domingo, 14 de marzo de 2010

Una abrazo que traspasó la Cordillera de los Andes

Ayer sábado 13 de marzo de 2010, un grupo de artistas organizó un festival solidario con el lema "Argentina abraza a Chile" para juntar donaciones y enviarlas a la República de Chile, la cual está siendo reconstruida luego del tremendo terremoto que se produjo en el centro del aquel país el pasado 27 de febrero.

Dicho festival tuvo lugar en la intersección de las Avenidas Figueroa Alcorta y La Pampa en la Ciudad de Buenos Aires y contó con la estelar participación de Ricardo Darín, Gustavo Cerati, Andrés Calamaro, León Gieco, Pedro Aznar, Gustavo Santaolalla y Los Fabulosos Cadillacs. Los organizadores fueron Darín y Gieco quienes trabajaron con la Organización Red Solidaria, que estimaron poco más de 70.000 personas que asistieron y dejaron alrededor de sesenta toneladas de alimentos para enviar al vecino país.

Darín leyó un mensaje al principio del festival en donde dijo a los chilenos "No están solos, no los vamos a abandonar". Gustavo Cerati habló de su estrecha relación con Chile, ya que sus hijos y su ex esposa nacieron en ese país; el ex líder de Soda Stereo dijo a la multitud "Recuerden que ésto lo hacemos por los pobres y no por los gobiernos".

Con Chile, Argentina arrastra toda una historia de amargos desencuentros por cuestiones políticas debido a los mutuos celos por cuestiones limítrofes. En 1978, casi llegamos a la un enfrentamiento armado por la controversia del Canal de Beagle; más cerca en el tiempo, Chile presidido por Augusto Pinochet tuvo la pésima actitud de prestar apoyo logístico a Inglaterra durante la Guerra de Malvinas. En el deporte, especialmente en el fútbol, la rivalidad existe también, aunque más que nada desde Chile para con Argentina.

No faltaron también quienes se quejaron de que es más importante ayudar a los millones de argentinos que están viviendo en la indigencia. Es que la pobreza en Argentina es una realidad innegable... bah, en realidad, los escandalosos niveles de pobreza en la Argentina son negados únicamente por el kirchnerismo.

Muchas veces podemos leer un diario o ver un noticiero en donde abundan noticias que no favorecen nuestro humor cotidiano. Por eso, considero que es muy positivo enterarnos de eventos como éste en donde sale a relucir la solidaridad desinteresada de miles de personas "anónimas" que, conmovidos ante el dolor ajeno, hicieron su pequeño aporte para ayudar a paliar tanto desastre. Sabemos bien que Argentina no vive en la abundancia, lo cual enaltece aún más el gesto de tener una mano a otro país latinoamericano.


Llévenme a un lugar con parlantes

El show arrancó poco después de las 16 hs con una breve perfomance de Santaolalla y Gieco que tocaron los clásicos "Pensar en nada" y "Mañana Campestres".

Luego, salió a escena Gustavo Adrián Cerati quien dio el show más sólido de todo el festival. Cerati repasó algunos de las mejores canciones de su etapa como solista e invitó a Andrés Calamaro que aportó su voz para "Crimen" y "Trátame Suavemente", el único clásico de Soda Stereo presente en su lista de temas. "El Salmón" intentó darle su toque personal a esas canciones aunque no congenió con el espíritu de las canciones. A pesar de que su último trabajo discográfico es bastante pobre, sin dudas, Cerati sigue siendo de lo mejor en espectáculos en vivo.

Pedro Aznar solo tocó dos canciones con las que homenajeó a Violeta Parra y Víctor Jara, dos de los más grandes artistas trasandinos. Acompañado únicamente con una guitarra acústica, Aznar hizo dos versiones tan despojadas como brillantes de "Qué he sacado con quererte" de Parra y "Manifiesto" de Jara. El ex bajista de Serú Girán es uno de los músicos más grandes que han nacido en este país, aunque no cuenta con el reconocimiento que se merece; de hecho, a pesar de su gran actuación, Aznar recibió solo indiferencia del público asistente.

León Gieco subió nuevamente al escenario, esta vez acompañado por D-Mente, la banda que lidera Andrés Giménez, ex A.N.I.M.A.L. El set arrancó con Gieco y Giménez que se animaron nuevamente con una espantosa versión a capella de "Cinco siglos igual", composición de nuestro Dylan criollo que incluyó en su disco Mensajes del Alma (1994). A posteriori, Gieco repasó algunas canciones de su repertorio junto a D-Mente produciendo un resultado pobre ya que el sonido de la banda no termina nunca de acomodarse a las obras de Gieco.

Cuando cayó la tarde, fue el turno de Los Fabulosos Cadillacs que, a fuerzas de sus canciones históricas, encendieron al público. Luego de no haber tenido suerte como solistas, Vicentico y Sr. Flavio decidieron reunir nuevamente a la banda con la que lograron sus mejores composiciones. La actuación de los Cadillacs fue despareja, en donde intercalaron buenas versiones de "El satánico Dr. Cadillac" y "Manuel Santillán, El León", pero dejaron que desear las reinterpretaciones de "El Satánico Dr. Cadillac", "Vos sabés", "Mal bicho" y "Matador".

El cierre del espectáculo fue con León Gieco cantando su célebre y conmovedor "Solo le pido a Dios" acompañado por Vicentico, Sr. Flavio, Hilda Lizarazu, Javier Calamaro, Mariana Baraj y los músicos chilenos que integran la banda de Charly García. Afortunadamente, la desconcentración fue ordenada y sin desmanes que lamentar.

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina