sábado, 7 de noviembre de 2009

Callejero por derecho propio

Luis Ángel D'Elia lideró una movilización y no le importó en absoluto obstaculizar el libre tránsito el día 7 de mayo de 2009, desde Liniers hasta la Plaza de Mayo, cortando la avenida Rivadavia durante todo el trayecto para presionar al Frente para la Victoria para poder acceder a alguna candidatura para las elecciones celebradas en el pasado 28 de junio.

En consecuencia, este impresentable personaje, titular de la oscura Federación Trabajo y Vivienda, fue denunciado formalmente por el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires ante la Justicia por violar los artículos 69 y 78 del Código Contravencional de esa Ciudad de Buenos Aires. El art. 69 se refiere a que se pena con arresto de 1 a 10 días y multa de $ 1.000 a $ 5.000 a quien afecte "intencionalmente el funcionamiento de los servicios públicos de alumbrado, limpieza, gas, electricidad, agua, teléfono, transporte, correo o transmisión de datos" establece que se debe pedir autorización previa para realizar una manifestación. A su vez, el Art. 78 de se sancionará con 1 a 5 días de prisión y multa de $ 200 a $ 1.000 pesos a quien "impide u obstaculiza la circulación de vehículos por la vía pública o espacios públicos".

Como era de temerse, la Justicia Contravencional de la Ciudad de Buenos Aires terminó absolviendo al corrupto dirigente kirchnerista Luis Ángel D'Elia. En efecto, Cristina Lara, Jueza Penal, Contravencional y de Faltas Nº 21 entendió que este felpudo kirchnerista no cometió infracción alguna...

Borracho de soberbia e impunidad, D'Elia despreció la autoridad del Jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires cuando en tono amenazante disparó "Le quiero decir algo a Macri: jamás le vamos a pedir permiso para hacer una movilización, porque no tiene facultad jurídica para hacerlo. Jamás le pediremos permiso a Macri ni a nadie en el mundo para llevar adelante una movilización. Por más que tengamos que recorrer toda la Justicia Contravencional de la Ciudad, nos vamos a seguir movilizando sin miedo a nada”.

Los argentinos debemos lamentar que un magistrado avaló el vil recurso del piquete de alguien que simpatiza con el oficialismo de turno. Ese fallo de la Jueza Lara no solo que esto habla de la nula independencia de la justicia del poder político, sino que es todo un mensaje en si mismo: con este antecedente, cualquier movimiento apañado por el kirchnerismo podrá cortar cuanta calle y ruta se le ocurra. Es una afrenta para nustra democracia que un personaje siniestro como Luis D'Elia ande libre por nuestras calles burlándose de la Ley y pisoteando los derechos de los demás. Así está la Argentina, ya no hay una Constitución sino una suerte de "Ley de la Selva" (beneficiando únicamente a los patoteros kirchneristas, claro).

1 comentario:

Irma dijo...

Mario todas tus entradas son excelente y no me da tiempo a postear por que ya entra otra mejor, un abrazo

Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina