domingo, 6 de septiembre de 2009

La farsa maradoniana no se banca más

La Selección Argentina de Fútbol dio otra dolorosa demostración de sus limitaciones colectivas al caer como local 1-3 ante su similar de Brasil, en un partido válido por las Eliminatorias rumbo al Mundial Sudáfrica 2010.

El combinado brasileño dirigido por Dunga controló el partido de punta a punta, basado en su solidez defensiva y la jerarquía individual de sus mediocampistas y delanteros que tienen al gran Kaká como director de orquesta.

Ayer, Argentina fue un equipo sin rumbo, sin planificación, sin preparación... en otras palabras, Argentina se mostró como un equipo de cabotaje. Muy poco para un equipo que se supone que pertenece a la elite del balompié mundial.Solo tímidos arrestos individuales ante un rival muy superior que daba la impresión que jugaba a media máquina, regulando sus fuerzas para golpear en los momentos exactos.

En este cotejo en particular, quedó en evidencia que el equipo que entró a la cancha no fue bien armado por el director técnico. En mi opinión personal, los únicos rendimientos rescatables han sido los de Juan Sebastián Verón y Mariano Andújar. Verón tiene la valentía de pedir siempre la pelota e intentar generar juego como así también se muestra siempre solidario para la recuperación del balón cuando el equipo es atacado; el interrogante está en poder determinar hasta qué punto sus condiciones físicas le permiten alcanzar un nivel aceptable de volecidad y despliegue para la alta competencia.

Actualmente, la Argentina tiene el privilegio de contar en sus filas con uno de los mejores futbolistas del mundo que es Lionel Messi pero Diego Armando Maradona no sabe o no quiere rodearlo para que rinda como lo hace en el Barcelona Fútbol Club. Muchos periodistas argentinos le exigen a Messi que sea como era Maradona en su época de apogeo con la albiceleste... pero me parece injusto porque cada cual escribe su historia y no tiene obligación alguna de ser sucesor o heredero de nadie. Si Messi no es en el combinado nacional lo que es en el Barça es, en gran medida, responsabilidad de Maradona que no sabe montar un esquema que potencie las cualidades únicas de este genial futbolista nacido en Rosario.


En el partido contra Brasil, el combinado nacional dio muchas ventajas en la defensa, en donde Maradona improvisó con la dupla de centrales Nicolás Otamendi - Sebastián Domínguez, quienes nunca se mostraron confiables para sus compañeros; si bien es cierto que el joven Otamendi es hoy una interesante promesa, le falta mucho rodaje como para ser líbero titular de la Selección. En el extremo izquierdo, Gabriel Heinze sigue dando pruebas de que no se siente cómodo para ser lateral ya que su puesto natural es ser stopper.

Maxi Rodríguez y Jesús Dátolo son jugadores que pueden destacarse en conjuntos de segundo nivel pero adolecen de la categoría necesaria para esta selección. Javier Mascherano atraviesa un bajón en su nivel de juego que sufre el equipo pero, por actitud y antecedentes, sigue teniendo el crédito abierto. Carlos Tévez sigue siendo puro fervor pero nunca encontró su lugar en el (pseudo) esquema del entrenador argentino. Por su parte, tanto Sergio Agüero como Diego Milito insinúan mucho más de lo que terminan entregando al equipo y no alcanzan a justificar su inclusión.

Los brasileños cuentan ahora con una recia defensa, veloz en la marca e impasable tanto por arriba como por abajo. Por características de juego y por contexturas físicas, Tévez, Messi y Agüero poco pudieron hacer contra los zagueros cariocas; por como estaba planteado el juego, el partido pedía a gritos la entrada de Martín Palermo quien tiene al juego aéreo como su principal arma... pero el goleador de Boca Juniors vio todo el partido sentado en el banco de suplentes.

En los días previos a este clásico del fútbol mundial, Maradona habló muy poco de fútbol pero entregó muchas afirmaciones que son comidilla para la prensa ávida de polémicas sin sentido como así también eufemismos que lo muestran como un "vende-humo". El primer capítulo fue el cambio de escenario para hacer las veces de local: por expreso pedido de Maradona, la Selección Mayor abandonó el Estadio Monumental de River Plate para mudarse al Gigante de Arroyito de Rosario Central que produjo impresentbales cruces de declaraciones entre el seleccionador nacional y dirigentes riverplatenses; Dijo entre otras estupideces que festejaron periodistas porteños que para ganarle a Brasil "No darles posiciones fijas los va a enquilombar", como así también que les iba a decir al plantel que "quisiera jugar yo". El circo maradoniano no quedó ahí, ya que después pidió que se realice una misa (cabulera) pre-partido en la concetración del seleccionado argentino.

En la conferencia de prensa pos partido, Maradona estaba como transportado a hacia alguna lejana galaxia y no dio señales de autocrítica alguna. No me dieron ganas de escucharlo porque me tienen harto sus declaraciones tribuneras, pero rescato la frase que lo pinta de cuerpo entero: "No estoy amargado, me amargué mucho en Bolivia. Hoy estoy tranquilo con mis jugadores".


Para explicar los estrepitosos reveses de partidos anteriores, Maradona recurrió a la "mala suerte" o al "campo de juego". Ególatra al extremo, nunca él reconoce ser responsable de la debacle. En este caso contra la "verde-amarelha", se jugó en la cancha que él mismo pidió y ni así pudo disimular su torpeza como entrenador. Ni siquiera el colombiano Oscar Ruiz, árbitro del partido, puede ser acusado por su tarea; es más, si lo analizamos detenidamente, Ruiz hizo gala de su mediocre tendencia a ser "localista" cuando arbitra, ya que tendió siempre a favorecer a la Argentina.

Maradona se quedó sin excusas; su ineptitud como director técnico ha quedado más desnuda que nunca. Desde que asumió, el equipo nacional no ostenta nada que hable de un trabajo táctico y técnico de Maradona: no existen jugadas preparadas, ni planteos definidos de juego. Si nos guiamos por los resultados que tanto enaltecen Carlos Bilardo y Diegote, después de un 4-0 contra Venezuela, las estadísticas son lapidarias para el conjunto nacional: ¡¡1-6!! contra ¡Bolivia!, 0-2 contra Ecuador y 1-3 ontra Brasil. Aún así, con un pésimo nivel de juego, la Argentina está increíblemente cuarta en la tabla de clasificaciones y con chances de acceder directamente a la máxima cita del fútbol mundial a celebrarse el año venidero.

Argentina tiene un panomara cuanto menos incómodo, con pronóstico incierto. El próximo miércoles hay que visitar a Paraguay, después en octubre se recibe a Perú y se concluye la participación contra Uruguay en la Ciudad de Montevideo. Si finalmente Argentina logra clasificar al Mundial será más por las individualidades que por el conjunto, ya que se está dando una enorme ventaja con Diego Maradona como director técnico. Esperemos que podamos llegar a Sudáfrica 2010.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

La verdad es q tenés toda la razón con lo que decís. Maradona no puede dirigir ni a un equipo de la C y viene a dirijir a la Selección Nacional, con lo q eso implica y jugándonos un lugar para nada más y nada menos q un mundial... la verdad es q es una verguenza!. Ni ganas da de verlos jugar... dan asco... juegan peor que un equipo de barrio. El día que se arme un equipo y no sea sólo una suma de individualidades tal vez lleguemos a ganar algo.

Anónimo dijo...

Gracias

Dunga y su equipo agradecen esta formación.

ANDUJAR: Admirador de Abbondanzieri. La misma reacción que su ídolo.

ZANETTI: Tranqui, en un par de partidos le encuentra la vuelta al puesto.

DOMINGUEZ: Lo rajaron de Corinthians porque no paraba ni a un brasuca y el 10 lo hizo debutar ¡con Brasil! Oportunísimo.

OTAMENDI: En el 3° marcó a Miroli (y lo perdió).

HEINZE: Gran compañero, les dio instrucciones públicas a Otamendi y Domínguez. Y sí, el tipo es clave para el grupo.

MAXI: Vive de un gol a un equipo de La Volpe.

MASCHE: Lo vieron correr por la pista mientras el avión de Brasil carreteaba. Buscaba a Kaká para pedirle la camiseta. A la llegada a San Pablo, no lo había alcanzado.

VERON: Una pifia magnífica. Los que lo ovacionaron son ingleses, ¿no?

DATOLO: El colmo, le daban la pelota a él como si supiera. Si Jesús es la figura, ¿a qué vamos al Mundial? Y además, ¿qué hacemos con Jonás?

TEVEZ: ¿Jugador del pueblo? Que se lo queden y no lo devuelvan más.

MILITO: Su chozno, dentro de 150 años y si mira el video toda su vida, aprenderá a definir la mitad de Luis Fabiano.

AGÜERO: Benjamín tiene más presencia.

PALERMO: Su mejor partido en la Selección. Infalible en los penales.

(fuente: http://www.ole.clarin.com/notas/2009/09/07/varios/01993542.html)

Don Gato dijo...

Mira, yo se futbol no se demasiado y nunca me las tire de sabio. Si soy, como todos los argentinos, un GRAN DT... y por eso me atrevo a decir que Diago Armando Maradona (si, completo) NO puede dirigir ni el transito.

Hayque reconocerle el gran futbolista mundial que fue, si, es cierto. Pero listo. Ya está. Hay gente MUCHO (pero requetecontramil MUCHO) mas preparada para dirigir una seleccion nacional de cara al mundial... pero "lo tenemo al diego lo tenemo...".

Dejemonos de joder las pelotas con este tipo. ya esta. Ya cumplio su ciclo. Hay muchos DTs mejores...

Deberemos esperar que se muera Grondona para que nuestro futbol renazca de las cenizas?

Para cuando una Seleccion Nacional con jucadores de ACA? Messi? Si, muy bueno, pero en España. Aca no "tiene entorno"... entonces que no venga. Y los demas? Iguales. Ya esta. Perdimos. A aguantarsela ahora. Y faltan los "paraguas", a ver si nos terminan ganando y quedamos afuera...

Esa si sería "fulera" pal Diego, no?

Un abrazo, Mario. Saludos desde E. Rios de un "panza verde".

mario dijo...

Don Gato querido

Coincido con vos respecto a la diferenciación que hacés entre el Maradona futbolista y el Maradona ¿director técnico?.

Ahora bien, no comparto lo que muchos reclaman de que la Selección Argentina debería estar conformada por jugadores del ámbito local. Es una respuesta un tanto facilista que si se aplicara no produciría el efecto que imaginamos.

A la vista está que en nuestra liga local sobreabundan jugadores "de cabotaje", es decir, jugadores que pueden ser figuras solo en nuestro fútbol doméstico pero a la hora de enfrentar a las grandes estrellas quedan reducidos a la mínima expresión. Sobran ejemplos de "grandes" jugadores que tuvieron cuatro o cinco partidos brillantes en el torneo local, fueron vendidos a Europa como celebridades del balompié y allá no solo que fracasaron sino que terminaron recalando en ligas menores o fueron devueltos a estos pagos.

Los argentinos futboleros debemos reconocer que hacen muchos años que hemos dejado de ser los mejores del mundo, así que, aunque nos hiera el orgullo, no podemos aspirar a ser campeones del mundo.

Considero que los jugadores que hoy defenestramos sienten la camiseta en el sentido de que se juegan su prestigio en una selección hoy mediocre, arriesgan sus físicos y dejan días de descanso para recibir puteadas de los hinchas. Los jugadores, con sus defectos y limitaciones, hacen lo que pueden y nada más.

Messi es el úncio jugador argentino de élite. Por algo es amado en el Barcelona FC (el mejor equipo del mundo) y es muy respetado en Europa; si acá en Argentina no brilla como allá es porque, al ser el fútbol moderno un juego de equipo (ningún equipo actual depende de un solo jugador), no tiene jugadores que lo acompañen.

En fin, personalmente deseo que Maradona se vaya. Y también Grondona con él.

Saludos.

Don Gato dijo...

Mario, creo que en esta ocasion no estoy de acuerdo. Los jugadores de "cabotaje", como bien los definis muchas veces no aguantan en otros paises de Europa por una cuestion simple: no están acostumbrados a trabajar y esforzarse como deberian hacerlo y vuelven con la frente marchita (como dice el tango) y quizas como heroes porque dicen "extrañar" la tierra. Y sabemos que eso es 60% mentira, sino que se vuelven porque no aguantaron ni los entrenamientos.

Ahora, en nuestro futbol local tenemos figuras (muchas) que son idolos para nuestra gente, si. Pero no se les ha dado la oportunidad de pertenecer a la "elite" de una seleccion... Tenes el ejemplo mas concreto del post que publicaste celebrando los 30 años del titulo de la Juvenil, (epocas en las queno habia sub-19, sub-20, sub-X, Sub-N, etc). Muchos (o casi todos) eran "locales". Inclusive Maradona... o no?

En fin, ideas son ideas. Tecnicos somos todos pero en la cancha hay uno y para peor, mandan los 11 jugadores que patean la pelota. O tratan.

Un abrazo.

mario dijo...

Don Gato querido

No me molesta en absoluto que no estemos de acuerdo en éste o cualquier tema que se trate. Considero que todo debate que sea respetuoso es siempre positivo.

Me encanta el fútbol; tengo 35 años y veo partidos de fútbol desde muy pequeño: he visto muchos equipos y jugadores.

Ahora bien, para mi desagrado observo como el fútbol se ha mercantilizado hasta el extremo al punto que, me parece, casi no quedan jugadores que juegan por amor a la camiseta. En estos últimos 15 ó 20 años, los futbolistas se han convertido en vedettes de nuestra sociedad y son, a mi entender, excesivamente remunerados.

A qué voy con todo ésto? Hoy en día, abundan los futbolistas "mercenarios". Al fin y al cabo, jugar profesionalmente al fútbol es hoy un trabajo más que rentable y es por eso que nuestros ídolos están más que nada por la guita y, salvo contadísimos casos, la camiseta que vistan ocasionalmente poco les importa muy poco.

Esta extrema mercantilización del fútbol me ha desencantado bastante y creo que le ha quitado mucho de la frescura de este hermoso juego.

Respecto a la Selección del '79, tenemos que recordar que los tiempos eran otros. En aquellos años, llegar a jugar en Europa era muy difícil debido a los cupos para extranjeros que existían en las principales ligas. Por ejemplo, si vos repasás formaciones de un Real Madrid, un Barcelona, un Milan, un Ajax, un Manchester o un Liverpool de aquella época, verás que todos esos grandes equipos tenían, en promedio, uno o dos extranjeros. En estos tiempos, repasás las formaciones de esos equipos y verás que son un crisol de razas en donde casi no tienen lugar los jugadores nacidos en el país adonde pertenece cada club.

Creo que una selección conformada con jugadores del ámbito local hubiera podido hacer poco o nada contra la Selección de Brasil. Para cualquier futbolista no es lo misom enfrentar a la defensa de River Plate o Atlético Tucumán que a una zaga de Inglaterra o la de España; no es lo mismo marcar a los delanteros de Gimnasia y Egrima de La Plata o Rosario Central que a un Rooney, a un Robinho, un Kaká o un Luca Toni.

En fin, como vos decís, son opiniones y nada más.

Saludos cordiales.

Irma dijo...

Yo no entiendo nada de futbol me falta el acento jajaja, yo la selección la miro, los jugadores hacen lo que pueden el Director técnico no sabe Didactíca, eso es lo que El deveria aprender, sabe jugar pero no enseñar, y si no entramos al mundial yo creo... que seria mejor para no dar un triste espectacúlo, y además para que el gobierno no aproveche ese momento para hacer más maldades de la que ya está haciendo, y pienso que Grondona le puso a Maradona como director T. para esto que está haciendo y para que no digan que no le dió la oportunida, por que grondana lo odia, Grondona sabia esto y por dentro se rie que quieren que les diga, como no se de fútbol tomen con piedad mi mensaje

Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina