miércoles, 2 de diciembre de 2009

Reforma Política: ¿aprovecharemos la oportunidad para mejorar nuestra democracia?

Democratización. Participación. Transparencia. Institucionalidad.

Son algunas de las atractivas palabras con las que el Gobierno de Cristina Elisabet Fernández intenta convencer al pueblo argentino de las bondades que tendría la Reforma Política que están impulsando.

Creo que la Presidente cometió un gran error al adelantar las últimas elecciones legislativas porque ella misma se complicó su gobernabilidad. Hubiera sido mucho más atinado que los comicios se celebraran en una fecha próxima a la correspondiente asunción de quienes fueran elegidos por el pueblo.

Desde la oposición y desde los medios de prensa más influyentes se cuestionó el apuro oficialista para que se sancione esta Ley antes del próximo 10 de diciembre fecha en que, como todos sabemos, se renueva el Congreso de la Nación. Señores opositores: los actuales diputados y senadores nacionales deben seguir legislando hasta la finalización de sus mandatos, tal como se comprometieron con la ciudadanía, ¿o pretendían que los actuales congresistas se queden de brazos cruzados desde el 29 de junio hasta el 10 de diciembre?

Desde el vamos, asoman varias debilidades de esta Ley. Sin ningún debate, sin ningún consenso, el oficialismo llevó su proyecto con la intención de que sea aprobado sin que se le cambie ni una sola coma. Vi un spot publicitario diseñado por gente allegada al kirchnerismo en donde se asegura que esta reforma fue consensuada con la oposición en una serie de reuniones... en realidad, todos sabemos que aquellos encuentros fueron toda una farsa: tras la derrota electoral en el pasado 28 de junio, la Presidente nunca se dignó a escuchar a los opositores (nunca lo hizo antes, en realidad).

Los puntos publicitados son varios, prefiero detenerme en alguno en particular:

→ Elecciones primarias y elecciones generales: más conocida como "internas abiertas y obligatorias", en las que todos los ciudadanos argentinos deberán votar para elegir los candidatos de los partidos políticos. Por un lado, es positivo evitar que cualquier improvisado arme su propio "partido político" para ser candidato como así también todos aquellos "disidentes" deberán abandonar sus caprichos y limar asperezas democráticamente en el seno de sus respectivas agrupaciones políticas, como corresponde. Es probable que si esta Ley se hubiera aplicado hace un poco más de cinco años, Néstor Kirchner difícilmente hubiera llegado a ser Presidente de la Nación ya que, en aquel momento, tenía delante suyo a dos contrincantes de su mismo partido: Carlos Saúl Menem (superó al entonces Gobernador de Santa Cruz en las elecciones pero después se bajó del ballotage) y Adolfo Rodríguez Saá. Asimismo, partidos históricamente minoritarios como son los identificados con la izquierda ven seriamente amenazada su existencia. Aunque, por otro lado, no me parece bueno permitir que cualquier persona que no está afiliada a un partido político determinado pueda elegir los candidatos sin antes involucrarse en la vida partidaria; así no estimularemos la necesaria participación ciudadana en la política.

→ Regulación de publicidad en radio y televisión: ¿quién va a regular esos espacios? sería muy peligroso que sea el Estado Nacional quien se arrogue exclusivamente esa prerrogativa.

→ "No podrán ser candidatos aquellos que estén procesados por delitos de lesa humanidad"; sí, es una saludable medida... aunque, para ser más justos, habría que declarar también como crímenes de lesa humanidad a aquellas aberraciones que cometieron organizaciones guerrilleras (a varios de los hoy que hoy están en el Gobierno Nacional se les acabaría el verso de los "derechos humanos"); asimismo, sería bueno no mirar tanto a nuestro pasado e impedir ser candidatos aquellos que estén procesados por administración fraudulento durante el ejercicio de cargos públicos en estos años de democracia (¡no quedaría ni uno!)

→ unificación de mesas masculinas y femeninas y reducción de votantes por mesa: un detalle tal vez menor pero es consecuente con la ideología de género que tanto pregona este Gobierno que inventa discriminaciones donde no las hay.


También resulta oportuno detenerse en las graves contradicciones del kirchnerismo que, una vez más, quedan en evidencia.

No resulta creíble que el kirchnerismo intente pontificar de democracia cuando es el primer
sector de la escena política nacional en despreciar todas las instituciones. No resulta creíble que ahora los Kirchner quieran darnos una ley electoral superadora a lo ya existente cuando fueron los primeros en burlarse del electorado con el caprichoso adelantamiento de las pasadas elecciones legislativas y sus posteriores candidaturas "testimoniales". No resulta creíble que ahora la Presidente Cristina Fernández quiera "asegurar" la transparencia en el financiamiento de las campañas electorales cuando ella arrastra con investigación judicial sobre el turbio origen de los fondos que se aportaron para favorecer su llegada a la Casa Rosada, tanto con las valijas de Guido Antonini Wilson como los que están involucrados al triple crimen mafioso de Gral. Rodríguez.

Los argentinos no sabemos debatir. Los argentinos no sabemos escucharnos. Nos pasa en temas delicadísimos como política, religión y moral. Basta analizar frecuentes debates que se pueden dar en grupos familiares, en grupos de amigos, entre compañeros de trabajo o de estudio: tendemos a rotularnos unos a otros sin analizar lo que creemos y nos decimos. Tenemos mucho por aprender.

En este caso puntual, hay una preocupante sordera, tanto de kirchneristas como de opositores. Ya hemos padecido numerosos episodios de soberbia de la Presidente y de su esposo... pero la oposición tampoco escapa: enceguecida en un odio visceral contra Néstor Kirchner y Cristina Fernández, muchos dirigentes opositores critican sistemáticamente y con poca profundidad a todo lo que venga de la primera mandataria no se dejan ver las cosas en su contexto y aprovechar situaciones para extraer siempre un bien para la nación argentina.

Actualmente, en nuestro país existe una escandalosa cantidad de partidos políticos. La inmensa mayoría carece de una ideología clara ya que están fundamentadas únicamente en la ambición de poder de sus fundadores. Hoy en día, nos guste o no, no hay una alternativa potable al peronismo... ¿por qué? la explicación es muy simple: no hay una oposición coherente ni, mucho menos, sólida.

Esta Ley puede obligar a aquellos que huyeron de estructuras partidarias tradicionales para fundar agrupaciones personalistas a volver sobre sus pasos y aprender a convivir con sus socios políticos. De esta manera, si se hacen bien las cosas, los debates abiertos y democráticos pueden volver a fortalecer a partidos políticos, lo cual jeraquizará nuestra democracia.

Está en nuestros dirigentes y en nosotros, los ciudadanos, de que esta nueva Ley sea el inicio de un salto de calidad para nuestro país o, como muchas veces pasó, sirva para empantanarnos más y más...

Sí, la decisión está en todos nosotros.

5 comentarios:

Carla dijo...

Interesante artículo el que armaste. Muy bueno.
Y para la reflexión

Pablo de Córdoba dijo...

Sí, esta bueno, equilibrado. Saludos

Anónimo dijo...

Kirchner lo hizo: La Reforma Política es ley
ABUSANDO DE LA MAYORÍA K

Antes de perder la mayoría en el Congreso de la Nación, el kirchnerismo logró que la Cámara de Senadores convirtiera esta tarde en Ley la polémica Reforma Política que establece la realización de elecciones primarias abiertas, simultáneas y obligatorias para todos los partidos que postulen precandidatos para nominar a cargos electivos nacionales.

Según informa la oficiosa agencia Télam, el proyecto fue aprobado por 42 votos a favor y 24 en contra, gracias al apoyo que recibió la iniciativa del bloque del Frente para la Victoria y de sus aliados: el Movimiento Popular Neuquino y los senadores del bloque Por Tierra del Fuego, ex ARI.

“La norma enviada por el Ejecutivo y que recibió modificaciones en Diputados, establece que el voto en las elecciones primarias será obligatorio en tanto que se podrá emitir un voto para una sola agrupación política”.

La reforma también elimina a las listas "colectoras" y a las denominadas "espejo"; establece que se votará con el mismo padrón que se utiliza en la elección general; y remarca que de las elecciones generales sólo podrán participar las agrupaciones que hayan obtenido en las primarias el 1,5 por ciento de los votos válidamente emitidos requeridos.

Por otra parte, el requisito para ser reconocido como un partido político es tener el 4 por mil de afiliados de acuerdo con el padrón electoral.

Además, agrupaciones que no alcancen el 2 por ciento del padrón electoral del distrito que corresponda perderán su personería.


Qué dice la ley

La elección primaria se realizará el segundo domingo de agosto del año que se realice el comicio general, cuya fecha de realización seguirá siendo la del cuarto domingo de octubre puesto que la reforma introducida este año para adelantar las legislativas al 28 de junio sólo fue válida por esa única vez.

Por otra parte, los fondos correspondientes al aporte de campañas se distribuirán de la siguiente manera: el 50 por ciento del monto asignado por el Presupuesto en forma igual a las listas y el otro 50 entre los 24 distritos, en proporción al total de electores.

El proyecto también reduce a 8 días la prohibición para publicar los resultados de encuestas y a 15 la prohibición de realizar actos inaugurales de obras públicas o promoción de planes y proyectos de alcance colectivo y otro acto de gobierno que pueda promover la captación del sufragio a favor de cualquiera de los candidatos a cargos públicos.

En el marco del debate, no faltó la conocida prepotencia oficial, en boca del senador Nicolás Fernández: "Hay sectores de los medios de comunicación y grupos oscuros de la sociedad que arrinconan a la opinión pública".

En sentido contrario opinó el presidente del bloque radical, Gerardo Morales: "es de una gran irresponsabilidad que el gobierno avance con este proyecto" que, en su opinión, "no tiene consenso, ni del Acuerdo Cívico y Social ni de Unión Pro; pero tampoco del Proyecto Sur o de la izquierda".

El cordobés Carlos Rossi, del Partido Nuevo, echó más leña al fuego al afirma que "a pesar de todo lo que vimos, este proyecto tampoco resuelve el problema del transfuguismo", y llamó la atención de que no incluye el voto electrónico por lo que dijo que iba a "continuar el robo de boletas en el cuarto oscuro".

El socialista Rubén Giustiniani opinó que "además de al candidato del oficialismo al 2011, esta reforma electoral no beneficia a nadie", luego afirmó que "el gobierno adelantó las elecciones, puso a sus máximos candidatos, manejó desde Olivos a todo el aparato y perdió contra una propaganda de televisión, con todo respeto" y sentenció: "aunque tengan el referí a favor, cuando viene la ola es imparable". La Cámara de Senadores aprobó en general el proyecto de ley de Reforma Política

Carlos Forte

Don Gato dijo...

Muy buen post. . .

En lo que respecta a las internas abiertas, se va a prestar a cualquier cosa, porque conociendo el tema y la experiencia que tenemos, nos dice que en laselecciones del candidato radical, van a ir los kirchneristas a votar al menos querido por los radicales y le van a voltear la "oposicion" que pueda tener.

El estado VA A REGULAR el espacio de publicidad, no te quepan dudas.

Oposicion? No. Lamentablemente no la hay. Y "ellos" lo saben. la unica forma de poder cambiar esto es que venga gente nueva, sin presiones de los viejos politicos garcas que nos están manejando como se le cantan las ganas.

Es triste. Es como querer tirar abajo una pared pegandole con la cabeza.

Y el comentario de Carlos Forte es tan cierto que te corre un frio por la espalda.

Un abrazo, Mario.

mario dijo...

Carla y Pablo: Gracias por su elogio.



Don Gato: Coincido con vos; creo que los argentinos debemos abandonar el maldito "no-te-metás" y esas estupideces de decir "de política no entiendo nada" y "la política es muy sucia".

Claro que necesitamosuna renovación dirigencial. Pero se puede empezar a cambiar animándonos a informarnos, a debatir y, sobre todo, ser siemre exigentes para con quienes nos gobiernan.

Saludos.

Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina