martes, 1 de diciembre de 2009

Nada cambia con Obama

"Cambio" fue la palabra que Barack Hussein Obama repitió una y otra vez desde que se inició su camino proselitista hacia la Presidencia de los Estados Unidos de América.

Estados Unidos gusta presentarse como la meca de la libertad y la democracia, inclusive como los salvadores del mundo, como en sus películas más taquilleras alrededor del mundo... ero la realidad es otra, es un país que, puertas adentro, se censura y reprime todo lo que se pueda oponer al capitalismo, como así también es un país en donde, habiendo cruzado ya el umbral de un nuevo siglo, aún persiste la denigrante xenofobia contra latinos y negros.

Increíblemente, Obama fue galardonado con el ¡Premio Nóbel de la Paz 2009!. La injusticia de tal distinción quedó al descubierto cuando el Presidente de los Estados Unidos anunció que su país no levantará el bloqueo económico que pesa sobre Cuba y que no cerrará Guantánamo, prisión ubicada en territorio cubano en donde se humilla a los reclusos allí alojados.

Y eso no es todo de parte de quien es considerado como el nuevo adalid de la paz mundial: las tropas estadounidenses seguirán interviniendo prepotentemente en Afganistán, para lo que se espera que mañana Obama ordene el envío de unos 30.000 soldados a ese país asiático. El pretexto esgrimido es el mismo: luchar contra Al Qaeda, organización que es acusada de terrorismo (¿Estados Unidos no es acaso un país terrorista?).

El primer mandatario estadounidense poco y nada ha hecho por la Paz en Medio Oriente. Ha desoído reclamos de autoridades palestinas y mira para otro lado mientras, contariamente a lo pactado entre Palestina e Israel, colonos hebreos siguen afincándose en territorios en disputa. No ha dado ninguna señal de que Estados Unidos cese con el ocupamiento de Irak, adonde ingresó con una violencia tan feroz como aún impune asesinando inocentes y condenando a la muerte al Presidente Saddam Hussein con la excusa de encontrar "armas de destrucción masiva" que nunca aparecieron; hoy en día, las autoridades estadounidenses se regodean de haber instaurado un gobierno democrático en Irak... pero nada dicen si les importó la voluntad del pueblo iraquí.

Obama, el pacifista, sigue mirando de reojo a Irán y Corea del Norte, países a los que acusa de seguir desarrollando armamento nuclear que "amenazan" la paz mundial... como si Estados Unidos no tuviere armas de destrucción masiva. No debemos extrañarnos si un buen día de estos nos enteramos de que los hijos del Tío Sam lanzan una violenta ofensiva contra alguno de esos países matando decenas de miles de personas y destruyendo todo a su paso... en nombre la paz del mundo, por supuesto.

A muchos les cayó simpático que Estados Unidos, país tremendamente racista, tenga por primera vez un hombre de raza negra como Presidente... pero, a la luz de los hechos, desde afuera podemos seguir viendo que, por más que se haya cambiado hasta el partido gobernante, nada ha cambiado ya que este país sigue sin ser un líder positivo para la humanidad.

2 comentarios:

Irma dijo...

Mario, yo estaba segura que Obama nada iba a cambiar, y otra cosa no puede cambiar, el congreso es el que manda, además yo dije siempre Obama es negro con mente y alma blanca, esto siempre es una continuación, no es como nosotros que viene uno y cambia todo lo bueno y lo malo, y si se le ocurriera, le pasa lo mismo que a Kennedy, así de facíl, es el primer mundo!!!!

Matías dijo...

Oreo, le dicen...

Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina