jueves, 29 de julio de 2010

A Evita rogando

Tal como sucede con Juan Domingo Perón, Eva Duarte es enarbolada por varios movimientos como estandarte, como un preciado fetiche que usan los oportunistas de siempre para encandilar a las masas.

Ayer se cumplió el 58º aniversario de la muerte de quien fuera esposa de Perón, el líder más importante del Siglo XX en la Argentina y recibió un homenaje en la Casa Rosada en un acto que estuvo encabezado por la Presidente Cristina Fernández. Después de que Eva Duarte falleciera, hubieron algunas mujeres que soñaron que emular su ascendencia en el pueblo argentino y la actual Jefe de Estado no es la excepción; para ese acto, Fernández optó por usar un micrófono parecido al que usaba la emblemática líder justicialista, dejando de lado los dos que gusta usar cada vez que habla en público. En dicho evento, la primera mandataria resaltó la figura de Eva Duarte afirmando que "marcó un punto de inflexión en la historia de la Argentina, porque después de ella nada fue igual que antes; fue la creadora del concepto de justicia social", como así también recordó que la nombró "Mujer del Bicentenario". A la hora de repasar la trayectoria de Eva Duarte, la titular del Ejecutivo Nacional dijo que fue "la primera desaparecida" cuando fue robado su cadáver.

Cristina Fernández estuvo acompañada por su esposo Néstor Kirchner, sus funcionarios y algunas personalidades vinculadas a la televisión como Andrea Del Boca, Gastón Pauls y Víctor Laplace. Como nunca antes en casi siete años de kirchnerismo en el poder, resonó fuerte la tradicional Marcha Peronista en la Casa Rosada, para quien el inefable Secretario de Comercio Interior Guillermo Moreno actuó como una especie de director de orquesta arengando a los presentes a cantarla.

Por la tarde, la cúpula del Partido Justicialista con Néstor Carlos Kirchner a la cabeza decidió hacer otro acto para recordar a su heroína, el cual empezó con una marcha de antorchas que partió desde la intersección de las Avenidas Belgrano y 9 de Julio en la Ciudad de Buenos Aires hasta el Monumento al Trabajo. Allí, luciendo históricas camperas negras, fueron también oradores los impresentables Hugo Moyano y Emilio Pérsico. Como era de esperarse, Kirchner tomó la palabra para, paradójicamente, llamar a la unidad de los argentinos disparando contra todo lo que huela a oposición.

En su camino a la Presidencia de la Nación y toda su gestión como Jefe de Estado, Kirchner prescindió de todos los símbolos del justicialismo, en nombre de su tan mentada transversalidad. Para reconstruir su estructura de poder luego de las dolorosas derrotas políticas a manos de la Mesa de Enlace en el 2008 y contra la oposición en las elecciones del 2009, Kirchner ha invocado a Perón y a Evita como sus santos patronos y se vale de la liturgia peronista para concentrar adhesiones en torno a si mismo, mientras la oposición no sale de su propio atontamiento.

Los Kirchner están bien encaminados de cara al 2011. La invocación a Perón y a Evita nuevamente da sus frutos.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Todo lo que una persona recibe sin haber trabajado para obtenerlo, otra persona deberá haber trabajado para ello, pero sin recibirlo..
El gobierno no puede entregar nada a alguien, si antes no se lo ha quitado a alguna otra persona.
Cuando la mitad de las personas llegan a la conclusión de que ellas no tienen que trabajar porque la otra mitad está obligada a hacerse cargo de ellas, y cuando esta otra mitad se convence de que no vale la pena trabajar porque alguien les quitará lo que han logrado con su esfuerzo, eso... mi querido amigo...
...es el fin de cualquier nación.
“No se puede multiplicar la riqueza dividiéndola”.

Dr. Adrian Rogers, 1931

Luly Muy Pop dijo...

Muy bien encaminados, saben muy bien como manipular la opinión pública...y no solamente eso...manejan varios "cerebritos" en la tv.

Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina