jueves, 10 de junio de 2010

Patotas for export

A horas del comienzo del Mundial de Fútbol, la Argentina está protagonizando un bochorno mundial con el escándalo protagonizado por los barras-bravas que han viajado a Sudáfrica para "alentar" a la Selección Nacional.

Alrededor de 300 "hinchas" de distintos equipos argentinos tienen el privilegio de presenciar con sus propios ojos la máxima cita ecuménica del fútbol. Sorpresivamente, varios de ellos tuvieron la "suerte" (¿?) de viajar en el mismo avión en el que se transportó los jugadores de la Selección Argentina, entre los que se "destacaba" Ariel Pugliese (alias “el Gusano”), ex empleado del INDEC y uno de los líderes de la barra de Nueva Chicago. Los que se sumaron después fueron los barras de la ONG "Hinchadas Unidas Argentinas", la cual comanda el dirigente ultrakirchnerista Marcelo Mallo.

Pero todo cambió cuando, alertada desde Brasil en donde hicieron escala en su viaje hacia la Ciudad de Johannesburgo, la policía sudafricana detuvo a varios de ellos y deportaron a diez de ellos. Como se creen impunes, este contratiempo desató la ira en la muchachada y la manifestaron públicamente cuando avisaron "Acá se va a pudrir todo. Lo de la Federal es de no creer. Autorizan a los pibes a salir del país y una vez que están acá los mandan de vuelta. Esto es una pasada de factura y gratis no va a salir?". Al sentirse traicionados, esos delincuentes señalaron nada menos que a Carlos Salvador Bilardo, "manager" y Diego Armando Maradona, entrenador del combinado argentino como sus "amigos". Como era de esperarse, ambos negaron rápidamente cualquier vínculo con esos impresentables.

Por este insólito viaje de delincuentes, el Presidente de la Asociación del Fútbol Argentino fue denunciado penalmente. Tal como informa el Diario Perfil, la denuncia en cuestión fue presentada por la organización Familiares de Víctimas de la Violencia en el Fútbol Argentino (FAVIFA), a través de su abogado, Juan Manuel Lugones, y quedó radicada ante el Juzgado de Instrucción número 30, a cargo del magistrado Jorge López, bajo el número de expediente 18.868/10. Posteriormente, FAVIFA amplió su denuncia involucrando en su acusación por encubrir a esos delincuentes a Diego Maradona, el "empresario" ultrakirchnerista "Rudy" Ulloa Igor y Hugo Moyano, titular (inamovible) de la Confederación General del Trabajo.

Ya en Sudáfrica, Julio Humberto Grondona se mostró muy molesto con el periodismo argentino por haber divulgado noticias que lo vinculan estrechamente con los violentos de siempre; solo se limitó a decir que su respuesta a toda esta controversia fue quitarles "400 entradas" a esos "hinchas" (¿¿??). Cuando fue consultado por periodista del canal C5N, Don "Todo Pasa" Grondona se excusó diciendo “Polémicas no contesto. Es problema de ustedes no mío”. Cercado por la denuncia de FAVIFA, el corrupto mandamás del fútbol argentino se vio obligado a admitir los "lazos" de Maradona y Bilardo con los barras-bravas, lo que contradijo a lo que el "manager" y el D.T. habían declarado.

De hecho, el Vicepresidente de Boca Juniors Juan Carlos Crespi reconoció que los "pibes" se acercan al bunker de la Selección Nacional para obtener entradas para los partidos que les prometió Bilardo. AL respecto, Crespi informó que "Te lo juro por mis hijos que nunca nos apretaron (¡qué cobarde, por Dios! él y los dirigentes Luis Segura y Naray Nokis recibieron la "visita" de los barras-bravas para exigirles que les den dinero, entradas y hablar con el "manager" de la Selección). Lo que sí, como te decía antes, vienen a preguntarnos por Bilardo, pero de muy buena manera (son todos unos gentlemen). Es más, como no lo pueden ubicar, hasta me acercaron una carta que le di en mano al propio Bilardo. Son los mismos hinchas que vinieron en el avión con el plantel. Y te aseguro otra cosa: no pedimos custodia en ningún momento". Sobre la disponibilidad de las entradas, este dirigente se sinceró comentando que el ex seleccionador nacional les dice que "hay que conseguir las entradas" para los patoteros, agregando "Acá hay que ser sinceros. Ya lo dije el otro día: todos les damos en los clubes entradas a los barras, y la policía lo sabe. Pero el tema es que acá no hay, no se consiguen, está todo vendido. Esto es un Mundial".

El ambiente de este fútbol hiperprofesional es cada vez más hipócrita. No solo jugadores, entrenadores y dirigentes, sino también los periodistas. Cuántas veces vemos cómo los comunicadores sociales se rasgan las vestiduras cuando se conoce un nuevo hecho de violencia relacionado al fútbol y empiezan a pontificar sobre todo lo que habría que hacer para que este cáncer social desaparezca. Sin embargo, ninguno de esos tantos periodistas se anima a enfrentarlos abiertamente denunciando e informando acerca del accionar delictivo de esos delincuentes disfrazados de hinchas; es más, muchos de ellos hasta los celebran cuando hablan del "folklore" de nuestro fútbol.

Solo un idiota puede pensar que esos "hinchas unidos" juntaron sacrificadamente peso sobre peso (mejor dicho, dólar sobre dólar), pidieron licencias en sus respectivos trabajos y partieron rumbo al continente africano. Hoy quienes apoyan y protegen a esos energúmenos se desentienden de todo este escándalo porque temen que salgan a la luz oscuras vinculaciones y turbios negociados. Nadie se hace cargo...

Y bueno, estamos a horas de que empiece el mundial de fútbol y, como tantas veces, muchas cosas del quehacer nacional quedarán tapadas y todo este problema puede quedar en la nada. Así, los violentos seguirán siendo apañados y seguirán formando parte de los depredadores de este hermoso deporte.

1 comentario:

CGL dijo...

Si bien es cierto que esto no es nuevo... Nunca, creo, fue tan descarado el tema...

Ahora se han agremiado! Es una verguenza; y una vez mas este país ha demostrado su decadencia patética.

El problema es que son utilizados por politicos y gramialistas; por ello, jamás desaparecerán.

Que no nos extrañe que les den la personería.

En fin... Argentina, el único país donde honestidad y pelotudez son sinonimos!

Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina