lunes, 18 de enero de 2010

Chile, a años luz de Argentina

Finalmente, el empresario Sebastián Piñera logró imponerse en segunda vuelta en las elecciones presidenciales celebradas en el día de ayer en la República de Chile con el 51,61% de los votos, venciendo a Eduardo Frei, el candidato oficialista, que recibió el ante el 48,38%.

Una vez confirmados los resultados, Bachelet llamó por teléfono a Piñera para felicitarlo, a lo que el presidente electo agradeció cordialmente y hasta le pidió consejos y ayuda. Frei, lejos de pronosticar hecatombes y catástrofes, saludó también a su vencedor y le deseó suerte por el bien de Chile y prometió ser una oposición constructiva.
La actual Presidente de Chile, Michelle Bachelet, tiene una buena imagen en su país pero no le bastó para que su candidato pudiera triunfar en las elecciones. La derrota del oficialismo la podemos explicar por el lógico desgaste de un sector político que ha estado gobernando sin interrupciones durante veinte años. Más allá de logros económicos que posicionan a Chile como uno de los líderes de la región, Bachelet ha debido enfrentar numerosos conflictos sociales relacionados con la educación y la marginación social de algunos sectores, como así también no pocas acusaciones de corrupción.

Desde la Argentina, el proceso electoral vivido en ese vecino país fue visto de una mirada muy acotada. En este bendito país que tanto gustamos de los antagonismos estuvimos hablando de que en Chile competían, una vez más, la izquierda gobernante contra la derecha opositora. Ahora, en la Argentina, que se saben los resultados de esos comicios, no faltan quienes hablan de lo nefasto que la "derecha" gobierne un país latinoamericano.

Desde hacen varios años, en nuestro país se dice que en Latinoamérica preponderan los gobiernos de izquierda: Chávez en Venezuela, Morales en Bolivia, Correa en Ecuador, Lula en Brasil, Bachelet en Chile, Vázquez en Uruguay y, claro está, los Kirchner en la Argentina. Es tan sesgada la mirada que tenemos que a los que se etiqueta de "derecha" se los como un "eje del mal" como sucede con Uribe en Colombia y los sectores opositores de los presidentes mencionados.

Chile nos ha dado una gran lección de madurez cívica en el sentido de que, más allá de pensar distinto, todos tiran para adelante a favor del país. No se quedan en los estúpidos etiquetamientos de ser "liberal" o "conservador", "de derecha" o "de izquierda" sino que miran más allá y sus debates son más profundos.

Una vez que el polémico Gral. Augusto Pinochet dejó la Presidencia (de facto) en aquel país, Chile ha vivido años de desencuentros en su sociedad respecto a la forma de mirar su pasado reciente. Nadie duda de los excesos cometidos por la administración de Pinochet que implicó censuras, exilios, secuestros y muertes. Dado que los partidarios de Pinochet no son pocos en Chile, se produjeron debates arduos que produjeron ciertas rivalidades en el seno de ese pueblo que subsisten hasta el día de hoy.

Las comparaciones son odiosas, sí. Pero este proceso electoral de Chile me lleva a una reflexión. Los argentinos no podemos tener una fuerza política que triunfe sin humillar y acusar a sus rivales de todos los males pasados. Los argentinos no podemos tener una oposición que se deshaga de egoísmos y que no sea más un estorbo para el oficialismo de turno (los justicialista se especializan en "desestabilizar" gobiernos) que una opción potable.

Ojalá los argentinos podamos aprender de los chilenos y dejemos de pelearnos tontamente entre nosotros para pensar más en una Argentina grande.

4 comentarios:

Irma dijo...

Cuando le tocaremos los talones???? a mi me da invidia. Y no ganó con el 42%!!!
Mario con estos políticos jamás vamos a llegar a nada más que a lo que tenemos, y tengo mis dudas que en 2011 no gane Néstor.

Anónimo dijo...

ELECCIONES EN CHILE: DEFINICIONES EN UN ENCUENTRO CON LOS PERIODISTAS EXTRANJEROS

Piñera: "El concepto de izquierda y derecha va perdiendo vigencia"

Lo dijo el presidente electo a la prensa extranjera. Afirmó que hoy ya no funciona la lógica política de la Guerra Fría. Admitió que tiene diferencias con el gobierno argentino, pero que eso no afectará la buena relación entre ambos países.

Por: Hinde Pomeraniec
Fuente: SANTIAGO. ENVIADA ESPECIAL

Llegó una hora y media tarde y se disculpó, entre sonrisas: "Perdón por el atraso, aunque el atraso no tiene perdón". Un día después de ser elegido presidente de Chile y de haber derrotado a la Concertación, el pacto político de centroizquierda que gobierna desde la salida de Pinochet, el multimillonario empresario Sebastián Piñera citó a la prensa extranjera en la Terraza Caupolicán, un mirador deslumbrante de la capital en lo más alto del Cerro Santa Lucía, donde la Historia dice que se fundó esta ciudad. Habló tras un atril, escoltado apenas por la bandera chilena y fragmentos de cielo. La imagen recordaba vagamente los actos de los presidentes estadounidenses, tan proclives a los discursos al aire libre.

"No creo demasiado en eso de izquierda y derecha. Hoy día incluso, con la caída del Muro, (son categorías) que han ido perdiendo vigencia: ya no funciona esa lógica de la Guerra Fría. Pero si me apura, le digo que soy de centroderecha, aunque en algunas cosas me siento cercano a la centroizquierda". Piñera respondió así a Clarín, que preguntó en nombre de los diarios argentinos y buscando precisiones para su idea de derecha, un concepto político que en nuestro país no es enunciado del modo en que lo hacen aquí. "No venimos a cortar cabezas ni a reponer a nadie en ningún trono", dijo luego de hacer un entretenido repaso por el origen de los conceptos de izquierda y derecha en la Revolución Francesa, casi en calidad de mensaje.

Consultado sobre si pensaba que las diferencias ideológicas con el gobierno de Cristina Kirchner podrían alterar la buena relación bilateral, señaló: "Sin dudas que hay diferencias, pero eso no va a significar ningún obstáculo, al menos no por nuestra parte, para avanzar en una relación más plena". Piñera contó que "horas atrás" la Presidenta lo había llamado y tuvieron "una conversación muy interesante" en la que se hablaron de corredores bioceánicos y fronteras y de temas de cooperación en energía y educación".


Habló cálidamente de Perú y de Bolivia, también buscó ser gentil con México. Pero fue contundente con el gobierno de Hugo Chávez. "Quiero decirlo con mucha claridad: tengo muchas y profundas diferencias con la forma en que se están manejando los temas públicos en Venezuela", señaló el hombre a quien el 51,60% de los votantes chilenos eligió como presidente el domingo. "Esas diferencias son por cómo se concibe y practica la democracia y se concibe el desarrollo económico y mucho más". Sin embargo, destacó que "vamos a buscar las mejores relaciones con los países de América latina, incluso Venezuela", ya que dijo creer en la autodeterminación.

Sebastián Piñera había comenzado ayer su primer día como presidente electo en su casa de Las Condes, en un desayuno familiar que incluyó a la presidenta Michelle Bachelet, quien el 11 de marzo le entregará la banda presidencial y que lo invitó a acompañarla en febrero a la cumbre del Grupo Río en México, donde Chile recibirá la presidencia pro tempore.

Pablo de Córdoba dijo...

Yo no los veo tan superados...

Extracto del post de edukadores.blogspot.com

http://www.youtube.com/watch?v=ciLzW7PHVUw


"Esto que ven acá son los seguidores del triunfante Sebastián Piñera.

Estas alabanzas a Pinochet y ese canto "Comunistas maricones, les matamos los parientes por cabrones" son el reflejo de la "calidad democrática" e "institucional" de Chile.

Juzguen ustedes."

Fuente:
http://edukadores.blogspot.com/2010/01/esto-festejan-los-democraticos.html

mario dijo...

Pablo

En ningún momento he hablado de un país "superado". Chiel tiene sus imperfecciones como todos los demás países que encontramos en este Planeta.

Lo que elogié en este post es la gran madurez exhibida por los chilenos a la hora de elegir a su nuevo Presidente de la Nación: tanto su Sra. Presidente, los dirigentes de oficialismo y oposición como así también su pueblo.

Solo es es lo que destaqué de Chile. No es poco.

Saludos

Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina