viernes, 2 de abril de 2010

Nicolás Kasanzew, también Héroe de Malvinas

Nicolás Kazansew es un gran periodista argentino que tuvo el honor y la difícil misión de ser nada menos que corresponsal de Argentina Televisora Color (hoy, Canal 7 "La Televisión Pública) en las Malvinas, Georgias, Sandwich e Islas del Atlántico Sur cuando se culminó con la dolorosa Guerra contra Gran Bretaña en 1982.

Nacido en 1948 en Salzburgo, es padre de cuatro hijos y domina los idiomas ruso, francés e inglés y, en menor medida, portugués. Además de incursionar en la televisión, escribía en la desaparecida Revista "Siete Días". Escribió dos libros, "Malvinas a Sangre y Fuego" en 1982 y "La pasión según Malvinas" en 2008, un libro con fotografías que el periodista tomó con su cámara Nikon personal durante el conflicto bélico. Asimismo,escribió letras de canciones referidas a los héroes de Malvinas que canta Carlos Longoni, todas compiladas en un CD titulado “Quijotes de Malvinas”.

Como testigo privilegiado de los hechos, Kasanzew resaltó una y mil veces el gran coraje de los soldados argentinos que se lanzaron a este combate desigual con armas casi arcaicas y, al mismo tiempo, denunció indignado la cobardía de los jerarcas militares a quienes acusó de no cuidar debidamente a sus subordinados.

El Gral. Benjamín Menéndez es el blanco de sus reiteradas críticas. De ese militar argentino, este periodista no duda en sostener que es un cobarde llegando al punto de firmar la rendición argentina (14 de junio de 1982) cuando los ingleses estaban siendo asombrosamente derrotados por los argentinos. A este general que con su verborragia provocaba a los chilenos en 1978, Kasanzew señaló por haber cuidado más los intereses de los kelpers más que a sus propios soldados. Como ejemplo, citó que los soldados argentinos tenían terminantemente prohibido por Menéndez carnear las ovejas de los kelpers.

Rechaza de plano la visión de "los chicos de la Guerra", en la que se muestra a los combatientes argentinos como chicos mal preparados y hasta temerosos. Él recuerda que, a lo largo de la historia, la mayoría de los ejércitos más célebres se nutrió de adolescentes y jóvenes, siempre más viriles y mentalmente más fuertes para el combate. Kasanzew rescata numerosas historia que prueban la bravura de nuestros muchachos en aquella guerra, como el caso del conscripto Oscar Ledesma del Regimiento 25 de Infantería quien, a puro arrojo, abatió nada menos que al máximo Jefe de los Paracaidistas ingleses, el mítico Teniente Coronel Jones.

Luego de finalizada la Guerra de Malvinas, ya de vuelta en Buenos Aires, Kasanzew sufrió la censura de parte del Proceso Militar y luego por el Presidente Raúl Alfonsín, a través de sus Ministros de Cultura Carlos Gorostiza y Marcos Aguinis debido a que su cara estaba muy identificada con la cobertura periodística en aquel conflicto bélico.

Cada vez que alguien le da la oportunidad en algún programa de televisión, diario o en una conferencia, Kasanzew se lamenta de la "desmalvinización", la cual se define como el burdo intento de intentar borrar con el olvido a la dolorosa derrota en Malvinas. Este periodista se queja de que los militares que gobernaban en aquellos tiempos se empeñaron en borrar de un plumazo todas las miserias que se vivieron durante la Guerra y que después los gobiernos civiles, cegados por su odio hacia el regimen castrense, se obsesionaron por tapar lo heroico de aquella gesta.

Kasanzew lamenta que el pueblo argentino relacione íntimamente a la Guerra de Malvinas con el Proceso que gobernaba al país por aquellos años por una cuestión ideológica.

Quienes guardan resentimientos contra las Fuerzas Armadas en general, afirmaron y afirman que Nicolás Kasanzew fue algo así como la voz de la Dictadura triunfalista en Malvinas, encargado de desinformar al pueblo argentino que seguía en vilo todos los sucesos a través de su épico trabajo periodístico. Ante esas viles acusaciones, el cronista se defiende afirmando que en aquella época él se limitaba a registrar e dar testimonio de todo lo que allí acontecía pero que, en Buenos Aires, los directivos de A.T.C. censuraban casi todo el material porque se veían perjudicada la imagen pública del Gobierno de Facto. Kasanzew estima que alrededor del 95% de su trabajo fue borrado por A.T.C.

Fue acusado injustamente de vender chocolatines y cigarrillos a los soldados argentinos, algo que él mismo niega enfáticamente. En una entrevista con Chiche Gelbung, Kasanzew recordaba que "ganaba siete mil dólares mensuales y no iba a querer hacerme de unos centavitos de los soldados", sin contar viáticos, en ATC y que, en realidad, junto a otros civiles, salían a hacer compras para los soldados que sufrían la falta de alimentos.

Las afrentas contra este periodista tuvieron su culmen cuando, al cumplirse los 25 años de la Recurperación de las Malvinas, la periodista Gabriela Cerruti a cargo de la Secretaría de Derechos Humanos del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires lo despojó de su pensión de guerra al interpretar que "además en su carácter de periodista (Kasanzew) contribuyó a la propaganda de la dictadura militar engañando a la sociedad argentina acerca de los avances de la guerra". En una carta publicada por el Diario Ámbito Financiero, el periodista se defendió afirmando "El dinero me tiene sin cuidado. Pero en defensa de mi buen nombre y honor, desafío a quien quiera, a encontrar en las grabaciones de aire de «ATC» alguna mentira mía, alguna frase al estilo de «estamos ganando». ¡No la encontrarán!". Luego de una apelación que presentó ante el Gobierno de la Ciudad y la Justicia Argentina, al año siguiente, se le restituyó el subsidio.

Nicolás Kasanzew se ha mostrado siempre crítico para con Néstor Carlos Kirchner respecto al trato que el ex Presidente de la Nación le ha dado a las Fuerzas Armadas y, particularmente a los ex combatientes. En un reportaje concedido al portal Cinco Web , dijo "Kirchner ni siquiera se dignó aparecer en el acto en que se conmemoraba el 25 aniversario del 2 de Abril, y llamó a la Gesta de Malvinas 'un ataque cobarde contra los ingleses', con lo cual humilló y ofendió a los ex-combatientes, además de hacer lo mismo con todo el país".

Sabemos todos los argentinos que la tan ansiada recuperación de las Islas Malvinas es una empresa muy difícil, la cual se complica con el ardiente rechazo que los habitantes de esas tierras tienen para con la Argentina. En una entrevista con la Revista Política y Desarrollo, cuando le preguntaron acerca de las exploraciones que empresas británicas están haciendo en el Mar Argentino para extraer petróleo, Kasanzew lamenta el rol diplomático que hoy tienen los Kirchner cuando asevera Lamentablemente el desparpajo británico tiene causas argentinas, sabíamos que podía haber petróleo en Las Malvinas, desde la misión de SHACKLETON, mucho antes de la guerra de Malvinas, ¿Y porqué recién ahora empiezan a explorar en serio los ingleses …?: Porque ya no tenemos Fuerzas Armadas, por un lado, carecemos del poder de reacción, o disuasorio, y además tenemos Gobiernos cómplices con los ingleses, porque está bien sabido, lo ha denunciado SOLARI IRIGOYEN en CLARÍN, que KIRCHNER en la Patagonia tiene negocios con la SHELL. Esto ha sido denunciado por SOLARI IRIGOYEN, de insospechada procedencia izquierdista, y en esa nota demuestra que subsidiarias de BRITISH PETROLEUM, son favorecidas en la Patagonia, por el matrimonio KIRCHNER. Toda esta declamación contra los ingleses, es cháchara, es mentira, tienen un Gobierno adicto y tienen ausencia de Fuerzas Armadas en la Argentina, y por eso se permiten la insolencia de mandar un buque de bandera inglesa a buscar caños a la Argentina, y este buque entra y se va sin que el Gobierno lo detenga…”.

De cara al futuro, su expresión de deseo fue "La solución superadora de ese enfrentamiento, es volver a esa unidad nacional que supimos tener en el 82, donde no hubo absolutamente ninguna distinción de banderías ni sectorismos, y todos se enrolaron en la causa nacional, a punto tal que Oficiales de la Armada, con Jefes Montoneros, expertos en explosivos, fueron a Algeciras, la famosa “Operación Algeciras”, a tratar de dinamitar buques británicos en Gibraltar, codo a codo. Entonces yo creo que esa es la bandera que nos puede unificar en el futuro a los argentinos, y esa también es la bandera que podría terminar con la corrupción, porque significaría volver al patriotismo. Uno no le roba a lo que ama, resucitemos el amor que los Combatientes tuvieron por nuestro país, al entregar su vida, sin esperar nada a cambio, tomémoslo como modelo para las futuras generaciones, y habremos acabado con la corrupción. Volvamos al patriotismo…”.


Entrevista vía mail con Nicolás Kasanzew

Me animé a mandarle un mail al Sr. Kasanzew para saludarlo con motivo de un nuevo 02 de abril y le hice unas pocas preguntas que, gentilmente, me respondió y a continuación transcribo.


■ Tomando el contexto histórico, ir a la Guerra en 1982, ¿fue la mejor alternativa que tuvo la Argentina?

La Argentina fue obligada a ir a la guerra por la provocación de los ingleses que mandaron buques de guerra a desalojar a nuestros trabajadores de las Georgias. Que la de Malvinas fue una guerra en defensa propia lo aseveraron en su momento Luis Moreno Ocampo, el fiscal del juicio que condeno a las Juntas Militares y el presidente del tribunal, Horacio Cattani, Juristas que, claramente, no tenían ninguna simpatía por el gobierno del Proceso. Todo lo contrario.


■ ¿Qué opina del trato que se le dio y se da a ex combatientes? ¿por qué somos un país desmemoriado?

Es vergonzoso el trato que se le dió a los combatientes. Hasta el día de hoy no se ha reconocido su esfuerzo y valor, se los ha abandonado, discriminado, bastardeado, se los menosprecia diciendo que participaron de una "loca aventura", expresión tomada de los panfletos de propaganda inglesa durante la guerra.



■ ¿Cómo el trato diplomático que la Argentina está dándole al Conflicto por Malvinas?

La diplomacia solo puede cumplir algun rol, si hay un ejército fuerte que la respalda. Nosotros, en cambio, literalmente carecemos de fuerzas armadas. En estas condiciones, es pura cháchara que nadie toma en cuenta.


■ ¿Qué opina del revisionismo histórico que está haciendo actualmente el kirchnerismo acerca de la historia Argentina entre 1976 y 1983?

Es una visión parcializada y por lo tanto mentirosa de la historia reciente, que tiene como fin seguir demonizando a las Fuerzas Armadas, a casi cuatro décadas de la "guerra sucia", por dos motivos: vengarse de ellas y no permitir que tengamos alguna vez un ejército en serio, con capacidad disuasiva frente a los eventuales enemigos exteriores.


■ ¿Le gustaría estar ahora en la televisión argentina?

Me gustaría estar, si me dan un programa en el que tenga poder de decisión y su estilo no tenga el de cloaca, que caracteriza a la mayoría de los engendros que se ven en la TV.


■ ¿Qué opina de la Televisión Pública?

La televisión "publica" se ha convertido en pasquín y panfleto del gobierno, un medio para autoalabarse y denigrar a cualquiera que no piense como él.

Para ver su blog, visitar http://kasanzewcorresponsal.blogspot.com/

13 comentarios:

Irma dijo...

Gracias Mario en nombre de Nic!!! se siente muy orgulloso de los jevenes que se preocupan de la verdadera historia!!! seguramente no tuvo tiempo de entrar, sabes que todos lo días que está en Arg, tiene tantos compromiso que no le alcanza el tiempo.

Irma dijo...

Dios quiera que Nicolás, haya podido entrar a tu blog y pueda ser seguidor tuyo, un abrazo.

Irma dijo...

Mario me contestó que no entró porque está en una voragine por demás enloquecido, que cuando pare un rato lo va a hacer, un abrazo

Don Gato dijo...

Estimado, una vez mas, me has dejado sin palabras.

He de confiarte algo: Kasanzew fue para mi, en mi infancia, una especie de ídolo, porque yo, en la gesta de Malvinas tenia solo 12 años... y devoraba todo lo referente a esa guerra...

Nicolás mostro a travez de sus informes que pasaba y, seguramente, la censura de ese momento no permitio que se dijera todo lo que realmente pasaba...

Luego, le perdí el rastro, sinceramente... hasta hoy que leo tu post. Y sinceramente, fue el único medio que he leido desde el 1 de Abril hasta hoy, en el que se lo menciona.

Y por eso, me sumo al titulo de tu post: Tambien HEROE de Malvinas

Un abrazo, viejo amigo del byte...

mario dijo...

Irma:

Gracias por tus elogios. Kasanzew ya me halagó con el siple hecho de responder mi mail.

Saludos.



Don Gato:

Yo tenía 8 años durante la Guerra de Malvinas y miraba con atención los reportes de Kasanzew desde las Islas. Para mí también fue (y es) como un héroe que, como tantos otros que tenemos en la Argentina, es injustamente bastardeado.

Te mando un abrazo grande.

Anónimo dijo...

LA SILENCIADA PROEZA DEL CABO BARUZZO

Por Nicolás Kasanzew

De todos los suboficiales de Ejercito que estuvieron en Malvinas, solo dos recibieron la máxima distinción a que puede aspirar un hombre de armas argentino: la Cruz al Heróico Valor en Combate.

Uno, el sargento primero Mateo Sbert, muerto en el combate de Top Malo House. El jefe de su sección, capitán José Vercesi, se ha encargado de que su historia se haya publicado en la revista “Soldados” y en general tuviera cierta divulgación. (Aunque, claro, muy por debajo de la que amerita a nivel nacional).

El otro, sigue siendo un perfecto desconocido, aún para muchos estudiosos del tema Malvinas. Si uno quiere averiguar porqué le fue conferido tan alto galardón, no se va a enterar ni “googleándolo”. Se trata del cabo Roberto Baruzzo del Regimiento 12 de Infantería de Mercedes. Y vaya si su historia, de ribetes cinematográficos, vale la pena ser contada!

Tuve el honor de conocer a Baruzzo, oriundo del pueblo de Riachuelo, Corrientes, en el 2009, cuando el Centro de Ex-Combatientes de esa provincia me invitó a dar allí una charla. Descubrí a un hombre de rostro aniñado, sin ínfula alguna, de perfil muy bajo, puro y transparente hasta rayar en la ingenuidad.

Su unidad había sido ubicada primero en el Monte Kent, para después ser enviada a Darwin. Pero una sección compuesta mayormente de personal de cuadros, con Baruzzo incluido, se quedó en la zona, al mando del teniente primero Gorriti.

En los dias previos al ataque contra Monte Longdon, los bombardeos ingleses sobre esa área se habian intensificado. El mismo Baruzzo fue herido en la mano por una esquirla. En una de las noches, el cabo oyó gritos desgarradores. A pesar del cañoneo, salió de su pozo de zorro y encontró a un soldado con la pierna destrozada por el fuego naval enemigo. Sin titubear, dejó su fusil y cargó al herido hasta el puesto de enfermería, tratando de evitar que se desangrara.

Lo peor aún estaba por venir.

En la noche del 10 al 11 de junio, estuve observando desde Puerto Argentino el espectáculo fantasmagórico que ofrecía la ofensiva británica. En medio de un estruendo ensordecedor, los montes aledaños eran cruzados por una miríada de proyectiles trazantes e intermitentemente iluminados por bengalas. Se me estremecía el alma de imaginar que allí, en esos momentos, estaban matando y muriendo muchos bravos soldados argentinos.

Allí, en medio del fragor, la secciòn de Baruzzo ya se había replegado hacia el Monte Harriet, sobre el cual los ingleses estaban realizando una acción envolvente. Varios grupos de soldados del 12 y del Regimiento 4 quedaron aislados. El teniente primero Jorge Echeverria, un oficial de Inteligencia de esta última unidad, los agrupa y encabeza la resistencia, Baruzzo se suma a ellos y ve a al oficial parapetado detras de una roca, disparando su FAL.

Entonces, Baruzzo despoja a uno de los caidos británicos de su visor nocturno. “Ahora la diferencia en recursos ya no será tan despareja”, piensa. Con el visor va ubicando las cabezas de los ingleses que asoman detras de las rocas, y tanto Baruzzo, como su jefe afinan la puntería. Los soldados de Su Majestad, por su parte, los rocían de plomo e insultos.

Las trazantes pegan a centimetros del cuerpo del oficial, hasta que finalmente este es herido en la pierna y cae en un claro, ya fuera de la protección de la roca. Cuando Baruzzo se le quiere acercar, un inglés surge de la oscuridad y le tira al cabo. Yerra el primer disparo, aunque la bala pega muy cerca, pero antes de que pueda efectuar el segundo, Echeverria, disparando desde el suelo, lo abate. Otro inglés le tira a Echeverria, pero Baruzzo lo mata de un certero disparo. Cerca de ellos, el conscripto Gorosito pelea como un león. Los adversarios están a apenas siete u ocho metros uno del otro y sólo pueden verse las siluetas en los breves momentos en que alguna bengala ilumina la zona.

Anónimo dijo...

Echeverria está sangrando profusamente: tiene tres balazos en la pierna. El joven cabo – de apenas 22 años – con el cordón de la chaquetilla del oficial, le hace un torniquete en el muslo. La pierna de Echeverria parece teñida de negro y tambien luce negra la nieve a su alrededor. El oficial dice empero que no siente nada, solo frío. Baruzzo trata de moverlo. Echeverria se levanta y empiezan a caminar por un desfiladero, mientras a su alrededor siguen impactando las trazantes. De repente, de atrás de un peñasco, entre la neblina y las bengalas, surge la silueta de un inglés, quien dispara, y le da de lleno a Echeverria. Baruzzo contesta el fuego y el atacante se desploma muerto.

Esta vez Echeverria había sido herido en el hombro y el brazo: una sola bala le causo dos orificios de entrada y dos de salida. El teniente primero cae boca abajo y Baruzzo ve que le está brotando sangre por el cuello. “Se me está desangrando!”, se desespera el cabo.

Aún hoy, el suboficial no puede hablar de su jefe sin emocionarse:

“El es uno de mis más grandes orgullos. Un hombre de un coraje impresionante. Allí, con cinco heridas de bala, estaba íntegro, tenía una tranquilidad increible, una gran paz. Con total naturalidad, me ordenó que yo me retirara, que lo dejara morir allí, que salvara mi vida. Me eché a llorar. Como iba a hacer eso? Yo no soy de abandonar! Y encima a este hombre, que era mi ejemplo de valentía! Tenía conmigo intacta la petaquita de whisky que la superioridad nos había dado junto a un cigarillo; es que yo no bebo ni fumo. Y le di de tomar. “Eso si que está bueno¨, me comentó. En cierto momento, no me hablaba más, había perdido el conocimiento. La forma en que sangraba, era una guarangada. Lo cubrí, lo agarré de la chaquetilla y empecé a arrastrarlo”,

Súbitamente, Baruzzo se vió rodeado por una sección de Royal Marines del Batallón 42. Sin amilanarse, desenvainó su cuchillo de combate, pero uno de los ingleses con el caño de su fusil le pegó un ligero golpe en la mano, como señalandole que ya todo había terminado. Baruzzo, cubierto de pies a cabeza con la sangre de Echeverria, dejó caer el arma, Y el mismo soldado enemigo lo abrazó con fuerza, fraternalmente. “Eran unos señores”, me comenta el cabo.

Al amanecer, al ver que no tenía heridas graves, sus captores le ordenaron que, con otros argentinos, se dedicara a recoger heridos y muertos. “Yo personalmente junté 5 ó 6 cadaveres enemigos”, me cuenta Baruzzo. “Pero en internet los ingleses dicen que en ese combate sólo tuvieron una baja!”

Anónimo dijo...

Echeverria fue helitransportado por los británicos al buque hospital “Uganda”, sobrevivió, recibió del Ejército Argentino la medalla al Valor en Combate y hoy vive con su mujer y dos hijas en Tucumán (la menor tenía dos añitos en el 82).

Baruzzo tambien tiene dos hijas, a las que bautizó Malvina Soledad y Mariana Noemí, y vive en su Corrientes natal. En su pago chico ha tenido un par de halagos que merecía: hay una calle con su nombre y hasta le fue erigido un busto en vida. Pero aún así, nadie repara en su existencia, ni conoce su proeza.

Poco después de la guerra, el 15 de noviembre del 82, Baruzzo recibió una carta del teniente primero, donde este le agradece su “resolución generosa y desinteresada, su sentido del deber hasta el final, cuando otros pensaron en su seguridad personal. Toda esa valentía de los “changos”, son suficiente motivo para encontrar a Dios y agradecerle esos últimos momentos. Pero, así Él lo decidió, guardándome esta vida que Usted supo alentar con sus auxilios”.

El oficial le cuenta que lo ha propuesto para la máxima condecoración al valor y le manifiesta su “alegría de haber encontrado un joven suboficial que definió el carácter y el temple de aquellos que forman Nuestro Glorioso Ejercito, y de los cuales tanto necesitamos”.

Personalmente, Baruzzo volvió a encontrarse con Echeverria recién 24 años después de aquella terrible noche. Ambos lloraron, el oficial le mostró sus heridas, dijo que el cabo había sido su ángel de la guarda, y le regaló una plaquetita, con la inscripción: “Estos últimos 24 años de mi vida testimonian tu valentía”. También le contó que en el buque-hospital los médicos británicos dejaron que le siguiera manando sangre un buen rato, para que así se lavara el f'ósforo de las balas trazantes.

“You have very good soldiers” (“Usted tiene muy buenos soldados”), le habían espetado los militares ingleses al ensangrentado oficial.

Un reconocimiento que la sociedad argentina, en pleno, aún le debe a Echeverria, a Baruzzo, a Gorosito y a tantos otros callados y acallados héroes de Malvinas.

Pablo de Córdoba dijo...

Este artículo de Enrique Lacolla analiza lo que para él son errores serios de análisis y de acción, ideas, del progresismo en la Argentina en referencia a Malvinas y en torno a la geopolítica en general.

http://www.enriquelacolla.com/sitio/nota.php?id=170

Anónimo dijo...

Tres héroes de Malvinas: se sienten reconocidos pero objetan la estrategia


Los comodoros retirados Luis Puga, Antonio Zelaya y Pablo Carballo debatieron junto a Luis Beresovsky en el programa "Noche y Día" de Cadena 3 sobre aquel enfrentamiento bélico, desde una perspectiva alejada del fragor de la lucha.

Audio de la Entrevista

http://www.cadena3.com/compartir.asp...Antonio Zelaya

Tres héroes de la guerra de Malvinas analizaron con Luis Beresovsky durante la emisión del programa "Noche y Día" aquella contienda a 28 años de su inicio.

Participaron de la charla radial los comodoros retirados Luis Puga, Antonio Zelaya y Pablo Carballo. Los dos últimos fueron reconocidos por su valor en combate.

Beresovsky les consultó si consideran que los argentinos les han dado el reconocimiento que merecían y esperaban.

Al respecto, Puga opinó: "Con todas las letras digo que no. No por nosotros mismos sino por la Patria. La Patria necesita hombres profesionales que cumplan su vocación cuando los llaman y hay que respetarlos durante toda la vida. Desde ese aspecto creo que no".

Carballo, a su turno, respondió: "Creo que hay dos tipos de personas, los argentinos y los que viven acá. De los argentinos me cansé de recibir cosas buenas. Hasta diez mil mail. Hablar con los jóvenes es un placer. Del otro lado están los que viven acá, que lo único que les interesa es sacar plata, robar, no les preocupa su propia historia. Hay que entender lo que es dar la vida. Lo que es ir en un avión y que te tiran de todo lados y seguís por que amás la patria y a las argentinos".

En tanto, Zelaya, consideró: "El mal que se hizo fue porque la guerra se dio junto con la caída del gobierno militar y se trató de pegarla como una continuación de esa política. Como si los que participaron en la guerra fueran parte de una acción más de la junta. En los últimos años se ha empezado a separar. Como que la batalla fue realmente para recuperar las islas para la Patria. La batalla fue ordenada por un gobierno militar pero la acción en sí debe dejarse del lado del acontecimiento político".

Se les preguntó si el despliegue de tropas en Malvinas fue una buena decisión del gobierno militar y si Leopoldo Galtieri no buscó de ese modo mantenerse en el poder.

Puga manifestó que "no fue una buena decisión por el momento en que se tomó. Uno no elige las guerras porque cuando dos no quieren no hay guerras. No era obviamente un gobierno democrático y lo pagamos todos. Alfonsín fue uno de los argentinos que reconoció desde el primer momento lo que era Malvinas y separó una cosa de la otra".

Para Carballo, "sí fue una buena decisión. Porque si uno tiene 150 años un territorio en manos extranjeras y no hace nada, no lo merece".

Asimismo, Zelaya, opinó: "En cuanto a la actuación de la Jefatura, el primer error fue no seguir el plan que estaba hecho. Sea bueno o malo. Cuando la cosa cambia, evidentemente hay que ir improvisando y no te puede llevar a ningún triunfo. Los cambios de fecha y de plan fueron lo que contribuyeron a los resultados que llegamos".

La larga entrevista permitió que cada uno contara su particular experiencia de vida durante la contienda bélica, que los marcó profundamente. Y para que pusieran en contexto aquella guerra, una bisagra para la historia argentina.

ricardolplaul dijo...

Kasanzew fue un lacayo más que lucró y lo sigue haciendo cobrando la pensión que se le asignó, defendiendo a los genocidas y la borracho de Galtieri, instrumentos todos de las políticas neoliberales que destruyeron el país. A través de Malvinas trataron de salvar a costa de jóvenes que mandaron al matadero la imagen de una dictadura que se caía a pedazos ensangrentados.

Agustín dijo...

Me conmovió mucho, verdaderamente me dejo sin palabras. Imposible recordar Malvinas sin que se caiga una lágrima.

John dijo...

cheap oakley sunglasses
oakley sunglasses on sale
rangers jerseys
longchamp bag
pandora charms
polo ralph lauren outlet
mulberry outlet uk
cheap ray ban sunglasses
coach outlet canada
pandora jewelry
20170622yuanyuan

Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina