los legisladores sanjuaninos y otros provenientes de provincias cordilleranas votaron en contra pero no pudieron impedir el avance de ese proyecto. Solo el sanjuanino Eduardo Mauricio Ibarra fue a contrapelo del giojismo y votó a favor del proyecto Filmus-Bonasso, ante lo que declaró "San Juan deberá adecuar sus sistemas de exploración y explotación mineros donde haya áreas periglaciares aseguradas, ya lo sabían de alguna manera, así que si las empresas cometen un error deberán corregirlo, y si siguen haciendo las cosas mal deberán levantar campamento".

El legislador sanjuanino Juan Carlos Gioja, incontinente verbal hasta la violencia, bramó contra quienes apoyaron este nuevo proyecto que atenta contra los negocios de sus amigos mineros; sobre Daniel Filmus por haber acordado con Bonasso disparó “tiene muy buena voluntad, pero jamás agarró una pala o un pico en su vida. Tuvo buena voluntad de arreglar pero lo que sacan como dictamen es peor que la ley de Bonasso”... (¿Juan Carlos habrá agarrado una pala o un pico alguna vez en su vida?... ¿cuándo? si toda su vida vivió de la política a la sombra de su hermano José Luis...). Tuvo también palabras contra Ibarra, acérrimo enemigo suyo, sobre quein dijo “Este muchacho (por Ibarra) esta desubicado mal. Yo le voy a contar por qué este muchacho votó así. El PRO, espacio al que pertenece, le cambió los votos de ayer a la izquierda a cambio de votos que necesitaban para reformar el consejo de la magistratura. No entiendo sino como puede convivir la izquierda marginal como la de Bonasso y el PRO de Federico Pinedo”

El Diputado Nacional por San Juan Daniel Tomas, cuyo único mérito político es ser alcahuete de Gioja, se lamentó de la aprobación de ese proyecto y, como si no vivieran en la Provincia de San Juan, hasta tuvo la caradurez de decir que "Jamás rehusamos el debate, jamás esquivamos a las discusiones en cada uno de estos temas".

Diario de Curro, pasquín ultraoficialista, tomó partido a favor de los intereses políticos del Gobernador Gioja y de los empresarios mineros disparando artillería pesada; en sus crónicas sobre este controvertido tema, no dudó en criticar ácidamente a Bonasso por ser "mediático". En esa sintonía, este boletín (para)oficial también publicó un informe con datos aportados por el Departamento de Hidráulica del Gobierno de la Provincia en donde se consigna que menos del 1% del agua de los ríos sanjuaninos es utilizado por los emprendimientos mineros que se están llevando a cabo en San Juan y que, en contrapartida, la agricultura ocuparía más del 91% del agua sanjuanina (...). Por si esto fuera poco, ese poderoso e influyente medio propiedad de la Familia Montes dio a conocer en sus páginas un comunicado emitido por la Cámara Minera de San Juan, la Cámara Argentina de Servicios Mineros y el Grupo de Empresas Exploradoras de la Argentina repudiando enérgicamente la ley que votaron los diputados nacionales declarando "Hoy nos quieren decir desde la comodidad de la urbe, como manejar nuestros glaciares, como conocer nuestra cordillera, nos acusan ante la sociedad por supuestas contaminaciones que no tienen ni tendrán el peso de prueba alguna, porque realmente tales contaminaciones apocalípticas no existen, sino solo en las falacias de estos engrupidos del poder".

Lo cierto es que el mismo oficialismo pidió una prórroga hasta que finalice el receso parlamentario para recién elevar el proyecto a la Cámara de Senadores de la Nación. De hecho, la Legislatura de San Juan (funciona como una mera escribanía del Gobernador debido a la abrumadora mayoría oficialista) aprobó "por unanimidad" una ley provincial. Habrá tiempo entonces para que las provincias "mineras" puedan sancionar leyes sobre glaciares que, probablemente, entren en conflicto con lo que se sancionen lsa normativas provinciales.

Esta polémica tiene varios capítulos por delante: resta ver si queda algún retoque que pueda sufrir el proyecto en Diputados y estar expectantes ante la suerte que pueda correr en la Cámara de Senadores. Habrá tiempo también para que pueda entrar en escena Barrick Gold con su chequera seductora para torcer las voluntades políticas de algunos, algo que no dudó en denunciar la Diputada Elisa Carrió cuando dijo en el recinto “Es evidente el lobby de la Barrick Gold”.

Llamativamente, el Gobierno de Gioja invoca al federalismo unicamente cuando le conviene, como es en este caso puntual para que termine prevaleciendo la ley provincial de glaciares por encima de la que se está encaminando en el Congreso de la Nación. Claro que en otras situaciones, el federalismo no les importa a los alfiles giojistas en el Parlamento Nacional, como sucedió cuando prefirieron oponerse a la coparticipación del impuesto al cheque para no comprometer la célebre "caja kirchnerista" y seguir mendigando recursos...

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina