jueves, 6 de mayo de 2010

Avanza la ley de "matrimonio" homosexual: Majul, políticamente correcto

Presionados por hábiles lobbies, tras un arduo y extenso debate, nuestros representantes en la Cámara de Diputados de la Nación han aprobado el proyecto del "Matrimonio para Homosexuales" con 126 votos a favor y 110 en contra, con cuatro abstenciones y 16 ausencias y, tal como lo prevé la Constitución Nacional, se ha girado esta iniciativa para la Cámara de Senadores.

Este tema ha provocado polémicas livianas desde los medios de comunicación. Sucede que es precisamente desde los formadores de opinión que se instala que lo cultural está por encima de la naturaleza misma, llegándose al punto de mostrarse que los homosexuales son todos simpáticos y nobles, contrariamente a lo que se piensa de los heterosexuales, quienes aparecen como culpables y responsables de todas las perversiones y maldades. En consecuencia, se ha instalado el descalificativo "homofóbico" (¿?) con el que se censura a todo aquel que critique las exigencias prepotentes de activistas por "los derechos de los homosexuales". Para los activistas que promueven esta Ley, la legalización de de esta iniciativa es una obsesión, un capricho y no atienden más razones que las suyas.

Repasando varias columnas de opinión y foros acerca de este tema tan delicado, me encontré con una nota que el periodista Luis Miguel Majul escribió en el Diario La Nación. Majul defiende la legalización del "matrimonio homosexual" y tituló su exposición escribiendo "Los heterosexuales no somos mejores que los homosexuales" (¿?), la cual puede ser tomada como un resumen de los argumentos esgrimidos por quienes apoyan la legalización del matrimonio para personas del mismo sexo. A continuación, extraigo algunas de las frases de Majul para comentarlas:

"Todos los seres humanos tienen derecho a la felicidad, más allá de sus elecciones sexuales. Los heterosexuales no somos mejores que los homosexuales. No hay razón para que los homosexuales no puedan enterrar a su pareja cuando muere, compartir su cobertura médica o firmar la autorización para una operación, como se les permite a los heterosexuales. Es decir: el buen amor no es propiedad exclusiva de los heterosexuales."

→ No vamos a dudar de que todos los seres humanos hemos nacido para ser felices; la felicidad es algo que, de una una u otra forma, todos buscamos y resulta de una consecuencia de las decisiones que se van tomando a lo largo de la vida.

Majul se equivoca a hablar de "mejores" y "peores", más aún partiendo de una clasificación de las personas entre heterosexuales y homosexuales (¿con qué necesidad se clasifica?, ¿por qué discriminar?). Desde hacen 20 años para atrás, nadie hablaba de heterosexualidad. La distinción entre heterosexuales y homosexuales fue inventada por aquellos que dicen defender derechos de las personas gays, quienes han tomado un gran protagonismo desde la misma Organización de las Naciones Unidas.

No sabemos a qué exactamente le llama "buen amor" pero podemos afirmar que la palabra "amor" es una palabra cada vez más denigrada y bastardeada porque muchas veces mantenemos solapados crueles egoísmos en nombre del amor.


"En Diputados, se celebró una lección de buena política, en la que la mayoría votó de acuerdo a su conciencia, sus creencias religiosas y lo que piensa de la vida, más allá de los pequeños intereses partidarios, de la conveniencia política y de la chequera oficial. Incluso la presencia del ex presidente y ahora diputado Néstor Kirchner, en ese marco, no debería ser tomada como un gesto de oportunismo político, sino como una elección testimonial, para dejar en claro a los argentinos cuál es su posición frente al complejo asunto"

→ Majul tiene razón cuando habló de un debate y que resultó saludable que no hubieran votos masivos en bloque, tanto a favor y en contra de la iniciativa tratada. Lo lamentable es que la gran mayoría de esos diputados (como el sanjuanino Ruperto Godoy) que estuvieron votando a favor pero que no tuvieron la honestidad moral de manifestar lo que piensan acerca de la homosexualidad en sus respectivas campañas electorales ya que, seguramente, les hubiera significado una merma en sus caudales de voto.


■ "Ahora el proyecto está en el Senado, donde su aprobación será más difícil que en la Cámara baja. Los que se oponen confiesan su preocupación ante dos situaciones concretas: el avance de una enorme ola de matrimonios entre personas del mismo sexo que ponga en riesgo a la familia tradicional y el pánico a que "dos papás" o "dos mamás" pueden tener la libertad de adoptar a un niño a partir de esta ley".

→ Este polémico periodista manifiesta sus dudas acerca del éxito de ese proyecto de Ley en la Cámara Alta pero, como sería en contra de lo que él opina, habla de miedos y no de convicciones personales que tendrían los senadores que eventualmente rechacen la legalización de un matrimonio para personas del mismo sexo. Como sucede en tantos ámbitos y en cada rincón de nuestro país, en vez de aceptar otros pareceres, Majul también recurre a la descalificación personal para aquellos que no comparten su modo de ver las cosas.


■ "Sobre el primer asunto (que se ponga en riesgo a la familia tradicional) es oportuno recordar el pánico que provocó en una parte de la sociedad la aprobación de la ley de divorcio. Sus detractores agitaron el fantasma del final de la familia. Pero la vida real continuó como hasta entonces: con el crecimiento de familias de todo tipo. Es decir: funcionales, disfuncionales, ensambladas, armónicas e imperfectas. Tan dinámicas como el cambio de costumbres y convenciones que hasta ayer parecían sagradas."

→ Es cierto que la Ley del Divorcio provocó un gran debate nacional, en el que el poder político de entonces que lideraba Raúl Alfonsín se puso a favor de la iniciativa y la Iglesia Católica se puso en contra. No me consta que en aquella época la Iglesia alertaba sobre el presunto "final de la familia" como institución para asustar a la gente, pero justificó su posición en las consecuencias que hoy vemos: la familia está en una grave crisis... ¿cómo lo sabemos? las evidencias son el alto grado de violencia que vivimos como sociedad expresado en el crecimiento inevitable de la drogadicción, el alcoholismo, la deserción escolar, episodios de inseguridad, promiscuidad cada vez más precoz y embarazos en adolescentes que vemos a diario.

Tampoco es para decir que todo sos males son culpa exclusiva de la legalización del divorcio, ya que es una convergencia de factores sociales lo que hoy hacen que hayan familias en las que niños crecen afectivamente desamparados, sin una clara idea del amor.

Muchos buscan la forma simplista de explicarlo con una supuesta falta de leyes o que todo se arregla repartiendo subsidios varios, pero podemos entender que es porque la familia como célula fundamental de la sociedad está fallando y no es el lugar adecuado y necesario para el crecimiento y maduración de las nuevas generaciones... ¿en qué se basa el Sr. Majul para decir que la familia no peligra actualmente?


■ "Sobre el complejo tema de la adopción, se debe recordar, una vez más, que la última decisión corresponde a los jueces. Hace pocas horas un tribunal de familia de Rosario le otorgó a Roberto Castillo , un hombre soltero y con una situación económica ajustada, la adopción plena de Alan, un niño de siete años al que se llevó a su casa cuando todavía no tenía un año y lo había encontrado solo, sucio y dentro de un cochecito."

→ Luis Majul está en lo cierto en que son los jueces los que tienen la potestad para definir en las adopciones de menores. El caso que cita este periodista no es el primero que se ha dado en la Argentina pero adquirió una sospechosa trascendencia mediática ya que fue casi en simultáneo con este debate en Diputados.

Son numerosos los estudios sociológicos y psicológicos que aseguraron y aseguran que una familia constituída con un padre y una madre unidos con a través de un sólido vínculo conyugal es el mejor lugar para el desarrollo integral de una persona.

Hay una diferencia sustancial entre legalizar un matrimonio entre personas del mismo sexo y legalizar la adopción de un menor por parte de una pareja de homosexuales. Estemos o no de acuerdo, dos personas de un mismo sexo pueden elegirse mutuamente como pareja pero un niño que es adoptado de ninguna manera tiene la chance de elegir entre ser recibido en una familia con papá y mamá y una pareja de personas homosexuales.


"Todos los seres humanos tenemos derecho a la felicidad, aunque no sea "la felicidad tradicional" o "la felicidad perfecta". El debate de los diputados podría ser considerado histórico, porque después de mucho tiempo se discutió sobre el amor, algo que tarde o temprano nos atraviesa a todos."

Ningún ser humano es perfecto... pero todos los seres humanos somos perfectibles. Por ende, no existe la familia perfecta. Entonces, se hace preciso que, como sociedad y cada cual en particular, no tengamos miedo a vivir con ideales y no poner a lo mediocre como medida universal. No podemos justificar desviaciones teniendo como estandarte los errores de algunas personas. Y lo que es peor, el Estado no debe apañarlo. Estamos cayendo en una dictadura del conformismo.

Tomar como referentes a realidades particulares que se apartan de un ideal de familia reviste un peligro. Con el mismo criterio que homosexuales exigen poder contraer matrimonio, habría entonces que permitir "matrimonios entre más de dos personas" para los casos de personas bisexuales o polígamas, como así también permitir el casamiento entre personas mayores de edad con niños y/o adolescentes.


Me llama la atención que hayan personas que califiquen como valiente a quienes opinan públicamente como Majul lo hace acerca del matrimonio entre homosexuales. Como están dadas las cosas actualmente, no es transgresor ni revolucionario figurar como "gay friendly".

Por el contrario, hay que tener agallas para pronunciarse en contra de esta medida porque hay que enfrentar la intolerancia y la discriminación de quienes se autoproclaman seres humanos con "mentes-abiertas". Y sí, está de moda ser "progre"... es lo más políticamente correcto.

11 comentarios:

imagleekgirl dijo...

Yo estoy a favor del matrimonio homosexual! Los homosexuales tienen el mismo derecho que nosotros a sufrir XD.

Es verdad que se descalifica mucho a las personas que por convicciones religiosas no apoyan el matrmonio entre personas del mismo sexo enseguida se los califica como homofobicos.

Tambien es verdad que los niños no pueden elegir a sus padres y eso deberia ser tomado en cuenta.

Hace poco hubo una marcha en el Congreso a favor de los derechos del niño y la familia.

Don Gato dijo...

Ufff... que tema este...

A ver si empiezo bien: a mi en lo personal, los homosexuales no me molestan, asi como tampoco las lesbianas, lo que seria la homosexualidad femenina. No tengo nada en contra de ellos, no me han hecho nada que signifique un odio viceral ni nada parecido.

Cada uno es libre de elegir lo que mas le guste, y eso es claro. Forma parte de nuestra forma de vida y nadie puede obligarte a que no estés (sexualmente hablando) con una persona de tu mismo sexo si eso te hace feliz.

Lo que me parece una aberración, es que se les permita casarse, dado que de acuerdo a las enseñanzas que mis padres me impartieron y la que yo trato de impartirles a mis hijos, se casa un hombre con una mujer.

Ademas, está el tema de la adopcion por parte de esta pareja, dado que el chico crecerá en un entorno que no es el "normal", definiendo como normal una pareja comun (hombre/mujer), sino que vivirá la experiencia de tener como padre y madre, a dos personas de un mismo sexo. . . y creo que eso está mal, pero no porque no tengan derecho, sino porque el niño/a crecerá en "otro" contexto. Y como es logico, se adaptará a él porque lo vive dia a dia.

Entonces, con respecto a mis hijos de 13 y 15 años, varones los dos, me pregunto:

- Que enseñanza les deja esto?
- Donde quedan los conceptos que hemos venido inculcandole con mi esposa respecto al sexo?
- Como es la realidad que ellos viven HOY, respecto a esta ley?
- Como es la relacion de mis hijos a partir de hoy, con sus amistades?

y por ultimo y mas problematico:

- Que es lo "normal" hoy?

Es dificil... y nadie me lo puede explicar.

Buen post, amigo.

Anónimo dijo...

Yo particularmente no estoy de acuerdo con nada de la ley de matrimonio GAY no creo que sea justificativo el que no se puede dejar bienes a su pareja o no se puede afiliar a la obra social tranquilamente se podrian cambiar esas leyes y listo.

El problema de todo este tipo de leyes, somos justamente nosotros lo que no estamos de acuerdo porque no decimos nada, muchos opinan que si a mí no me jode que ellos hagan lo que quieran y despues es demaciado tarde para impedirlo , lo mismo pasara con el aborto nadie dice nada cuando sea legal no empesaremos hacer problema por nuestras hijas adolecentes o nuestras hermanas o lo que es peor por nuestras parejas.

pablo de Córdoba dijo...

La homosexualidad es completamente normal, esta con la humanidad desde sus comiensos son un porcentaje de la sociedad ahora y siempre,Don Gato .Lo normal es que llueva agua , lo normal es que existan las personas homosexuales.
En el mundo REAL miles de parejas homosexuales adoptan "de hecho"niños abandonados por sus padres hetero ,que gracias a Dios,estos niños pasaron a recibir contención ,cuidados y afecto.
Lo que tenemos que revisar son muchas creencias que ante la realidad abrumadora ,no tienen razón de ser.
Por otro lado Don gato no se asuste ,homosexual se nace .No es contajioso .

mario dijo...

Imagleekgirl

Respeto tu opinión acerca de que apoyás el "matrimonio" entre personas del mismo sexo, auqnue no la comparto.

Saludos.



Don Gato

Claro que es un tema delicado y del que no todos se animan a opinar abiertamente, sobre todo quienes no están de acuerdo.

Vos repasá en los principales medios de comunicación de nuestro país y fijate si hay alguna figura pública que se anime a cuestionar tanto el "matrimonio" entre personas del mismo sexo como la adopción de menores por parte de personas homosexuales. La censura es tremenda.

Una cosa es no estar de acuerdo con que la homosexualidad sea algo "normal" y otra muy distinta es rechazar a los homosexuales. Personalmente, no creo que la homosexualidad sea algo natural sino que es una patología. Por más que a los activistas de "derechos de los gays" no les guste reconocerlo, hay numerosos estudios que lo prueban.

Está instalado que cada cual dicta su propia moral, que cada cual hace con su vida lo que se le plazca. Así, caemos en la concepción errónea de que la libertad humana es, prácticamente, ilimitada.

Yo no creo que cada cual pueda hacer lo que se le antoje con su propia vida porque los seres humanos hemos nacido para vivir en comunidad. Cada decisión que tomamos a diario, para bien o para mal, repercute directa o indirectamente con quienes interactuamos.

Lamentablemente, estamos cayendo en un peligroso relativismo moral. Parece que "todo es" según desde la óptica desde que se la mire... pero no es así, la "VERDAD ES" independientemente de que la podamos ver o no, independientemente de que la podamos abarcar en su totalidad, o no.

Yo creo que no debemos hacerle el jueguito a esa gente autoproclamada "mente-abierta": no existe familia "normal", "común" o "tradicional"... existe un modelo NATURAL de familia que está más allá de los vaivenes culturales que los seres humanos podamos tener.

No es simple hablar de este tema con nuestros hijos. Pero creo que debemos animarnos a transmitir nuestra visión de la vida, con fundamentos, dialogando abiertamente y, fundamentalmente, desde el amor. Ellos tendrán su criterio. Hay que ser valientes para no dejarnos avasallar por las modas ideológicas.

Saludos.



pablo

No sé si la homosexualidad es "normal" pero te aseguro que no es natural. Y no lo digo solo yo, se lo avala con numerosos estudios que lobbies impulsados desde la misma ONU quieren destruir.

No sé de donde sacas la cifra de que "miles" de parejas homosexuales adoptan niños abandonados por "heteros". A vos te pregunto: ¿vos también son de los que creen que la heterosexualidad es la fuente de todas las perversiones y maldades de este mundo? ¿vos también pretendés hacernos creer que no hay homosexuales perversos?

En mi mdesta opinión, la bondad o maldad de las personas no radica en la "orientación" sexual.

Las creencias filosóficas, religiosas o políticas que cada uno de nosotros tengamos son los que nos guían en la cotidianidad. Si uno va trastocando la esencia de esas creencias conforme a las modas, habla de una debilidad en las creencias.

No sé si es tu caso, pero mi educación es sólida como para resistir a la masificación.

Volviendo a lo que te planteo al principio, no se nace homosexual.

En un tema delicado como éste, sería bueno que volaras un poco más alto y no caigás en cobardes ironías.

Saludos.

("contagioso" se escribe con "g"...)

Pablo de Córdoba dijo...

No sé si estoy en contra o no del matrimonio gay, quizás habria que cambiarle el nombre por cuestiones históricas.

Respecto de la adopcion de niños, es un tema delicado, pues sería muy incoherente prohibirle a una pareja homosexual adoptar un hijo basándose sólo en que conviven dos personas del mismo sexo.

Incoherente con toda la jurisprudencia que hay , y los muchos orfanatos y hogares de niños. Cientos de madres solteras crían a sus hijos solas por ejemplo. O se les da en adopción a muejres solas, travestis también han adoptado. Ni hablar de la cantidad de niños que directametne no tienen persona fija que los tenga a cargo. Y no estoy hablando de lo que está fuera del estado, sino de instituciones avaladas por el estado mismo.

Y si se nace o se hace, como todo, debe tener un gran componente intrauterino, pero tambien del entorno.

En lo que sí coincido con pablo es que si uno define "normal", como lo existente a lo largo del tiempo, la homosexualidad es normal. Si se define como la media de un promedio, quizás no sea normal. Como así tampoco sería la fidelidad lo normal, o la monogamia.

Saludos desde Córdoba

mario dijo...

Pablo

Me sorprende tu postura acerca de este tema. Podés estar a favor del "matrimonio" para personas de un mismo sexo, o no.

Que hayan cada vez más familias rotas que están integradas por personas "heterosexuales" no avala, me parece, que hablemos de un fracaso del modelo de familia que tradicionalmente (¿?) conocemos.

Acá no se trata de prohibir que dos hombres o dos mujeres puedan adoptar por la simple razón de que son homosexuales. Lo que hay que pensar es en lo mejor para los niños, lo mejor para las nuevas generaciones.

No se trata de hablar de "normal". Sabemos perfectamente que la mediocridad es muchísimas veces lo "normal". Creo que el término correcto es "natural": los seres humanos debemos obrar en consecuencia, poniéndonos al servicio de la creación.

Respecto a lo que decís de la fidelidad y de la monogamia, es todo un tema.

A ver, podemos tener nuestras miserias y errores, pero no por eso debemos perder de vista qué es lo ideal, qué es lo mejor.

Con ese criterio, al permitir el "matrimonio" para homosexuales así ellos no se sienten discriminados, deberíamos permitir la poligamia en el sentido que puede aparecer una persona que quiere casarse con dos o más personas al mismo tiempo, o permitir el casamiento de un adulto con un niño. Todo estaría en función de los deseos e instintos de cada uno.

Ahora bien... a quién le interesa qué es lo mejor para los niños? muchos piensan en "tener un/a hijo/a"... a quién le importa ser buen padre o madre?

Saludos.

Pablo de Córdoba dijo...

Por supuesto que lo ideal es que se tenga una familia cada niño.

Yo me refiero a la coherencia de las leyes...sería incoherente que el estado permita la adopción a mujeres solas, u hombres solos, o la tenencia en orfanatos, y se lo prohiba a gente del mismo sexo. Sólo eso, coherencia.

Por lo mismo, también estoy en contra del aborto patrocinado por el estado, iría en contra de todo el espíritu de la legislación, de protección de la vida. Sino tendría que haber también clínicas de suicidio cubiertas por el estado por ejemplo. Los médicos no deberían tratar de salvar vidas de suicidas, etc, etc..

En ningún momento dije que el modelo de familia haya fracasado, todo lo contrario. Un niño debe ser querido y cuidado, e integrado a la sociedad en que vive.

Lo que digo es que si se presenta un hombre para adoptar, que vive con otro hombre, no puede negársele la participación en el proceso de adopción sólo aduciendo que vive con una persona del mismo sexo. Sería incoherente por lo que dije antes (hasta travestis han adoptado, sin mencionar orfanatos que están a cargo, etc).


De todo lo demás no tengo opinión formada, como dije al principio, me refería solo a la posibilidad de adopción.

A lo que se refieren con Ley Natural no lo conzoco, así que no me surge una opinión.

Anónimo dijo...

Mi mamá se llama Ramón

José Carlos Areán, Capellán del R.C. Celta - Vigo

Dos leonas no hacen pareja. Dos gatos, tampoco. No pueden aparearse. Para ello tendrían que ser de distinto sexo y de la misma especie. Son cosas de la zoología. No es producto de la cultura hitita, fenicia, maya, cristiana o musulmana. Por supuesto no es un invento de la Iglesia Católica. Muchos siglos antes de que Jesús naciera en Belén, el Derecho Romano reconocía el matrimonio como la unión de un hombre y una mujer. Después ellos se divertían con efebos, que para eso estaban, para el disfrute. La esposa era para tener hijos.
La palabra matrimonio procede de dos palabras romanas: "matris" y "munio". La primera significa "madre", la segunda "defensa". El matrimonio es la defensa, el amparo, la protección de la mujer que es madre, el mayor y más sublime oficio humano.
Cada palabra tiene su significado propio. Una compraventa gratuita no es una compraventa, sino una donación. Y una enfiteusis por cinco años no es una enfiteusis, sino un arriendo vulgar.
Llamar matrimonio a la unión de dos personas del mismo sexo me parece como poco serio. Jurídicamente, un disparate. De carcajada. Que le llamen "homomonio", "chulimonio", "seximonio", lo que quieran, todo menos matrimonio, que ya está inventado hace tiempo. Nadie llama tarta de manzana a la que está hecha de peras.
Lo curioso es que cuando dices cosas como estas, algunos te miran como extrañados de que no reconozcas la libertad de las personas. Y por más que les dices que sí, que respeto la libertad de todos, que cada uno puede vivir con quien quiera, incluso con su perro, pero que eso no es un matrimonio, van y me llaman intolerante.
No sé lo que harán los parlamentarios españoles a la hora de votar. Son políticos, no juristas. Votarán por razones políticas, no según Derecho. Las consecuencias son graves. Si un varón tiene derecho a casarse con otro varón y una mujer a hacerlo con otra mujer, ¿le vas a negar el derecho a un hermano a casarse con su propia hermana? ¿O a un padre a hacerlo con su hija? ¿No tienen el mismo derecho? La sociedad se quiebra. Huele a podrido. Como en Dinamarca.
Cuando la profe le preguntó a Pablito cómo se llamaba su madre, el niño contestó: "Mi mamá se llama Ramón"

Pablo de Córdoba dijo...

Respecto a niños criados por parejas homosexuales

http://www.conicet.gov.ar/NOTICIAS/portal/noticia.php?n=5890&t=4


Extracto:
La abrumadora mayoría de estudios realizados en varios países, centralmente en los Estados Unidos, demuestran que no hay ninguna diferencia sustantiva entre los niños y niñas por haber sido criados en uno u otro entorno familiar (*). En esta cuestión, “las pruebas que aporta la investigación empírica son unánimes” (Frías Navarro et al, 2004). Como concluye el estudio de Paterson y Redding (1996), “las madres lesbianas y los padres homosexuales pueden ofrecer un hogar a los niños tan positivo como los padres heterosexuales”. El fallo del Superior Tribunal de Justicia de Brasil (2010) menciona explícitamente que la mayoría de los estudios científicos indica que no hay ningún inconveniente por el cual niños y niñas puedan ser adoptados por parejas homosexuales.

José Luis Pedreira, presidente de la sección de psiquiatría infantil de la Asociación Española de Pediatría, señala que la mayoría de los estudios indica que “el desarrollo psicosocial de los niños adoptados y criados en familias homoparentales adquieren niveles cognitivos, de habilidades y competencias sociales, de relación con otros chicos y personas adultas y de identidad sexual que son totalmente equiparables con los de los niños que se educan y desarrollan en familias de corte heterosexual convencional”. Pedreira agrega además que “ésta es la evidencia científica basada en pruebas. Lo demás son creencias y, por lo tanto, con escaso poder de datos contrastables, donde prima el juicio a priori y está ausente el análisis científico. Si no lo creen, que no lo crean, pero que no lo impongan al conjunto de la sociedad”.



Y respecto a la contribución anterior, sí, estaría bueno, respetar el diccionario si tanto molesta, no veo ninguna razón práctica de llamarle matrimonio...quizás cambiarle el nombre a HOMOMONIO o algo así como se sugiere arriba, podría ser una salida que dejaría tranqiulo a muchos que tocan de oído y otros provocadores (de los dos "bandos")

Saludos desde Córdoba

mario dijo...

Hola Pablo:

Es un tema increíblemente controversial en el que, como vos decís, muchos tocan de oído.

Te dejo estos dos links para que veas:

http://www.cerromercedario.com/2008/05/la-homosexualidad-una-controversia-que.html

http://www.mallinista.com/2010/05/impactante-testimonio-mujer-criada-por.html

http://www.mallinista.com/2010/01/legalizar-el-matrimonio-homosexual.html

http://www.mallinista.com/2010/05/homosexualidad-aspectos-sanitarios.html

Saludos.

Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina