lunes, 2 de noviembre de 2009

Una tormenta perfecta

escrito por Alejandro Chighizola (Periodista)

“El debate hoy no es académico, es más vale cruel y le tengo un poco de miedo porque estamos viviendo una época de una indecible crueldad ideológica” Alejandro Dolina (Periodista)

Desde el advenimiento de la Democracia nunca había habido una lucha por la sucesión del Poder tan anticipada y acelerada como en esta oportunidad. El famoso decreto 125, el “voto no positivo”, las cacerolas de teflón, las elecciones Legislativas y la Ley de Medios, sirvieron para mostrar hasta que punto están divididas las aguas y también como para mostrar que nadie puede arrogarse la victoria de nada. En estas pujas a todos les tocó ganar y perder. No se puede regalar un metro.

Sin embargo, gobierno y oposición redoblaron la apuesta.

La oposición disparando, con un apoyo obsceno, esto dicho desde la inteligencia periodística, de los grandes monopolios de medios, en todo ataque al gobierno de la Presidenta y sin reconocerle jamás un mérito. Ni aún con una Ley de un profundo contenido social como es sumar a 5 millones de hijos de desocupados con una asignación familiar de 180 $. No siquiera, algo, que redistribuye el dinero del cual hasta ayer hicieron uso y abuso las AFJP, merecieron el mínimo reconocimiento.

El oficialismo jugó fuerte la Ley de Medios y ganó, reasigno estas partidas de asignaciones familiares dirigiéndola hacia quienes más necesitan y va por más: Reforma Política y Reforma de la ley de entidades financieras. Allí comenzarán a chocar intereses muy fuertes.

En San Juan, la lucha por el poder no será tampoco académica. Desalojar a Gioja es una obsesión que ya comparten Roberto Basualdo, Enrique Conti y Mauricio Ibarra y prometen seguir sumando. Y ganando o perdiendo, lo que es seguro y se lo digo dos años antes, el mapa de Poder actual no se repite: más del ochenta, casi noventa, digamos, por ciento de los legisladores provinciales y municipales son del oficialismo, los 19 departamentos también y su presencia en los organismos de Control es casi absoluta.

El próximo gobierno, gane quien gane, no tendrá ni por asomo este panorama, por lo cual, los intereses en pugna deberán pensar bien en quién será el Capitán que timonee el buque en aguas que serán mucho menos propicias que las actuales.

No puede haber errores. No se puede descartar a nadie. La lucha es sumar y para eso, habrá que cerrar viejos rencores bajo siete llaves.

El oficialismo deberá corregir sus contradicciones. Hoy trabaja con un gabinete absolutamente heterogéneo donde conviven escobaristas como los Ministros Oscar Balverdi y Raúl Benítez con hombres comprometidos con el proyecto social como Daniel Molina, titular de la cartera de Desarrollo Humano.

Solo pueden convivir en las actuales condiciones. El muy buen trabajo de Molina, con apertura y respeto por los Movimientos Sociales, conscientes de la marginalidad y la pobreza de gran parte de nuestra población y que trata de obtener todos los beneficios que la Nación le ofrece, a veces choca con las políticas de Balverdi que no acompaña este sentimiento desde lo ideológico entonces, la erradicación de villas, los planes de contención social, en si mismo no alcanzan porque se necesita de una convivencia muy armónica con Salud Pública, para cerrar el círculo de apoyo a los más necesitados.

Deberá replantearse su trato y relación.

El oficialismo además, deberá rever su posición ante la prensa: Se viene el fin del doble mensaje del periodismo morralero y chupapautas, no podrán ya hacer lo que han venido haciendo hablar bien de Gioja y destrozar al Gobierno nacional. No pueden seguir con el doble juego. Necesita de un periodismo inteligente y no complaciente. Esto fracasó. No es lo mismo medir la imagen que la intención de voto y el candidato ya no será José Luís Gioja.

Deberá aceitar su relación con la CGT, pero además si quiere contar con el apoyo del progresismo, centroizquierda e izquierda, también deberá equilibrar a los sectores nucleados en la CTA y seguir dándole participación a los Movimientos Sociales. Son fuertes.

Habrá que replantear la política minera. Desde las regalías hasta los cuidados ambientales. Este será un eje fundamental si quieren sumar. Algo hay que resignar. El candidato deberá estar compenetrado con el proyecto local, pero también el nacional.

No puede haber candidatos de laboratorio. Hay que mostrar gestión, legislativa o ejecutiva, pero mucho equilibrio y experiencia para manejar a los sectores en pugna. La relación con la Nación para San Juan es de vital importancia.

La oposición no puede jugar más a las escondidas. No pueden seguir haciendo análisis nacionales y olvidarse de San Juan. Esto ya no sirve. Deberán sumar y sumar.

Ambos tienen una idea fuerza: Para unos reafirmar el modelo, para los otros desplazar de una vez y para siempre a Gioja del Gobierno.

Ambos deberán saber reconocer antes de la batalla quienes dentro de sus propias tropas son los verdaderos amigos y cuales los enemigos. No es tu aliado el que siempre te alaba. La crítica es un aliado más noble. Es el principio básico del combate del que hablaba Ho Cho Minh.

Será como dos grandes frentes en pugna, liberando energías (intereses) contrapuestas que chocaran inevitablemente. Será como salir de un largo letargo para enfrentarse con todas sus fuerzas. El premio es el Poder, el sillón del Gobernador no tiene precio.

Será, una tormenta perfecta.

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina