jueves, 22 de abril de 2010

Mucho más que un botín de guerra

La guerra declarada entre los Kirchner y el Grupo Clarín sumó otro capítulo al quedar Marcela y Felipe, ambos hijos de Ernestina Herrera de Noble, envueltos en una dura disputa legal por una causa que motorizó Abuelas de Plaza de Mayo que intenta demostrar que son hijos de desaparecidos.

Según se acusa, Marcela, sería hija biológica de Roberto Lanuscou y Bárbara Miranda, mientras que Ernesto García y María del Carmen Gualdero podrían ser los padres de Felipe. Lanuscou, Miranda, García y Gualdero figuran como desaparecidos durante la Dictadura que gobernó Argentina a partir del 24 de marzo de 1976 y sus familias están vinculadas a esta causa.

Sin duda, este es un golpe durísimo para la familia siempre identificada con el diario más poderoso de la Argentina. Más cuando la Cámara de Casación Penal rechazó el pedido presentado por Marcela y Felipe que se resistieron a prestarse para que les extraigan muestras de ADN, para que se las cotejen con las que posee el Banco Nacional de Datos Genéticos del Hospital Durand. Se estima que los resultados de

Los hijos de la Sra. Herrera se muestran ofuscado por todo este problema y se sienten usados por los que arremeten contra el poderío (siempre impune) de Clarín. A tal efecto, publicaron una solicitada en varios matutinos porteños en donde aseguraron "Nuestra identidad viene siendo manoseada por intereses políticos, ajenos a nosotros", manifiestan sus dudas acerca de los resultados de los exámenes genéticos a los que fueron sometidos cuando sostienen que "Hoy, las muestras de nuestra sangre que dimos en forma voluntaria para un análisis genético, pretenden usarse en otro tipo de examen, con modalidades y condiciones que no nos ofrecen garantías de seguridad e imparcialidad" y, para desagrado de Barnes de Carlotto, reafirmaron que "Hace 34 años nuestra madre nos eligió como hijos. Y nosotros, todos los días, la elegimos como mamá. Nada ni nadie podrá destruir ese vínculo."

En distintos medios, Estela Barnes de Carlotto criticó la publicación de esa solicitada aduciendo "Esto me huele a una letra que no es la de Felipe y de Marcela. Dudo que lo hayan escrito ellos" y desafió a Felipe y Marcela a que "piensen que son adultos".

Esta controversia no es nueva, sino que es de larga data ya que nunca estuvieron del todo claras las circunstancias en que Felipe y Marcela llegaron a los brazos de Ernestina Herrera. Ella misma contó que, a principios de Mayo de 1976, encontró a una bebé abandonada en una caja de cartón que alguien habría depositado en jardín de su casa. El día 13 de mayo presentó un pedido de guarda y posterior adopción en el Juzgado de Menores de San Isidro, en Provincia de Buenos Aires. Su hija adoptiva fue registrada como Marcela Noble Herrera.

A decir verdad, la versión de los hechos que entregó Ernestina Herrera suena, por lo menos, un tanto extraña. Cuesta creer que aquellos años convulsionados por la violencia sin cuartel, alguien pueda haber entrado hasta el jardín de la residencia de la familia Noble para dejar un bebé sin haber sido detectada por sus custodios.

En julio de ese mismo año, la Sra. Herrera volvió a ese mismo Juzgado para solicitar la guarda de un niño de menos de dos meses de vida que se aseguraba que era hijo de madre soltera. Esa señora que figuraba como quien entregaba su bebé presentó un documento de identidad en donde aseguraba llamarse Carmen Luisa Delta, aunque luego se comprobó que ese D.N.I. no le correspondía y dio un domicilio que resultó ser falso...

La Sra. Ana Elisa Feldmann de Jaján presentó una denuncia formal en el año 1995 contra Ernestina Herrera de Noble por adulteración de los documentos que avalarían la identidad de Marcela y Felipe. Hubieron dos denuncias más pero no prosperaron. Gracias a los aceitados contactos que una de las propietarias del Diario Clarín tuvo siempre con los poderes de turno, la causa nunca avanzó.

Ana Feldmann cuenta que solicitó en vano apoyo a Abuelas de Plaza de Mayo relatando Cuando me acerqué a la presidente, Estela Carlotto, me dijo que no podía ocuparse del caso porque no podía arriesgar su carrera al incursionar en un tema tan delicado en contra de la señora de Noble, y me dijo que me dirija a la subsecretaria de Derechos Humanos, Alicia Pierini.” Esta actitud fue duramente criticada por Madres de Plaza de Mayo, quienes se aventuraron a decir que la Sra. Barnes de Carlotto habría vendido al Diario Clarín su silencio en esta causa.

Ya en el año 2002, cuando los vientos de la política argentina cambiaban de dirección, Abuelas de Plaza de Mayo tomó partido en la causa contra Ernestina Herrera. En diciembre de ese año, la Justicia actuó en consecuencia y se ordenó la detención de la empresaria, algo que fue repudiado por la mayoría de los periodistas porteños quienes acusaban que era "un ataque a la libertad de prensa" (¿¿??). Entre aquellos informadores que se solidarizaron con la Sra. Herrera estaban, entre tantos otros, los predecibles Nelson Castro, Joaquín Morales Solá, Santo Biasatti, Mariano Grondona, Mónica Gutiérrez, Magdalena Ruiz Guiñazú, Hermenegildo Sabat, Rosendo Fraga, James Neilson, Jorge Lanata... y, nada menos, que ¡¡Horacio Verbitsky!!, hoy mercenario ultrakirchnerista...

La familia Noble Herrera ha encontrado sorprendentes apoyos como el de la polémica Diputada Nacional Elisa María Avelina Carrió quien lanzó "Es terrible que se vote la ley para la extracción compulsiva de ADN en la búsqueda de identidad. Esa ley no está dirigida a proteger los derechos humanos sino que está dirigida, y tiene nombre y apellido, a los hijos de la señora (Ernestina) Herrera de Noble. Quiero denunciar al matrimonio. Esto es fascismo puro" y remató diciendo "los hijos de Herrera de Noble son nuestros hijos" (¿¿??).

De comprobarse la hipótesis de que Marcela y Felipe son hijos de desaparecidos no solo que serviría para hacer justicia sino que, para regodeo del Gobierno Nacional, heriría más mucho aún la credibilidad del Grupo Clarín.

7 comentarios:

Irma dijo...

Yo me pregunto que empecinamientos!!! si total los chicos no van a ir con las familias de sangre si fuera así no tienen derechos de decir yo no quiero saber quienes son mis padres? yo conozco muchos que aún sabiendo quienes son los padres no quieren ni velos ni saber de Ellos, por Dios!!! yo si seria apropida ni loca voy con la familia nueva, es más tendria vergüenza de saber que fuerón guerrilleros por favor... para las de los pañuelos se nota que es una honra ser montonera y haber matado a miles y no son crimenes de lesahumanidad, lo de Ellos prescribierón, dónde se ha visto ...en Argentina

Pablo de Córdoba dijo...

ME gustó el artículo. Sí, quizás se les da mucha manija a todo esto porque son justamente, hijos de la dueña de Clarín, y están en una lucha con el Gobierno hace tiempo.


Y respecto a lo que dice Irma, es delicado, pues si bien está la voluntad de uan parte (los hijos) no hay que olvidarse que los padres, abuelos, tambíen deberían tener derecho a saber dónde están sus hijos.

No hace falta pensar mucho para saber lo desesperante que es no saber dónde o cómo están sus hijos para los padres o incluso abuelos (me hace acordar al caso de la mujer argentina que su esposo se llevó los hijos a Jordania, por ejemplo).

Y es verdad...yo también conozco muchísimos casos de personas que fueron adoptadas o reencontraron a su padre, y luego de conocerlo no forman lazos ni les interesa seguir viéndolo, pero no conozco en forma personal NI UN SOLO CASO de un chico que sabe que es adoptado que no quiera saber al menos quien es el padre.

Saludos

mario dijo...

Irma:

El empecinamiento es, como dice Pablo, porque son los hijos de Ernestina Herrera.

Por supuesto que esos chicos tienen todo su derecho a permanecer en la Familia Noble Herrera independientemente de lo que digan esos estudios.

Pero me parece necesario que se sepa la verdad no solo de ese caso, sino de otros tantos. Más allá de las cuestiones ideológicas que cada uno de nosotros podamos tener, es inadmisible que hayan habido sustracciones de bebés: es un delito que debe ser juzgado.

Saludos.



Pablo: Coincido con vos. Saludos.

Pablo de Córdoba dijo...

Breve nota en relación a este tema

http://www.elargentino.com/nota-87960-medios-123-El-lugar-de-las-victimas.html

Saludos

Caipira dijo...

Estoy de acuerdo en que los abuelos tienen derecho a saber.... Pero nada más que eso. Los hermanos tienen derecho a elegir. Somos seres independientes, no somos propiedad de nadie. Ni de nuestra familia de origen, ni de la adoptiva, ni del estado, ni de nadie.
Les dejo este hermoso poema, que sirve de reflexión:

Caipira dijo...

Tus hijos no son tus hijos (Kahlil Gibran)

Tus hijos no son tus hijos
son hijos e hijas de la vida
deseosa de si misma.
No vienen de ti, sino a través de ti
y aunque estén contigo
no te pertenecen.

Puedes darles tu amor,
pero no tus pensamientos, pues,
ellos tienen sus propios pensamientos.
Puedes abrigar sus cuerpos,
pero no sus almas, porque ellas,
viven en la casa del mañana,
que no puedes visitar
ni siquiera en sueños.

Puedes esforzarte en ser como ellos,
pero no procures hacerlos semejantes a ti
porque la vida no retrocede,
ni se detiene en el ayer.

Tú eres el arco del cual, tus hijos
como flechas vivas son lanzados.
Deja que la inclinación
en tu mano de arquero
sea para la felicidad.

mario dijo...

Coincido con vos, Caipira

Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina