martes, 20 de octubre de 2009

Cría cuervos: Estalló la interna peronista

"Mientras la masa peronista esté con la firmeza actual, mientras la juventud argentina mantenga su idealismo y su entusiasmo por la causa que servimos, poco podemos temer de las defecciones de algunos dirigentes que, encandilados por una riqueza momentánea, sacrifiquen lo más sagrado para un dirigente; su lealtad y su honestidad". (Juan Domingo Perón)

Enviado por Alejandro Chighizola (Periodista)


Siempre pensé, y así lo expuse en diversos medios, que este Gobierno que cuenta con el respaldo económico de la Nación, desde las obras de infraestructura, los planes de vivienda hasta los destinados al desarrollo social y a quien el pueblo de San Juan en las urnas le entregó el Poder y la Gloria, que contó además con una oposición vacilante y silente durante gran parte de esta gestión, podría volar en piloto automático y que solo los errores propios, podrían proponer una turbulencia, incapaz de ser producida desde afuera.

Cuando el hoy diputado nacional electo Mauricio Ibarra, en un acto en homenaje al General Perón, habló de Dinosaurios en su partido, lo hizo con un propósito cismático. Al poco tiempo, fue honesto y consecuente con sus ideas y abandonó el partido.

La forma despectiva con que el secretario general de la Gobernación trató a uno de los posibles precandidatos a la Gobernación en el 2011, el senador César Gioja y el mensaje subliminal que quedó explicitado en éstas declaraciones, no hicieron más que confirmar esa tesis: Reproduce las declaraciones de Lima el Diario El Chango: “Puede ser que el senador por su edad tenga otras urgencias, quizá un minuto en su vida es más importante que un minuto en la vida de otro compañero que tenga 40 años”.

Solo desde adentro puede crearse una turbulencia que genere incertidumbre en el gobierno pero también en la ciudadanía y desnude los intereses personales que se contraponen en el PJ sanjuanino, por sobre el proyecto político del Gobierno. Esto no es casual en boca de un hombre de extensa experiencia política.

En sintonía con cualquier analista político, todos suponen, aunque nadie asevera, que cuando el entrevistado es quien maneja la Caja de la cual viven la mayoría de los medios, despierta una susceptibilidad especial y una desconfianza de que alguna pregunta o sugerencia que genere como disparador del mensaje final, haya sido pactada de antemano. Puede o no ser este el caso, pero si tomo en cuenta a los actores (Medio y entrevistado) en cuestión, tengo el derecho a sospechar que el tiro de Lima contra el mayor de los Gioja no fue casual.

Todos sabemos que hay varios precandidatos, no solo César Gioja, también alguna vez Marcelo Lima, el intendente Uñac y el ignoto para la mayoría de los sanjuaninos Jorge Mayoral, se anotaron de una u otra forma en la carrera. Solo que hasta este momento, ni los precandidatos en cuestión ni ninguno de sus seguidores había utilizado artillería pesada, ni siquiera se habían referido unos a otros en ningún término. Es más, el latiguillo era “ya veremos, tenemos muchos candidatos y son todos buenos, es muy pronto para hablar de candidaturas”, etc.

El peronismo hoy está convulsionado por las declaraciones de Walter Lima, que es quien controla la prensa desde su puesto y se sospecha que ya hay operativos de Prensa en contra de uno de estos candidatos que es precisamente el senador Gioja.

Estos operativos, me comentaron fuentes muy confiables se realizarían ya sea por vía directa con los medios o por la productora Zoom mediante la cual facturan un ex gerente de un canal por aire y un directivo de un medio gráfico (ambos se están tragando a los dueños de esos medios), en concomitancia con gente del gobierno. O sea el popular “Vamos y vamos”.

Estas mismas fuentes corroboraron llamados desde la subsecretaria de Medios para desalojar a César Gioja de cualquier entrevista.

Luego, las fuentes, nos recordaron que fue casualmente el senador el que lleva al peronismo a Lima y la confusión entonces es mayor. Es válido que Lima quiera ver a su hermano gobernador, pero es atemporal y absolutamente innecesario hacer pública una disputa interna que es una suerte de declaración de guerra.

El ratón salió de su cueva y esto preocupa al gobernador. Se habla de internas, se habla de diciembre o marzo.

Gioja no quiere esto. Quieren que bajen la pelota. Quiere frenar la devolución a las ofensas recibidas, pero deberá frenar también a los que ofenden.

Hay presiones. Y muchas. Le pasó a Uñac en la CGT, hay graves problemas en el peronismo nacional y la economía se estancó. Eso es serio para un Gioja que no puede creer lo que está ocurriendo delante de sus narices.

Aunque todo esto era previsible. El mal manejo de los fondos de los medios de comunicación y el pontificado de la pauta bajo la discrecionalidad de un solo hombre y un par de secuaces era un presagio de la tormenta.

Mientras Gioja pide que muestren gestión, todos los precandidatos tienen cargos importantes, le aparece un quinta columna que implosiona su munición gruesa en la propia casa de Gobierno.

Para colmo la mayoría de los hombres cercanos por política y no por cargos a Gioja, sobre todos los de tendencia K, están en desacuerdo con esta actitud y se ponen del lado del senador.

Política y medios es un cocktail muy difícil de manejar al más pintado y en manos improvisadas en estos menesteres, en esta sensible relación entre medios y Gobierno, producen estas cosas. La oposición se frota las manos.

Era previsible, ya lo dijo Evita en su último mensaje a los trabajadores argentinos: “Quiero decirles la verdad que nunca fue dicha por nadie, porque nadie fue capaz de seguir la farsa como yo, para saber toda la verdad. Porque todos los que salieron del pueblo para recorrer mi camino no regresaron nunca. Se dejaron deslumbrar por la fantasía maravillosa de las alturas y se quedaron para gozar de la mentira”. (Fragmento de “Mi Mensaje” de Maria Eva Duarte de Perón)

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina