miércoles, 23 de diciembre de 2009

Perdonalos, Lionel, no saben lo que hacen

Lionel Andrés Messi ha sido elegido por la FIFA como el mejor jugador del mundo del año 2009 ("FIFA World Player 2009"). El mundo del fútbol se deshace en elogios para este joven rosarino que deslumbra en el Barcelona Fútbol Club, con el cual ha ganado todos los títulos que jugó en en este año que casi termina.

Si bien los estrategas de los espléndidos blaugranas son Xavi y Andrés Iniesta, el desequilibrio final siempre ha sido siempre obra de este genial jugador argentino. Es por eso que Messi ha sido el goleador de la UEFA Champions League 2008/2009 y, guste o no a algunos, apareció con decisión en momentos en que "las papas quemaban" como cuando selló el 2-0 en la final de esa máxima competencia europea contra el Manchester United.

A nivel individual, ademas del premio recientemente recibido de parte de la FIFA, Lionel Messi ha sido acreedor de numerosas distinciones por el nivel de su juego: por ejemplo, Mejor Jugador de la Liga Española 08-09, Mejor Jugador de la UEFA Champions League 08-09, Mejor jugador UEFA 2009 y Mejor Jugador de la Copua Mundial de Clubes.

En Europa y en otras partes del mundo no solo que es indiscutido sino que es admirado por su humildad y perfil bajo. A diferencia de Pelé y Maradona, y más cercano a Alfredo Distéfano, Messi no solo que nunca se autoproclamó como el mejor sino que hasta elogió a otros colegas poniéndolos por encima de su propio nivel. Recientemente en una extensa nota concedida al Diario El Mundo, Messi negó ser el mejor futbolista del mundo y señaló a Xavi e Iniesta, sus compañeros de la escuadra catalana, como los mejores.

Una de las frases célebres que Jesucristo dejó para la historia fue "Nadie es profeta en su tierra", haciendo una contundente referencia a cómo los seres humanos solemos ser de prejuiciosos entre nosotros mismos. Haciendo una analogía, Messi tampoco es profeta en su propia tierra, en su propio país.

Entre tantos elogios recibidos en tierras extrañas, en la Argentina discutimos aún a Messi. Se lo acusa de "no rendir en la Selección Nacional como lo hace en el Barcelona", de que "en Barcelona juega mejor porque solo le importa el dinero que le pagan allá", "de no cantar el Himno Nacional" (claro, en nuestro país, la estupidez es tal que la camiseta de la Selección Argentina es equiparada a la Bandera Nacional). En vez de mirar a Maradona como principal culpable, se lo responsabiliza del mal momento futbolístico en el que está sumido el elenco nacional desde que empezó su camino hacia el Mundial Sudáfrica 2010. Es más, no faltan quienes aseguran que el "10" del Barça no merecería estar en el equipo nacional. En definitiva, en la Argentina, Messi despierta más recelos y envidias que admiración y respeto.

El gol que marcó contra Estudiantes de La Plata en la reciente final de la Copa Mundial de Clubes fue, increíblemente, otro punto en contra para Messi ante las hinchadas argentinas. No se entiende que hayan aficionados que no le perdonen que desniveló el marcador a favor de los catalanes y que, merecidamente, dejara sin la Copa a Estudiantes. No se entiende que hayan aficionados que no le perdonen que Messi gritó eufóricamente el gol que puso definitivamente a su equipo en la cima del fútbol planetario... ¿qué esparaban? ¿Messi debía hacer un gol en contra traicionando a su equipo para beneficiar a los platenses?, ¿por qué gritar un gol propio que vale un título mundial es interpretado como "una falta de respeto"?

En el día de ayer, la Selección Argentina ¿dirigida? por Diego Armando Maradona cayó 2-4 ante su par de Cataluña en un partido jugado en el Estadio Camp Nou del Barcelona F.C. Un equipo sin haber entrenado previamente como el catalán batió sin atenuantes a un equipo que tuvo a su pseudo entrenador en una platea purgando una sanción disciplinaria por una bravuconada y, en su lugar, Héctor Enrique que cuenta con el dudoso mérito de ser alcahuete de Diegote. En el último partido del año quedó claramente reflejado como Maradona ha transferido el caos y la irresponsabilidad de su vida personal a la Selección Nacional: desde que él es el ¿Director Técnico?, el combinado argentino ha ganado en líos internos y externos, chusmeríos y acusaciones cruzadas, se ha cambiado constantemente los nombres en la alineación titular del equipo albiceleste pero el caos persiste... ¿y el fútbol? Brilla por su ausencia.

Los argentinos contamos nuevamente con el orgullo de que un compatriota nuestro es el mejor futbolista del mundo pero (¡siempre hay un pero en la Argentina!) Lionel Messi es torturado constantemente exigiéndole que DEBE ser igual a Diego Maradona, aunque ese mismo periodismo "si-dieguista" es el primero en vaticinar cruelmente que el Pulga nunca será como "El Diego". Claro que todos esos alcahuetes maradonianos nunca aceptarán que, con tan solo 22 años, a nivel clubes, Messi ya ha superado a lo que Maradona logró en toda su carrera.

La antipatía hacia Messi de parte de los periodistas argentinos quedó en evidencia cuando se supo que no fue galardonado como el Deportista del Año 2009. Pudo más Juan Martín Del Potro, el gran tenista que, más allá de haberse negado a jugar la Copa Davis en algunas oportunidades, ganó nada menos que el Abierto de los Estados Unidos en este año.

En este país, Messi no está plenamente identificado con algún club por el hecho de haber partido a Barcelona siendo un niño. Si bien es confeso hincha de Newell's Old Boys, el rosarino no es, al menos, respetado pro el grueso de la afición argentina. Será porque no "vende-humo" como tantísimos otros futbolistas y entrenadores que se prestan al crico mediático de payasos disfrazados de periodistas deportivos. Será porque Messi es cultor del perfil bajo, evita siempre ser el centro de atención y no dispara frases polémicas ni protagoniza escándalos.

Messi lleva más de diez años viviendo en la Ciudad de Barcelona, más de la mitad de su vida y, sin embargo, no ha perdido el acento argentino, algo que asombra a los mismos catalanes. En su adolescencia fue tentado para jugar para la Selección de España, pero él agradeció la invitación y se negó aduciendo que su sueño era jugar para Argentina.

Si Messi fuera egoísta y se aferrara a lo seguro, nunca le convendría cruzar el Océano Atlántico para venir a jugar en la desastrosa Selección que dirige el siempre caótico Diego Maradona. Sin lugar a dudas, Lionel pierde prestigio cada vez que se pone la albiceleste. Sin lugar a dudas, en Barcelona es feliz y acá, no... sin embargo, Lionel viene rápido cada vez que ha sido llamado para integrar la Selección Nacional...

Messi es un jugador de equipo... serio. Si lo dejamos en paz, si dejamos de pedirle lo que no es, si dejamos de compararlo con Diegote, muy probablemetne los hinchas argentinos podamos disfrutar al mejor futbolista del mundo como lo hace la afición del Barça.

7 comentarios:

Don Gato dijo...

Amigo, sabe que pasa? Pasa que, a mi entender, Messi no ha demostrado aún con la camiseta nacional, hacer lo mismo que hace en el Barcelona. . .

Y eso a nosotros nos mata, vio?

Pero algo es cierto: en el Barcelona "todos" juegan casi para él, cosa que NO pasa en el seleccionado nacional, pero de eso, Maradona sabe un montón. . .

Un abrazo y felicidades. . .!!

Agustín García dijo...

Verdaderamente no encuentro la razón por la cual rinde mejor en Barcelona que en la selección, pero coincidiendo con vos Mario, no hay dudas de que es un jugador fantástico con cualidades extra-ordinarias, y como si fuera poco es un cultor del perfil bajo.
Me apena mucho por él que lo hostiguen tanto, y a su vez también me da mucha bronca la típica conducta de la sociedad argentina que en momentos de gloria se desvive alabando y en las malas escupe y pisotea (tal fue el caso de Gastón Gaudio después de ganar Rolland Garros).
Tal vez en su lugar, yo habría renunciado a la selección hace rato, pero este chico no deja de mostrar un amor incondicional a la camiseta a contrario sensu de lo que piensan muchos opinólogos de bolsillo.

mario dijo...

Don Gato y Agustín

No voy a negar que Messi en la Selección no es ni la mitad de lo que es en Barcelona.

PAra mí, la expicación es muy sencilla: Messi es un jugador de equipo y su brillo depende, en gran manera, del orden táctico de los que lo rodean.

ADemás, le juega en contra la constante comparación con Maradona. MEssi nunca será como Diegote por una cuestión de carácter, de juego, de conducta y de disciplina deportiva. Sin embargo, muchos argentinos le exigen que juegue como Diego Armando. El mismo karma sufrieron otros jugadores como RIquelme, Aimar, Saviola, Ortega, Verón: siempre se buscó vananmente en ellos a un sucesor de Maradona y no les dejamos a esos grandes jugadores escribir su propia historia.

COincido con Agustín: MESSI AMA LA CAMISETA ARGENTINA. Si él fuera egoísta y "catalán" como muchos lo acusan, hace rato habría renunciado a la convocatoria: CON LA ARGENTINA, MESSI PIERDE PRESTIGIO INTERNACIONAL... sin embargo, cuando lllaman a los futbolistas que juegan en el extranjero, Lionel está siempre entre los primeros en llegar.

Pelé fue también un jugador extraordinario, sin dudas. Si en algo se parece a Messi es que el brasileño tuvo la suerte de jugar al lado de monstruos, tanto en el Santo ccomo en la Selección de Brasil. No sé qué hubiera sido de Pelé si tendría que haber jugado en un equipo mediocre como el Nápoli o las Selección Argentina.

Sigo esperando que Messi sea brillante en la Selección. Pero, dada la caótica situación del equipo nacional, dudo que así sea.

Saludos.

pablo de Córdoba dijo...

A Messi hay que dejarlo tranquilo ,a D10S hay que idolatrarlo y a la selección hay que alentarla.
El tipo mas idolatrado se llama Maradona,si hasta los brasileros lo consideran el mejor de todos los tiempos.Lo lamentable es que cualquiera se enjuaga la boca con el ,es como yo digo en este país fracasaron los padres en no enseñarle respeto a los hijos.

mario dijo...

Hola Pablo

Coincido con vos, salvo que yo no idolatro a D10S. Saludos

Anónimo dijo...

Maradona es un muy mal deportista no tiene conducta no tiene voluntad no tiene nada de que un deportista exelente necesita, perdon si tiene algo talento pero para ser un deportista de verdad hay que tener todas las cualidades para ser completo. Maradona es el ejemplo para que todos aquellos que tienen un don no lo admiren.
El futbol por si no lo saben los brillantes periodistas deportivos que tenemos es un juego de EQUIPO y en estos tiempos mas que nunca tambien es tactico y muy tactico es por eso que la seleccion no funciona TACTICA CERO

Pai dijo...

Messi es un estupendo jugador, ni hablar...pero alguien me explica que quizo hacer Maradona con él???Nunca entendí que buscó con Messi.
Coincido con quien dijo que es un jugador de equipo con muy buenas individualidades.
Ahhh y el fútbol es un juego de equipo! Maradona no lo entendió.

Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina