jueves, 29 de julio de 2010

El 'cabaret de Don Julio' sigue funcionando

La selección argentina tiene problemas hace tiempo. La salida de Marcelo Bielsa, en su momento, fue un indicio irrefutable. También la de José Perkerman. Y la de Hugo Tocalli, luego de ganar la Copa Mundial de Fútbol Sub-20 2007. Y la de Alfio Basile, en medio de rumores de 'golpe de Estado'. Menos ahora con la de Diego Maradona. ¿Qué tienen en común Bielsa, Pekerman, Tocalli, Basile y Maradona? Julio Grondona.

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24). El fútbol argentino se encuentra en problemas hace años, pero Julio Grondona, además de incrementar notablemente su calidad de vida y la de sus hijos -nada productivos, por cierto-, ha resultado un inútil al respecto.

Probablemente el fútbol ya estaba en problemas antes de Grondona porque no puede olvidarse que él sucedió al almirante Carlos Alberto Lacoste como jefe del deporte profesional más popular, y esa presencia de Lacoste ya era de por sí una irregularidad.

La herencia que dejará Grondona al fútbol argentino es un clientelismo muy similar al que utilizan los Kirchner en la política, y un deporte profesional con un rendimiento muy inferior a sus posibilidades.

El fútbol argentino podría ser genuinamente millonario, pero en verdad vive al día, y mal.

El ciclo de Diego Armando Maradona al frente de la selección principal de la AFA concluyó tal como era previsible: enfrentado a Grondona -quien lo utilizó para apagar el incendio del final de Alfio Basile, enfrentado a los jugadores más jóvenes y con más futuro- y a Carlos Salvador Bilardo, con quien Maradona mantiene una extraña relación desde aquella pelea durante la infeliz etapa en el club español Sevilla.

Pero, más allá de Maradona, hay cuestiones muy profundas que obligan a preguntarse hasta cuándo puede continuar Julio Grondona al frente de la Asociación del Fútbol Argentino.

En la AFA se hace lo que decide, en forma unilateral, Grondona, pero eso no les preocupa a los dirigentes de un teórico consejo ejecutivo colectivo, con tal que les permitan realizar sus propias actividades mercantiles en las asociaciones civiles sin fines de lucro que administran.

Lo grave es que Grondona está decidiendo mal. Desde hace mucho tiempo que Grondona lo hace mal. Objetivamente, los clubes que integran la AFA quebraron hace tiempo. Por lo tanto, si los clubes se ajustaran a la legislación en materia contable, la AFA tendría que haber colapsado. Los clubes viven parchando sus finanzas para ocultar el saqueo, el vaciamiento y la mala administración, y Grondona tolera esa situación.

Y puede hacerlo porque el Estado Nacional se encuentra dispuesto, en forma reiterada, a rescatar al fútbol, por el usufructo político-electoral posible. Racing Club de Avellaneda fue un ejemplo al respecto.

El rescate más reciente, y escandaloso, fue el del televisivo Fútbol para Todos, coyuntura en la que Grondona aprovechó el final de la sociedad entre los Kirchner y Grupo Clarín.

Lejos de preocuparle esta situación a los dirigentes que junto a Grondona dirigen el fútbol profesional argentino, todo les ha resultado 'normal' y celebran convertirse en otra organización 'piquetera' que se alimenta de los contribuyentes.

En cuanto al 'cabaret de Don Julio', que es la selección argentina de fútbol, a los dirigentes nunca les preocupó siquiera la forma en que se alejó Marcelo Bielsa, quien así dejó al desnudo lo mal que funcionaba la AFA de Grondona.

Y antes, cuando Bielsa había fracasado mal en Corea Japón 2002, se le terminó renovando el contrato por una deuda que mantenía la AFA con él y que decía no poder afrontar cuando acaba de cobrar millones por su participación en el Mundial. Y porque Grondona no estaba satisfecho con la alternativa, Carlos Bianchi, con quien mantiene diferencias personales. Ya Bielsa había sido contratado al concluir el ciclo de Daniel Passarella (Francia 1998), para no llamar a Bianchi. Siempre prevalecen los caprichos de Grondona, ¿cómo no hablar del 'cabaret de Don Julio'?

Tampoco les preocupó a los dirigentes cuando José Pekerman pegó el portazo luego de Alemania 2006. Ni el escándalo que provocó, por entonces, la concesión sin debate interno, de la selección argentina a la sociedad rusa Renova. No hubo preguntas cuando la AFA provocó la renuncia de Hugo Tocalli, quien acababa de ganar el Mundial Sub-20.

Después llegó el 2do. ciclo de Alfio Basile, que fue, en verdad, una confabulación de Grondona con el poder político kirchnerista para erosionar al Boca Juniors de Mauricio Macri en días electorales.

El final de ese ciclo fue previsible. Lo que comienza mal, acaba mal. Y Basile, además, ya había fracaso horriblemente en el Mundial USA 1994 por lo que nunca se justificaba su nueva contratación.
Basile finalizó cuando, aparentemente, una parte del plantel de jugadores se puso en su contra. 'El cabaret de Don Julio' estaba agitado.

Entonces, Grondona recurrió a Maradona, conociendo todos los riesgos (pero confiando, a la vez, en ascender así a su hijo Humberto Grondona, quien mantiene sus veleidades de entrenador pese al fracaso permanente que lo acompaña). El principal de todos los riesgos que conllevaba Maradona resultaba de entregarle a un gran ex jugador pero de personalidad difícil y sin experiencia real como entrenador, la tarea no solamente de llevar a la Argentina a Sudáfrica 2010 sino de alcanzar la final, porque toda otra opción se consideraría un fracaso,

Incompatible la meta con el contexto. Pero a Grondona le permitía especular un poco más con los Kirchner en el juego político permanente que vive la AFA para que el Estado financie los descalabros en que incurren sus dirigentes, comenzando por Grondona.

El fútbol argentina necesita de cambios, eso ya se sabe hace mucho tiempo. Pero permanece 'el cabaret de Don Julio', y todo indica que eso no cambiará.

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina