domingo, 7 de febrero de 2010

Ya no hay forma de pedir perdón

En la Argentina, país abarrotado de personas que tenemos la extraña habilidad para eludir a la Ley, no es extraño escuchar de casos de un automovilista que atropella a algún peatón, motociclista o ciclista y huye. Lo más grave del caso es que, si se tiene la suerte de contratar a algún buen abogado, esa persona irresponsable tendrá la suerte de no purgar su falta en la cárcel.

Jorge Rodrigo "La Hiena" Barrios, boxeador argentino ex campeón mundial, protagonizó uno de estos repudiables y lamentables episodios al embestir, matar, huir, entregarse a la policía sabiendo que quedaría prontamente en libertad. A poco de haber salido de la cárcel, en su espacio personal en Facebook, Barrios escribió “Estoy en la calle, la semana que viene varios van a tener que pedir perdón, yo soy culpable del choque no de la muerte” (sic)... Afirmar tremenda estupidez es como que una persona que asesinó con un revolver diga que fue culpable del disparo pero no de la bala que mató...

En una posterior aparición pública, el boxeador aseguró estar "muy arrepentido" de todo lo sucedido. Claro que, en ningún momento, Rodrigo Barrios reconoció haber estado pésimo por haber huido cobardemente de la escena del crimen que cometió.

Varios factores confluyen en esta situación que no debería ser tan compleja para explicar: la fama de Barios, la muerte absurda de una joven y su bebé, los intentos de concientización en los automovilistas para que la seguridad vial la hagamos entre todos y el debate de la fatal incidencia que tiene el consumo de alcohol y estupefacientes, conducta que no puede ser circunscripta solamente al ámbito privado de un ser humano.


Amanecer de una noche agitada

Yamila González tenía 20 años y estaba embarazada de cuatro meses, esperaba una niña. Oriunda de Bella Vista, el pasado 23 de enero había llegado a la Ciudad de Mar del Plata para pasar sus vacaciones con su familia y su pareja, Sebastián Ceballos.

Arribaron a las 5:30 y a media mañana de ese mismo día, pasaron por una farmacia. Al salir, esperaron que el semáforo se pusiera en rojo para cruzar la Av. Independencia. Allí sucedió la tragedia cuando una camioneta BMW X5 circulaba a alta velocidad, dobló, pasó a pesar de estar el semáforo en rojo y, tras una brusca maniobra, embistió contra un automóvil Fiat 147 el que viajaban dos mujeres, el cual salió impulsado por el golpe y embistió contra la humanidad de Yamila y su hijita que crecía en su cuerpo, además de herir a cinco personas más.

Jorge Rodrigo "La Hiena" Barrios fue quien iba conduciendo la camioneta. Detuvo su loca carrera y, al percatarse del desastre que produjo, aceleró por la calle Ayacucho, para luego doblar en Catamarca, calle por la que escapó en contramano. Pero eso no fue todo, porque Barrios intentó continuó su escapada en dirección hacia la Ciudad de Miramar en donde embistióa una camioneta Ford F-100 en la que iba una familia, que resultó ilesa: "La Hiena" volvió a huir y dejó abandonada a esa familia...

Horas más tarde, a causa de las heridas recibidas, Yamila falleció.

"La Hiena" Barrios se tomó nada menos que seis horas para "arrepentirse" y entregarse a la Policía. En esas largas horas, cuando todas las pistas conducían a él, Barrios llamó a su abogado particular para delinear la estrategia: aún no se conocía del real estado de salud de Yamila y, según declaró el abogado, se estimaba que Barrios quedaría rápidamente en libertad porque estaría acusado de lesiones culposas, delito que es excarcelable y le permitiría conservar su libertad luego de testificar. El letrado había asegurado que "La Hiena" no había consumido alcohol ni drogas y que había dormido bien la noche anterior.

... Pero todo cambió para Barrios cuando se supo que Yamila murió. El boxeador tuvo que quedar detenido y su defensa tuvo que rearmar la estrategia.

Otro detalle que complicó la suerte de "La Hiena" fue que la Revista Paparazzi publicó fotografías en donde se a Barrios visiblemente eufórico en una fiesta en la noche anterior, en donde estuvo con vedettes y periodistas. Según los testimonios, la fiesta duró más allá del amanecer. Antes había estado en sección "V.I.P." de un boliche marplatense hasta las 5:30 hs.

Sin quedar del todo claro los motivos esgrimidos, mientras crecían las sospechas de que el boxeador no estaba en sus cabales al momento de la tragedia, se postergaron una semana los análisis toxicológicos que debían hacerse a "La Hiena". Una semana después, se le hicieron análisis de orina y de sangre en donde se determinó que Barrios no habría consumido alcohol ni drogas...

Finalmente, según informó el Diario Crítica, tal como esperaba la defensa de Barrios y temía la familia de Yamila, el juez Juan Carlos Tapia que subroga en el juzgado de Garantías Nº 3 dictó este viernes una “caución juratoria” para que se cumpla la orden de la Cámara de Apelaciones y Garantías de Mar del Plata que resolvió excarcelar a Rodrigo "La Hiena" Barrios, preso por haber provocado un accidente de tránsito en el que murió una joven embarazada. El abogado defensor de Rodrigo Barrios declaró que la liberación "se debe a que carece de antecedentes penales, por cuanto el delito es excarcelable y la expectativa de pena podría ser en suspenso".

Como sucede con otros ídolos cuando caen en desgracia, los mismos medios que muchas veces festejaron las excentricidades de "La Hiena" Barrios son los mismos que ahora le caen con dureza. Como lógico efecto de la acción de los formadores de opinión, la condena social sobre Barrios no se hizo esperar. Aún así, surgieron también quienes intentaron justificar al boxeador intentando tapar su repudiable accionar con los otros tantos crímenes similares que a diario cometen miles de argentinos.

Ahora Barrios pide perdón en una sociedad que no esta acostumbrada a perdonar ni pedir perdón
... pero que en la que tampoco muchas veces las instituciones democráticas no funcionan como deberían. En realidad, pedir perdón no es para esquivar toda responsabilidad, sino es un acto humilde para intentar reparar el daño ocasionado.

Jorge Rodrigo "La Hiena" Barrios es otro de los tantos ídolos deportivos que tenemos en la Argentina. Como otros tantos, tuvo un origen con carencias y tuvo en el deporte su redención y su caída. Como otros tantos miles de argentinos, con este crimen, Barrios pasó de ser víctima del "sistema" a victimario. La causa no está cerrada. Dejemos que la Justicia haga su trabajo... ojalá que esté a la altura de las circunstancias.

3 comentarios:

Irma dijo...

Yo pienso que lo que El hizo mal es en no quedar a auxiliar o saber que pasó, porqué a cualquiera le puede pasar tener un accidente, ¿o no le pasó al jugador de Futbol Bunanote? ahi murierón 3 y ahora le estan haciendo juicios los padres, una lastima porque todo eso se debe a que veven mucho y se drogan, jovenes y omnipotentes eso es peor, pero si la justicia no actua bién seguro que la justicia de Dios les llega tarde o temprano.

Anónimo dijo...

Es verdad que la misma prensa te hace Dios y Ahora es la peor basura, pero bien que cuando todo el mundo veia que este personaje estaba mal nadie hacia nada.

Es muy dificil perdonar y creo que cada parte debe hacer lo suyo Barrios como primer medida hacer algo por su adiccion es la mejro manera de pedir perdon y sin lugar a duda no manejar mas hasta estar curado y por otro lado la flia. de la chica una buena forma de sacar el odio es perdonar. Es la mejor manera de hacer un buen duelo de su hija.

Pablo de Córdoba dijo...

Coincido con IRMA, respecto al tema Buonanotte... una difrencia es que Barrios pudo haberse quedado a ayudar. Pero ambos son homicidas, con un altísimo grado de responsabilidad.

Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina