martes, 25 de mayo de 2010

Dos siglos en búsqueda de una identidad

En el día de hoy, los argentinos estamos celebrando el Bicentenario de la Patria al cumplirse nada menos que 200 años de la Revolución de Mayo en la que, un puñado de porteños azuzados por la Corona Británica decidió destituir al Virrey y crear en su lugar una Junta de Gobierno.

Si bien en aquel entonces no había conciencia de una nueva nación, fue tomado como acto fundacional de lo que hoy conocemos como la República Argentina. En consecuencia, se han preparado una serie de actos en todo el país para conmemorar un nuevo "cumpleaños de la Patria".

Durante décadas, los argentinos recibimos una versión deformada y edulcorada de aquellos sucesos tan importantes: que llovía torrencialmente mientras la gente se congregaba espontáneamente, que dos hombres de apellido French y Berutti repartían cintas celestes y blancas entre los patriotas, que todos decían "el pueblo quiere saber de qué se trata" y que, finalmente, salió milagrosamente el sol cuando la flamante junta patriota salió por el balcón del Cabildo para saludar a los ciudadanos que celebraban jubilosos... pero, a la luz de los hechos, hubieron varias diferencias entre lo que pasó y lo que aprendimos en la escuela primaria.


En realidad, los espejitos en colores venían desde Inglaterra

Desde que España llegó al "Nuevo Mundo" y empezó a saquear las riquezas de las tierras "descubiertas", Portugal, Inglaterra, Francia y los Países Bajos quisieron tomar partido y sacar sus tajadas. En aquellos tiempos, por la fuerza y/o por la diplomacia, los británicos se aprovecharon de la torpeza española y fueron avanzando sobre América hasta terminar por someterla políticamente sin que los pueblos lo notaran.

Para 1809, eran muchas las presiones de los criollos sobre el Virrey Baltasar Hidalgo de Cisneros para que se "libere" el comercio del Puerto de Buenos Aires con los ingleses. Ese concepto de "liberar" fue en realidad entregarse atados de pies y manos al mercantilismo inglés que encandilaba a las mentes "progresistas" de esta parte del mundo. Al fin y al cabo, lo que los ingleses no lograron con sus invasiones fallidas en los años 1806 y 1807, lo terminarían logrando mediante la colaboración de "patriotas" criollos que aborrecían a España pero que simpatizaban con Londres.

Ya en 1810, la autoridad de Cisneros estaba cada vez más desgastada en Buenos Aires aunque no así en el resto de las Provincias del Virreinato del Río de la Plata. En medio de la confusión política, a mediados de mayo, fragatas inglesas llegaron a los puertos de Buenos Aires y de Montevideo con periódicos europeos que daban cuenta de la caída del Rey Fernando VII en manos de Napoleón Bonaparte. Semejante noticia causó un gran revuelo entre los principales comerciantes porteños que vieron una estupenda oportunidad para deshacerse del yugo español y por eso terminaron exigiendo la renuncia al Virrey Cisneros.

Así, un minúsculo grupo se hace del poder del Virreinato del Río de la Plata; muchos libros de historia no nos dicen que esta movida política fue rechazada por varias provincias e intendencias. Es que los porteños tenían la sartén por el mango al tener el monopolio del Puerto y, al abrir el comercio a todos los productos fabricados en masa en manufacturas británicas que terminaron por marchitar las florecientes industrias del interior del Virreinato. En consecuencia, los "liberales" de Buenos Aires terminaron ahorcando las economías regionales... historia que se repitió durante las décadas subsiguientes.

Fragatas inglesas apostadas en el Río de la Plata saludaron con una salva de cañones al triunfo criollo de Mayo de 1810 porque, a la larga, sería su victoria. Santiago de Liniers y Bremond, héroe durante las Invasiones Inglesas y ex Virrey, organizó una contrarrevolución en Córdoba que terminó fracasando y, por orden de la Primera Junta, fue fusilado junto a otros militares que rechazaban al gobierno porteño. Luego de la derrota política, Cisneros y sus colaboradores intentaron huir pero fueron arrestados y deportados a España en una fragata... ¿adivinamos la bandera del navío en cuestión? sí, inglesa.

A pesar de que los gobernantes que tuvimos desde ahí en más fueron todos nacidos en estas tierras, nuestra historia se escribió con mucha sangre e injusticias. Miles de vidas fueron apagándose violentamente con el correr de los años en nombre de la Patria, producto de los muchos antagonismos que se produjeron entre los mismos hijos de esta tierra.


La Argentina es un crisol de razas. Miles de argentinos dieron su vida por la grandeza de este país y muchos murieron en el olvido, mientras muchos traidores a la Patria han quedado perpetuados en el bronce.

Este 2010 nos encuentra embuidos en divisiones ideológicas por formas casi opuestas de ver la realidad. Como pasó en los albores de nuestra historia como nación argentina, el peor enemigo de nuestro país no está afuera de los límites territoriales sino que muchas veces está entre nosotros.

Este Gobierno está desperdiciando una magnífica oportunidad para encontrar concensos entre los argentinos y redefinir nuestro país. El kirchnerismo se ha dedicado a reavivar fantasmas del pasado como nunca había pasado en estos más de 25 años continuados de democracias.

Necesitamos redescubrir nuestra historia y, entre todos, poner cada cosa en su lugar para poder levantarnos y caminar.

¡Feliz Bicentenario!... a pesar de todo.

5 comentarios:

CGL dijo...

Creo que el Kirchnerismo necesita la confrontación para vivir; es como su combustible. El problema que llevan de viaje a todos.

Todo parte de lo mismo... No tenemos conciencia cívica. Miles de personas pasaron por los festejos; muchos, muchísimos con un monton de reclamos. Pero todos volveran a sus casas, y todo quedará atras.

Sin revisionismo, ni debate, ni nada... De vuelta a lo mismo; hasta que quizas, o venga otro corralito o una ola de hechos delictivos; y nos juntaremos unos cuantos pelotudos, romperemos unas ollas... Y listo... Devuelta a casa!

País tropical!!!

Anónimo dijo...

“Argentina, un país que era democrático cuando tres partes de Europa no lo eran, un país que era uno de los más prósperos de la Tierra cuando América Latina era un continente de hambrientos, de atrasados.
El primer país del mundo que acabó con el analfabetismo no fue Estados Unidos, no fue Francia, fue la Argentina con un sistema educativo que era un ejemplo para todo el mundo. Ese país, que era un país de vanguardia ¿Cómo puede ser que sea el país empobrecido, caótico, subdesarrollado que es hoy?¿Qué pasó?¿Alguien los invadió? ¿Estuvieron enfrascados en alguna guerra terrible?.
No, los argentinos se hicieron eso. Los argentinos eligieron a lo largo de medio siglo las peores opciones.
Eso es. El peronismo es elegir el error, perseverar en el error a pesar de las catástrofes que se le han ido sucediendo en la historia moderna del país.¿Cómo se entiende eso?. Un país con gentes cultas, absolutamente privilegiado, una minoría de habitantes en un enorme territorio que es un continente que concentra todos los recursos naturales.¿Por qué no son el primer país de la Tierra ?¿Por qué no tienen el mismo nivel de vida que Suecia, que Suiza?

Porque los argentinos no han querido. Han querido en cambio ser pobres. Han querido vivir bajo dictaduras, han querido vivir dentro del mercantilismo más espantoso. Hay en esto una responsabilidad del pueblo argentino.
Para mí es espantoso lo que ha ocurrido en Argentina. La primera vez que fui allí quedé maravillado. Un país de clases medias, donde no había pobres en el sentido latinoamericano de la pobreza. ¿Cómo puede estar una pareja como los Kirchner gobernando ese país?

¡Qué degradación política, qué degradación intelectual!
¿Cómo es eso posible?

Mario Vargas Llosa (2009)

Anónimo dijo...

LOS VETERANOS DE MALVINAS DESFILARON "DE PREPO" EN EL BICENTENARIO

Los capitostes del régimen K quisieron dejar fuera de la celebración del Bicentenario a los combatientes de Malvinas.
Pero no lo lograron.
El sábado 22 de mayo, durante el desfile militar, un par de veteranos se metieron en el recorrido y desde adentro abrieron un hueco en las vallas. Entonces, una veintena de combatientes de la Gesta Austral, llevando una gigantesca bandera argentina con la inscripción “Gloria a los 649 héroes de Malvinas” irrumpieron en el desfile y se integraron a él.
Al llegar al palco oficial, los combatientes se detuvieron mostrando en plano inclinado la bandera de 20 metros de largo, mientras señalaban a viva voz que este gobierno no los quiere y que no fueron invitados al desfile. Las caras de Anibal Fernandez y Nilda Garré se contraian en una mezcla de estupor y bronca. Como cuenta uno de los participantes de esta insólita demostración, la única descolgada que no entendía nada era Karina Rabolini. Las caras de los demás, que sabían de "que se trataba", parecían decir “tragame tierra”.
Mientras tanto, la gente vivaba a los combatientes con pasión y lágrimas en los ojos, les cantaba la Marcha de las Malvinas y les gritaba “Fuerza muchachos!
En verdad, fue una tremenda emoción y un gran orgullo ver a estos combatientes, discriminados por el gobierno y admirados por el pueblo, marchar frente al Obelisco. Habría que registrar todos sus nombres, porque indudablemente esta demostración quedará entre las imágenes perennes de la Argentina. Yo pude identificar entre quienes marchaban a Esteban Tríes, al “Tigre Rojas”, a César Gonzalez Trejo, al "Negro" Villagra y a Sergio Lopez.
Al decir de este último, “el pueblo calentó todo el hielo que era el palco oficial”.
Espontáneamente, sin organización alguna, este grupo de veteranos probó que se puede perforar la muralla de ocultamiento que, aviesa e inexplicablemente, rodea a los protagonistas de una de las páginas mas gloriosas de la historia nacional.
Los combatientes mostraron que estan vivos y que conservan intactas sus agallas.
Y la población demostró que su corazón está con nuestros guerreros, siempre y cuando la dejen entrar en contacto con ellos.
Las autoridades militares aclararon que los veteranos no fueron invitados a marchar, pero afortunadamente no hicieron nada para impedir que irrumpieran entre medio de los regimientos con su estandarte.
Ojala este desfile de veinte veteranos sea el prolegómeno de aquel desfile multitudinario de combatientes de Malvinas, que la sociedad argentina les adeuda desde 1982. Para así poner las cosas de una buena vez en su lugar, reivindicando y exaltando a quienes dieron todo por la Patria sin pedir nada a cambio.

Nicolás Kasanzew

Hector dijo...

Me pregunto si el bicentenario de la independencia (en realidad de la declaracion...) en 2016, va ser festejado de igual manera, o pasara con menos relevancia...

Anónimo dijo...

Señora Presidente:

Cansada de escucharla repetir frases partidistas perimidas, me siento a escribir estas líneas porque así como usted, Señora Presidente, encuentra su desahogo en la verborrea desde preparados escenarios, yo lo intentaré desde la escritura, ya que no tengo los medios económicos para reunir un auditorio de tamaña magnitud.


Quiero desahogar el fastidio de escucharla decir 'esta Argentina es otra,esta es la plaza de la transformación' La Argentina no es otra lamentablemente, gracias a su política sigue siendo la Argentina de las arengas, de las divisiones entre clases.

La escucho hablar del 'color de piel', 'de los oligarcas', de 'los dueños del país', al igual que el peronismo del 45 hablaba de 'los descamisados', 'de los oligarcas' y de 'los dueños del país'…

Ya no hay lugar para golpistas Presidenta, por suerte aprendimos esa lección, pero lamentablemente aún hay lugar para aparatos peronistas, gremialistas con panzas y bolsillos gordos, fuerzas para policiales como sus seguidores a sueldo.
No existen los intentos de golpe de Estado que usted nos cuenta envuelta en alta costura, adornada con su Rolex de oro y brillantes, que menos para el pueblo!.
He dudado en escribir este último párrafo porque no quiero discriminarla a Usted por millonaria... pero nobleza obliga.... usted discrimina a todo un sector de gente de campo laburadora tildándolos de 'ricos que viven en la abundancia y golpistas'.
También desde el mismo escenario de la histórica Plaza, hoy tan peronista como entonces, porque nada ha cambiado, nos indica que debemos terminar con 200 años de desencuentro y fracaso. Presidenta, no sé si sabe que hace 100 años atrás la Argentina era pujante, emprendedora, trabajadora. Inmigrantes escapados de la pobreza de sus países poblaron esta tierra donde pudieron progresar, produjeron, trabajaron, abrieron caminos, ferrocarriles, fábricas, en fin... fuimos una Nación y sin su partido.

Después vinieron los últimos 100 años de historia donde se mezclaron gobiernos militares y casi 50 años de peronismo....sí....sumemos: Perón, Perón, Cámpora, Perón, Isabelita, Luder, Ménem, Menem, Duhalde, Kirchner, Kirchner..., de manera que todos estos años de desencuentros y fracasos ¿a quién se los debemos?, creo que a nuestros emergentes: los dirigentes....USTED en este caso. Y esta situación de retroceso, de estancamiento y enfrentamiento con el campo argentino es el claro ejemplo de los fracasos del pasado: Campo versus Pueblo. Campo y pueblo son lo mismo o campo también es pueblo, mal que le pese a su partido y a Usted.
La Argentina siempre ha sido y es considerada una Nación muy 'rica' por su campo... El pueblo es el campo.

Ya todos sabemos muy bien que los gremialistas son los dueños del país, que los políticos y funcionarios son, al finalizar sus mandatos, los nuevos ricos de turno, todos sabemos muy bien que el campo y la industria no son antagónicos sino que son complementarios y motores indispensables para el desarrollo y todos sabemos muy bien que, como simple pueblo sin banderías, contamos con una sola herramienta para corregir fracasos y desencuentros: el voto... ya le tocará su turno Señora y como decía Perón: el pueblo hará sonar el escarmiento.

Y sobre el final me doy cuenta que Usted no me falló, Usted es como yo esperaba: Una persona incapaz frente a tanta responsabilidad, una persona aferrada a la vieja política que se empeña en destruir nuestro futuro, una persona ambiciosa de poder y nada más.

Aquí termino, no quiero cansar con este texto como usted me cansa con su discurso, se ha corrido un telón en Argentina, ahora todos los actores están en el escenario y precisamente Usted, no está desempeñando el mejor papel.

Virginia E Pugliese

Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina