jueves, 20 de mayo de 2010

Malón Siglo XXI

Casi en las vísperas de la fiesta del Bicentenario, se llevó a cabo la Marcha Nacional de los Pueblos Originarios que culminó en la emblemática Plaza de Mayo, en donde se congregaron unas quince mil personas en representación de treinta comunidades aborígenes, bajo el lema “Caminando por la verdad, hacia un estado plurinacional” por la reivindicación de sus "derechos ancestrales".

Estas agrupaciones reclaman se les restituyan tierras de las que habrían sido despojados por los colonizadores que llegaron a estas tierras a lo largo del Siglo XVI para lo que se necesita se reglamente el "Programa de Relevamiento Territorial – Ley 26.160 y 26.554". Asimismo, exigen que se elimine el feriado del día 12 de Octubre porque entienden que todos sus pesares comenzaron a partir de la llegada de Cristóbal Colón, como así también se reconozcan idiomas indígenas como oficiales en la Argentina y que se cuiden los glaciares y montes derogando el código de minería y frenando los desmontes en el norte.

Ya en Buenos Aires, los manifestantes recibieron el apoyo de Abuelas de Plaza de Mayo lideradas por la polémica Hebe Pastor de Bonafini, como así también participó Claudio Morgado como titular del Instituto Nacional Contra La Discriminación la Xenofobia y El Racismo (INADI).

La líder visible de toda esta marcha fue Milagros Sala, dirigente "social" que encabeza el Movimiento Barrial "Tupac Amaru" y es afín al kirchnerismo, que fue posteriormente recibida por la Presidente Cristina Fernández. Sala junto a otros representantes de los manifestantes reunidos en Plaza de Mayo entregó a nuestra primera mandataria un documento titulado "Pacto del Estado con los Pueblos Originarios para la creación de un Estado Plurinacional" que suscribieron todas las comunidades originarias del país. Al igual que varias organizaciones adictas al kirchnerismo, Sala no solo que maneja suculentas sumas de dinero que recibe desde el Estado Nacional, sino que ha declarado más de una vez sentirse "más americana" que argentina... (¿¿?? )

Según los organizadores de este evento, hubieron grupos que se movilizaron desde las Provincias de Jujuy, Salta, Tucumán, Santiago del Estero, Misiones, Chaco, Córdoba, Mendoza y Neuquén hasta la Ciudad de Buenos Aires. Hubo todo un dispositivo logístico que hizo posible semejante traslado de gente, aunque nadie dio explicaciones de dónde salieron los fondos que financiaron esta movilización.

A más de doscientos años de la llegada de los europeos a estas tierras, se cometieron numerosos excesos. Después de aquel 12 de octubre de 1492 fueron llegando paulatinamente conquistadores europeos que estaban cegados por la ambición de hacerse con el oro y demás riquezas del "Nuevo Mundo", a los que no les importó atropellar a los habitantes de estas tierras. Las nuevas corrientes de pensamiento que están de moda actualmente han instalado que Cristóbal Colón es un genocida, como así también se culpa a la Corona Española de la matanza de entre quinientos mil y un millón de aborígenes.

Pero, a decir verdad, no fueron solo algunos españoles los que asesinaron a los pobladores autóctonos. Además de los que fueron asesinados en combates y trabajos forzados y de los que murieron por las pestes que trajeron los europeos, fueron los mismos criollos los que, obnubilados por la cultura anglosajona, bastardearon la cultura aborigen. Mucho de ellos tienen sus nombres en calles, plazas y ciudades de nuestro querido país. Un claro ejemplo lo da el sanjuanino (Domingo) Faustino Sarmiento, al que muchos veneran como el "Maestro de América", que dijo alguna vez "Por los salvajes de América siento una invencible repugnancia sin poderlo remediar. Esa calaña no son más que unos indios asquerosos a quienes mandarí­a colgar ahora si reapareciesen. Lautaro y Caupolicán son unos indios piojosos, porque así­ son todos. Incapaces de progreso. Su exterminio es providencial y útil, sublime y grande. Se los debe exterminar sin ni siquiera perdonar al pequeño, que tiene ya el odio instintivo al hombre civilizado".

Otra visión, otro testimonio de la época lo hallamos en la genial obra de José Hernández "El Martín Fierro", en la cual se relata la lucha de los gauchos contra los indios y describe la crueldad de los malones en los versos 80 y 81: "Allí sí se ven desgracias/ y lágrimas y afliciones;/ naides le pida perdones/ al indio, pues donde dentra/ roba y mata cuanto encuentra./ No salvan de su juror/ ni los pobres angelitos:/ viejos, mozos y chiquitos/ los mata del mesmo modo/ que el indio lo arregla todo/ con la lanza y con los gritos". Si tomamos como referencia a la visión de Hernández, ¿tendrá sentido hoy enjuiciar por crímenes de "lesa humanidad" a esos indígenas que provocaban esos desmanes?

En en actual territorio argentino, habitaron los tobas, mocovíes, abipones, matacos, onas, yámanas, mapuches, guaraníes, huarpes, comechingones, atacamas, diaguitas, calchaquíes, entre tantos otros.

Ahora bien, en el discurso de los "pueblos originarios" que hoy enarbolan su dedo acusador se omiten o se esconden verdades que no les favorecen: habían vastas extensiones despobladas y no había un sentido de "nación" ni hermandad entre ellos (muchos menos, no había conciencia de americanismo) ya que existieron guerras en donde habían pueblos que terminaban sometiendo a otros. Podemos citar el caso de la comunidad mapuche, una de las más vehementes en sus exigencias de reparación histórica cuando, en realidad, se trató de una nación que fue avanzando hacia el territorio argentino desde lo que hoy es Chile arrasando con violencia sobre otros pueblos, especialmente los tehuelches... a propósito, los descendientes de los mapuches, ¿repararán los daños ocasionados a la comunidad tehuelche?. De hecho, el Imperio Incaico, que tenía su sede en lo que hoy es Perú, fue extendiendo sus fronteras aprovechándose de su poderío militar por encima de otras naciones indígenas, llegando inclusive hasta lo que hoy es el noroeste argentino. Hubieron más de treinta etnias distintas que desaparecieron, ya sea por mestizaje con otras comunidades o por haber sido exterminados por otros pueblos "originarios"... ¿quién va a resarcir entonces a esas comunidades extinguidas?

Ahora reclaman tierras ciertas comunidades que aseguran ser descendientes de comunidades que eran nómades como los matacos, los guaraníes, los patagones y los onas... si a sus antepasados no les interesó afincarse en un lugar, ¿por qué a sus descendientes les obsesiona tener una porción de tierra?

Nos vamos acercando al Bicentenario y desde el Gobierno Nacional se trata de enardecer el nacionalismo con esta fecha tan cara para nuestro país. Lo cierto es que, según numerosos historiadores, estamos por cumplir 200 años como país y nos estamos empantanando en disputas y antagonismos inútiles que nada aportan a la grandeza de la Argentina.

Los más de 40 millones de argentinos somos testigos de la estúpida lucha política entre el Gobierno Nacional y el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires que pugnan por apropiarse de una fiesta patria que debería ser para todos. Es lamentable que a nuestros políticos no les interesa guiarnos hacia un encuentro fraterno entre nosotros, sino seguir agitando divisiones para sacar su ganancia personal en medio del revuelo de odios y revanchismos.

Personalmente, no tomo con algarabía cada 12 de octubre pero no me parece mal conmemorar esa fecha porque fue todo un hito en la historia de la humanidad y nos marca nuestra identidad: los americanos somos un crisol de razas. La llegada de los españoles no dejaron solamente cosas malas, nos legaron un idioma que nos termina uniendo a millones de personas y nos abrieron las puertas a otros pueblos.

Los argentinos, los americanos, necesitamos redescubrir nuestra historia reconciliándonos y valorando lo mucho que nos hermana, en lugar de agitar heridas y promoviendo venganzas. Estos 200 años nos encuentra en una penosa situación de enfrentamientos internos signados por la intolerancia ideológica en donde los que no piensan como los poderosos de turno parecen no tener lugar.

4 comentarios:

CGL dijo...

Estoy de acuerdo con seguir conmemorando la fecha 12 de octubre. No ya, como día de la raza... Y tampoco como un día festivo. Pero si seguir conmemorándolo.

Respecto de Milgros Sala... La Nacion de hoy, publica una nota, en la cual unos grupos de aborigenes la critican por subirse al caballo de ellos, y hacer propia una demanda que no lo era...

salu!

mario dijo...

CGL

Yo creo que debemos asumir nuestra identidad americana y de eso se trata el 12 de octubre. Quienes conformamos las nuevas naciones que habitan este hermoso continente somos el resultado del mestizaje cultural de diversas razas. Creo que reconocerlo y aceptarlo nos ayudará a pacificarnos con nosotros mismos.

Saludos.

Christian dijo...

Todo muy lindo, pero Hebe de Bonafini echó a patadas y gritos a los bolivianos de la Plaza de Mayo cuando ocurrió la muerte de su compatriota creo en una obra edilicia. Esta mujer no tiene corazón ni mucho menos entendimiento. "Señor Soros, míreme a la cara si se anima, cuántos niños matan por día, Señor Soros, con esa cara de hipócrita, sonriente ante la muerte" Hebe de Bonafini dixit.- Los pueblos originarios se refieren a los que estaban antes de la llegada de los colonizadores?? Porque yo también soy originario, yo nací acá, en territorio argento, y soy bien argento, debería salir también con una banderita a gritar y reclamar que me regresen la plata de los impuestos que no corresponde que pague. Saludos y muy bueno este blog, me estoy nutriendo de los acontecimientos de mi Nación.

camaleonx dijo...

Bueno, mucho no hay por decir si en la misma foto que ilustra este post, aparecen los "pueblos originarios" con pancartas del... Che Guevara.

Con lo del Día de la Raza, no tengo posición todavía. Fue una fecha que comenzó con un hilo de situaciones nefastas, pero (como bien decís) ya se cometían estos actos antes por mano propia.

Saludos
PLPLE

Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina