martes, 8 de junio de 2010

Escuela del piquete

En la Ciudad de Buenos Aires, un grupo de alumnos del Liceo Nº 10 Ricardo Rojas de Balvanera decidieron realizar una manifestación en horas de la mañana para reclamar por la falta de gas y otras reformas edilicias en el inmueble en donde funciona la escuela, el cual está en condiciones deplorables. Otro piquete más.

La protesta perdió su aparente calma cuando un hombre pidió a los chicos que habilitaran media calzada para poder circular por la calle, ya que él mismo necesitaba llevar a su hijo al jardín de infantes. No solo que el pedido de ese hombre fue aceptado sino que, ante su insistencia, fue agredido cobardemente por varios adolescentes que se abalanzaron sobre él dándole patadas y golpes de puño.

Seguramente, a la hora de jugarse por una causa justa, ese grupo de chicos ha tomado con referencia los innumerables cortes de calles y rutas que hay en este bendito país desde principios de la década pasada. Esos chicos, como millones en este país, aprenden de los adultos que se puede violentar el orden público con piquetes y que después no solo que el Estado Nacional y Provincial no lo impide, sino que hasta lo protege.

María Sorace, Directora de la escuela en cuestión, lejos de asumir alguna responsabilidad en los desmanes, rechazó la posibilidad de sancionar a los jóvenes que atacaron a ese hombre con suspensiones o expulsiones argumentando que, según su entender, lo más adecuado sería realizar "talleres reflexivos" con sus alumnos.

En declaraciones a Radio 10, el Ministro de Educación del Gobierno de Buenos Aires Esteban Bullrich afirmó que "La reflexión la tenemos que hacer los grandes y dejar de creer que esto es una travesura de chicos. Hay que analizar la responsabilidad de todos. No hay ninguna razón que justifique que alguien le pegue a alguien y antes que eso, que alguien corte la calle (…). La palabra autoridad y la palabra orden tienen que volver a tener valor para la sociedad".

Por cierto, son muy acertadas las palabras de Bullrich cuando se refiere a que los adultos asuman responsabilidades.

Docentes y autoridades de aquel establecimiento (y de tantos otros en nuestra Argentina) necesitan reflexionar acerca del respeto a los derechos a los demás y de aprender a convivir civilizadamente en una sociedad y, de ahí en más, transmitirlo a los alumnos: no podemos predicar lo que no vivimos. Si una escuela está en el estado lamentable en el que está el Liceo Nº 10 Ricardo Rojas, ¿acaso no hay vías para canalizar un reclamo sin necesidad de atropellar las libertades ajenas?, ¿o hemos dejado de creer en la democracia?.

A su vez, nuestros políticos como Mauricio Macri deberían poner más énfasis en este presente más que obsesionarse en sus proyectos personales de cara al 2011. Macri debería estar más preocupado en resolver cuestiones mucho más importantes y urgentes que estar más pendientes de sus posibilidades de ser el próximo Presidente de la Nación.

En la Argentina, la mayoría del pueblo dice aborrecer las dictaduras y se enaltece la democracia. Pero actitudes tan patoteras como hacer un piquete, nos demuestran que la única dictadura que no soportamos es la del otro... pero, al mismo tiempo, queremos imponer la propia dictadura. ¿Así se construye una República?

4 comentarios:

PiensoLuegoPiensoLuegoExisto dijo...

Lo de los piquetes es todo un tema. Hay otros canales de reclamos, pero generalmente no funcionan (por ineficiencia o por malicia) y ahí es cuando hay que recurrir a otros medios. No es justificable, pero a veces no queda otra. Seguramente habrás leído mi post sobre los piquetes contra Edesur, y yo jamás hubiera pensado que iba a ser parte de ellos...

Lo de la violencia, totalmente de acuerdo. Ya bastantes derechos se mansillan haciendo un corte como para (encima) salir a golpear a otro porque sí. Y aclaro que el padre ese no estaba en contra del piquete, sino que simplemente quería pasar para dejar a su pibe en el jardín. Peor todavía.

Acá hay muchas cosas que fallan, pero todas derivan del tipo de sociedad que tenemos. No podemos esperar buenos políticos o instituciones aceitadas si los componentes (de uno y otro lado) funcionan mal. Así no hay país que aguante...

Saludos
PLPLE

Anónimo dijo...

Es verdad que uno aprende de los ejemplos, estoy seguro que estos chicos la unica forma de protesta que mas rapido les vino a la cabeza fue la de hacer un piquete el cual por numerosos ejemplos aparentemente no tiene victimas y no tiene culpables.

Pero no nos quedemos solo con el tema de la forma de la protesta miremos un poco mas profundo que protestan estos chicos, mejoras en su establecimiento educativo el cual seguramente el estado es el que debe repararlo, pero ellos como alumnos no se les podia ocurrir hacer algun beneficio para repararlo o es que todo tiene que venir del estado, esos chicos no dudo que tienen derecho pero nada se les va ha caer si ellos mismos ayudan a reparar el colegio y es mas lo orgullosos que se sentirian de hacer algo por su colegio.

Es que ya creamos la idea de DEMEN SOY POBRE!!!

MC dijo...

Ninguno de ustedes pueden razonar y darse cuenta que hoy la escuela está siendo arreglada por el infausto Bullrich como consecuencia directa del piquete? Para los pibes la escuela tenía graves faltaencias que no eran solucionadas por quienes debían y no eran escuchados sus reclamos "civilizados". Ahora, luego del "maldito piquete" los funcionarios de Macri corren a arreglar las cosas. Esa es la conclusión práctica que saca el pibe de la escuela. ¿Entonces pergunto a ustedes los "opinólogos del país de lo correcto" como la irrespetuosa y poco profesional locutora de C5N ¿Quién enseña que cosas?
Un poco de reflexión y mente mas amplia por favor.

mario dijo...

MC

En este post no me he detenido en las evidentes falencias edilicias de esa escuela. Quedate tranquilo, no veo C5N ni sé qué dijo la locutora.

Lo que me parece grave de este asunto es como hemos entronizado al piquete como método de protesta en nuestro país. Nada más vil y patotero.

Me pareció pobre también lo de los directivos y docentes de esa escuela que no tuvieron el coraje de ponerse al frente de la protesta y mandaron a los chicos al frente. Es otro ejemplo de cobardía que dimos los adultos.

Yo también te pido reflexión y un poco de apertura mental para entender que vivimos en democracia: más allá de que el reclamo de esos chicos pueda ser justo, la medida es totalmente repudiable.

Justificar éste o cualquier piquete es hacer una apología de la anarquía: si así lo creemos, entonces no seamos más caretas y admitamos que no queremos la democracia para la Argentina.

Saludos.

Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina