martes, 10 de noviembre de 2009

Homofobias varias

La discusión entre lo llamado "moderno" y lo "anticuado" no es nueva, se da en todo grupo humano en donde interactúan personas de distintas edades. Desde siempre.

En estas últimas décadas, en todo el mundo, la comunidad homosexual ha ido logrando prerrogativas legales producto de su persistente activismo. Parece que ser "moderno" en estos tiempos es menospreciar el modelo natural de familia, conformada por un padre y una madre, juntos, con los hijos que ambos concibieron y crían.

Ahora, quienes afirman que la orientación sexual de un ser humano puede ir en cualquier dirección buscan que el ordenamiento legal de este país les permita casarse, adoptar hijos y, en algunos casos, cambiarse de nombre cuando una persona decide vivir elgiendo ser del sexo opuesto al que recibió por naturaleza.

Quienes pregonan que la homosexualidad está bien hablan de "avances culturales", de "progresismo", de "apertura", de "diversidad". Pues bien, a la hora de los hechos, observo en no pocos casos que su tan ostentada apertura y respeto a la diversidad la ejercen únicamente para con quienen piensan como ellos, ya que si alguien opina lo contrario a ellos se le dice "homofóbico" (¿?): ¿acaso no es ser intolerante censurar a una persona que se opone a su lógica en lugar de sentarse dialogar?

Más allá de cualquier berrinche, una pareja homosexual es incapaz de engendrar vida. Seamos creyentes o no, no podemos negar que la Naturaleza misma así lo dispuso. Lo de la legalización de los "matrimonios" homosexuales y del aborto constituye con violento ataque a la familia, institución fundamental de toda sociedad que viene digitado desde la mismísima Organización de las Naciones Unidas. Precisamente desde la O.N.U. vino la imposición del concepto de "género" en detrimento del de "sexo". Conciente o inconcientemente, le estamos haciendo el juego a esa gente perversa que quiere imponernos el "nuevo orden mundial", que es ese sutil sometimiento de los pueblos del mundo.

La Argentina no escapa a esta ola de "renovación". Se ha instalado el fuerte debate por la reforma del Código Civil Argentino para implementar el matrimonio para parejas del mismo sexo.

El domingo pasado, inspirados en el "Gay Pride" anglosajón, la Comunidad Homosexual Argentina organizó una nueva "Marcha del Orgullo Gay" que, en esta oportunidad, congregó a miles de personas que se manifestaron a favor de la legalización del matrimonio para parejas del mismo sexo. Al respecto, César Cigliutti, Presidente de la C.H.A., manifestó que "No es justo ni honesto que en el país existan leyes sólo para heterosexuales". Como claro mensaje del Gobierno de la Presidente Cristina Fernández, se hizo presente para apoyar este reclamo María José Lubertino, Presidente del Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (INADI).

En dicha marcha, se congregaron personas de todo tipo, vestidos con trajes extraños y, en muchos casos, con un exhibicionismo que provocaba vergüenza ajena (no muy distinto a lo que vemos en televisión, internet y revistas). En esta oportunidad, esa gente que decía querer casarse y "formar una familia" desató todas sus hormonas y cayeron en un morboso comportamiento que no parece propio de alguien que tenga la capacidad afectiva para educar niños como hijos.

Es frecuente escuchar que hay miles de niños abandonados en el mundo, que no reciben el amor y la asistencia que precisan para crecer, entonces habría que permitir a homosexuales la adopción de esas criaturas ya que, aparentemente, paliaría ese drama. La propuesta aperturista "no apta para mentes pacatas" no termina ahí, sino que se llega a decir que ese desamparo de tantos infantes es culpa de las parejas heterosexuales que los trajeron a este mundo... Repentinamente, la heterosexualidad de las parejas se habría convertido en la causante de tantos males de este mundo (¿no era que los gays son los discriminados?).

En nombre de la modernidad, se quiere arremeter contra el modelo de familia que ha perdurado durante siglos, el cual ha tenido muchos más resultados favorables que casos infelices. Para un crecimiento saludable, un niño necesita de un padre y una madre que los amen, el amor paterno no es igual al amor materno, ambos se complementan y potencian en la educación de los hijos; en una familia, hombre y mujer, cada uno, tienen un rol insustituíble: una mujer puede ser una excelente madre pero, por más amor y esfuerzo que ponga, nunca podrá ser, a la vez, un excelente padre (a la inversa, lo mismo acontece con el hombre).

Vivimos en tiempos posmodernos en donde se ha entronizado a los sentimientos y al placer por el placer mismo. En consecuencia, todo lo que da placer, sea lo que sea, debería ser no sólo tolerado y permitido, sino que hasta avalado legalmente.
El estado de crispación de este debate es lamentable y, en muchos casos, proviene de los mismos que se victimizan hablando de discriminación: no entienden razones ni argumentos más que los propios.

Si los homosexuales dicen ser discriminados porque el marco legal no los deja casarse, entonces, para ser iguales con todos, habría que legalizar la poligamia para no discriminar a esas personas que dicen amar a varias personas a la vez. Yendo a un caso más puntual, una persona bisexual podría exigir que lo permitan casarse con un hombre y una mujer, caso contrario dirá ser discriminado por la ley...

Entonces, es evidente que a ninguna de esas personas parece importarles en realidad la auténtica felicidad de los niños que quieren adoptar. Tan solo es el placer de saciar un carpricho personal y transgredir las leyes vigentes, actitud recurrente en donde subyace una rebeldía propia de adolescentes.

Es alarmantemente distorsionador decir que la heterosexualidad es la causa de tantas parejas infelices y niños descuidados, como si no contara la pobreza, las fallas en la educación, la desatención de los gobernantes de turno y la perversa explotación del hombre por el hombre.

Los que hablan de "homofobia" no quieren entender que estar en contra de la homosexualidad no significa estar en contra de las personas homosexuales. Salvando las distancias (que no se me malinterprete, por favor), despreciar la enfermedad no significa despreciar al enfermo. Por una cuestión cultural (lo cultural va y viene con el correr de los tiempos), de repente, parece que nuestra propia naturaleza nos molesta. La homosexualidad atenta contra la naturaleza humana, lo cultural no puede ir a contramano de la creación... los seres humanos no podemos "ser como dioses".

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Inédito fallo a favor del matrimonio gay

La Justicia declaró inconstitucional el impedimiento para que dos personas del mismo sexo puedan casarse. En un fallo inédito, la jueza Gabriela Seijas, del fuero Contencioso Administrativo de la Ciudad de Buenos Aires determinó que tanto el artículo 172 como el 188 del Código Civil atentan contra la Constitución Nacional.

La jueza señaló que el artículo 172 (que establece que para el casamiento es necesario el consentimiento de "un hombre y una mujer") y el 188 (que fija la fórmula "los declaro marido y mujer") son anticonstitucionales. Este fallo sienta un precedente que podrá ser tomado por el Congreso para modificar la ley y permitir el matrimonio homosexual.

Ante el fallo de la jueza que obliga al Registro Civil porteño a que celebre la unión de la pareja homosexual, seguramente el gobierno de Mauricio Macri apelará la medida. Sin embargo, en el ámbito judicial la medida se suma al apoyo que siguen recolectando aquellos que pregonan por igualdad de condiciones ante la ley.

El amparo de Seijas forma parte de la campaña por el matrimonio entre personas del mismo sexo que viene llevando adelante la Federación Argentina de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Trans (Falgbt), con el apoyo del INADI (el Instituto Nacional contra la Discriminación) y otras entidades y dirigentes políticos.

La crónica. En febrero de 2007, María Rachid y su novia, Claudia Castro, fueron al Registro Civil porteño a pedir turno para casarse. Tras el rechazo, la pareja presentó en la Justicia un recurso de amparo: fue el puntapié inicial para la movida más ambiciosa de la comunidad gay, lésbica, bisexual y trans del país, lograr la igualdad ante la ley.

(http://www.perfil.com/contenidos/2009/11/12/noticia_0039.html)

witkinss dijo...

Por Dios, las barbaridades que hay que leer. No merece mayores comentarios el contenido de este post.

mario dijo...

Hola Witkinss

No sé cuáles son las barbaridades que leés acá. Sería bueno que las marqués y digás porqué opinás eso.

Saludos.

Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina