viernes, 4 de diciembre de 2009

Gatos y Pingüinos

En el día de ayer, en la Cámara de Diputados de la Nación, tuvo lugar la sesión preparatoria para un nuevo periodo de sesiones que empezará el 10 de diciembre de 2010.

Por primera vez desde que es gobierno, el kirchnerismo no cuenta con mayoría propia en dicha Cámara. En la sesión de ayer, el oficialismo cayó duramente en la realidad de que el pueblo argentino le dio la espalda en las elecciones del pasado 28 de junio.

En los alrededores del Congreso, manifestantes arriados por las "organizaciones sociales" afines al gobierno (léase, "patotas rentadas por el Gobierno Nacional con dineros públicos") se congregaron para vivar a Néstor Carlos Kirchner; entre ellos, se destacaba la presencia del patotero Luis Ángel D'Elia quien, ante los micrófonos y cámaras de televisión, no cesó de elogiar a Kirchner y lo postuló para Presidente de la Nación para el 2011. La muchachada kirchnerista fue movilizada desde distintos puntos del conurbano bonaerense en colectivos, cargados con un colorido cotillón que incluía pancartas, panfletos, remeras con leyendas alusivas, bombos y papelitos... ¿quién pagó todo eso?.

Adentro del Congreso, manifestantes kirchneristas se ubicaron en las gradas desde tuvieron un comportamiento totalmente reprobable ya que interrumpieron irrespetuosamente el juramento de los diputados con cánticos, ya sea de apoyo a Kirchner y su tropa como de hostigamiento para los opositores, especialmente Elisa Carrió, Francisco De Narváez y Felipe Solá.

El empresario Agustín Rossi, polémico Diputado Nacional que preside el bloque del Frente para la Victoria, estuvo largas horas negociando con la oposición sobre el reparto de cargos. El punto de la discordia fue que el kirchnerismo exigía no solo la Presidencia de la Cámara Baja (que, finalmente, el radicalismo terminó cediendo para "garantizar la gobernabilidad"), sino también la Vicepresidencia Primera. Presionado por Néstor Kirchner, Rossi no llegó a un acuerdo con los legisladores de los otros partidos y después, ante el periodismo presente, bramó "Se rompió la tradición de que la primera minoría tenga la vicepresidencia primera y la de la mayoría en las comisiones que hacen a la gobernabilidad".

Sin lugar a dudas, todas las miradas estaban puestas en Néstor Carlos Kirchner quien, en lo que constituyó en todo un hito en su carrera política, no solo que por vez primera lidera un espacio opositor sino que debutó como legislador.
Acostumbrado a dar órdenes y ser obedecido sin cuestionamientos, el santacruceño dio muestras de una llamativa torpeza política en su debut parlamentario cuando vanamente intentó arruinar la sesión preparatoria y mandó a sus legisladores a no bajar al recinto. Claro que para desagrado del ex Presidente de la Nación, la oposición pudo dar quórum sin la presencia oficialista y así iniciar con la ceremonia de asunción de los nuevos legisladores.

Visiblemente molestos por otro duro revés político, empezaron a presentarse los diputados oficialistas provocando desorden en la sesión que ya había empezado como corresponde. En otro acto de desprecio a las instituciones democráticas, en medio de ruidosas aclamaciones de sus simpatizantes, Néstor Kirchner fue uno de los últimos diputados en sentarse en su banca; si bien no llegó sobre una alfombra roja, Kirchner se comportó como toda una "celebridad" (¿?) cuando ingresó al recinto ignorando a las autoridades parlamentarias y repartiendo saludos y besos a la distancia a sus seguidores.

El kirchnerista Eduardo Fellner, Diputado Nacional por Jujuy fue reelecto como Presidente de la Cámara Baja del Congreso de la Nación. Aunque, ante la desubicada ausencia del oficialismo al inicio, esta sesión preparatoria fue presidida por Lidia "Pinky" Satragno, de tradición radical aunque hoy es parte del PRO, fue quien tomó juramento a los nuevos diputados.

Después de la agitada jornada, la oposición celebró eufórica el haber logrado imponerse como mayoría parlamentaria. La chaqueña Elisa Carrió, acostumbrada a las declaraciones siempre apocalípticas disparó "Se acabó la era de la prepotencia. Fue una derrota simbólica muy fuerte para Kirchner. Ayer era un hombre vencido". A su vez, Graciela Camaño, quien hasta hace poco era oficialista y hoy es "peronista disidente", cargó también sobre Kirchner afirmando "El caballero tendrá que aprender que está en un ámbito donde se parlamenta con respeto, donde la palabra se cumple, donde cuando uno se compromete tiene que cumplir, aunque no le guste y asumir los costos de aquello con lo que se compromete" aunque puso a salvo a la Presidente Fernández cuando dijo sobre ella "Me da la impresión de que influye mucho la relación con quien conduce este espacio, que no permite que todas las buenas cualidades que tiene la Presidenta se manifiesten". Fernando "Pino" Solanas, el político de moda entre los porteños, auguró "se acabó eso de que el oficialismo quería llevarse puesto a todos, se culminó la etapa de la máquina levantamanos".

Hoy el arco opositor saborea la venganza sobre sus tan odiados Cristina Fernández y Néstor Kirchner. Pero ese odio contra el matrimonio es lo que, en definitiva, termina cegando a muchos dirigentes y dejan de perder de vista lo esencial.

Si empezamos a analizar detenidamente, la oposición dista mucho de ser homogénea y, por ende, sólida y sostenible en el tiempo. Repasando los nombres de los más encumbrados dirigentes que ayer asumieron como diputados, nos encontramos a varios con aspiraciones presidenciales para el 2011: Felipe Solá, Francisco De Narváez, "Pino" Solanas y Elisa Carrió, sumados a los que observan expectantes desde afuera como Mauricio Macri, Mario Das Neves y Carlos Reutemann. Demasiados caciques y muy pocos indios... ¿será posible la paz entre tantas ambiciones personales, entre tanto egocentrismo? Toda una bolsa de gatos.

Al respecto, coincido con Agustín Rossi que definió el dominio presente de los "Anti-K" afirmando "la oposición construyó una mayoría circunstancial". Kirchner gusta provocar el odio a sus rivales políticos porque, tontamente, terminan cayendo en el juego sucio que propone el patagónico: los Carrió, los Solá, los De Narváez están más obsesionados por aplastar al kirchnerismo más que ser una opción potable para la ciudadanía; ellos se la pasan mirando a Kirchner para criticarlo, más que mirar al país y ver qué pueden proponernos.

Dice sabiamente el Martín Fierro: "Los hermanos sean unidos/ porque esa es la ley primera/ que tengan unión verdadera/ en cualquier tiempo que sea/ porque si entre ellos se pelean/ se los devoran los de ajuera". La estrategia kirchnerista puede ser agitar divisiones internas entre los opositores, algo que, tomando en cuenta los antecendentes de sus adversarios políticos, es factible de que así sea. No falta quienes ya se hacen mala sangre a cuenta especulando con que la Presidente Cristina Fernández gobernará ahora prescindiendo del Parlamento...

Se avisoran dos años de intensa vida parlamentaria. Esperemos que no sea tanto de oscuras negociaciones, sino de un trabajo serio en pos de una mejor Argentina.

2 comentarios:

Irma dijo...

Mario totalmente de acuerdo con tu posteo, yo tengo la esperanza de que como todos son minorias pueden llegar a trabajar en conjunto la bendita oposición, yo de verdad a ninguno de los presidenciables los veo con uñas para gobernar un país tan fundido tan desorganizado, tan destruido, lleno de clientelismo ya muy mal acostumbrados a vivir de los que trabajamos.

Anónimo dijo...

Carrió se mete en la interna de la UCR y veta a Cobos como candidato radical

Un día después de que se confirmara la nueva conducción de la UCR, la Coalición Cívica condicionó su participación dentro del Acuerdo Cívico y Social. No aceptan que haya trabajado para los K. “Hay mejores candidatos que Cobos”, dicen.

La Coalición Cívica no acepta a Julio Cobos como candidato a presidente. Un día después de la renovación de autoridades en el radicalismo, Elisa Carrió recordó que, semanas atrás, “la Junta Nacional del partido definió que en ningún caso acompañaríamos candidaturas de quienes hayan trabajado para el kirchnerismo”.

En diálogo con este diario, el diputado nacional Fernando Sánchez, uno de los legisladores más cercanos a la chaqueña, dijo que “conducidos por Cobos, no vamos a ninguna parte. Si Cobos es el candidato de la UCR, ni nos interesa participar de una interna abierta con los partidos del Acuerdo Cívico y Social”.

Las críticas de Carrió hacia Cobos no son nuevas. En la interna radical, la chaqueña siempre le dio su apoyo al jujeño Gerardo Morales. Con él recorrió casi todas las provincias argentinas pidiendo el voto para el Acuerdo Cívico y Social y, siempre que pudo, trazó una línea divisoria excluyendo a Cobos. La reciente renovación de autoridades del bloque del Senado, donde Morales apareció rodeado por reconocidos referentes del cobismo; el manejo de la sesión preparatoria en la que se eligieron las autoridades de la Cámara de Diputados donde Carrió entrevió un pacto radical-kirchnerista impulsado por el radical cordobés Oscar Aguad, más la reciente elección de la mesa directiva de la UCR, donde el mendocino Ernesto Sanz está acompañado por cobistas de peso, como Pablo Verani y Carlos Becerra, fueron señales que no pasaron desapercibidas para Carrió.

(http://www.criticadigital.com/index.php?secc=nota&nid=34071)

Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina