martes, 3 de noviembre de 2009

14 años del Atentado en Río Tercero

En la mañana del 03 de noviembre de 1995, en plena orgía menemista, la ciudad cordobesa de Río Tercero se vio conmovida con las violentas explosiones en la Fábrica Militar allí ubicada. En consecuencia, siete personas murieron, hubieron también más de trescientas personas heridas y cuantiosos daños materiales.

El entonces Presidente de la Nación Carlos Saúl Menem se apresuró a decir que se había tratado de un accidente, teoría que se sostuvo hasta que terminó su mandato en 1999.

Con el paso del tiempo, la mentira que sostenía el justicialismo orgánico que apoyaba a Menem fue resquebrajándose y se fue dejando ver la verdad: todo fue un atentado para disimular el faltante de armamentos que habían sido vendidos ilegalmente a Croacia y Ecuador. Durante aquellos tiempos, la Argentina vendió a Croacia y Bosnia 6.500 toneladas de armas, por un valor de US$ 33.868.764, país sobre el que pesaba un embargo de la Organización de las Naciones Unidas por estar en guerra con Serbia. A su vez, Argentina vendió a Ecuador armas en su conflicto con Perú, a pesar de que nuestro país se constituyó formalmente en garante de paz entre esas dos naciones hermanas; la operación se hizo a través de una empresa uruguaya fantasma que fue la remitió el material bélico a los ecuatorianos.

Recién en el año 2008, Carlos Menem fue procesado. Al respecto, el juez federal de Río Cuarto Oscar Valentinuzzi fue contundente al afirmar "La orden [de volar la fábrica] la impartió el imputado Menem". Curiosamente, quedó libre por "falta de mérito" Martín Balza, entonces ex Jefe del Ejército Argentino y hoy Embajador Argentino en Colombia quien recibió su "merecida" protección por profesar hoy el kirchnerimo acérrimo; Balza se convirtió en soldado de Néstor Kirchner al pedir públicamente perdón por el Terrorismo de Estado cometido durante la Década de los 70.

Este desastre caló hondo en la gente de Río Tercero y, aún hoy, deja ver sus heridas sin cicatrizar. Al día de hoy, habiendo transcurrido 14 años de aquel lamentable episodio, la Justicia sigue sin determinar responsabilidades y, mucho menos, condenar a todos los que estuvieron implicados.


Vidas truncadas por la corrupción menemista
(fuente: Diario Río Tercero On Line)

• Muchos la conocían como “la Romi”. Romina Torres, era apenas una niña, cuando con sus 15 años, fue alcanzada por una esquirla. Estudiaba en el Nacional José Hernández, y frente a la casa de una compañera, abrazadas, intentaban refugiarse del bombardeo. Un trozo de metal, las golpeó. Romina se llevó la peor parte: fallecería en aquella mañana de Noviembre.

• Algunos le decían “El Cacho”, otros, “el Sanjuanino”. Era soltero, y trabajaba en la fábrica. Soportó las explosiones en el barrio de los oficiales, hasta las 18. Por la noche, un amigo lo llevó a su pueblo. Quería ver a su mamá. No pudo hacerlo. Un ataque cardíaco, no se lo permitió. El estrés había sido demasiado. José Varela, contaba 51 años, en aquella jornada.

• Hoder Francisco Dalmasso, era conocido en la ciudad como “El Rayo”. Era profesor en la ENET. Luego de la primera explosión, junto a otros docentes, organizó la evacuación de los alumnos. En su casa, estaban sus dos pequeñas hijas. Junto a otros profesores, Hoder, salió finalmente del colegio. Seguramente, estaba en su mente, el llegar a su hogar, el conocer como se encontraban sus dos niñas. Pero el golpe había sido demasiado brutal. También su corazón dijo basta. Su automóvil se detuvo, como lo hizo su vida, en una de las calles.

• Laura Muñoz, con sus 27 años, en su casa de barrio Escuela, no entendía demasiado bien que estaba ocurriendo, cuando se despertó sobresaltada por los estruendos. Con su hermano Fabián, y “Pety”, su mamá, corrían abrazados. Un pedazo de material, golpeó en su humanidad. Fabián la levantó en sus brazos, mientras su madre, no daba crédito a lo que sus ojos observaban. Finalmente, su hermano, detendría un automóvil, la llevaría a una clínica, en donde se constataría su fallecimiento.

• La preocupación de Elena Rivas de Quiroga por sus familiares fue demasiado para ella. Le dijo a su marido y a sus hijos en barrio Monte Grande, que quería saber cómo estaban en la casa de “Pocho”, allí, cerca de la fábrica. No lo pensó demasiado. Tomó su bicicleta y se dirigió hacia ese lugar. Pero una esquirla la detuvo. Malherida, fue trasladada al Hospital primero, y luego derivada a un sanatorio de Córdoba, en donde fallecería pocos días después. Su familia, observa el monumento que la recuerda. Seguramente no entienden el por qué, ni los por qué. Solo saben, que el atentado brutal terminó con la vida de la mujer del hogar.

• “Voy a buscar un remise para sacarlos de acá, cuidá a los chicos, ya vuelvo”, le dijo a su esposa Silvia, Leonardo Solleveld, mientras su casa de barrio Cerino, era castigada por las balas y esquirlas que despedía la fábrica. Con sus 32 años, seguramente pensó que podría correr, llegando a algún lugar, en donde encontraría un vehículo para rescatar a su familia del infierno. Pero esa ilusión, se derrumbó a los pocos metros de su vivienda. Silvia, ante la demora, decidida, y sin dudar, salió a la calle, que mostraba un paisaje dantesco. Lo encontró en una esquina. Allí estaba Leonardo, tendido el suelo. Ya no había nada por hacer.

• “Vos andá a tu casa, que yo voy a estar bien”, le señaló Aldo a un pibe de su barrio, que lo invitaba a escaparse del bombardeo inesperado. ¿Quién podía imaginar que la ciudad sería atacada? “Aldito”, como lo recuerda su hermana Noemí, trabajaba para una empresa encargada de la conservación de espacios verdes, y en ese momento, se encontraba en la terminal de colectivos. Luego de la primera explosión, ayudó a una señora a cruzar la calle, que era acompañada por dos criaturas. Una joven trataba de hacer funcionar un ciclomotor. Aldo Aguirre, se acercó, levantó el rodado, y cuando intentaba repararlo, fue la segunda gran explosión. Una esquirla lo golpeó. Tenía solo 25 años.


4 comentarios:

Anónimo dijo...

Si se trató de un hombre que no le importó que le maten a su propio hijo, no podemos pretender que le importe la vida de gente que ni conoce...

Anónimo dijo...

Es lamentable como en la era menemista se tomaban la vida de cualquier persona solo para desviar la atencion tenemos muchos casos como AMIA - El avion de LAPA - y este atentado, es increible que se termine con tantas vidas solo para mantener el poder. Lo peor es que actualmente con los gobernantes no son muertes masivas con grandes atentados estos tipos amantes del poder descubrieron una nueva forma de matar que es con la Droga silencio y creer que nunca llegara a mí hogar pero esta matando generaciones enteras de jovenes y nadie hace nada la dejan entrar sin ningun problema.

Irma dijo...

Anónimo te parece???? yo no soy quien para juzgarlo y menos teniendo un hijo muerto.Lapa??? es gobierno de la ciudad, pero eso te parece un atentado de parte Menemista? la Amia??? la embajada??? no soy menemista pero hay muchas cosas entre medio, por eso nadie quiere que se sepa, ¿Y las torres gemelas??? y tantos atentados??? y los de ahora??? que tampoco culpò al gobierno de turno, aquí hay muchas cosas en el medio que cuando la rueda se cierre caen miles... a nadie les conviene, y estate seguro que dentro de poco seguro hay otro, son los ultimos tiempo hermano y hay muchos intereses!!!!

Irma dijo...

Anonimo, a muchos les conviene lo de la droga... muchos estan en el gobierno si no no se explica... pero bueno cuidemos a los nuestros, solo eso, nos queda solo eso...saludos

Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina