martes, 3 de noviembre de 2009

Anarquía en B.A.

Un grupo de piqueteros acampó la Avenida 9 de julio en plena Ciudad de Buenos Aires frente a la sede del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación para reclamar la inclusión (verbo muy conjugado y muy manoseado por estos tiempos) en el Plan Argentina Trabaja, que consiste en el armado de cooperativas que había impulsado el Gobierno de Cristina Fernández hacen unos tres meses. Entre las organizaciones "sociales" sobresalían Frente Popular Darío Santillán (FPDS), el Movimiento de Trabajadores Desocupados (MTD) Aníbal Verón Nueva Fuerza, el Movimiento Unidad y Lucha, Frente de Organizaciones en Lucha (FOL), MTR por la Democracia Directa, el Frente 26 de Junio, y una agrupación barrial identificada con la Central de los Trabajadores Argentinos (CTA).

Estas agrupaciones denunciaron antes los periodistas presentes (nunca ante la Justicia, como corresponde) que la distribución del dinero público está basado en clientelismo político.
El Plan Argentina Trabaja fue lanzado por la Presidente Fernández en nombre su repetido eufemismo de la "redistribución de la riqueza", prometiendo una inversión pública de 9.000 millones de pesos y la inclusión de unas 100.000 personas desocupadas; con su particular e insoportable dialéctica discursiva, la millonaria primera mandataria sintetizó en aquella oportunidad "El problema no es la pobreza, es la inequidad social" (¿¿??).

A este grupo de inadaptados sociales les importó un bledo perjudicar a miles de personas que transitan a diario por esa avenida porteña (¡la más ancha del mundo!) ya sea para ir trabajar o para hacer trámites. Con total impunidad, esa gente se adueñó de los derechos de sus conciudadanos. Se hizo presente para "solidarizarse" con esos manifestantes, Fernando Esteche, líder de Quebracho quien dice luchar por los que sufren la falta de trabajo y el hambre, aunque él veranea en la coqueta localidad rionegrina de Las Grutas sin que nadie sepa de qué trabaja.

El Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires reclamó la intervención de la Policía Federal Argentina pero, por orden directa del Jefe de Gabinete Aníbal Fernández, los uniformados se desentendieron de todo y dejaron todo a merced de esos patoteros.

En cualquier país serio, todos esos energúmenos habrían sido detenidos por las fuerzas de seguridad por la alteración del orden público. Pero no, estamos en Argentina: tras más de 31 horas lograron lo que se propusieron y se marcharon satisfechos por la respuesta obtenida aunque dejando amenazas de que volverían a repetir la medida.

Enfundados con gorritas, chalecos y pancartas (¿quién les paga todo esa "logística"?), los piqueteros se quejaron de "haber tenido" que soportar tantas horas apostados en la avenida: ¿encima habrá que pedirles disculpas?, ¿el resto del país tiene la culpa de que "hayan tenido" que estar en la calle?

Desde la Presidencia de Eduardo Duhalde hasta estos días, los argentinos tuvimos que soportar la "institucionalización" de los movimientos piqueteros, los cuales se fueron transformando en una suerte de Estados paralelos a los de las Provincias que los contienen. Así, fueron manejando millonarias partidas presupuestarias y numerosísimos planes sociales con los que extorsionaban a quienes eran obligados a integrar esas fuerzas de choque. Cuando a estos señores se les da la gana, sin mediar ninguna institución democrática que se los impida, cortan cualquier calle y ruta de este bendito país ante la pasmosa mirada de nuestros dirigentes políticos.

Con las administraciones de Néstor Kirchner y Cristina Fernández, todo fue viento en popa para esos personajes que aprovecharon el momento de terrible desorientación de millones de argentinos para tomar por asalto apetecibles nichos de poder en la escena política argentina.

Un trabajo de investigación realizado por el Centro de Estudios Nueva Mayoría a cargo de Josefina Ichaso muestra que en los últimos 13 años, aproximadamente, ocurrieron 17.417 cortes de ruta y vías públicas. Por otro lado, en lo que va del 2009, se ha registrado la mayor cantidad de cortes desde la crisis del 2002 con excepción del conflicto con el campo en el 2008. Los datos fueron tomados hasta el pasado 30 de septiembre, del cual surgieron las siguientes conclusiones:
  1. Desde 1997 hasta septiembre del 2009, se registraron casi 17.500 cortes de ruta y vías públicas en el país.
  2. Con un total de 2.050 cortes de ruta y un promedio de 228 por mes, el 2009 fue el tercer año con mayor cantidad de cortes, luego de la crisis de 2002 (2.336) y del conflicto con el campo (5.608).
  3. Los 145 cortes ocurridos en septiembre del 2009 es la suma más alta registrada en este mes desde 1997.
  4. Casi 5 de cada 10 cortes registrados en septiembre fueron realizados por los piqueteros, y 6 de cada 10 ocurrieron en Capital Federal y Buenos Aires.
  5. En este mes se registraron cortes en la gran mayoría de las provincias, (20 de las 24) un hecho que no sucedía desde junio del 2008.
piquetes en Argentina desde 1997 hasta el 30 de septiembre de 2009


Buenos Aires, la Ciudad Protesta
(artículo publicado en Diario El País, de España)

Las manifestaciones colapsan la urbe con 440 cortes de tráfico en nueve meses.
El 30 de diciembre de 2004 un incendio arrasó la discoteca Crogmanon, en la calle Mitre número 3060, de Buenos Aires. Murieron 193 personas y mil resultaron heridas. Pocos días después, los familiares de las víctimas cortaron el tráfico en la manzana y colocaron cables donde anudaron decenas de zapatillas deportivas de los jóvenes muertos. Varias líneas de autobuses se vieron obligadas a dar un rodeo de varias manzanas. Han pasado casi cinco años y ha habido tiempo incluso para celebrar el juicio, que terminó con la condena a 20 años del dueño del local. Pero la calle sigue cortada, los autobuses siguen desviados, y los comercios y el pequeño hotel que se vieron afectados por el corte de tráfico. En el barrio, Once, popular y bullanguero, siguen sin creérselo. Nadie envía un grupo de policías que levanten el cerco.

El caso de Cromagnon es extremo, porque traduce el dolor por una tragedia que no debió suceder. Pero en Buenos Aires no hace falta nada tan dramático para que se corte el tráfico.

De hecho, lo hacen todo tipo de agrupaciones, trabajadores y piquetes, por los más diversos motivos y sin que la policía haga prácticamente algo para evitarlo. El último recuento del diario La Nación es abrumador: 440 cortes de tránsito en nueve meses. Ocho cortes en la ruta Panamericana (gran vía de acceso a la ciudad) en menos de 30 días. En la última semana, el caos se ha visto incrementado por un conflicto en la empresa estadounidense Kraft. Los sindicatos anuncian nuevos cortes en las vías de acceso a la capital y agrupaciones como Barrios en Pie, movilizaciones en las principales calles.

Los ciudadanos contemplan impotentes la situación y nadie da explicaciones de por qué no interviene la policía para canalizar las protestas por lugares donde causen un trastorno menor. La presidenta Cristina Fernández de Kirchner, que siempre se ha negado a autorizar la represión de actos callejeros, hizo un débil llamamiento a que se abandonen "métodos de protesta que impiden el ejercicio de los derechos de otros", pero agrupaciones empresariales y cívicas reclamaron otras medidas y expresaron su temor a que la oleada de cortes de los grupos piqueteros del cinturón se extienda como en viejas épocas, algo que provoca todavía pesadillas en los porteños.

Las explicaciones de por qué la policía no interviene son diversas. Algunos recuerdan que los cortes de tráfico se convirtieron en un método popular de protesta en 2001, cuando los enfurecidos ciudadanos no encontraban otra manera de expresar su angustia por el famoso corralito. Nadie parece atreverse ahora a adoptar actitudes represivas que puedan enfurecer a los gremialistas que controlan el movimiento piquetero. La policía no intervino siquiera durante el llamado conflicto del campo, cuando empresarios agrícolas y líderes campesinos cortaron las carreteras y provocaron el desabastecimiento de las ciudades. O cuando ecologistas de Gualeguaychú cortaron, hace dos años y medio, un puente en la frontera con Uruguay.

En el caso de Buenos Aires, parece que existe, además, un conflicto de competencias entre la alcaldía y la policía federal, que debe garantizar los derechos ciudadanos. El alcalde de la capital, Mauricio Macri (peronista opositor a los Kirchner), se queja de la inoperancia de la policía estatal y prepara la puesta en marcha de una municipal, que entrará en funcionamiento a fines de año. Según el ministro de Interior de la ciudad, Guillermo Montenegro, de los 850 primeros efectivos, cerca de 350 integrarán una unidad "preparada para restablecer el orden", una especie de policía antipiquete con el equipo apropiado.

"La realidad hoy día es que 30 personas le pueden joder la vida a la gente con cortes de tráfico sin que los 12.000 agentes de la policía federal de la ciudad hagan nada", protestó Montenegro. No parece que 350 policías antidisturbios, en una ciudad con tres millones de habitantes (12 si se tiene en cuenta el cinturón que la rodea), puedan ser capaces de controlar la gran oleada de protestas que se anuncian en primavera.

9 comentarios:

Anónimo dijo...

D´ Elía apoyó a los piqueteros que protestaron en la 9 de Julio

"Acompañamos al Gobierno en su agenda de cambios, pero reconocemos que el reclamo es justo" indicó a lanacion.com; el corte fue levantado anoche

El dirigente piquetero Luis D´ Elía aseguró a lanacion.com que respalda la protesta de las organizaciones sociales frente al Ministerio de Desarrollo Social, levantada anoche tras reanudarse las negociaciones para que el Gobierno le otorgue más participación a éstas en el Plan Inclusión Más Trabajo, que distribuye 100.000 empleos por medio de cooperativas. "El reclamo es justo", dijo D´Elía.

"Nosotros somos aliados del Gobierno. Tenemos otra estrategia política pero de no ser así estaríamos en la calle acampando como ellos porque el reclamo es justo", señaló el líder de la Central de Movimientos Populares (CMP).

"Acompañamos al Gobierno en su agenda de cambios. Pero reconocemos que el reclamo es justo, porque no se puede otorgar este plan de manera excluyente a los intendentes del PJ", insistió D´Elía, cuya organización le pide al Gobierno que no le siga otorgando sólo a los jefes comunales la potestad de armar cooperativas de trabajo, y que incluya a los piqueteros. También acusa a los intendentes de favorecer a sus punteros y al clientelismo político.

"Nosotros también queremos armar cooperativas", dijo D´Elía a este medio. Tras las 30 horas de acampe de las organizaciones piqueteras antikirchneristas, la protesta fue levantada anoche, pero D´Elía sostuvo que el reclamo comprende a todas las organizaciones sociales, por más que las que son más afines al gobierno de Cristina Kirchner no hayan hecho el corte de la avenida 9 de Julio.

En rigor, los líderes piqueteros sostienen que "existe un sector en el Gobierno que quiere favorecer políticamente a los intendentes del peronismo bonaerense". Acusan de esa política al jefe del Gabinete, Aníbal Fernández, y en menor medida al ministro del Interior, Florencio Randazzo. De esa manera, dejan a salvo, por ahora, a Cristina Kirchner y a su esposo, el ex presidene Néstor Kirchner.

Anónimo dijo...

Siempre en contra de la lógica
Joaquín Morales Solá - LA NACION

Una de las principales arterias de la ciudad, la avenida 9 de Julio, estuvo cortada durante más de un día por agrupaciones piqueteras de izquierda. Lo que hicieron esos grupos políticos es ciertamente deplorable, pero lo que denuncian (el uso de los recursos públicos para incrementar el clientelismo político del kirchnerismo) es cierto. Fernando Cáceres un conocido ex futbolista, agoniza por el cruel disparo de un revólver en manos de un adolescente. En esas mismas horas, el gobierno nacional amenazó a la administración capitalina con retirar a la policía de sus lugares de trabajo en la ciudad por una deuda del gobierno que comanda Mauricio Macri.

La democracia admite tensiones en la conducción de la política, disensos que generalmente terminan en negociaciones. Cualquier gobierno, sin embargo, está obligado a preservar el orden público y a garantizar la seguridad de la sociedad. El cumplimiento de esa responsabilidad asegura la tranquilidad pública y la libertad de todos los ciudadanos. En el gobierno de los Kirchner, las cosas son siempre exactamente al revés de los manuales y de la lógica. La conducción de la política es férrea y no admite ni disenso ni negociación; las cosas deben aprobarse institucionalmente tal como se decidieron en la intimidad de Olivos.

En otro plano muy distante de esos rigores, vastos sectores sociales intuyen que viven cada día más cerca de la anarquía y que hay zonas de la ciudad y el conurbano (¿qué zonas? ¿dónde están?) en las que la frontera entre la vida y la muerte la establece el inasible azar.

Veníamos mal (o muy mal) con los cortes de rutas y de calles. Fue el gobierno nacional el que le dio nuevos motivos al escándalo callejero. Creó subsidios de 1500 pesos para la constitución de cooperativas de trabajo destinadas a los desocupados y colocó esa política en manos de jefes territoriales del kirchnerismo o de punteros políticos, como corresponde a un gobierno al que sólo acceden los amigos.

La senadora Hilda de Duhalde denunció públicamente la anomalía que sucede en Lomas de Zamora: el 50 por ciento de esos planes los maneja el diputado nacional kirchnerista Fernando "Chino" Navarro; un 30 por ciento está bajo control del interventor en el Comfer, el también kirchnerista Gabriel Mariotto, y sólo un 20 por ciento lo asigna la municipalidad. Según la denuncia de la senadora, los beneficiarios últimos de esos subsidios deben abonar entre el 15 y el 40 por ciento de los 1500 pesos al puntero que hace la conexión entre ellos y aquellos dirigentes oficialistas.

(sigue...)

Anónimo dijo...

(... continua)

Varios intendentes del conurbano habían manifestado ya extraoficialmente su preocupación por esas cooperativas de trabajo, que ellos presentían como un método de acopio de votantes kirchneristas para eventuales internas del justicialismo.

Es la misma denuncia que hicieron los grupos de izquierda en la avenida 9 de Julio: los subsidios para los desocupados, dicen, tienen un destino político que no comprenderá, desde ya, a los simpatizantes de las agrupaciones que protestan.

Perseguido por su historia y por su culpa, el kirchnerismo es impotente frente a esas manifestaciones que abruman otra vez la rutina de importantes sectores sociales.

La Policía Federal criticó, en un hecho inédito tal vez, al gobierno elegido de Macri. Le reprochó una deuda de 40 millones de pesos, que la estaba obligando a retirar la custodia de varias zonas de la ciudad. Por mucho menos, Néstor Kirchner hubiera echado del servicio activo hasta los estudiantes de la escuela de la policía. Hace poco, un brigadier fue mandado a retiro por la ministra de Defensa, Nilda Garré, por haber aceptado tomar un café con un ex funcionario que no agrada al oficialismo.

Pero la conducción de la policía hizo política por cuenta y orden del gobierno de los Kirchner. Es otra cosa, entonces. Kirchner ya lo dejó desairado en el Senado a Carlos Reutemann; ahora intenta mostrarlo como un incapaz a Macri.

Macri les debe a los capitalinos más eficiencia y prontitud en el conflicto de la seguridad. ¿Qué duda cabe sobre eso? Pero también es cierto que, a falta de calor popular en torno a su propia figura, Néstor Kirchner está tratando de exhibir a sus competidores presidenciales como hombres ineficientes en el control del poder.

Sin embargo, el kirchnerismo es lo que más se asemeja ante la mirada social al descontrol en los recursos del poder. Nada se puede hacer, nada se puede mejorar cuando se trata del espacio público. Esos son los mensajes implícitos que llegan desde la cresta del gobierno nacional.

Tales incapacidades no eliminan, con todo, el descalabro institucional. ¿Qué hacía Aníbal Fernández peleándose con Macri en nombre de la Policía Federal? ¿No es Julio Alak, acaso, el ministro de Justicia y Seguridad y, por lo tanto, el jefe directo de la policía? ¿O la policía es un coto reservado del ministro Fernández?

Sea como sea, los funcionarios nacionales y capitalinos decidieron hablarse y escucharse entre ellos cuando el ex futbolista Cáceres entró tres veces al quirófano con el cráneo perforado por la bala de un criminal adolescente. Los empujó la conmoción social que provocó el definitivo infortunio de Cáceres.

El minué sobre la policía era ya insoportable. ¿Era necesario tanto para hacer tan poco? ¿Qué debería suceder con los piquetes para que los que gobiernan se acuerden de ese interminable tormento social?

Anónimo dijo...

CONFLICTO ENTRE EL GREMIO DE MOYANO Y LAS EMPRESAS

Por una asamblea de camioneros se demoró la distribución de diarios
El vocero de Hugo Moyano explicó que "los trabajadores de las distribuidoras no llegaban a cobrar 2.000 pesos por doce horas de trabajo y ahora podrán alcanzar los 3.200 mensuales". El gremio bloqueó la entrega a los canillitas.

La distribución de diarios y revistas sufrió esta madrugada inconvenientes, a raíz de asambleas realizadas por camioneros en reclamo por el incumplimiento de un acuerdo firmado con el sector patronal en febrero último.

Así lo informó Héctor "Yuyo" López, vocero del gremio camionero quién confirmó que hubo "asambleas de camioneros a partir de la una de la mañana en distintos puntos de distribución, porque no se cumplió con el encuadramiento gremial de los trabajadores del sector".

López precisó a Télam que "a las 5 de la mañana dos de las cooperativas que distribuyen los diarios llegaron a un acuerdo con el gremio camionero y hoy por la tarde firmaron otras cuatro un acuerdo con el titular del Sindicato, Pablo Moyano".

El vocero de Moyano explicó antes "los trabajadores de las distribuidoras no llegaban a cobrar 2.000 pesos por 12 horas de trabajo y ahora podrán alcanzar los 3.200 mensuales".

Las asambleas protagonizadas por los camioneros generaron grandes demoras den la distribución de los matutinos.

(http://www.criticadigital.com/index.php?secc=nota&nid=32317)

Anónimo dijo...

“Vamos a ir con violencia a romperles la cabeza a los intendentes y que se pudra todo"
Juan Carlos Alderete, líder de la Corriente Clasista y Combativa, salió muy enojado a destrozar a los caciques del Conurbano por el manejo de los planes sociales. “Esto se corrige o terminamos todos en cana, pero no se puede soportar más este manoseo”, agregó. Además dijo que habrá “cortes en todo el país” si no se lleva a la práctica la “universalidad” de los planes.

El líder de la Corriente Clasista y Combativa, Juan Carlos Alderete (foto), amenazó con atacar a los jefes comunales que se opongan al ingreso de esas organizaciones en los planes de subsidios: “Vamos a ir con violencia a romperles la cabeza a los intendentes, y que se pudra todo. Esto se corrige o terminamos todos en cana, pero no se puede soportar más este manoseo”, precisó Alderete en declaraciones al diario Clarín.

De esta manera, el piquetero de la Corriente Clasista y Combativa (CCC) pidió que los grupos sociales administren una porción de los planes y amenazó con realizar bloqueos similares al que llevaron a cabo en la Avenida 9 de Julio la semana que viene, aunque “con más dureza”.

Alderete ratificó sus amenzas a los jefes comunales y adelantó que habrá “cortes en todo el país” si el Gobierno no lleva a la práctica la “universalidad” de los planes.

“Los programas sociales deberían ser universales. Se anuncian así, pero después viene la clasificación. Vamos a seguir intentando que el Gobierno reciba nuestro reclamo para solucionar el tema”, puntualizó.

Tras el reclamo frente al Ministerio de Desarrollo Social, los activistas acordaron que recibirán entre 1.000 y 1.200 pesos al mes por estos planes.
Sin embargo, el Gobierno se mantuvo firme y reiteró que la repartición del dinero estará a cargo de los intendentes, ya sean oficalistas u opositores.

Por su parte, Néstor Pitrola, del Polo Obrero, reveló que acordó con el movimiento Barrios de Pie realizar el martes una marcha “multitudinaria, con bloqueos y cortes”, aunque trazó diferencias con la CCC.

En ese sentido, aclaró que su grupo de piqueteros no desea administrar las cooperativas sino “que se inscriban a todos, no sólo a amigos”.Fte. infobae.com

Disculpas

Luego del exabrupto el referente de la Corriente Clasista Combativa, Juan Carlos Alderete, pidió disculpas por las polémicas declaraciones.

En declaraciones a una emisora platense, el dirigente aclaró que sus dichos “lo dije en un contexto de bronca”.

“En realidad vengo juntando mucha bronca, pero eso no me dará derecho a mí a hacer las declaraciones que hice”, reconoció Alderete.

“Nosotros venimos denunciando a una empresa atmosférica y no nos escucharon, y justamente ayer, descubrimos que esa empresa, que estaba clausurada, tiraba la porquería en el arroyo donde vivo yo”, argumentó sobre el día de furia que tuvo el dirigente en la tarde de este martes.

En tanto, aclaró que “el clima de violencia lo pone el propio Gobierno” y aseguró que “nosotros no queremos manejar ningún plan. Lo que pretendemos es que los programas sociales sean universales y que puedan acceder todos”.

(http://www.lapoliticaonline.com/noticias/val/61221/“vamos-a-ir-con-violencia-a-romperles-la-cabeza-a-los-intendentes-y-que-se-pudra-todo.html)

Anónimo dijo...

El piquetero Pérsico también condenó el corte de más de 30 horas en la Avenida 9 de Julio

El dirigente calificó en Radio 10 como "mala medida" el campamento montado en la avenida más importante de la Capital Federal. "No nos conviene a nadie una Argentina revuelta", afirmó

El líder piquetero Emilio Pérsico dijo por Radio 10 que en la jornada de ayer se acercó a charlar con los grupos que impusieron un piquete durante 31 horas en la Avenida 9 de Julio. Expuso que habló con ellos para que luego tuvieran un diálogo con el Ministerio de Desarrollo Social y resolvieran el conflicto.

"Me parece que es muy malo que se corte la 9 de Julio", señaló el piquetero. En referencia a los cortes de ruta realizados por el campo, explicó que la medida le parece mala en general. Expuso que como líder de una organización social, al ir a hablar anoche intentó que sean responsables de la situación que estaban provocando, porque eso (por el corte) no ayuda a que las organizaciones aparezcan ligadas a los trabajos que hacen en el territorio.

Por Radio 10, Pérsico negó las versiones de un contacto previo con Néstor Kirchner y dijo que su presencia en el lugar fue con el objetivo de disminuir el conflicto. "Me pareció que podíamos tener problemas, creo que lo que hay que hacer es pacificar las cosas y que no conviene a nadie una Argentina revuelta", expuso.

Asimismo, señaló que a las organizaciones que cortaron la 9 de Julio se les reafirmó el compromiso de trabajar juntos en pos de resolver el problema del trabajo y que eso "lo charlaron con la gente del Ministerio (de Desarrollo Social)".

"Puede que haya un rebrote de la conflictividad, pero eso pasa cada vez que hay puja distributiva, se dan conflictos y lo que hay que hacer es resolverlos rápidamente entre el Estado y las organizaciones", afirmó por último, al ser consultado sobre la ola de protestas que se han desatado en las últimas semanas en el país.

(http://www.infobae.com/politica/482118-101096-0-El-piquetero-Pérsico-también-condenó-el-corte-más-30-horas-la-Avenida-9-Julio)

Anónimo dijo...

D'elia: "Macri no es el patrón de la ciudad"

“No le vamos a pedir permiso para marchar", enfatizó antes de ingresar a Tribunales.


Empezó hoy el juicio contra Luis D´elia. Se lo acusa de haber cortado, sin previo aviso, la avenida Rivadavia en mayo pasado para reclamar que se incluyan “morochos” en las listas K.

"El descarta pedir una 'probation' porque no quiere legitimar de ninguna manera la criminalización de la protesta social y si tiene que ir preso irá preso" señaló a DyN el abogado defensor de D'elia, Adrian Albor.

La manifestación fue un mes antes de las elecciones legislativas y apoyó la candidatura de Kirchner. Pero D'Elía reclamó que no haya sólo "listas blancas", sino "morochos" que representen al pueblo.

El artículo 78 del Código Contravencional de la Ciudad de Buenos Aires establece que se debe pedir autorización previa para realizar una manifestación. En caso de infracción prevé de uno a cinco días de prisión y multa de 200 pesos a 1.000 pesos a quien "impide u obstaculiza la circulación de vehículos por la vía pública o espacios públicos". “No le vamos a pedir permiso a Macri, el no es el patrón de la ciudad” declaró D'elia a la salida de los tribunales.

D'Elía también afronta otras causas en la Justicia. El juez federal Sergio Torres lo procesó por la toma de la comisaría 24 del barrio de La Boca (en 2004), bajo los cargos de lesiones leves, daño agravado, coacción agravada y privación ilegal de la libertad. También está procesado por haber golpeado al dirigente ambientalista Alejandro Gahan en marzo pasado en la zona del Obelisco, durante una marcha de kirchneristas a favor de la resolución 125 de retenciones a las exportaciones agrarias. En esa causa D'Elía está procesado por el delito de lesiones en riña y su defensa apeló a la Cámara Nacional de Casación para que la acusación sea revocada.

(http://www.perfil.com/contenidos/2009/11/05/noticia_0018.html)

Anónimo dijo...

Tras el asalto, Georgina Barbarrosa aseguró que la Argentina "ya es como Colombia"

La actriz Georgina Barbarossa volvió a ser víctima de delincuentes y reclamó a las autoridades que "hagan algo" ante la ola de episodios delictivos. "La Argentina ya es Colombia", afirmó en Radio 10. Además, dijo que la reconocieron, le dieron "dos besos" y que por eso no fue peor. La artista fue asaltada en su casaquinta de Mar del Plata


La actriz Georgina Barbarossa, quien volvió a ser víctima de la inseguridad, reclamó esta mañana a las autoridades que "hagan algo" ante la ola de episodios delictivos y afirmó que "todos los argentinos somos víctimas de un sistema perverso".

En un reportaje con el periodista Marcelo Longobardi, en el programa Cada Mañana de Radio 10, la artista contó el mal momento que debió pasar el sábado pasado cuando dos delincuentes encapuchados y fuertemente armados la amenazaron y robaron en su casaquinta de Mar del Plata.

Indignada, la actriz contó que dos "chicos jóvenes" la sorprendieron el sábado por la noche cuando compartía una comida con amigos. "Entraron pateando la puerta", relató Barbarossa, que aún estaba conmocionada por el mal momento que sufrió.

"Uno tiene que terminar agradeciendo que no estaban drogados y que me reconocieron", dijo, y comentó que le dieron "dos besos" y luego le explicaron: "Georgina disculpá, te queremos, pero tenemos que comer".

Barbarossa aseguró que "todos los argentinos somos víctimas de un sistema perverso" y se quejó de las autoridades: "Estoy harta de los gobiernos que no hacen nada; y se les da más plata pensando que así se va a solucionar algo".

"La Argentina ya es Colombia; esto no es una sensación de inseguridad, esto es inseguridad", sostuvo la actriz, quien ya había vivido un episodio de violencia en su familia cuando en el año 2001 asesinaron a puñaladas a su esposo, Miguel Lecuna.

Contó también que por la presencia de los delincuentes en su casaquinta, "a una amiga casi le da un infarto" y que en eso momento creyó que "se moría ahí".

Los ladrones se llevaron elementos electrónicos, dinero y joyas. "Me robaron las botas, el celular y una cadenita de oro", añadió Barbarossa, la actriz que actualmente protagoniza la novela Ciega a citas.

Se quejó de los jueces garantistas que liberan delincuentes y manifestó su indignación porque los ladrones "entran por un lado y salen por el otro". En este sentido remarcó que no está a favor de la "pena de muerte", pero sí de "cárceles dignas" donde queden detenidos los delincuentes.

Para finalizar, volvió a insistir con que la Argentina es "víctima de un sistema perverso y absurdo, donde no hay educación ni trabajo. A la gente que necesita hay que darle educación y trabajo, no limosnas", sentenció la actriz.

(http://www.infobae.com/general/483017-101275-0-Tras-el-asalto-Georgina-Barbarrosa-aseguró-que-la-Argentina-ya-es-como-Colombia)

Pablo de Córdoba dijo...

Posteo esto acá (categoría Derechos Humanos) por qué no se dónde irá:

03-12-2009 | La Capital, Mar del Plata | La ciudad
Hace dos años que no nace ningún bebé con sida en Mar del Plata

El dato fue difundido por la Fundación "Un lugar" y confirmado tanto por la Municipalidad como por el Hospital Materno Infantil. Insisten en la importancia del diagnóstico temprano y la prevención.


Hace dos años que en Mar del Plata no nace ningún niño con diagnóstico de VIH-Sida, a pesar de que más de cuarenta madres portadoras del virus dieron a luz en ese mismo lapso.
El dato fue difundido por la Fundación "Un lugar" -ver aparte- y corroborado a LA CAPITAL tanto por el secretario de Salud de la comuna, doctor Alejandro Ferro, como por el equipo especializado en VIH-Sida del Hospital Interzonal Especializado Materno Infantil -Hiemi-.
"Podemos decir que prácticamente se ha erradicado la transmisión vertical de esta enfermedad" afirmó a LA CAPITAL Ferro, quien recordó que "sin la prevención adecuada" se parte de un porcentaje del 26% de posibilidad de transmisión de madre a hijo.
También el licenciado Darío Petrillo, del equipo de VIH-Sida del Hiemi, festejó en diálogo con este medio la casi nula transmisión vertical del virus y la atribuyó a la "articulación del trabajo que se viene realizando desde hace años entre el Municipio y el hospital, así como por las políticas del Estado provincial que garantiza el tratamiento de las madres y de sus hijos".

Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina