lunes, 1 de marzo de 2010

¿Dos Argentinas? Una pregunta "elefantina"

En el día de hoy, la Presidente Cristina Elisabet Fernández inauguró las sesiones ordinarias del Congreso de la Nación con un discurso en donde repasó lo que ella considera como hitos de su gestión al frente del Ejecutivo Nacional.

A poco de comenzar con su discurso, la primera mandataria disparó contra ciertos medios de comunicación que estarían dominando las mentes de millones de argentinos que no votaron por el Frente para la Victoria el pasado 28 de junio de 2009. Al respecto, la Jefe de Estado diagnosticó que "He advertido que en los últimos tiempos han surgido como dos países: un país real que ha permitido que por ejemplo se batan records, como no se daba en años en materia de esparcimiento afortunadamente en nuestra población, en nuestras playas, en nuestros centros turísticos, compras, etcétera; y otro país al que yo denomino país virtual o mediático en el cual suceden cosas horribles, en donde nada está bien, en donde todo está mal".

La Presidente Fernández habló de reducción de los niveles de pobreza, desendeudamiento, superavits comercial y fiscal, inversiones en infraestructura y se vanaglorió por los subsidios de la Asignación ¿Universal? por Hijo y las "jubliaciones" otorgadas a aquellos que no tienen o nunca hicieron aportes previsionales.

Es saludable el anuncio del envío de ayuda humanitaria a nuestros hermanos de la República de Chile que han sufrido un terrible terremoto.

Como era de esperarse, lanzó dardos contra la oposición y, especialmente, al Grupo Clarín al que acusó de construir una "Argentina mediática", con la que infunden una visión que estaría distorsionada de la realidad. De hecho, vinculó el accionar de los jueces argentinos a la influencia que Clarín tiene en la opinión pública cuando manifestó que "necesitamos que (los jueces) fallen no de acuerdo a la tapa de Clarín, sino de acuerdo al Código Civil y al Código Penal".

Fernández reivindicó el rol de la política en la sociedad argentina cuando resaltó que, según su visión, los partidos políticos estarían retomando el lugar que deben ocupar en la sociedad. Al respecto, dijo que "el logro más importante de este proceso iniciado el 25 de mayo de 2003 es que los partidos políticos han vuelto a hacer política y no a ser gerentes de los grupos económicos".

Uno de los puntos más salientes fue el anuncio de la derogación del Decreto de Necesidad y Urgencia con el que se creaba el Fondo del Bicentenario. No creamos que la Presidente recordó repentinamente el Artículo 75 Inciso 7 de la Constitución que, entre la atribuciones del Congreso, establece lo relativo a "Arreglar el pago de la deuda interior y exterior de la Nación". Dado que era muy probable que fuera posteriormente rechazado, esa derogación es un reconocimiento tácito al poder que, por ahora, ostenta la oposición en el Poder Legislativo Nacional. Aún así, defendió el polémico uso de reservas para "el pago de las deudas" de las que culpó a gestiones presidenciales anteriores a las de su marido.

Resaltó la política relacionada a la generación de más energía para el país, con lo que se encararon la construcción de represas hidroeléctricas "como la que ya terminamos en San Juan en Caracoles, estamos ya haciendo en Punta Negra, en la misma San Juan dos represas en una misma gestión en una misma provincia como San Juan en el único río que tiene San Juan que es el río San Juan" (Sra. Presidente: para su información, el Río San Juan no es el único de esta Provincia...).

Por primera vez en mucho tiempo, pronunció la palabra "inseguridad". Ante tantos reclamos populares, Fernández intentó esgrimir una defensa de su administración cuando dijo que, después de Canadá y Chile, la Argentina es la que tiene la tasa de criminalidad más baja de América. Afortunadamente, tuvo criterio para reconocer que "En realidad al que fue asaltado, al que le mataron un pariente, al que se le murió un hijo por un asalto, al que fue asesinado, a una de las 600 secuestradas por la trata de blancas, le importan muy poco las cifras".

Criticó a legisladores opositores que no aceptan que el mismo Congreso no obre según sus intereses y que por eso, a posteriori, recurren a la Justicia para torcer el resultado de una votación de una ley determinada. Rememoró su papel de legisladora, en el que no recurrió a jueces cuando "le tocó perder" en las votaciones de varias leyes polémicas como "la segunda reforma laboral, un poco más bochornosa, la de la BANELCO, esa también la perdí" en la que senadores justicialistas (entre los que se señala al sanjuanino José Luis Gioja como uno de los viles legisladores coimeros) y de la Alianza recibieron sobornos para votar una ley que exigía el Fondo Monetario Internacional.

Cristina Fernández estuvo muy acertada cuando desafió a la oposición a presentar un proyecto de gobierno superador al ya existente para que el pueblo argentino le dé su apoyo. Con mucha razón, la Presidente dijo que "Las elecciones no se ganan por ponerles palos en la rueda al otro para que le vaya mal; las elecciones se ganan cuando vos sos mejor que el otro. Esto es lo que tenemos que aprender los argentinos, cuando tenemos una propuesta y un proyecto mejor, más creíble".

En las afueras del Congreso, permanecieron apostados integrantes de "organizaciones sociales" (manera elegante de definir al Clientelismo en el comienzo del Siglo 21) que, liderados por el inefable Luis Ángel D'Elia, vivaron a la Presidente entre pancartas y bombos. El cotillón peronista a full para crear un marco tribunero de apoyo al oficialismo... claro que no es creíble que todo ese movimiento haya sido espontáneo porque sabemos de la cruel manipulación de desposeídos que efectúan ciertos "dirigentes sociales".


La parábola del elefante

Érase una vez un pueblecito perdido en el desierto. Todos sus vecinos eran ciegos. Un gran rey pasó por la comarca seguido de su ejército. Montaba un elefante. Los ciegos se enteraron, y habiendo oído hablar mucho de los elefantes, los movió el deseo de tocarlo para hacerse una idea de qué es un elefante. Doce Ancianos y Notables del pueblo se pusieron en camino con este objetivo: «Rey», dijeron, «os suplicamos que nos concedáis venia para palpar el elefante». «Os la concedo», respondió el rey; «¡podéis palparlo!».

Uno palpó la trompa, otro la pierna, éste la espalda, aquél las orejas, e incluso hubo uno que, por licencia especial del rey, montó sobre la bestia y se paseó. Los doce ciegos volvieron entusiasmados a su pueblo. Los otros los rodearon, preguntándoles, muertos de intriga, qué tipo de bestia era un elefante. El primero dijo: «Es un tubo enorme, que se alza con fuerza, se enrosca y, ay de ti si te pilla!». Otro afirmó: «Es una columna peluda». El tercero: «Es como una pared de un castillo». El que había palpado la oreja: «Es como un tapiz muy grueso, de tejido grosero, que se mueve cuando lo tocas». Y el último exclamó: «¿Es que están locos? Es una montaña que se pasea!»

La realidad puede ser vista de varias perspectivas, lo que no implica que hayan varias realidades y, menos aún, que exista una verdad para cada individuo. La Realidad es una sola. La Verdad también lo es.

Los seres humanos tendemos muchas veces a analizar la realidad desde nuestro propio punto de vista y no siempre estamos dispuestos a contrastarla con la visión de otros.

En la Argentina de los antagonismos, que uno crea que es el propietario exclusivo de la realidad nos ha costado abudantes y dolorosos desencuentros en los que el pueblo es el ha terminado como el principal perjudicado.

De la mano de los Kirchner, en nuestro país se han agitado antagonismos y divisiones absurdos que provocan más y más rispideces. En su discurso de hoy, la Presidente Cristina Fernández llevó a la realidad esta parábola del elefante: ella es como uno de esos ciegos que se acercó a palpar a ese gigantesco animal y, luego, pontificó sobre su impresión personal intentando convencer a los demás de su propia experiencia.

Al hablar de números macroeconómicos, todo lo que diga la Sra. Fernández carece de credibilidad porque se toma como punto de partida los índices escandalosamente adulterados que publica el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos. Tomando como base al INDEC, la Presidente toma una realidad que, paradójicamente a sus acusaciones contra cierta prensa, es virtual: ese organismo estatal nos miente acerca de la preocupante inflación que sufrimos los argentinos y, por ende, no permite dimensionar el verdadero estado de la pobreza y de la indigencia.

Otro tema pendiente es la implementación de una ley de coparticipación federal que establezca un reparto equitativo de dinero del Estado Nacional entre las provincias argentinas. Los Kirchner también caen en esa tentación de ser "generosos" con fondos estatales para aquellos gobernadores e intendentes genuflexos; una ley no solo daría libertad política a los gobernadores sino que establecería justicia.

Pero ni Cristina Fernández ni Néstor Kirchner toleran disensos. Ni siquiera críticas.

Párrafo aparte para Elisa María Avelina Carrió, la errática lider de la Coalición Cívica. Debido a los irrespetuosos desplantes del kirchnerismo en las sesiones inaugurales de la Cámara de Diputados y de Senadores de la Nación, la chaqueña propuso a todo el arco opositor no asistir al discurso de Cristina Fernández con el que dio por inaugurado el periodo 2010 del Congreso de la Nación. La actitud de Carrió es totalmente reprochable y es otra muestra de su liderazgo extremedamente autoritario porque no se muestra predispuesta a escuchar voces de quienes no concuerdan con ella.

La Presidente deberá asumir de una buena vez que no tiene un Congreso al que puede digitar cómodamente desde su Residencia de Olivos. El Anti-kirchnerismo hace valer su mayoría en ambas Cámaras por lo que el oficialismo deberá escuchar y negociar con la oposición. Además, no debe insultar la inteligencia de quienes no aplaudimos su Gobierno: existe otras visiones respetables de los hechos más allá de lo que nos dice la Televisión Pública y Página/12.

No existen "Dos" Argentinas. Es una sola Argentina y está integrada por gente de todo tipo: la Presidente debe gobernar para todos.

4 comentarios:

camaleonx dijo...

Es que la falta de consenso en la oposición toda me parece que es lo que permite que los K sigan al mando, a pesar de su porcentaje mÝnimo de apoyo civil.

Obviando las diferencias, hasta el mundo todo se unió para hacer frente al Hitler de la 2GM. Acá tenemos a alguien igual de autoritario, con planes igual de non-sanctos, incusive con menos consenso que el de bigotito; pero sin embargo, seguimos dividiendo tropas, atacando por donde no se debe y haciendo que los que no están en el terreno político o 'luchador', se sigan abriendo.

Creo que ambos K han encontrado la fórmula perfecta, aunque largamente aplicada: divide y triunfarás.

Saludos
PLPLE

Pablo de Córdoba dijo...

Por favor me gustaría que detalles los planes non-sanctos, y qué entendés por autoritarismo, así puedo entender el comentario.

Gracias

Saludos!

Anónimo dijo...

BUSCAN DESTITUIR A CRISTINA PARA VOLVER A LOS NOVENTA



La Presidenta de la Nación fue votada en el año 2007 por el 46 % de los argentinos para gobernar hasta el 10 de diciembre de 2011. Quienes endeudaron al país, Menem, De La Rúa , Rodríguez Saa, Duhalde hoy articulan una acción destituyente desde el Congreso de la Nación , desde algunos ámbitos de la Justicia y desde los monopolios de la comunicación.

Hoy la Argentina crece en trabajo, en educación, en producción, en obras públicas, en políticas contundentes en la lucha contra la pobreza y la exclusión.

La asignación Universal por hijo, 2 millones de nuevos jubilados, 2 aumentos anuales para el sector pasivo, nuevos puestos de trabajo, 500.000 viviendas nuevas, caminos, autopistas, agua corriente, cloacas, redes eléctricas, escuelas, universidades, hospitales, incremento de la producción de automotores, constituyen avances de nuestro pueblo llevados adelante por el proyecto iniciado en el 2003.

La mayoría de la actual oposición, responsables del pasado de desocupación, del corralito, del desastre económico y social del 2001 intenta impedirle a la Presidenta Cristina que nombre a sus funcionarios y que pague las deudas que dejaron ellos.

No hay duda, quieren paralizar el país porque saben que con la actual política que lleva adelante la Presidenta Cristina Fernández, el país seguirá creciendo y en el 2011 el pueblo decidirá la continuidad de éste modelo de crecimiento con equidad.

Imaginemos, lo que será la Argentina con estos personajes en el gobierno: indultarán de nuevo a los genocidas de la Dictadura Militar , habrá de nuevo punto final y olvido, habrá descuento a los Jubilados y empleados estatales, habrá menos estado, habrá ajustes, habrá leyes de flexibilización laboral, habrá nuevamente relaciones carnales con los EE.U.U. y con Inglaterra quien podrá explotar inconmensurables riquezas en petróleo que hay en nuestras queridas Malvinas.

Ante esta situación la Central de Movimientos Populares se declara en estado de alerta y movilización para impedir el golpe institucional..

LUIS D´ELÍA 0111567405461

ALICIA SANCHEZ 0111544089013

HERNÁN LETCHER 0111552597580

ALBERTO LAPOLLA 0111540950437

RUBEN PASCOLINI 0221155119045

Pablo de Córdoba dijo...

Coincido en gran parte, aunque no sólo echarle la culpa a las cabezas visibles (presidentes) de esa época...habría que dar nombres de los especuladores financieros, sus tramuyos, sus coimas, en definitiva, sus crímenes

Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina