lunes, 15 de febrero de 2010

Estela Barnes de Carlotto: "Yo no me tengo que reconciliar con nadie"

El Diario La Nación publicó recientemente un reportaje (complaciente) que se le hizo a Enriqueta Estela Barnes de Carlotto, Presidente de la Asociación "Abuelas de Plaza de Mayo".

Laura Estela Carlotto, hija de la Sra. Barnes, militaba en la organización Montoneros, la cual se caracterizó por perpretar violentos y cobardes atentados contra la sociedad civil y, especialmente, efectivos y destacamentos militares. Laura fue otra de las víctimas de la violencia de los gobiernos de facto ya que fue secuestrada, torturada y asesinada; su cadáver fue posteriormente entregado a sus familiares. Según le comentaron algunos testigos a la Sra. Barnes, Laura habría estado embarazada durante su cautiverio y que habría dado a luz a un varón al que llamó Guido, que luego habría sido apropiado por sus verdugos.

Tanta funcionalidad con el poder kirchnerista tuvo sus réditos para la Sra. Estela Barnes: su hijo Remo Gerardo Carlotto accedió a una banca en la Cámara de Diputados de la Nación en el año 2005 y su mandato expiraba en diciembre de 2009. "Gracias" a esa estafa a la ciudadanía bonaerense que se denominaron "candidaturas testimoniales", el Sr. Carlotto pudo mantenerse en la Cámara Baja al ser reemplazante Sergio Massa, ex Jefe de Gabinete, electo Diputado Nacional pero que prefirió renunciar antes de asumir para volver a la Intendencia de Tigre para, desde allí, pelear la Gobernación de Buenos Aires. Anteriormente, en el 2003, el entonces Gobernador de Buenos Aires Felipe Solá puso a Carlotto a cargo de la Secretaría de Derechos Humanos, lo que significó que la Sra. Estela Barnes de Carlotto dejara de criticar a quien hoy es socio político de Francisco De Narváez y Mauricio Macri. Digno hijo de su madre, Remo Carlotto también se muestra intolerante para quienes no piensan como él: el año pasado, cuando la médica cubana Hilda Molina criticó a Abuelas de Plaza de Mayo por "reverenciar a una dictadura" en referencia a los hermanos Fidel y Raúl Castro, Carlotto salió con vehemencia a censurar a la Dra. Molina adivirtiéndole "Creo que hay que llamar a silencio a estas voces, tendría que disfrutar a su familia".

En la nota publicada por La Nación, se leen algunos conceptos vertidos por la Sra. Barnes de Carlotto, los que hablan de una persona no solo obsecuente hasta el ridículo con el poder político de turno sino que se muestra socialmente resentida, sin ningún tipo de autocrítica y, peor aún, lucrar con el dolor de las madres que perdieron a sus hijos durante aquellos fatídicos años de gobiernos militares en nuestro país.

Algunas definiciones de este personaje dados en ese reportaje:

→ "Creo que estamos aprendiendo a ser democráticos": sí, tiene mucha razón; los argentinos tenemos mucho por caminar para lograr ser una sociedad civilizada y democrática aunque son muchos los que desearían un país únicamente para los que le son ideológicamente afines empezando, claro está, por esta señora.

→ "La crisis institucional viene de que una persona (por Julio Cobos) que entra en equipo con alguien, aceptando las reglas de juego y el proyecto de país que trae esta gente si después no le gusta, si no comparte, si disiente se tiene que ir. Se rompió esa sociedad política": La crisis institucional no viene por el desacatamiento de Julio Cobos, sino porque el Gobierno Nacional es el primero en despreciar las instituciones democráticas manipulando jueces, controlando "a control remoto" a sus legisladores y montando perversas estructuras clientelistas en distintos puntos del país, especialmente en el conurbano bonaerense (sí, allí son mucho más votos que cualquier región de Provincias como La Rioja, Catamarca, Chubut o San Juan).

→ "Se vive en conflicto porque hay decisiones políticas del Estado, acciones que tocan intereses económicos y de poder. Entonces quienes reaccionan con su poder económico y político influencian con su poder en la sociedad. Te hablo de la gente del campo, por ejemplo, la Sociedad Rural.": la tan mentada "crispación" social sería únicamente responsabilidad de sectores opositores a su idolatrada Presidente que, luego, termina manipulando a todo el pueblo; en otras palabras, según la Sra. Barnes de Carlotto, quienes criticamos a los Kirchner seríamos todos unos idiotas que no pensamos por nosotros mismos (¿¿??)

→ "Personalmente no creo en absoluto que tanto Cristina como Kirchner, este matrimonio que son, tengan actos ilícitos en su vida privada. No creo, porque es gente que ha trabajado, que ha invertido y que ha sabido administrar": la defensa de la Presidente y su marido es a capa y espada, está más allá de la razón pero niega sistemáticamente cualquier pertenencia al kirchnerismo. Tanto "amor" por Cristina Fernández y Néstor Kirchner es comparable a lo que expresan siniestros dirigentes como Luis D'Elia y Emilio Pérsico: los generosos subsdios que reciben directamente desde la Casa Rosada.

→ "Falta mucho (en cuanto a derechos humanos). Si estamos hablando de 30.000 personas desaparecidas, de 500 campos de concentración y de 400 bebes robados que ya son hombres y mujeres falta toda esa historia. Si pensamos que la vivienda no la tiene toda la población, es derecho humano también. El trabajo, la salud": La Sra. Estela Barnes de Carlotto insiste con eso de "30.000 personas desaparecidas", número totalmente arbitrario y desapegado a la realidad ya que contradice estimaciones realizados por la CONADEP y las hechas por el mismo kirchnerismo que no llegó a seis mil casos; de todas maneras, el número de desaparecidos es algo que no es lo esencial a las afrentas cometidas por los jerarcas militares ya que con el mero hecho de que haya habido un solo desaparecido constituye ya un hecho gravísimo. Otro punto más grave es que se dice que ella es "activista de derechos humanos" pero Abuelas de Plaza de Mayo nada hace por los derechos humanos de las víctimas por la inseguridad, los desaparecidos en democracia ni, mucho menos, los que fueron asesinados por organizaciones guerrilleras.

→ "Yo no me tengo que reconciliar con nadie, yo no le hice nada a nadie, me hicieron, que es otra cosa y por lo que me hicieron quiero verdad y justicia. La palabra reconciliación puede caber para Sudáfrica u otros países que tienen otra historia; para la Argentina, no. Así que a esa palabra hay que borrarla.": como queda demostrado una vez más, Estela Barnes de Carlotto es otra persona cargada de odio y deseos de venganza, los cuales quiere transferir al resto de los argentinos. Y pensar que algunos trasnochados postularon a esta dirigente al Premio Nobel de la Paz... (bah, después de que el Presidente Barack Obama fuera galardonado con este premio, el Nobel de la Paz ha perdido toda seriedad)

"Esto de mirar para adelante es una frase hecha muy bien metida como para no remover el pasado, ¡que es presente! Porque si estamos hablando de mamás que no saben dónde están sus hijos hace 30 años y quieren saber y nosotros buscamos a un nieto que crece y no sabemos dónde. ¿Qué es mirar para adelante? ¿Olvidarse de lo que se vivió para atrás? Si perdemos la memoria, las historias malas se repiten.": En una persona plena de odio como la Sra. Barnes, no cabe la posibilidad de mirar para adelante y dejar que las heridas cicatricen; agitar rencores del pasado es lo que le ha permitido posicionarse, ganar un espacio de poder en este país y, hay que decirlo, recibir dinero de parte del Estado Nacional; mirar es perdonarnos unos a otros como sociedad; pero perdonar no es olvidar, sino que es cambiar la mirada sobre un hecho del pasado.

"Primero, lo que le diría a una madre o padre que ha perdido un hijo en cualquier circunstancia es que a ese dolor lo entiendo, que a ese dolor lo acompaño y que lo respeto, porque lo sé y lo tengo. Pero la forma que uno asuma para resolver ese crimen o esa circunstancia es según cada quien. Yo no me pongo como ejemplo, pero todo lo que hicimos las abuelas fue con respeto y acompañando los tiempos. Me preocupa, a veces, que ese dolor que esa familia tiene lo exacerbe la prensa poniéndole en la boca en el momento peor de su dolor para que exprese qué haría. Pero, también veo con bastante preocupación que se ha hecho una cultura casi cotidiana de salir a la calle con pancartas cuando ayer ocurrió el delito y hoy están pidiendo justicia. Lo que se sabe es que está detenido el asesino y está actuando la Justicia. En ninguna oportunidad la Justicia va a resolver el caso en dos días. Nosotras estamos esperando hace 30 años y lo hacemos dando vueltas a la Plaza.": Está en lo cierto cuando señala a la prensa que se hace el "festín" mostrando el dolor ajeno en carne viva pero también es cierto que ella y la Sra. Hebe Pastor de Bonafini han tenido también muchas veces cámaras de televisión y micrófonos a su disposición para vomitar todo su odio y enaltecer a personajes polémicos como Fidel Castro y Hugo Chávez y organizaciones terroristas como las FARC y la ETA. Además tiene la caradurez de pontificar sobre cómose debe canalizar el dolor ante la pérdida absurda de un ser querido.

"No se puede comparar la muerte de un policía con la de nuestros hijos, porque a nuestros hijos los secuestraron, los torturaron y los mataron. Y si tenían para ellos la comisión de un delito había leyes que no usaron. Hoy en día, un policía que está de custodio en un supermercado y por salir a defender al dueño lo matan, se sufre pero era su trabajo, portaba un arma, sabía que le podía costar la vida. No comparar la situación, no es lo mismo: lo pueden velar, enterrar. ¿De qué estamos hablando? A veces se hacen comparaciones absurdas, eso es ignorancia.": Barnes de Carlotto tiene la soberbia no solo de querer ponerse como medida universal sino que tiene el tupé de juzgar el desgarrador dolor ajeno de aquella persona que perdió un ser querido en uno de los cientos de episodio de inseguridad que tenemos los argentinos. Un policía que es custodio sabe que puede morir defendiendo a su empleador, pero no deja de ser un trabajador que está dentro de las leyes que nos rigen como sociedad. Su altanería queda en evidencia cuando tilda de "ignorante" a quien les critica por no preocuparse también por los derechos humanos de miles de argentinos. De todas maneras, para no dejar mal a sus admirados Cristina Fernández y Néstor Kirchner, esta señora omite hablar de los casos de personas que a diario padecen la inseguridad (al igual que la inflación, negada por el kirchnerismo) y que no salen en los diarios ni en la televisión.


Carlotto y Bonafini, tan diferentes y tan parecidas

Estela Barnes de Carlotto es uno de los personajes más siniestros que tiene actualmente la Argentina. Son muchos los que dicen por ahí que la prefieren antes que a Hebe Pastor de Bonafini, siempre pasional, violentamente verborrágica e intolerante. A diferencia de Pastor de Bonafini, Barnes de Carlotto gana más adeptos porque tiene un estilo más moderado... pero si desmenuzamos el contenido de sus prédicas, encontraremos bastantes similitudes entre ambas.

Barnes de Carlotto integró la Asociación "Madres de Plaza de Mayo" que preside Hebe Pastor de Bonafini pero, por diferencias nunca públicamente aclaradas, se marchó para fundar "Abuelas de Plaza de Mayo". Desde allí, no pararon de criticarse y de acusarse mutuamente con dureza a través de los medios de comunicación.

Estas señoras deben entender que ninguna sociedad puede construirse sobre el odio.

Si vamos a pedir juicio y castigo a aquellos militares que se creyeron con el "derecho" de atentar contra la vida de otras personas, debemos también dejar que Justicia caiga sobre los no pocos crímenes aún impunes que cometieron las organizaciones guerrilleras.

La Justicia debe ser ecuánime para todos y no solo para algunos. Para esta gente, la criminalidad de un delincuuente se juzga solo si es "de derecha"... si es de izquierda, puede censurar, secuestrar, torturar y matar a gusto porque se trata de un "luchador social". Sin ir más lejos, en más de una oportunidad, Hebe de Bonafini celebró públicamente los atentados organizados por la E.T.A. y que costaron vidas inocentes, como también festejó las decenas de muertes en la confusa caída de las Torres Gemelas en Nueva York... ¿eso es propio de una defensora de los derechos humanos?

Mientras tanto persista esta visión ideológicamente sesgada, no podremos hablar de "verdad" y, por lo tanto, los argentinos no tendremos paz.

13 comentarios:

Don Gato dijo...

Me parece que estas mujeres hacen del odio una religion. Hacen del odio una forma de vida...

Yo creo que estas personas que pasan por la vida politica de un pais como guerrilleros asesinos y despues se "convierten" al derechismo, no tienen derecho a nada, mas que un juicio.

Mucho se hablo ya de estas mujeres (y otras) que cobraron fortunas por las desapariciones de sus hijos mientras que en realidad estaban vivos. En otros paises quizas, pero vivos. Y nadie hace nada.

En fin, todo un tema tu posteo. Y muy bueno, por cierto.

Un abrazo.

Anónimo dijo...

que derecho puede defender una persona que dice que la vida de otra no tiene importancia si esta cumpliendo su deber? Es admirable que esta persona que se dice defensora de los derechos humanos le de igual que un policia muera porque porta un arma; pero muchos de estos desaparecidos no portaban armas y sabian que podian morir es lo mismo o no?

Irma dijo...

Yo no se si tienen odio, lo hacen por la plata que reciben, cuando dejen de cobrar como hizo Macri con la Carloto, se van a dejar de joder con las mentiras, son tal para cual como la presidenta de Ellas!!!! MENTIROSAS.

Anónimo dijo...

PERFIL DE UNA MUJER POLÉMICA

Bonafini, un ícono de los derechos humanos que hoy pregona represión

Por Payito Blanco (*)

Surgió como una madre desesperada en busca de su hijo, se convirtió en una figura internaciona. En la actualidad es más controvertida que nunca. Su vida.

Es una de las integrantes de ese grupo de mujeres cuyo pañuelo blanco se convirtió en el máximo símbolo de la lucha por los derechos humanos durante la dictadura militar. Hebe de Bonafini, la presidenta de las Madres de Plaza de Mayo, forma parte de la historia argentina por su lucha; sin embargo, en los últimos tiempos muchos han comenzado a verla con otros ojos a medida que sus declaraciones se volvían más duras, al punto de que ha llegado a pedir represión a quienes opinan distinto a ella.

Su militancia comenzó en 1977 de la mano de Azucena Villaflor junto al pequeño grupo que reclamaban por la aparición de sus hijos desaparecidos. La Plaza de Mayo fue el epicentro de su lucha, fue donde empezó a golpear puertas en busca de sus hijos.
Tras el retorno de la democracia, su objetivo fue el enjuiciamiento y la condena de los represores. Durante la década menemista peleó por la derogación de los indultos y contra del modelo neoliberal y su lucha tomó un cariz más político: cruzó las fronteras, apoyó al ejercito Zapatista, a las FARC y a la organización separatista vasca ETA.

En 2001, festejo el atentado a las Torres Gemelas: "Sentí alegría. No voy a ser hipócrita, no me dolió para nada", dijo en una oportunidad.

Nunca lo ocultó su adoración por el cubano Fidel Castro y con la llegada del venezolano Hugo Chávez y el boliviano Evo Morales a las presidencias de sus países, su presencia internacional creció.

Pero fue recién el 25 de mayo del 2003, el día de la asunción de Néstor Kirchner, que Hebe de Bonafini comenzó a sentirse a sus anchas con un Gobierno argentino porque fue el kirchnerismo el que la apañó como ningún gobierno. Se convirtió en una importante defensora de los Kirchner, en la buenas, durante la primera gestión del ex presidente, y sobre todo en las malas, conflicto del campo mediante en la presidencia de Cristina.

La pelea con los ruralista ha convertido a Bonafini en una virulenta vocera del Gobierno. Hace algunas semana pidió que se le revocase la personería jurídica a dos entidades rurales por sus reclamos y ayer, ella, un ícono de la paz, clamó por represión, “palos y gases” al campo, al que acusó de promover un Golpe de Estado. Hoy es una mujer que pregona lo que siempre condenó: la tolerancia cero.

*Redactor de Perfil.com.

Campesina dijo...

De acuerdo. Pero las postuladas son las ABUELAS no las madres. De Carlotto no hay tanta información negativa porque siempre tuvo una postura o pose más moderada que Bonafini.

mario dijo...

Hola Campesina

tenés razón al decir que la Sra. Barnes de Carlotto es una persona más moderada que la impresentable Bonafini.

Pero si desmenuzás los discursos de ambas, encontraremos demasiadas similitudes en sus contenidos. Que Carlotto nos venda un personaje mesurado no quita lo siniestro de su personalidad.

Saludos.

Anónimo dijo...

JACHAL, 21 de abril de 2010

Sra. Presidenta de los Argentinos

NO QUIERO TENER MEMORIA, para no sentir la tristeza que siento hace años, cuando Ernesto Sábato nos sacó la venda para mirar hacia atrás y conocer el infierno al que fueron sometidos miles de argentinos, infierno que sin saberlo conocí en conmovedores relatos siendo niña sin entender el por qué , relatos que me perforaban el alma y el corazón.

NO QUIERO TENER MEMORIA, para no tener que dilucidar quien tuvo la razón y quien no, solo sé, que se pide justicia y verdad y que nuevamente veo como el poder interviene para que se conozca la verdad de una campana y no de la otra como paso históricamente, o sea que nada cambio.

NO QUIERO TENER MEMORIA, para no recordar como Doña Josefina visitaba a diario el cementerio donde descansa en paz su hijo caído el 28 de agosto de 1976 en el aeropuerto de San Miguel de Tucumán, Doña Josefina era una vecina del barrio en el que viva en mi pueblo, cuando su hijo Raúl Remberto terminó sus estudios secundarios por su condición humilde no tenía muchas opciones para su futuro, ante esa situación decidió ingresar a Gendarmería Nacional y ser un Centinela de la Patria.

NO QUIERO TENER MEMORIA para no debatirme en la crueldad del dolor de pensar a que madre le puede haber dolido más o menos, la muerte del hijo ¿Ud. tiene la forma de saberlo? Porque yo no, Raúl fue convocado como a otros jóvenes y más antiguos gendarmes al estilo de ellos haciendo un gran barullo por las calles con la sirena y el pueblo sabia que eso significaba acuartelamiento , en sus relatos posteriores de los sobrevivientes de aquel fatídico atentado nos hicieron conocer historias y rostros que los acompañarán hasta sus tumbas, porque en este mi bendito país no hay amor suficiente para abrir corazones y permitir a quienes llevan rostros angelicales guardados como un archivo que pesa y duele sigan ocultos y que tal vez nunca podremos ver un solo dibujo de ellos .

NO QUIERO TENER MEMORIA Porque si yo tuviera un hijo desaparecido, seguramente el dolor que siento hoy por ser consciente de que mis hijos y nietos están condenados a muerte sin escapatoria seria el mismo ,pero orgullosamente estaría por que dio su vida por una causa de todos o no, pero era su causa y contaría con todo mi apoyo , pero buscaría su rostro en todos aquellos que lo vieron por última vez , y para eso es necesario el amor emblemático que solo una madre de corazón puro y abierto puede ofrecer y perdonar al agresor de su hijo a cambio de saber cómo fueron sus últimos momentos; porque toda madre sabe que el dolor de la muerte de un hijo nada lo calmará y que nada devolverá la vida a ese hijo.

NO QUIERO TENER MEMORIA para no recordar que de la boca de Doña Josefina mamá de Raúl Remberto Cuello muerto con tan solo 20 años en Tucumán, nunca salió una palabra de odio contra los llamados guerrilleros supuestos asesinos porque de hecho nunca se supo quienes fueron, no se conoció ni el nombre, ni la cara de quien o quienes fueron hasta el día de hoy autor/es de la bomba que mato a varios jachalleros y sanjuaninos.

NO QUIERO TENER MEMORIA porque no quiero recordar aquellos relatos que por alguna extraña razón regresan intactos a mi memoria, de los cuales debo destacar ciertos detalles que tengo el deber que se conozcan, que son los que me llevaron a no condenar sin distinguir cual fue la verdadera injusticia de no perdonar y olvidar pero si juzgar a quienes pergeniaron el plan de ambos lados.

Anónimo dijo...

NO QUIERO TENER MEMORIA para no debatirme en el dilema de quienes estuvieron en ese infierno por elección y de quienes estuvieron porque la vida no les dio más opciones para decidir , tan solo Dios tiene la última palabra,… para borrar de mi mente aquellos relatos que siendo niña por aquellos años escuche reiteradas veces. En esos años los jóvenes jachalleros de condición humilde y de zona rural solo tenían una opción de sueldo mensual que les permitía vivir mejor y tener un futuro económico estable, si cumplían con todos los requisitos, o ser changarines y sobrevivir en la ancestral actividad del pueblo “la agricultura” salir de ese mundo era tener la suerte de aprobar todos los exámenes y vestir el uniforme verde de un gendarme “Centinela de la Patria” por lo que la única opción también era limitada a un grupo acto para esa actividad. Entre jóvenes y más antiguos gendarmes ya en actividad en el 76 fueron acuartelados para ser enviados a una misión fuera de la provincia, que para muchos era la primera vez que salían del pueblo y subir a un avión … la frase era, “los prisioneros que iban a custodiar son demasiados astutos e inteligentes”, no los tenían que dejar hablar no les debían permitir que hablen porque si eso pasaba los convencerían de que les abrieran las rejas y dejarlos escapar, la inteligencia y astucia de aquellos prisioneros en medio del monte tucumano les podía costar la vida a ellos o a sus compañeros, por tal motivo los debían ignorar en las suplicas, y no dejarse engañar al punto de no alcanzarles ni un jarro de agua o plato de comida, esa era tarea del Ejercito, ellos solo debían custodiar aquellas prisiones en medio del monte y no permitir que nadie se acerque a esos lugares, la inteligencia y astucia de aquellos prisioneros fueron machacadas en sus cabezas como un monstro grande y muy poderoso para ellos que ni siquiera habían terminado el nivel primario en la mayoría del grupo.

Anónimo dijo...

Desde que salieron de sus casas dejando a sus familias atrás y llegando al monte la advertencia/ tortura era, esa inteligencia y astucia los puede matar, en el menor descuido, por eso la obligación era obedecer y no olvidar todas las instrucciones dadas si querían regresar a casa con vida, por que los guerrilleros del monte todo el tiempo intentan recuperar los compañeros prisioneros; y grande fue la sorpresa la primera vez que llegaron a aquellas prisiones y descubrir que la inteligencia y astucia se escondía detrás de rostros tan jóvenes que apenas superaban o no los 20 años, de cuerpos debiluchos producto del sufrimiento de tantas torturas , hambre y sed, con el paso de las horas y a pocos días descubrían una realidad en aquellos cuerpos frágiles y débiles, con caras casi angelicales, pero de todos modos la orden fue no se dejen engañar por lo que ven, la astucia e inteligencia de esos jóvenes no tiene limite ni piedad, para aquellos jóvenes y veteranos gendarmes el miedo que ya estaba en sus huesos, no les daba tregua, para sumárseles el espanto de que esas caras angelicales eran despegadas de aquellas paredes y aquellos frágiles y débiles cuerpos liberados de gruesas cadenas, una noche de cada semana los conducían hasta una fosa donde una certera bala en la nuca los desplomaba para luego ser devorados por la fogata, que los condenados a muerte la llamaban “la noche del asado”.

Tan solo esta imagen paralizaba, pero entre aquellos relatos, para aquellos Centinelas de la Patria no estaba el asombro de reconocer el valor y el coraje del que fueron testigos, que de aquellos rostros angelicales de cuerpos frágiles y débiles por el sufrimiento no escucharon una sola suplica para salvar sus vidas, cada prisionero sabia cuando iba a ser su noche, pero su única preocupación era el sufrimiento en el que habían sumido a sus familias, el casi silencioso llanto era por el pesar de no tener una única oportunidad para pedir perdón a sus seres queridos por haberse sumado a un proyecto de país que implicaba tomar un arma en sus manos y ser integrantes de los Ejércitos Revolucionarios, decisión que impulso a muchos la energía vitalizante que da el conocimiento sistemático y la joven valentía de sus cuerpos, pero que muchos padres nunca hubiesen aprobado y que de hecho el pesar de muchos de ellos era eso, lo que los atormentaba, de no poder decírselos ellos en persona y hacerles entender que aquella fue su decisión por convicción de un ideal de libertad.

Cada día regresaban las patrullas del Ejército como lobos sangrientos a seguir estrujando bajo tortura aquellos frágiles y débiles cuerpos, por mas información pero a pesar del dantesco sufrimiento infernal bajo tortura nunca delataron a sus compañeros a cambio de salir de aquel infierno y salvar sus vidas, aquellos soldados ciegos de odio por una guerra que no pergeniaron, pero que si se convirtieron en el brazo asesino alimentando ese odio en cada enfrentamiento en aquel monte tucumano en el que veían caer a sus compañeros bajo el fuego de las armas de los revolucionarios, donde cada noche se asechaban ambos bandos en busca de la muerte y la tortura porque en aquel campo de guerra era difícil encontrar “la Paz y el Amor”.

Anónimo dijo...

Más grande fue el asombro y la admiración que a pocas horas de la “fogata del asado” de cada semana, el silencioso ir y venir de sus custodios que por provenir de familias humildes y sacrificadas desafiaron las reglas y acercaron un jarro de agua más de una vez, tal vez por esta actitud o tal vez no, tan solo Dios sabe, lo cierto es que uno a uno aquellos prisioneros giraban sus rostros hacia la luz y dirigiendo sus palabras hacia sus silenciosos custodios que grande fue la sorpresa al escuchar a aquellos casi niños y es la yaga que cargarán en sus corazones hasta el día de su muerte, aquellas palabras eran su último mensaje para sus familias...”giraban sus cuerpos hasta donde las cadenas se lo permitían y dando luz a sus rostros empezaban la frase “tal vez esta noche estoy invitado al asado”, mírame bien, mira mi rostro mi verdadero nombre y apellido es ..., si en algún momento de tu vida te encuentras con alguien de mi familia “por favor te pido que les digas que yo estuve aquí”... aquellos hombres y mujeres hoy siguen guardados en esos recuerdos, que estoy segura antes de serlo, arrancaron algunas lagrimas a aquellos duros “centinelas de la patria” y que tal vez lo hacen por no poder cumplir con el deseo de un condenado a muerte, también entiendo que debelar ese pedido y descubrir esos rostros depende solo de la voluntad de cada uno a quienes fue encomendado aquel deseo y cada vez veo más alejada esa posibilidad ya que la única llave que podría abrir aquellos cofres de recuerdos tan fuertemente cerrados desde hace tantos años, es el perdón y reconciliació n, actitud que solo un hijo de Dios que sabe amar a su prójimo como así mismo, y sabe poner la otra mejilla puede lograr “perdonar, para que haya reconciliació n, y si hay reconciliació n puede surgir el “Amor”, si se logra el Amor, podemos tener Paz y por fin conocer la “Felicidad”.

Sra. Presidenta de los Argentinos nos merecemos alguien, que nos dirija bajo estos principios ya que son los únicos que nos permitirán a los argentinos lograr la tan ansiada “verdad y justicia” en todos los ámbitos por cierto, para lograr reconstruir entre todos los argentinos la paz y el amor para poder sobre ellos edificar una Nación libre y soberana como lo soñó Moreno, Belgrano, San Martín y otros tantos miles de argentinos que soñaron, siguen y seguiremos soñando.

Sra. Presidenta, un dirigente que gobierna bajo estos principios, no es el mesías que vendrá, hay un maestro que nos enseña a diario que todos somos hijos de Dios y que solo basta arrepentirnos de corazón, abrir nuestro corazón con amor y el padre como todo padre perdona y nos derrama bendiciones y como el mejor pastor nos debemos dejar guiar por él, la formula es muy sencilla, la solución es muy simple y está al alcance de las manos de cualquier ser humano e incluso de la suya, y créame que nuestra nación es derrame de bendiciones, porque a la Argentina le sobra riqueza natural, inteligencia, creatividad, ganas de trabajar, el único problema de los argentinos es que nos han “empobrecido el espíritu”

Anónimo dijo...

Ya nadie cree en nada y hasta me animo a decir que en una gran medida “no creen en sí mismos” que es lo más peligroso.

Por eso Sra. Presidenta si no hay perdón, no hay reconciliació n y sin esta, no hay “amor” único requisito para que todo lo demás se solucione y cambie para mejorar y por fin ser un país “libre y soberano”

NO QUIERO TENER MEMORIA, para no seguir siendo testigo de cómo el engaño de que somos libres continua intacto porque lo único que nos impusieron fue el limite, “mi libertad termina donde empieza la del otro” pero nadie se anima a decir “Donde empieza la mía”, ¿dónde empieza nuestra libertad?”, también queda claro que ser “libres” no es hacer “lo que yo quiero” justamente habré conquistado la libertad el día que el impulso de hacer “lo que yo quiero y siento” lo cambie y haga “lo que debo” y lo que debemos es tener en cuenta al otro, incluir al otro, escuchar al otro, perdonar al otro, y por sobre todas las cosas Amar al otro, solo entonces puedo decir que he conquistado la libertad, porque la libertad no se declara ni se decreta, la conquistan los capaces de dejar atrás el impulso de hacer “lo que quiero o siento” para realmente hacer lo que “debo” ese desafío es la puerta a la LIBERTAD.

Sra. Presidenta Ud., ¿Hace lo que quiere? o ¿Hace lo que debe? ¿Ud. puede decir que NOS tiene en cuenta a todos, que nos incluye a todo, que nos escucha a todos, y que se preocupa y ocupa de todos? Porque entonces si vale la pena tener MEMORIA.

María José Zalazar
DNI 16527065

MADRE JACHALLERA AUTOCONVOCADA
DANIEL IGNACIO 15 5529 3307.-

Anónimo dijo...

Sinceramente me resulta aterrador encontrar tanto facismo en este gueto pedorro de blogs, tener tanto odio con dos mujeres que son un a enseñanza de lucho de no aflojar de seguir adelante luchando contra vieno y marea a pesar de los militares de los menem de lo mercenario que la han tratado siempre como viejas locas a pesar de su ejemplo. Por eso para terminar espero que ustedes manga de facistas frustrados intolerantes, brutos cinicos, se ocupen mas de los que mas sufren y menos de los que sufren y luchan.-

Anónimo dijo...

El rencor no es la solución, mientras exista el no olvido, exitirá el odio, una retroalimentacion constante, cuando uno realiza acciónes pensando en uno mismo, esas acciónes no pueden justificarce de ninguna manera. Páz. Mente y corazón. Equilibrio. Me parece que las instituciónes como las Universidades: regalan demasiado conocimiento sin una base de filosofía de vida. Es la diferencia entre un soldado y un mercenario. Pensar por los demás no por si mísmos

compartilo

La Hora en Argentina