sábado, 7 de noviembre de 2009

No voy en tren, voy en camión

Gracias a esta "política" de derechos humanos que impulsa el kirchnerismo, la República Argentina va hundiéndose es una peligrosa anarquía, en donde los alcahuetes de Néstor Kirchner y Cristina Fernández gozan de impunidad total para arremeter contra el pueblo y todas las instituciones democráticas.

En un nuevo capítulo contra los medios a los que se considera como enemigos del pueblo y "desestabilizadores", el kirchnerismo apañó la movida de Hugo Moyano, titular de la Confederación General del Trabajo, quien, a través de su hijo Pablo, ha encarado una serie de aprietes contra los Diarios La Nación, Clarín y Perfil.

En una entrevista con Radio El Mundo que publicó El Aguijón On Line, Pablo Moyano embistió contra esos tres poderosos medios acusándolos de tener a sus trabajadores en condiciones laborales precarias. "Los anotan como monotributistas sabiendo que es un fraude laboral, porque no cobran horas extras, ni vacaciones, ni aguinaldo. Los hacen trabajar 15 horas y no tienen los camiones para el reparto en condiciones. Ellos quieren estar encuadrados en el gremio de camioneros". En realidad, lo que no soporta el joven Moyano es que aquellos camioneros están organizados en cooperativas que, a su vez, son contratadas por esas empresas periodísticas; por ende, no hay cabida para gremios ni para que sea un nuevo espacio de poder para el insaciable clan Moyano.

Pablo Moyano, como todo cobarde, se siente poderoso rodeándose de patotas. Todos esos delincuentes, amparados en la asombrosa pasividad policial, logran amedrentar a los empresarios y trabajadores para que los choferes de los camiones con los que se reparten los diarios y revistas en kioscos se afilien todos al Sindicato de Camioneros que capitanea el hijo de uno de los personajes de los más corruptos y mafiosos que existe hoy en la Argentina. A pesar de la custodia de la Policía Federal, los gremialistas siguieron bloqueando la salida de camiones para el reparto de los periódicos; según el Diario Clarín fueron unos 300 manifestantes, mientras que el Sindicato de Camioneros hablaba de un millar de personas que trabaron todas las salidas. Así, con esa inadmisible prepotencia, la muchachada de Moyano e hijo lograron que varios trabajadores empiecen a pagar la cuota sindical, así seguir agrandando el kiosquito de la familia.

Estos sucesos pueden ser interpretados como parte de la venganza del kirchnerismo por la dolorosa derrota del pasado 28 de junio contra esos medios que no le son dóciles. Al margen de la simpatía o antipatía que despierten estos medios en cuestión, ésto constituye un repudiable ataque a la libertad de prensa en la Argentina.

Por estos días, en la Ciudad de Buenos Aires, se está desarrollando la 65ª Asamblea General de la Sociedad Interamericana de Prensa, contando con unos 500 editores participando de ella. La Presidente Cristina Fernández fue invitada a participar hacen seis meses pero nunca respondió.

En una entrevista con el Diario La Nación, Julio Muñoz, Director Ejecutivo de la S.I.P. habló de la nueva Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual y la comparó con la que impulsa para su país Rafael Correa, Presidente de Ecuador cuando concluyó "Todas esas leyes no tienen otro propósito que controlar a los medios de comunicación, crear un monopolio estatal de medios y eliminar la prensa independiente". Muñoz afirmó que los países más hostiles para la prensa independiente en América, además de Cuba, son Venezuela, Nicaragua, Ecuador, Bolivia, la Argentina y Honduras. En tanto, Rivardo Trotti, directivo de la S.I.P. advirtió que "Existe una estrategia a nivel latinoamericano de desprestigio de los medios de comunicación; casi siempre, se trata de dividir y crear polarización. Y lo más triste de todo es que no se crea desde las bases, sino desde el propio Estado, que tiene el deber de garantizar los derechos y las garantía, y los está incentivando para pisotearlos".


Las travesuras de Pablito y su pandilla

→ El 13 de mayo de 2009, Pablito y su pandilla bloquearon la salida de los camiones de reparto del Diario La Nación haciendo un reclamo similar al de hoy;

→ También en mayo de este año, los muchachos impidieron el trabajo de los camioneros de Papelera Del Plata exigiéndoles que se pasen para el Sindicato de Camioneros;

→ Mayo fue un mes de mucho trabajo para ellos porque también se dieron tiempo para frenar el embarque de harina de trigo que estaba por ser exportada a Cuba; los navegantes tuvieron que esperar tres días para recién partir, a pesar de transportar una carga valuada en cinco millones de dólares.

→ En enero de 2009, los chicos de los camiones patotearon a la Empresa Alimentar, que repartía el plan Vida del Gobierno de la Provincia de Buenos Aires; durante dos días que duró la "medida de fuerza" moyanista, se desabasteció de leche a unos 200.000 bonaerenses;

→ En noviembre de 2006, a bordo de sus camiones, la patota camionera bloqueó plantas petroleras de distintos puntos de la Provincia de Buenos Aires;

→ En octubre de 2005, Pablito Moyano encabezó un paro (prepotentemente impuesto, fiel a su estilo) que durante dos días cortó el abastecimiento de gaseosas y cervezas;

→ En Marzo de 2005 los camiones se dirigieron hacia la cadena de supermercados Coto, en donde se enfrentaron con los policías allí apostados, no pasó a mayores por la intervención del entonces Presidente Néstor Kircher.

Hubieron otros desmanes más protagonizados por esos imberbes pero, lo más preocupante, es que no hubo ningún dirigente político o magistrado que saliera en defensa de la nación, ya que todos parece que alientan el accionar de esas milicias kirchneristas.




2 comentarios:

Irma dijo...

y en la proxima semana va haber mucho más, se vienen díasmuy dificíl, yo pregunto como se sigue???

Anónimo dijo...

En el país de "Moyanolandia"

Compacto y ruidoso, el clan familiar de Pablo Moyano no quiso perderse de una visita a Eurodisney en París.

Que los argentinos estamos en todos lados es una más de las verdades nacionales. Pero, además de cierto, a veces es bueno y a veces no lo es tanto. El útlimo sábado de septiembre, unos compatriotas que paseaban por París vieron con asombro a un grupo de coterráneos entre los cuales creyeron reconocer a alguien famoso: se bajaban en la Gare du Nord, la estación a la que llegan los trenes provenientes de Londres.

Ese hecho, por sí solo, denotaba que no habían reparado mucho en gastos. Ese boleto en el convoy que atraviesa el Canal de la Mancha es más caro que el pasaje en avión entre Londres y París. Pero los argentinos testigos de la escena tenían ganas de divertirse y continuaron con viaje: se dirigieron a las afueras de la capital gala con destino a Eurodisney .

Esa tarde de comienzos de otoño en París era realmente hermosa, pero la sorpresa inicial en la estación ferroviaria se convirtió muy pronto en indignación. En la tierra europea de Mickey y Donald volvieron a encontrarse al compacto y ruidoso grupo de compatriotas que horas antes habían llegado de Londres.

Sí, ese día el secretario general del gremio de Camioneros, Pablo Moyano, el hijo mayor del líder de la CGT, Hugo, dio rienda suelta a su veta infantil y en familia disfrutó de las atracciones del parque temático.

Una breve averigüación posterior permitió establecer que el habitualmente hosco Moyano viajó por el día a París desde Londres, adonde había llegado unos días antes en plan de trabajo y esparcimiento. Sus fanáticos seguidores de la pechera verde no le reclamarán jamás el dispendio: los gastos de los siete pasajeros corrieron por cuenta del sindicato pero se diluyen cuando se dividen por los cientos de miles de afiliados.

(http://www.minutouno.com.ar/1/hoy/article/120040-En-el-pa%C3%ADs-de-Moyanolandia/)

Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina