sábado, 5 de diciembre de 2009

Irremediable corrupción

Todo está enrarecido con el escándalo de los remedios truchos.

Es todo un cóctel explosivo en donde se dificulta ver la verdad con claridad: gremialistas vendiendo medicamentos en mal estado a sus afiliados, empresas fantasmas, narcotráfico y aportes a una campaña proselitista, todo bajo la investigación dirigida por un juez federal que se ha mostrado siempre tan afín al kirchnerismo como a los micrófonos y cámaras de los periodistas.

Cayó Juan José Zanola, titular de La Bancaria y uno de los gremialistas más poderosos de la Argentina. Junto a ese dirigente, fueron también detenidos Paula Aballay, Néstor Lorenzo, Carlos Torres y Sergio Blanco. A la hora de ser interrogado por la Justicia, el gremialista bancario negó todas las acusaciones que pesan sobre su contra y se proclamó inocente.

Zanola lleva ¡veintisiete años! al frente de La Bancaria, asociación que, supuestamente, defiende los derechos de los trabajadores de instituciones financieras. Desde allí, supo tener siempre "buenas" relaciones con los poderosos de turno, las que hizo pesar a la hora de sacar ventajas de determinadas situaciones. Quien dijo orgulloso alguna vez ser "soldado de Menem", durante estos años de kirchnerismo, tiene actualmente un estrecho vínculo con el Ministro de Planificación Julio de Vido y el Ministro de Trabajo Carlos Tomada.

El Juez Norberto Oyarbide citó a Norberto Oyarbide, citó al ex superintendente de Servicios de Salud, Héctor Capaccioli, hombre muy cercano al ex Jefe de Gabinete de la Nación Alberto Fernández y recaudador de la campaña electoral que consagró a Cristina Fernández como Presidente de la Nación (y Julio Cobos como Vicepresidente, no olvidemos). Quedó detenido Claudio Ferrari, ex gerente de la obra social bancaria, al verse seriamente comprometido con la causa.

Ahora también quedó detenida Sollange Bellone, viuda de Sebastián Forza, quien fuera uno de los empresarios brutalmente asesinado en el Partido de General Rodríguez. En un principio, se informó que esos crímenes de claro tinte mafioso estaba relacionado con el tráfico de efedrina pero, de a poco, se descubre la verdad: el fusilamiento de Sebastián Forza, Leopoldo Bina y Damián Ferrón estaría relacionado a lo que hoy se conoce como "mafia de los medicamentos" y los aporte para la campaña presidencial de Cristina Elisabet Fernández. Bellone intentó en todo momento desvincularse de las actividades de su difunto marido, alegando desconocerlas; en ese sentido, su abogado defensor declaró que "la actividad de Forza a nivel empresario y comercial no ha sido clara si no no hubiera tenido el final que tuvo. Solange está procesada en tres causas y en este momento pelea por su libertad por haber sido la esposa de Sebastián Forza". Como si se tratara de un macabro "efecto dominó" se triple crimen produjo dos muertes más: el 24 de agosto se "suicida" Ariel Vilán, ex socio de Forza y el 01 de septiembre muere Luis Tarzia, nexo entre Forza y el jefe narco Martínez Espinoza.

Ahora la investigación de esta mafia se va encaminando hacia el mismísimo Hugo Moyano, titular de la Confederación Geral del Trabajo y muy cercano a Cristina Fernández y Néstor Kirchner.

Según informó el Diario Crítica, el fiscal Luis Comparatore dijo que la obra social de camioneros (Oschoca), que preside Moyano, “está en período de sospecha” junto a organizaciones sindicales de salud como las de Luz y Fuerza, Aeronavegantes, Televisión y Turf, “entre muchas otras”. Con cara de piedra, tan corrupto como impune, el líder sindical se escudó afirmando "Es un ataque no a Moyano, es un ataque de la prensa al Gobierno". En medio de sus declaraciones, el camionero ironizó "Tengo absoluta tranquilidad de conciencia (¿¿Moyano tiene conciencia??). Estoy tan acostumbrado, que cuando no me acusan ya empiezo a sentirme incómodo"... La historia argentina de la segunda mitad del Siglo XX nos enseña que no son pocos los gremialistas que cargan con muertos y escándalos de corrupción.

Según opina Christian Sanz en su portal Tribuna de Periodistas, la Justicia también debería citar a declarar a Ibar Esteban Pérez Corradi, nexo entre cárteles de la droga mexicanos y laboratorios medicinales argentinos, según la embajada de Estados Unidos. No casualmente, este joven y millonario "empresario" fue uno de los que amenazó a Forza poco antes de que apareciera asesinado. Y si de casualidades se trata, Pérez Corradi ha sido una especie de socio de Martín Lanatta, un ex colaborador –íntimo- de Aníbal Fernández, jefe de Gabinete de Ministros, en una empresa relacionada a... ¡medicamentos!

Quedan flotando algunas preguntas: ¿Juan José Zanola quedará definitivamente preso?, si no logra zafar de la Justicia, ¿Zanola contará todo lo que sabe?, ¿Zanola es el único caudillo sindical vinculado en esta mafia?, ¿la Presidente y sus colaboradores desconocían todos estos turbios manejos de los medicamentos entre obras sociales sindicales y empresas fantasmas?, ¿por qué no se investiga a fondo a empresas que aportaron para el financiamiento de la campaña de Cristina Fernández y Julio Cobos?.

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina