domingo, 25 de octubre de 2009

Mar de Fondo

por Alejandro Chighizola (Periodista)

“Cuando manyés que a tu lado se prueban las pilchas que vas a dejar” (Enrique Santos Discepolo.

Las agitadas aguas del Justicialismo de hoy, son consecuencia de la apariencia de paz que había hasta ayer. Y por ende convocan a otra realidad, una realidad que se ocultaba baja el paraguas de un Jefe que (mal, regular, bien o como les guste ya que es materia de otro tipo de análisis) que empujaba su proyecto y había que seguirlo, sin discusión y sin debate. Sin otra voz que su voz.

El Partido Justicialista quedó virtualmente convertido en un centro de recordatorios y homenajes.

Nadie, por exitoso que sea puede atribuirse la uniformidad de criterios, porque la resultante es a la inversa del efecto buscado. Al momento de tener que irse, el debate hace eclosión de golpe y choca como dos fuerzas que estuvieron contenidas durante años.

Y lo que empezó como mar de fondo, se convirtió en una ola gigantesca capaz de dividir opiniones y aguas a dos años de las elecciones.

El Tsunami provocado por Lima no solamente enfrentándose con uno de los más experimentados políticos, lo que hizo, entre otras cosas, fue movilizar a la oposición. “Se están peleando por la sucesión. Hay guerra de pesos pesados”. Se entusiasmaron.

Hay mar revuelto y la oposición sacó las cañas y las redes. Primero Conti con Cobos, segundo gran cantidad, quizás la mayoría del bloquismo decidido a romper con el PJ y encabezar una gran convocatoria que desplace a Gioja del Poder. Viene Jorge Macri, viene Margarita. Quieren a Gioja fuera del Poder. Decía Maratta a voz en cuello, “en el bloquismo habrá una gran apertura que vengan todos, el Grupo 1852, Conca, todos, sin exclusiones” con la idea de conformar un gran frente opositor. “Y vamos a dialogar con todos”, dijo con optimismo.

La interna desatada en el PJ les dio aire. Ibarra le pegó duro al Gobierno. Nadie contestó. La izquierda, que ganó un espacio histórico, no piensa ceder un milímetro y puede convertirse en un factor decisivo en términos de apoyos electorales.

Aquí nadie tiene comprado nada. Es hora que cada uno se de cuenta cuáles son sus propios límites. Es hora de bajarse del Olimpo, de transparentar la política, de apelar al debate y no a los golpes bajos ante amigos con micrófonos.

La lucha que se viene será feroz, está en juego nada más ni nada menos que el Poder, en el País y en la Provincia. Los intereses son enormes. Esto no es para neófitos. No te podes equivocar. Que “chamullen” los “giles”. No se te pueden ir las cosas de las manos. Deberán recrear el proyecto. Los candidatos serán otros.

Será a todo o nada. Sin Banda, sin Bastón y sin firma ya no hay Poder o al menos se tiene relativo. Y nadie quiere perderlo y todos quieren conquistarlo. Nosotros, también contamos y mucho.

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina