jueves, 21 de enero de 2010

Íntimos enemigos

El kirchnerismo sumó un nuevo episodio a este agitado enero que vamos transitando cuando la Presidente Cristina Fernández anunció la suspensión de su viaje oficial a la República Popular China para presidir una misión comercial de diez días que se dirige a aquel país asiático.

Los ánimos están caldeados en la Casa Rosada. En un mensaje dirigido al pueblo argentino a través de cadena nacional, la primera mandataria fue enfática al aseverar que "Estar más de 10 días fuera del país es un lapso demasiado grande, más cuando quien ejerce la vicepresidencia no cumple el rol que le asignado la ciudadanía. Cualquier ciudadano tiene derecho a disentir con las política del Ejecutivo, pero no en el lugar de la vicepresidencia, porque la Constitución le asigna (al vicepresidente) un rol muy claro y muy contundente. Creo que las actitudes que se han tomado, inclusive de defensa de los funcionarios que han sido desplazados del Banco Central, por esta Presidenta, son incompatibles. He decidido postergar esta misión creo que si otros no ejercen sus roles con responsabilidad yo sí porque es lo que la gente espera."

Una vez que la Presidente pronunciara ese discurso, como los perritos que salen a ladrar escondiéndose detrás del perro más grande, distintos dirigentes kirchneristas hicieron fila para salir a pegarle al Vicepresidente Cobos. El empresario y jefe del bloque oficialista en la Cámara de Diputados de la Nación Agustín Rossi disparó "Cobos tiene que renunciar en lo inmediato; que Cobos siga estando en la vicepresidencia genera una fuerte debilidad institución". Por su parte, Miguel Pichetto, líder del kirchnerismo en el Senado de la Nación dijo "Cobos tiene que irse y dejar de ser un obstáculo para el Gobierno".

Por su parte, pocas horas después de las palabras de la titular del Ejecutivo Nacional, Julio Cobos se defendió sosteniendo que "Por el bien del país reconsidere su decisión y viaje a China. Este es un viaje muy importante que fue largamente planificado y acordado. Además, representará una excelente oportunidad para profundizar las relaciones bilaterales con la segunda economía del planeta". Respecto a las acusaciones que recibió acerca de que atenta contra la gobernabilidad, el mendocino expresó que "Cada vez que estuve a cargo del Poder Ejecutivo, en reemplazo de la Presidenta, no firmé decreto alguno, excepto el de honor por el fallecimiento del ex presidente [Raúl] Alfonsín, y fue con su anuencia. No realicé acciones contra las políticas del Poder Ejecutivo Nacional y no tomé decisiones administrativas de ningún tipo".

Al igual que los que salieron a apoyar a la Presidente con declaraciones duras contra el Presidente del Senado de la Nación, dirigentes de la oposición salieron a cuestionar a Cristina Fernández. Tal como sucedió con la controversia generada por la remoción de Martín Redrado del B.C.R.A., la oposición no solo que desnudó su falta de alternativas con declaraciones casi vacías sino que hasta demostró graves diferencias que pondran en serio riesgo su mayoría a poco tiempo de haber asumido en el Congreso de la Nación.

Al paso que vamos, dado el narcisismo que padece nuestra oposición insulza, me animo a decir que el kirchnerismo tiene serias chances de convertirse en mayoría en el Parlamento Nacional de seguirse agrietando las diferencias entre los máximos referentes.

Si bien la presencia institucional de la Presidente en una misión comercial eleva su grado de importancia, tampoco representa una catástrofe que Fernández haya desistido de viajara China. A tal efecto, con buen tino, César Mayoral, embajador argentino en China, minimizó la ausencia de la Jefa de Estado. Claro que éste constituye otro episodio más de la pobre política exterior de continuo aislamiento internacional que, desde que es gobierno, lleva adelante el kirchnerismo.


La genia genocida

En su afán de revisar la historia reciente de la Argentina, los Kirchner se empecinaron en avivar rencores en nuestro país respecto a la forma de mirar los dolorosos años 70 y parte de los 80 en los que nuestro territorio fue escenario de violencia. En medio del río revuelto, los Kirchner hicieron su pesca.

Entre tantos sucesos de violencia verbal entre oficialismo y oposición, la Presidente Cristina Fernández tuvo una frase poco feliz que deja al descubierto su alarmante intolerancia para con el disenso.

En el día de ayer, en un acto oficial que tuvo lugar en la Biblioteca Nacional cuando se celebraba la firma del contrato para la construcción del Museo del Libro y la Galería de la Lengua, Fernández hablaba de la importancia de los libros cuando uno de los allí presentes la interrumpió para, desde el público, gritarle "¡genia!"; ante la sorpresa de propios y extraños, Fernández respondió "¡Yo que voy a ser genia, ojalá! Si fuera una genia haría desaparecer a algunos como hacen los genios". (para leer ese discurso en la página de Presidencia de la Nación y constatar la existencia de esta frase, hacer click aquí)

Quizás la traicionó su subconciente y, sin pensarlo previamente, escupió semejante frase que dicha en boca de un político opositor o, peor aún, algún militar argentino, hubiera bastado para salgan violentamente a escena Abuelas y Madres de Plaza de Mayo, distintas organizaciones clientelistas y hasta el INADI con los tapones de punta. Pero no, lo dijo la Presidente, y si hablamos de hacer desaparecer a críticos al oficialismo, parece que está todo bien. Es por eso que entendemos porqué para este Gobierno (y a muchos de sus simpatizantes) los guerrilleros setentistas no fueron criminales por haber puesto bombas, secuestrado, torturado y asesinado, sino tan solo fueron "luchadores sociales" y "jóvenes idealistas"...

Ante semejante bravuconada, la Presidente estuvo rápida para dejar todo como un chiste de dudoso gusto cuando, acto seguido, maquilló sus palabras afirmando: "No, soy mortal y estoy orgullosa de ser mortal, jamás voy a poder hacer ni quiero hacer desaparecer a nadie, ya hubo demasiados desaparecedores en la Argentina, desaparecedores de identidades, de hombres y mujeres, de niños que todavía buscamos y seguirán buscando incansablemente. Porque cuando no estén ustedes, Abuelas y Madres, van a estar loa hijos y cuando no estén los hijos, van a estar los nietos y cuando no estén los nietos va a estar la memoria inclaudicable del pueblo argentino en pos de la verdad". Los aplausos de rigor fueron un bálsamo para que la Presidente pudiera continuar con sus palabras como si nada hubiera pasado.


¿Para qué sirve entonces el Vicepresidente de la Nación?

La figura de Julio Cleto Cobos es signo de opiniones encontradas y agitadas polémicas: ¿cuál es el verdadero rol político de un Vicepresidente de la Nación?, ¿qué debería hacer Cobos?, ¿es un traidor?, ¿es un demócrata?, ¿debe ser siempre dócil a la política de la Presidente como lo es cualquier ministro?, ¿o debe ser política e institucionalmente independiente?.

Si vamos a la Constitución Nacional para investigar un poco más sobre el papel político que le toca al Vicepresidente de la Nacion, leemos en el Artículo 57: "El vicepresidente de la Nación será presidente del Senado; pero no tendrá voto sino en el caso que haya empate en la votación." Luego, en el Artículo 88: "En caso de enfermedad, ausencia de la Capital, muerte, renuncia o destitución del presidente, el Poder Ejecutivo será ejercido por el vicepresidente de la Nación. En caso de destitución, muerte, dimisión o inhabilidad del presidente y vicepresidente de la Nación, el Congreso determinará qué funcionario público ha de desempeñar la Presidencia, hasta que haya cesado la causa de la inhabilidad o un nuevo presidente sea electo".

Como vemos, el texto de Nuestra Carta Magna nada establece de sumisión política del Vicepresidente para con el/la Presidente de la Nación. Todo queda entonces a merced de la interpretación que se le quiera dar, a los usos y costumbres (y vicios) de la política nuestra de cada día.

De ser Presidente interino en caso de ausencia de Cristina Fernández, Cobos puede implementar políticas distintas a las que lleva adelante el kirchnerismo. La misma Constitución Nacional no lo prohíbe... pero, a la luz de los hechos, semejante osadía implicaría una grave crisis institucional para el país.

Dede que adquirió un gran protagonismo con su voto "no positivo" a mediados de 2008, Julio César Cleto Cobos se muestra mesurado y hasta razonable en todas sus declaraciones. Sus intervenciones le han valido para estar muy bien posicionado en la ciudadanía de cara a las elecciones presidenciales a celebrarse en el 2011. Es por eso que el kirchnerismo apunta con rabia todos sus cañones hacia su persona.

Como todos sabemos (pero no todos lo tienen presente), Cobos arrastra un historial de traiciones políticas, tanto en la Unión Cívica Radical como dentro del Frente para la Victoria. En su momento, el bueno de Cleto se dejó tentar por el poder kirchnerista y no dudó en sumarse a lo que se llamó el "Movimiento Transversal" (¿?). Siendo Gobernador de Mendoza, Cobos lideró el grupo de Gobernadores "Radicales K", nombre que recibieron aquellos que le dieron la espalda a su partido de origen por haberse dejado llevar por la billetera del Gobierno Nacional que lideraba por entonces Néstor Kircher.

Considero que el accionar de Julio Cobos no es destituyente ni desestabilizador como tanto gritan las hordas kirchneristas.

¿Por qué? Es simple explicarlo: pasa que los argentinos estamos mal acostumbrados a vivir con un sistema democrático excesivamente presidencialista, en donde los Jefes de Estado que mejor son vistos son aquellos que asumen un papel paternalista. Juan Domingo Perón es el mejor ejemplo de lo que acá sostengo.

En consecuencia, muchas veces los argentinos tomamos a nuestro/a Presidente de la Nación como una suerte de rey (o reina), de quien todos somos súbditos, inclusive los restantes poderes del Estado Nacional. No somos capaces de concebir un país en donde el destino sea elegido por grupos de gente comprometida con la vida política, sino que esperamos que todo nos venga "cocinado" desde la Casa Rosada. Es por eso que, sea quien sea el Presidente de la Nación Argentina, encontramos bloques oficialistas de diputados y senadores que son manejados a control remoto desde la Casa Rosada y, claro está, no pocos jueces sumisos al poder político. Si alguien se atreve a rebelarse contra esta usanza quese impone en nuestra democracia, se puede llegar a pagar caro. Muy caro.

Que ahora el mendocino haya confesado publicamente sus deseos de ser el próximo Presidente de la Nación, es una lógica señal de alarma para el Gobierno Nacional. Lejos ya quedaron los tiempos en que Fernández y Cobos se mostraban muy sonrientes en plena campaña electoral en el año 2007.

Si nuestra dirigencia política fuera un poco más madura, los disensos resultarían siempre provechos para todo el país. Pero no, los argentinos somos tan egoístas que eso resulta una quimera. Nos cuesta horrores pensar en una argentina para todos. La vanidad nos condena, especialmente en el caso de nuestros políticos.

11 comentarios:

MARIA LUCREZIA dijo...

Muy buena tu nota, me gustaria que hablaras de quien podria ser un buen presidente, o que hagas un estudio de cada uno a ver quie nos conviene, porque habria que empezar a pensar desde ahora quien es el superman que va a arreglar todo esto, yo pienso que nos sobra con un buen administrador y que sea honesto, no necesita ser un genio.-Un abrazo

mario dijo...

Hola María

Gracias por el elogio. Coincido con vos que un buen Presidente debe ser un buen administrador y que no debe ser necesariamente un genio.

Aunque nunca la solución de todos nuestros problemas como nación vendrán únicamente de un Presidente determinado. En esta vida no existen los mesías.

Claro que un primer mandatario tiene la tremenda y delicadísima responsabilidad de conducir políticamente a todo un país, pero estoy absolutamente convencido de que el pueblo argentino debe poner su gran parte: de una buena vez, los argentinos debemos hacernos cargo de la Argentina y dejarnos de echarle la culpa de todo a los demás (gobiernos anteriores, Estados Unidos, el FMI, el imperialismo, etc.).

Personalmente, a esta altura del año me resisto a hablar a fondo de las precandidaturas presidenciales de cara al 2011. Te explico brevemente porqué:

1- Si vos leés cualquier diario o ves cualquier noticiero o programa político en donde se habla del tema, encontramos solo frases huecas que salen de las bocas de los políticos que intentan posicionarse;

2- En esas noticias, sean en diarios o programas políticos, en ningún momento hay una discusión de proyecto serio de país, solo burdos eufemismos y acusaciones cruzadas muy frívolas;

3- Hablar mucho de la "carrera" hacia el 2011 es hacerle el jueguito a esos mismos políticos mediocres que esconden sus verdaderas intenciones y que creen que solo basta un buen eslógan marketinero para llegar a la Casa Rosada. Como ciudadano, estoy cansado de las campañas electorales tan vacías de propuestas que venimos soportando mansamente desde hacen más de 20 años.

4- Si vos me preguntás ya mismo a quien voy a votar en el 2011, te respondo que no sé; primero porque, hasta el momento, solo hay PREcandidatos y, segundo, como te decía en el punto anterior, no hay ningún proyecto de gobierno presentado hasta el momento.

5- Hay actualmente una gestión presidencial que, nos guste o no, apenas ha transitado la mitad de su periodo. En vez de mirar tanto al 2011, debemos canalizar nuestras energías a este difícil presente que atraviesa nuestro país. Cristina Fernández debe terminar su mandato, aunque los ciudadanos debemos colaborar con ella siendo siempre exigentes y comprometiéndonos desde el lugar en que nos toca estar.

6- Desde este humilde espacio, más allá de que en su momento pueda tener alguna preferencia por un determinado político, no "publicitaré" a nadie en especial. Mi propuesta será siempre invitar a la reflexión y al debate a quienes visiten Cerro Mercedario acerca de nuestra realidad y nunca pretenderé imponer mi modo de pensar.


Es todo lo que te puedo decir hasta el momento.

Saludos cordiales.

Irma dijo...

Yo como Lucrezia te digo Mario que tu post está completo, yo repaso el diario o veo la tele, y me informo con vos, expectacular.
Yo tampoco veo nada potable para el 2011, y los k pueden llegar a levantar su imagen si no sale uno que le opaque y hasta pueden tener otro periodo, no lo subvestimemos.
Nadie dice que esa Bilioteca se terminó en tiempo de Menem porqué B.Neutad lo primero que le pidió al riojano fué que termine esa bendita biblioteca y ahora la usan las madres de los k mia no son por Dios.
Fernandez C. no va a china porqué debe tener otros intereses, porqué Cobos no puede mandar un decreto el solo, tiene que refrendar un ministro ¿Y quien se animaria??? todos cuidan sus kioskitos,
Y respecto a lo que Ella haría desaparecer es verdad, ya desaparecierón bastantes en este tramo, y Ella y su esposo junto a Moreno y D Lia saldrian a matar si le fuera posible, Cobo seria el 1ª ahi se dan cuanta el odio que tiene, porque por nosotros Ella hubiera perdonado, y de ultima Ellos lo mandarón o lo tentarón a ser Vice y no sabia que no era de su partido??? o quien era??? ni en eso hacen meculpa. Para mi son 2 basura.

Anónimo dijo...

EL GOBIERNO LE DA LA ESPALDA AL MENDOCINO

Aníbal F.: "No pedimos, ni vamos a pedir el juicio político contra Cobos"

El jefe de Gabinete respondió al desafío planteado por el Vice en diálogo con Crítica de la Argentina. "Si tienen elementos, están obligados a denunciarme", afirmó el radical. "Nosotros respetamos la voluntad popular", replicó el funcionario.

El Gobierno nacional no iniciará el proceso de juicio político para intentar destituir al vicepresidente Julio César Cleto Cobos. Aníbal Fernández fue el encargado de responder al desafío que había planteado el mendocino en diálogo con Crítica de la Argentina. "No lo pedimos, ni vamos a pedir el juicio político contra Cobos", resumió el jefe de Gabinete.

"Nosotros respetamos la voluntad popular", completó Fernández, aunque fustigó al radical por "oponerse reiteradamente a las políticas del gobierno". "No hay razón para hacer juicio político", pero él "debe cumplir la función del Vicepresidente", agregó.

"Esto no implica que no se lo critique a Cobos por las acciones que lleva a la práctica siendo compañero de fórmula y habiendo compartido un proyecto político con el gobierno", advirtió el funcionario.

Luego de los duros cuestionamientos del oficialismo, Cobos dijo a este medio que no "piensa" en renunciar y retó al Poder Ejecutivo a que lo saquen de su cargo. "Siempre dije que la única forma es mediante un juicio político. Anímense a pedirlo. Los que me critican son funcionarios públicos que están obligados a denunciarme si es que tienen elementos para hacerlo. De lo contrario estarían incumpliendo con sus deberes. Mi candidatura no fue testimonial como la de ellos", expresó el ex gobernado de Mendoza.

Sobre la carta enviada este jueves por la Cristina Kirchner, en la que pide a Cobos que convoque a la comisión parlamentaria que tratará la remoción del presidente del Banco Central, Martín Redrado, Aníbal Fernández sostuvo que "la nota que le envié por instrucciones de la Presidente es en función del artículo 9 de la Carta Orgánica del Banco Central", pero que en ella “no pusimos ningún plazo, porque no somos quiénes para marcar plazos a otros poderes de la República”.

(http://www.criticadigital.com/index.php?secc=nota&nid=36394)

No era que Cobos atenta contra la institucionalidad??? Cómo arrugaron, por Dios

Anónimo dijo...

Crispación KK
OTRA VEZ CRISTINA CONTRA LOS MEDIOS

Sorprendió Cristina Fernández al convocar a una imprevista conferencia de prensa enla Casa Rosada. A poco de andar, los colegas asistentes cayeron en la cuenta que en realidad se trató más que nada de una catarsis, en la cual la esposa de Néstor intentó explicar el por qué de su decisión de postergar la gira por China. Los dardos de su iracundia los lanzó primeramente sobre la cabeza del vicepresidente Julio Cleto Cobos, a quien por poco acusó de estar urdiendo un golpe de estado: "(El viaje) me obliga a estar más de diez días fuera del país, un lapso demasiado grande sobre todo cuando quien ejerce la vicepresidencia del país no cumple el rol que le impone la Constitución y no sólo se ha convertido en líder de la oposición, sino que se opone y obstruye medidas que son resorte de la Presidenta" Primera salvedad ante semejante catarata vocinglera: quienes crearon al Frankestein mendocino fueron precisamente ellos mismos, el matrimonio K, al ningunearlo primero para luego arrinconarlo en un brete en la famosa resolución 125.

Y la segunda, ante el atropello de llevarse por delante la autonomía del Banco Central, Cobos no hizo otra cosa que defender la independencia del mismo que está garantizada constitucionalmente. Es que los Kirchner se acuerdan de la carta magna y demás leyes cuando les sirven a sus intereses particulares, de lo contrario, las ignoran de un plumazo como letra muerta.

"Si otros no ejercen su rol con responsabilidad, yo sí lo debo hacer. Cualquier ciudadano puede disentir con las políticas del Ejecutivo, pero no en el lugar de la vicepresidencia porque la Constitución le asigna un rol muy claro y contundente", enfantizó. Se le agradece la gratificación graciable de permitir el disenso con las políticas del Ejecutivo, pero pretender concebir a un vicepresidente simil marioneta, como en su momento lo fue el actual Gobernador Daniel Scioli, a quien ella disfrutaba maltratar en público, es harina de otro costal.



Palos a los mensajeros, por siempre



"Sería bueno una mirada introspectiva de ustedes acerca de las cosas que escriben, que se dicen con absoluta libertad. Estoy dispuesta a morir para que sigan escribiendo (??!!) las mismas mentiras que escriben todos los días en su diario con la misma libertad que lo hacen siempre. Es muy fácil colocarse desde el lugar de prensa independiente y acusar con el dedo a la política argentina como mala", respondió así a una pregunta del enviado del diario Clarín Guido Braslavsky, a quien luego intentó diferenciar de su guerra inútil con el multimedio de marras. Pero luego siguió con su monotema cansador, que comparte a rajatabla con su marido: "No solamente hay un comportamiento de la oposición totalmente diferente a lo que pasa en otros países, sino también hay un comportamiento de algunos medios, especialmente el monopolio Clarín, con respecto a intereses económicos y también intereses personalísimos de quienes son sus principales accionistas en cuanto a posturas claras y concretas que tiene este gobierno en materia de monopolios, de derechos humanos y de identidades".

Muy interesante lo que puntualizó acerca de que daría su vida por defender el derecho, constitucional y humano por cierto, de la libertad de prensa, pero nadie en su sano juicio le pediría semejante sacrificio. Pero sí un poquito de coherencia, dado que es perentorio aclararle que quienes ejercen esta profesión no son tampoco marionetas al servicio de su graciosa majestad. Sino que ejercen el sagrado deber de informar, es decir la voz de quienes deben saber lo que pasa en el palacio, mientras quienes lo ocupan circunstancialmente tratan cotidianamente de hacerlos pasar por irremediables boludos.

Fernando Paolella

MARIA LUCREZIA dijo...

Insisto que deberían pensar en algún presidente, porque creo que la desaparecedora de reservas,fondos de sta cruz,seguridad juridica etc, ya no da más, en cuanto le digan no otra vez ,se va.-Sus discursos son erráticos, contradictorios y no va a aceptar ser menos que una reina, demasiado ego, poco madurez mental y desorden en los neurotransmisores.-Yo digo que esta gaga y me hago cargo,para mi les ponen algo en la comida a nuestros presidentes, porque al final terminan enloqueciendo,o no encontrando la puesta del baño, si mal no recuerdo ya paso otras veces.-Algún virus letal ataca sus cerebros y también de los diputados a los que escucho decir cosas que seguramente algún psiquiatra les daría alopidol.-Seguiremos luchando, ante la destrucción de cerebros de nuestros gobernantes también algun juez autista.-

Anónimo dijo...

LA DEPRESIÓN DE CRISTINA

Cristina Kirchner se siente débil. De pronto ha despertado a la cruda realidad de la cual la mantenía alejada su propio círculo áulico y ha descubierto que la Argentina no es ni por asomo lo que le habían dicho insistentemente.

“¿Qué pasó que todos me amaban y ahora me odian?”, piensa Cristina al tiempo que descubre el desagrado que provoca en la sociedad cada vez que intenta avanzar en alguna iniciativa de cualquier tipo.

Las encuestas que leyó durante años, no tienen un solo viso de realidad, frente a lo que ven sus ojos. Los diarios hablan de una coyuntura que no se condice con lo que creía hasta ahora. Y la dominan fuertes ataques de depresión, una y otra vez.

Desaparece durante días, fines de semana enteros, pero es peor. El mero paso del tiempo no arregla nada. La solución, por lo visto, no es dejar pasar las cosas, sino tomar cartas en el asunto.

Es entonces cuando descubre que tiene dos opciones para encarar el problema: o hace un mea culpa e intenta corregir los vicios de su propio gobierno, o busca un chivo expiatorio a quien culpar por todo lo acaecido.

Y sin meditarlo demasiado, opta por la última opción. ¿Qué mejor que hablar de un golpe mediático-judicial-político de la derecha rancia de los años 70? ¿Quién se va a avivar que esos funestos personajes hoy son viejitos inoperantes?

“No puede fallar”, piensa confiada la mandataria. Y se lanza a ejecutar su plan, con el apoyo irrestricto de Néstor y su séquito de inútiles “funcionarios felpudo”.

Pero algo sale mal: la sociedad ya no le cree y ni siquiera salen a respaldarla sus propios ministros, salvo uno, Amado Boudou, quien hace piruetas para no ser eyectado de su cargo al frente de la cartera de Economía.

Tremendo papelón ha cometido este último por culpa de Cristina, a quien ha obligado a hablar de conspiraciones imposibles, de pactos entre jueces norteamericanos y políticos opositores vernáculos, la mayoría de los cuales en realidad no tiene una sola buena idea que caiga de sus cabezas.

Los sondeos de opinión juran que más del 80% de la gente no le cree y los mercados bursátiles se derrumban. Ya nadie confía en al pastor mentiroso, que abusó de las conspiraciones una y otra vez, llegando a acusar a un radioaficionado de ser parte de un golpe militar para matarla.

Cristina sigue como si nada, pasa frente a sus ministros y secretarios y estos agachan la cabeza. La vergüenza pesa en sus conciencias. ¿Cómo volver de esta ridícula situación?

“Hay que dialogar”, le susurran al oído a la mandataria, pero ella no está habituada. Es como si le pidieran que juegue al fútbol, algo que jamás ha hecho y no sabría cómo hacer ahora.

Y entonces ocurre lo de siempre: Cristina se encierra en su despacho, sólo habla con Néstor y con el secretario Carlos Chino Zanini. Nadie sabe de qué hablan, hasta que aparece alguna medida sorpresiva en los medios de comunicación de la cual nadie tenía información previa.

Todos se enterarán por la televisión, y no podrán hacer comentarios al respecto por no tener información para brindar.

Luego, la pareja presidencial irá a la Quinta de Olivos a seguir su rutina en el más estricto secreto. Con suerte, algún ministro de la talla del impresentable Aníbal Fernández será invitado a conocer cierto acto de gobierno que deberá defender a capa y espada, por más descabellado que sea.

Así pasa cada día en el seno del kirchnerismo, en una escalada de autismo que llevará más temprano que tarde a una implosión interna.

Néstor lo sabe y Cristina también. Y en caso de que suceda jamás se harán cargo, sólo atinarán a decir que fue parte de un golpe efectuado por parte de la derecha cavernícola.

Lo cierto es que, lo único que les interesa hoy es no perder el poder real, por temor a terminar con un traje a rayas, Cristina en una cárcel de mujeres, Néstor en una de hombres.

No es poco.

Christian Sanz

MARIA LUCREZIA dijo...

Esa nota de darle la espalda al mendocino, el Cleto finamente ya se la puso, mejor ir de frente.-Encima es fino, no dijo negativo, porque no es lo mismo decir el cadaver estaba semidesnudo, que el cadaver estaba semivestido.-Fuentes cercanas al matrimonio presidencial dicen que atraviesan una crisis, tendremos que velar en el Congreso los restos de su amor? que será de Diana Conti, sin las monedas? Amado Vudu se ira a vivir entre las ruinas de Haiti?? porque con ese nombre no me lo imagino en otra parte.- Esto es más entretenido que una novela, El silencio de los sindicalistas, se podria llamar.-Bueno sábado a la noche cafe , pucho disculpen el delirio, muy aburrida y vi luz y subi.-

Pablo de Córdoba dijo...

Livianito y fácil de leer el cuentito de Christian Sanz...

Ahora espero alguno sobre los no tan conocidos monarcas de la argentina, así los conocemos mejor :)


Ah, sí, Bin Laden existe y derribó un avión...

Pablo de Córdoba dijo...

P.D.: Coincido en 100% con la respuesta de Mario a María.

Saludos!

Anónimo dijo...

Aníbal Fernández postuló a "Cristina o Néstor" para las presidenciales de 2011

Con su particular estilo, el jefe de Gabinete atacó a Duhalde y dijo: "No tengo ninguna duda de que vamos a ganar", afirmó

Con el estilo ácido que lo caracteriza, el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, le reclamó hoy al ex presidente Eduardo Duhalde que " deje de hacer tantos amagues y bravuconadas", y reiteró que en las elecciones de 2011 "Cristina o Néstor Kirchner" pueden llegar a presentarse como candidatos por el oficialismo.

De esta manera le contestó al ex presidente, que ayer criticó al matrimonio presidencial y sugirió que el Ejército podrías ayudar a combatir la inseguridad. "Nuestra agrupación va a presentar a un hombre o una mujer, incluyo a Cristina y Néstor Kirchner. Cuando llegue el momento para competir se verá, y no tengo ninguna duda de que vamos a ganar", apuntó Fernández.

En declaraciones a radio 10, el funcionario apuntó que "dejemos de tantos amagues y bravuconadas", en referencia a Duhalde, que dijo ayer que a Néstor Kirchner le va a ganar en el territorio bonaerense en las elecciones del próximo año.

Luego, aclaró que el diputado justicialista disidente Francisco De Narváez no puede ser candidato a presidente, ya que la "Constitución se lo prohíbe". "Expresamente requiere que sea ciudadano argentino, con lo cual no estarían dadas las condiciones para poder hacerlo", añadió Fernández sobre De Narváez, quien nació en Colombia.

Fuente: DyN

Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina