jueves, 29 de julio de 2010

Cal y Arena... y cuestiones de copyright

La Presidente de la Nación Cristina Elisabet Fernández encabezó un acto en la Casa Rosada en donde anunció aumentos en las jubilaciones, asignaciones familiares y en la Asignación ¿Universal? por Hijo.

En medio de un clima de euforia, con funcionarios, legisladores y dirigentes de organizaciones clientelistas, Fernández entró al Salón Mujeres del Bicentenario para dar un trascendente comunicado por cadena nacional. A poco de empezar, la primera mandataria dijo "Hace un rato pensé, cuando vi tanta algarabía, que ingresaba a una cancha de fútbol. En realidad estamos ingresando a la cancha del pueblo, que en definitiva es también el lugar que nos contiene a todos" (¿¿??).

Según resume (el hiperkirchnerista) Página/12, los números de los anuncios hechos por la Presidente pueden ser resumidos en los siguientes ítems:

■ Jubilaciones, pensiones, pensiones no contributivas y ex combatientes de Malvinas: aumento del 16,9 por ciento a partir de septiembre. La jubilación mínima pasa de 895,20 a 1046,50 pesos, pero con el subsidio del PAMI crece a 1091,5 pesos.

■ Asignaciones familiares por hijo: sube 22,22 por ciento y avanza de 180 a 220 pesos en el primer escalón de un rango salarial. El beneficio para hijo con discapacidad se eleva en la misma proporción, de 720 a 880 pesos en ese mismo renglón.

■ Asignación Universal por Hijo: pasa de los actuales 180 a 220 pesos, también con un incremento del 22,2 por ciento.

■ Inversión: el aumento para los jubilados implicará un costo fiscal de 14.258 millones de pesos en un año, para las asignaciones familiares será de 1966,8 millones y la AUH representará una erogación de 1768 millones de pesos anuales.

■ Beneficiarios: 7.605.561 niños/niñas, de los cuales 3.684.441 cobran la AUH, 142.298 por hijo discapacitado y 3.921.120 por asignaciones familiares. Los jubilados y pensionados representan 6.326.543.

■ Convocatoria: Consejo del Salario Mínimo, Vital y Móvil, el próximo 3 de agosto.


Claro que para hablar bondades de su gestión como Presidente, necesitó despotricar no solo contra la oposición sino también contra la realidad de otros países. Acerca de los años anteriores a la llegada de Néstor Kirchner, realizó un particular análisis hablando de que fueron"Años de lo que yo denomino la "era del hielo" (¿¿??), aunque en realidad los animalitos de esas películas son mucho más simpáticos que los personajes de la era de hielo nuestra -sí la ardillita esa es una maravilla, incomparable-, de la era del hielo y de los descuentos, tampoco lo olvidemos, hubo una era de congelamientos y una de descuentos". Sobre los reclamos de aumentos para los jubilados que hizo la oposición en el Congreso de la Nación, la Jefe de Estado criticó "No se puede pasar de pedir enfriamiento de la economía a rifar dinero por otro lado, no se puede pasar de descontar sueldos a jubilados y pensionados a tornarse en abanderado de los derechos de los humildes, sobre todo cuando hay tan poco tiempo entre una cosa y la otra".

Tanto la realidad como los libros de macroeconomía marcan que para que no se produzca algún efecto inflacionario con un aumento del gasto público, debe ir necesariamente acompañado con un aumento en la inversión. Para cubrirse de cualquier crítica acerca de la inflación, Fernández advirtió al sector empresario deslizando que no tiene excusas para aumentar los precios de los bienes y servicios, especialmente a los sectores de la alimentación sobre quienes aseveró "Alimentos y bebidas está con un 68 por ciento de uso de capacidad instalada, con lo cual no hay presión" (aunque omitió dar las fuentes de donde habría sacado esos datos...), por lo que terminó acusando a cuenta "el que aumente los precios es porque quiere apoderarse de rentabilidad, así que no le eche la culpa al INDEC ni a la economía".

Luego de 40 minutos de discurso, la Presidente Fernández emuló a su par brasileño Luiz Inacio Lula Da Silva que en la semana pasada lloró ante las cámaras de televisión al hacer un balance su gestión y también se emocionó cuando cerró diciendo "A Kirchner le encantaba que no mencionasen como el que nos vino a rescatar del infierno, es cierto, nos vino a rescatar del infierno, estábamos todos en el quinto subsuelo, yo quiero que me recuerden como que dimos mucha igualdad, mucha reparación, mucha justicia a los que durante tanto tiempo la habían requerido. Muchas gracias". La lágrimas de la titular del Ejecutivo Nacional conmovieron a todos los presentes.

Debemos recordar que la recomposición de los haberes jubilatorios había sido reclamada por legisladores opositores quienes vienen amenazando con exigirle al Ejecutivo el cumplimiento del 82% móvil para los jubilados. No se entiende bien si detrás de esa movida se esconde una genuina reivindicación para la clase pasiva o, más bien, amenazar el flujo de la caja kirchnerista.

Hasta hacen pocos días, desde el kirchnerismo se cuestionaba con gran dureza a los dirigentes opositores que pusieron el 82% móvil sobre el tapete. Varios de ellos reclaman derechos de autor sobre los recientes anuncios presidenciales. Como contrapartida, desde la Casa Rosada se desmerecía cualquier reclamo de esa índole. Podríamos repasar algunas de las frases que se escucharon de referentes del oficialismo:

→ al principios del corriente mes, el Diputado Nacional Néstor Kirchner respondió a los cuestionamientos de la oposición afirmando "Es muy poco serio y se lo digo a los argentinos: no se dejen manosear por oportunismos lamentables"

→ a su turno, el Jefe de Gabinete Aníbal Fernández, al ver que la oposición estaba aunando voluntades para presionar en el Congreso por el cumplimiento del 82% móvil para las jubilaciones, disparó "Quiero creer que la racionalidad va a tener un triunfo en este caso, buscar que uno no tenga que vetar una cosa de estas características porque es demencial".

→ en esa misma sintonía, el Ministro de Economía de la Nación Amado Boudou contraatacó pasando facturas del pasado "Tampoco se puede aceptar que se juegue con las expectativas de los jubilados. Es inaceptable que los mismos que les bajaron los haberes a los jubilados y a los empleados públicos en tiempos de la Alianza, ahora pretendan ser los abanderados del aumento".

"Flopi" Randazzo, Ministrio del Interior, también se sumó a la cruzada oficialista  en contra del aumento a jubilados pronosticando que se produciría una "espiral inflacionaria" (de repente, Randazzo se acordó de la inflación) no sin antes dejar bien a su patrona cuando afirmó "A quién no le gustaría pagar el 82 por ciento móvil. A la Presidenta le gustaría pagar el 100 por ciento".

El titular de la Administración Nacional de la Seguridad Social (ANSeS) Diego Bossio habló a través de la Televisión Pública pontificando "Vamos a seguir trabajando por los jubilados pero esto hay que hacerlo sin demagogia electoral, sin oportunismo, porque en los temas previsionales hay que tener en cuenta no sólo las cuestiones de corto plazo sino también las de mediano y largo plazo".

el impresentable Secretario General de la Confederación General del Trabajo Hugo Moyano no solo que calificó de "irresponsables" y "demagógicos" sino que lamentó que el pedido de aumento en los haberes jubilatorios "se hace en forma demagógica o intencional para que el Gobierno tenga dificultades";

Claro que estos aumentos para jubilados y asignaciones familiares que ha anunciado la Presidente de la Nación resultan insuficientes pero es un paso que merece ser aplaudido.

Lo de la Asignación ¿Universal? por Hijo es tan solo un parche para ese tremendo drama que es la pobreza en la Argentina. No nos engañemos, es solo una solución como para salir del paso. Es más,o teniendo en cuenta la idioscincracia de nuestro país, esa asignación es un incentivo para no trabajar, para no buscar fuentes genuinas de ingresos para las familias: es una medida coyuntural que no es una respuesta a un problema estructural. En el acto realizado el pasado 26 de julio en la Ciudad de Buenos Aires en honor a Eva Duarte, Emilio Pérsico (sí, el mismo cuyo hijo traficaba droga a bordo de una movilidad del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación), Secretario General del Movimiento (clientelista) Evita, resaltó el impacto social de la Asignación Universal por Hijo declarando a la muchedumbreAhora, el compañero desocupado va a hacer el trámite al mismo lugar que el que tiene trabajo”. Pérsico es una persona que no tiene una trayectoria seria ni, al igual que Hugo Moyano, puede ser tomado como un modelo de trabajador para los argentinos; sin embargo, este dirigente "social" nos retrata como nadie la igualdad que nos termina denigrando.

La igualdad que tanto enarbola el kirchnerismo termina siendo nivelar para abajo en vez de estimular a los individuos a crecer personal y comunitariamente. La igualdad que tanto enarbola el kirchnerismo es una burda hipocresía cuando ellos son los primeros en desentenderse de la igualdad social: defenestran a las oligarquías cuando ellos son unos millonarios que preservan a su frondoso patrimonio familiar de la distribución de la riqueza.

Es curioso como los justicialistas hablan infiernos al referirse a a otros gobiernos como si ellos nada tuviesen que ver. Hoy Néstor Kirchner se nos quiere presentar como el Mesías, el Salvador de la Patria. En el caso de los Kirchner, hablan de Carlos Menem como si fuera el mismísimo demonio como si ellos nunca lo hubieran aplaudido a rabiar durante la década de los 90.

Se viene un duro periodo periodo electoral en donde nuestros principales dirigentes se pelenan entre si para ver quien llega mejor posicionado para las elecciones presidenciales del 2011. Nada más les importa... ¿habrá alguien tiene un proyecto para la Argentina a mediano y largo plazo?

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina